Endotelio

El endotelio[1]​ es un conjunto complejo y organizado de células, que tapiza la luz de todos los vasos sanguíneos, incluida la capa del corazón denominada endocardio. Ha dejado de considerarse una simple barrera, que contiene al plasma sanguíneo y a las células de la sangre, y que permite el intercambio de nutrientes y desechos. El endotelio en el concepto actual, es un órgano verdadero, que sintetiza y secreta diversos productos.
La disfunción del endotelio es responsable de numerosas enfermedades como la arteriosclerosis, la hipertensión arterial, la sepsis, la trombosis, la vasculitis, hemorragias.

Endotelio
Microvessel.jpg
Endotelio, que forma la túnica íntima, en contacto con eritrocito (E).
Nombre y clasificación
Latín endothelium
TH H2.00.02.0.02003
TH H2.00.02.0.02003
Información anatómica
Sistema Vascular
Precursor Hemangioblasto
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

CaracterísticasEditar

Del griego endo (ἐνδο) que es 'dentro' y thēlio (thilio en griego moderno -(θήλιο) que significa 'bucle o lazo' por consiguiente 'tejido dentro de bucle'.[2]

El endotelio está formado por las denominadas células endoteliales, que conforman un epitelio simple y plano. Es muy dinámico y cambiante, participa en múltiples funciones fisiológicas como: el control del tono vasomotor, el tráfico de células y de nutrientes, el mantenimiento de la fluidez sanguínea y el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos (angiogénesis).[3]

La visión actual del endotelio es la de un órgano dinámico, heterogéneo y diseminado. que posee funciones secretoras, sintéticas, metabólicas e inmunológicas que son fundamentales para la vida.[4]

El endotelio adopta una estructura que es específica para las necesidades y la función de cada uno de los tejidos y en cada órgano. En el lugar donde se encuentra, el endotelio está sujeto a señales de entrada específicas de ese tejido.[5]

Las células endoteliales consumen gran cantidad de energía debido a su activo metabolismo.

En el cuerpo humano, el conjunto de todo el endotelio vascular puede pesar tanto como 1 kilogramo y en la microcirculación comprende un área de 1-7 metros cuadrados (m²) [4][6]​ para unos y entre 500-700 m² para otros.[7]

FuncionesEditar

 
Endotelial: Exocitosis Vesículas y Exosomas.

El endotelio es conocido por su importancia como vehículo para el transporte de sustancias, señales y otras células por todo el organismo.
Estas funciones reguladoras requieren comunicaciones a larga distancia entre las CE, las células hematopoyéticas circulantes y otras células vasculares para un ajuste eficaz de la trombosis, angiogénesis, inflamación, infección e inmunidad. Operan a través del espacio extracelular y está orquestada en parte por la vía secretora y la exocitosis de los cuerpos de Weibel Palade (WPB), los gránulos secretores y las vesículas extracelulares (EV) y exosomas.
Facilita los ajustes necesarios para satisfacer las demandas de los tejidos individuales en circunstancias específicas:

  • En condiciones fisiológicas normales, como el ejercicio, y la exposición a la altitud o las oscilaciones de temperatura, o
  • En patologías, como la inflamación, el cáncer, el envejecimiento, la degeneración o cicatrización de heridas y remodelación tisular.

El endotelio normalmente proporciona una superficie no trombogénica, ya que contiene, por ejemplo, sulfato de heparán que actúa como un cofactor para la activación de la antitrombina, una proteasa que inactiva varios factores en la cascada de coagulación.
Ayuda en la formación de nuevos vasos sanguíneos, proceso conocido como angiogénesis.
Se involucra en la vasoconstricción y la vasodilatación, y por lo tanto en el control de la presión arterial.[8][9]

Endotelio vascularEditar

Se deriva de la capa mesodérmica esplácnica del embrión (siendo sus células progenitoras los hemangioblastos).

Función Endotelial del NOEditar

El Premio Nobel de Fisiología y Medicina 1998 fue entregado a Robert Furchgott, Ferid Murad y Louis Ignarro, investigadores que establecieron algunos mecanismos bioquímicos de la función del endotelio vascular. La disfunción endotelial constituye, probablemente, un paso inicial y básico en la progresión de la ateroesclerosis.

