Abrir menú principal

Cambios

1 byte eliminado ,  hace 4 meses
sin resumen de edición
La otra fuente teórica del neoconservadurismo se encuentra en la obra de un profesor de política —[[Leo Strauss]]— quien pasó su vida en aulas y acerca de quien —durante su vida— pocos siquiera conocieron su nombre. Sin embargo, es difícil sobrestimar la importancia de Strauss para la vida política de fines del siglo XX y comienzos del XXI.
 
Las posiciones de Strauss son enormemente controversiales y no solo para los conservadores en EE.&nbsp;UU.. Entre otras cosas, Strauss aduce que los argumentos en favor de la preeminencia de la democracia no son necesariamente correctos o libres de contradicción, por lo que se ganó una reputación como enemigo de la misma.<ref>Shadia Drury, [https://web.archive.org/web/20051110051237/http://www.uregina.ca/arts/CRC/encyc_leostrauss.html «Leo Strauss"], ''[[Routledge Encyclopedia of Philosophy]]'' (Nueva York: Routledge, 1998)</ref> Conviene notar que esta posición de Strauss se ha interpretado —por sus seguidores— como significando que no se puede tener por sentado que la democracia eventualmente se impondrá en todos los países ya sea a través de la evolución política o debido al desarrollo natural de la razón o la educación, sino que, por el contrario, es una forma política que se ha implementado, históricamente, por la fuerza, y por lo tanto, puede o debe ser promovida de la misma manera.<ref> La posición conservadora más tradicional, y una generalementegeneralmente aceptada por los politologos europeos, es que el desarrollo de la democracia responde a un complejo de razones sociales, entre las cuales se incluyen, principalmente, el desarrollo político y social (especialmente educacional) de los países. Ver, por ejemplo: R. Hoggart y D. Johnson: An idea of Europe (Chatto & Windus; London) o D. Potter, D Goldblatt, M. Kiloh, P Lewis: Democratization (Polity Press/ Open University; Cambridge, U.K.)</ref>
 
Strauss se inclina, notando que algunos pensadores de primer orden —tales como [[Platón]]— han cuestionado si los políticos pueden ser completamente honestos y todavía lograr los fines que buscan, por el papel esencial de la [[mentira piadosa]] en, por ejemplo, unir o guiar a los miembros de una sociedad, especialmente a fin de asegurar una sociedad estable.<ref name=Hersh>[[Seymour Hersh|Seymour M. Hersh]], [https://web.archive.org/web/20061016182435/http://www.newyorker.com/fact/content/?030512fa_fact «Selective Intelligence"], ''[[The New Yorker]]'', 12 de mayo de [[2003]], consultado 1 de junio de 2007.</ref><ref>[[Brian Doherty]], [https://web.archive.org/web/20080725170209/http://www.reason.com/9707/fe.bailey.shtml «Origin of the Specious: Why Do Neoconservatives Doubt Darwin?"], ''[[Reason Online]]'', julio de 1997, consultado el 16 de febrero de 2007.</ref>
11 180

ediciones