Abrir menú principal

Esparto (fibra)

fibra obtenida de algunas gramíneas
La pleita, manufactura española a base de esparto tejido.

Esparto es el nombre con el que se conoce en España a unas fibras obtenidas de diversas plantas silvestres del grupo de las gramíneas, así como a las plantas mismas.

Distribución geográficaEditar

 
Zona de distribución del esparto.

Se desarrolla en zonas áridas de la península Ibérica (Andalucía, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla La Mancha, Cataluña, Islas Baleares y región de Murcia) y la zona magrebí (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia) en el norte de África.[1][2]

CaracterísticasEditar

Con el nombre de esparto se conocen popularmente tanto el esparto propiamente dicho, o atocha (Macrochloa tenacissima), como el esparto basto o esparto de Aragón o albardín (Lygeum spartum). Sus formaciones naturales se denominan espartales, atochares y albardinales, respectivamente. Ambos forman parte de la vegetación característica de los ambientes esteparios ibéricos.[3][4]

En México, se denomina así a las especies de Fimbristylis, planta herbácea de hasta 1,5 metros, común en zonas inundables cercanas a manglares.

HistoriaEditar

No existen testigos que el esparto haya sido utilizado durante el paleolítico,[5]​ habiendo hipótesis que durante el paleolítico superior la fibra de esparto podría haber sido utilizada en la Península Ibérica por el homo sapiens para coser.[6]​ Es a partir del Neolítico cuando ya se puede atestiguar el uso del esparto.[7]​ El único resto textil encuentrado en Valencia es la huella de una alfombra formada por fajas de lata de la época del eneolítico.[8]

 
Sandalias de esparto del VI o V milenio a. C. halladas en Albuñol (España).

El hallazgo más destacable es un ajuar del 3500 aC de un conjunto de esqueletos humanos en La Cueva de los Murciélagos de Albuñol. [9]​ Los esqueletos llevaban indumentaria y utensilios fabricados con fibra de esparto.[10]

Durante la época ibérica fue corriente el uso del esparto para realizar diferentes objetos, como sandalias o cuerdas. [11]​ En la época romana, la producción de objetos realizados con esparto se exportaba más allá de las zonas del Mediterráneo occidental donde la planta es natural. [12]​ En la Alta Edad Media continúa el uso del esparto, aunque no hay referencias directas. [13]​ Durante la Baja Edad Media se constituyen gremios específicos para la industria del esparto, y localidades enteras basaron su economía en esta actividad hasta la década de 1960. [14]​ Por ejemplo, el Gremio de alpargateros y esparteros de Valencia fecha de 1373, y 1863 se transforma en Sociedad Industrial Filantrópica.[15]​ Otros gremios esparteros famosos eran los de Alicante, Crevillente, Aspe y Bétera.[16]

En los años cuarenta del Siglo XX el esparto adquiere una relevancia económica sin precedentes. Considerado como “fibra nacional”, fue controlado por el gobierno central y por los ayuntamientos.[17]

En estos años, Cieza (Murcia) se convierte en el primer centro de manufactura de esparto de España, con 50 fábricas, aproximadamente, y más de la mitad de su población dedicada a esta industria.[17]

En el año 2000 se puso en marcha el primer "Museo del Esparto" en Cieza, el cual recibió en 2013 el reconocimiento del Programa Líder de la Unión Europea para crear el Centro de Interpretación del Esparto.[17]

 
Imágenes relacionadas con el esparto y su uso. Ilustraciones de Andrés Marín Jarque para el Museo Valenciano de Etnología.

AplicacionesEditar

Con dichas fibras se elaboran sogas, alpargatas, cestos y estropajos; la manufactura del esparto ha sido parte importante de la economía de muchos pueblos de España y, aunque ya poco importante, aún se sigue trabajando. También se puede hacer de forma artesanal aunque lo pueden realizar máquinas caseras.[18][19]

En el ámbito de la construcción, se usa para armar la escayola, dotándola de una gran resistencia a tracción, sobre todo en la formación de sujeciones de placas de escayola armada con fibra de vidrio para la realización de falsos techos.[18]

La industria del esparto llegó a ser muy importante en España. Con la llegada del plástico, los artículos ya no resultaban prácticos ni rentables. Hoy en día los productos de esparto han sido relegados a un uso meramente decorativo. Prueba del declive del esparto es cómo han ido cerrando muchas de las tiendas donde se vendían estos productos.[3]

ReferenciasEditar

  1. Inatura.es/puntos de interés sobre el esparto. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  2. redalyc.org/ características del esparto. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  3. a b Deesparto.com/ planta del esparto. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  4. Sabersabor.es/10 curiosidades sobre el esparto la fibra olvidada. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  5. Barber, Antoni; Cabrera, María Rosario; Guardiola, Ismael (1997). Sobre la cultura de l'espart al territori valencià (en valenciano). Valencia: Fundació Bancaixa. ISBN 84-88715-91-9. 
  6. CITAREFBarber1997,pp.24-25
  7. CITAREFBarber1997,p.25
  8. CITAREFBarber1997,p.25
  9. CITAREFBarber1997,p.25
  10. CITAREFBarber1997,p.25
  11. CITAREFBarber1997,p.27
  12. CITAREFBarber1997,p.29
  13. CITAREFBarber1997,p.30
  14. CITAREFBarber1997,pp.30-31
  15. CITAREFBarber1997,p.31
  16. CITAREFBarber1997,p.31
  17. a b c Pequeño museo del esparto de Cieza, los principales procesos de la primitiva artesanía e industria manual del esparto en Cieza. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  18. a b Dipualba.es/bibliotecas/ esparto. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 
  19. Agromatica.es/ cultivo de esparto. Consultado el 28 de diciembre de 2018. 

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar