Diferencia entre revisiones de «Lámpara de vapor de sodio»

m (Revertidos los cambios de 213.99.53.246 (disc.) a la última edición de Ks-M9)
Etiqueta: posible pruebas
La '''lámpara de vapor de sodio''' es un tipo de [[lámpara de descarga de gas]] que usa vapor de [[sodio]] para producir [[luz]]. Son una de las fuentes de iluminación más eficientes, ya que proporcionan gran cantidad de [[lumen|lúmenes]] por [[vatio]]. El color de la luz que producen es amarillo brillante.
 
Hay varios tipos jejej wexd
==Tipos==
La pregunta del millón siempre será… ¿un día encontraremos a ese ser humano con el que podamos compartir la vida y ser felices? Algunos, cómo yo, hemos optado por disfrutar cada momento, siempre conscientes de que terminará y eso no es falta de fe, igual solo es demasiada realidad porque hemos descubierto que la felicidad es un diario caminar y decidir, está llena de colores, tonos e inevitablemente de pronto se disfraza de tristeza…
Se divide en dos tipos:
* ''Vapor de sodio a baja presión (SBP)'': la lámpara de vapor de sodio a baja presión es la más eficiente, ya que genera más de 140 lum/W. Por contra la reproducción cromática es muy pobre.
 
Pues eso, hoy quiero compartirles algo que justo hace una semana alguien más me ponía en la mesa para intercambiar opiniones y hasta sentimientos. Hoy hablemos de la búsqueda más que de una emoción, de ese ser humano en el que encontramos, definimos y logramos entender y compartir el amor.
* ''Vapor de sodio a alta presión (SAP)'': la lámpara de vapor de sodio a alta presión es una de las más utilizadas en el [[alumbrado público]] ya que proporciona una reproducción de los colores considerablemente mejor que la anterior, aunque no tanto como para iluminar algo que requiera excelente reproducción cromática. Por el contrario, su rendimiento, es algo menor que la de SBP, por encima de los 100 lum/W
 
Primero me disculpo porqué, esta perorata tendrá varios escenarios, se realiza en el trayecto de mi casa al lugar de trabajo, entre el bus, el metro, las calles y olores matutinos de una ciudad hermosa, que despierta con el cielo rojo, luego rosa y finalmente se entabla entre el azul, el gris y hasta el amarillo de ese sol que hoy sí ha querido saludarnos; así que si falta algún acento, les pido, se lo den Ustedes… juro no ha sido con mala intención. Solo que creo que perdemos demasiado tiempo en movernos de un lugar a otro en esta ciudad y ese sentir me estresa, además de que la inspiración no tiene lugar ni hora y mi discurso interno, tampoco.
 
Últimamente parece que me han metido en un seminario sobre relaciones humanas y he comprobado que en general hay una relación específica que alimenta, estabiliza y justifica las demás; no estoy de acuerdo con esto porque ya he compartido que considero que la más importante es la relación con la madre y a partir de esta es que establecemos las demás, pero para efectos de este discurso centrémonos en la relación de pareja.
 
Nos movemos en un mundo que parece estar diseñado para ir en pares, y de pronto el tema es elegir bien al par, hemos creído por años y hasta siglos que el amor duele y que entre más luchamos, más vale la pena, que si en eso se te va la vida “es buena señal”, “es el bueno o la buena”; entendimos mal ese concepto de luchar y se trataba de esforzarnos no de forzarlo todo, olvidamos que el amor construye, sana y da vida, no la quita…
 
Y, entonces, le pregunté al ser humano con el que platicaba, ¿cómo podemos elegir bien o tomar una buena decisión en la elección de “par”?, y me dijo: “deberíamos poner especial atención en tres aspectos; la empatía, la química y los intereses comunes.”
 
¿Parece genérico no? Pero, aquí va la explicación… hace poco hablábamos de empatía entendida como “la capacidad de establecer un puente de comprensión con otro ser humano”; bueno pues en la pareja debemos considerar esta capacidad en tres niveles social, intelectual y espiritual. Es decir, si el humano en la mira socialmente se mueve en un mismo nivel al tuyo o no, y puede que no lo haga pero tiene la intención de hacerlo y se esfueza, en la parte intelectual si a ti te gusta escribir y al otro no le gusta leer, si tu crees en Dios y profesas una religión y el otro se declara ateo; será complicado, porqué sus pasiones, en lugar de nutrirlos y unirlos, a la larga abrirán brechas entre ustedes.
 
==Características==
Usuario anónimo