En estas investigaciones presumieron la existencia de una sustancia capaz de relajar las células musculares lisas de los vasos sanguíneos. Posteriormente aislaron e identificaron la sustancia hipotetizada: el óxido nítrico, un gas producido por las células endoteliales que, disuelto en los fluidos biológicos, relaja las células musculares lisas contiguas al endotelio y dilata de este modo al vaso sanguíneo.
Es importante destacar el papel del endotelio como secretor de óxido nítrico (NO), un potente vasodilatador que en disfunciones endoteliales puede disminuir, lo que significa un factor de riesgo para la circulación de riesgo coronario junto a las dislipidemias (infarto de miocardio). Mantiene el tono vascular dilatado en la proporción exacta para conservar la presión arterial en valores normales y permitir la perfusión tisular. El endotelio, además de la acción antiagregante plaquetaría relacionada con el efecto del NO, produce prostaciclinas antiagregante, y una acción fibrinolítica relacionada con la síntesis y secreción del activador del plasminógeno tisular.

PatologíaEditar

La disfunción endotelial, o la pérdida de la función endotelial adecuada, es una característica de las enfermedades vasculares, y es a menudo considerado como un evento temprano clave en el desarrollo de la arterioesclerosis.
El mecanismo predominante de la disfunción endotelial es el aumento de especies reactivas del oxígeno, que puede deteriorar la producción de óxido nítrico y la actividad a través de varios mecanismos.[10]
Se habla de disfunción endotelial cuando el endotelio no está cumpliendo adecuadamente su rol. Cada vez hay más evidencias que asocian disfunción endotelial con hipercolesterolemia, hipertensión, tabaquismo, diabetes y otros factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

ReferenciasEditar

  1. OMS,OPS (ed.). «Endotelio». Descriptores en Ciencias de la Salud, Biblioteca virtual de Salud. 
  2. «Endotelio». Diccionario médico, Universidad de Salamanca. Archivado desde el original el 27 de junio de 2012. Consultado el 4 de abril de 2012. 
  3. William C. Aird (2004). «Endothelium as an organ system». Crit Care Med (Revisión) 32 (5 Suppl): S271-279. doi:10.1097/01.ccm.0000129669.21649.40. 
  4. a b Cines D.B.; Pollak E.S.; Buck C.A.; Loscalzo J.; Zimmerman G.A.; McEver R.P.; Pober J.S, Timothy M. Wick, Barbara A. Konkle, Bradford S. Schwartz, Elliot S. Barnathan, Keith R. McCrae, Bruce A. Hug, Ann-Marie Schmidt, David M. Stern (1998). «Endothelial Cells in Physiology and in the Pathophysiology of Vascular Disorders». Blood (en inglés) 91 (10): 3527-3561. Consultado el 13 de diciembre de 2021.  
  5. Ricard N.; Bailly S.; Guignabert C.; Simons M. (2021). «The quiescent endothelium: signalling pathways regulating organ-specific endothelial normalcy». Nature Reviews Cardiology (Revisión) (en inglés) 18: 565-580. Consultado el 13 de diciembre de 2021.   
  6. Carvajal C. (2017). «El endotelio: estructura, función y disfunción endotelial». Med. leg. Costa Rica (Revisión) (Heredia, Costa Rica: SciELO) 34 (2). Consultado el 8 de diciembre de 2021.  
  7. John E. Hall; Michael Hall (2021). «16:Microcirculación y Sistema linfático». Guyton y Hall, Compendio de Fisiología Médica. Elsevier Health Sciences. p. 105. 
  8. Reitererb M.; Branco C.M. (2019). «Endothelial cells and organ function: applications and implications of understanding unique and reciprocal remodelling». FEBS Journal 287 (6): 1088-1100. Consultado el 13 de diciembre de 2021.  
  9. Charreau B. (2021). «Secretome and Tunneling Nanotubes: A Multilevel Network for Long Range Intercellular Communication between Endothelial Cells and Distant Cells». Int J Mol Sci. 22 (15): 7971. doi:10.3390/ijms22157971.   
  10. Deanfield J.; Donald A.; Ferri C.; Giannattasio C.; Halcox J.; Halligan S.; Lerman A., Mancia G., Oliver JJ., Pessina AC., Rizzoni D., Rossi GP., Salvetti A., Schiffrin EL., Taddei S., Webb DJ. (enero de 2005). «Endothelial function and dysfunction. Part I: Methodological issues for assessment in the different vascular beds: a statement by the Working Group on Endothelin and Endothelial Factors of the European Society of Hypertension». J Hypertens 23 (1): 7-17. PMID 15643116. doi:10.1097/00004872-200501000-00004. 

Enlaces externosEditar

Slideshare