Felipe de Jesús

misionero novohispano

Felipe de las Casas y Martín (Ciudad de México, Nueva España, 1572 - Nagasaki, 1597), más conocido como Felipe de Jesús, fue un fraile franciscano de origen novohispano martirizado en Japón. Es el primer santo canonizado nativo de México y protomártir de ese país.

San Felipe de Jesús
Saint Anthony of Padua Convent, Puebla city, Puebla state, Mexico02.jpg
Pintura en el convento de San Antonio de Padua de Puebla.
Información personal
Nacimiento 1 de mayo de 1572
Ciudad de México (Nueva España)
Fallecimiento 5 de febrero de 1597 (24-25 años)
Nagasaki (Japón)
Causa de muerte Asfixia
Nacionalidad Novohispano
Religión Católico
Familia
Padres Alonso de las Casas
Antonia Martín
Información profesional
Ocupación Misionero y fraile menor Ver y modificar los datos en Wikidata
Información religiosa
Beatificación 14 de septiembre de 1627 por Urbano VIII
Canonización 8 de junio de 1862 por Pío IX
Festividad 5 de febrero
Atributos Lanzas
Venerado en Iglesia católica
Patronazgo Ciudad de México
Nagasaki
Santa Cruz del Quiché
Ozatlán
El Viso del Alcor
Orden religiosa Orden de Frailes Menores
Información criminal
Condena Pena de muerte

BiografíaEditar

OrigenEditar

Los padres del que sería el primer santo nacido en México eran españoles de nombre Alonso de las Casas y Antonia Martín casados en 1570 en la Parroquia del Sagrario de Sevilla. El padre era originario de Illescas, probablemente de origen judeoconverso y emparentado con el célebre fray Bartolomé de las Casas y la madre era natural de Sevilla. El matrimonio obtuvo al poco tiempo de casados licencia para migrar a América por lo que el 10 de agosto de 1571 se embarcaron en San Lúcar de Barrameda. Es posible que Felipe haya sido concebido a bordo de la embarcación pues nació al poco tiempo de desembarcar sus padres en México en 1572.[1]

Felipe fue bautizado como Felipe de las Casas. Se dice que era un niño inquieto y travieso. Una leyenda cuenta que había en su casa una higuera marchita y que en cierta ocasión su nana, harta de las travesuras del niño, había dicho «¿Felipillo santo? Sí, cuando la higuera reverdezca, cuando la higuera reverdezca.»[2]​ Así, el día de la muerte de Felipe, la higuera reverdeció. Por esta razón, otro de sus atributos es el higo.

En FilipinasEditar

Siendo joven entró al noviciado franciscano, el cual abandonó. Su padre lo envió a Manila en Filipinas, para que se dedicara al comercio. Allí encontró una vida mundana que lo deslumbró, sin embargo al poco tiempo reconsideró su vocación (sus amigos lo abandonaron cuando se quedó sin dinero) y regresó con los franciscanos de Manila.

MartirioEditar

Ante el ofrecimiento de terminar sus estudios en México para ordenarse sacerdote, Felipe se embarcó con otros frailes, pero una tormenta desvió el barco hacia Japón, donde los franciscanos se dedicaron a hacer misión, la cual tuvo al principio mucho éxito, pero al poco tiempo se desencadenó la persecución de Toyotomi HideyoshiTaikōsama” contra los cristianos. Básicamente, temía que los otros daimio (señores feudales) se enriquecieran al comerciar con los extranjeros, amenazando su creciente poder. Felipe, que no había sido ordenado sacerdote aún, pudo haber evitado los tormentos y la prisión, pero optó libremente por la misma suerte que corrieron los misioneros.

Los veintiséis mártires fueron llevados en procesión por varias ciudades, de Kioto a Nagasaki, para ser objeto de burla. Les fue cortada una oreja a cada uno y finalmente, en la colina Nishizaka, 6 franciscanos (de la primera y tercera orden), 3 jesuitas y 17 laicos japoneses, fueron colgados en cruces. Felipe decía durante su agonía "Jesús, Jesús, Jesús" .Viendo que se ahogaba debido a la argolla en que se encontraba prisionero su cuello, los soldados lo atravesaron con dos lanzas en los costados, de las cuales una atravesó su corazón. Murió mártir el 5 de febrero de 1597.

CanonizaciónEditar

Fue beatificado, junto con sus compañeros en 14 de septiembre de 1627 y canonizado el 8 de junio de 1862, convirtiéndose en el primer santo mexicano.

La iglesia católica en México lo considera patrono de la ciudad de México y de su arzobispado. En la ciudad de Colima y Villa de Álvarez es considerado protector contra incendios y temblores. Su veneración incluye una misa anual el día 5 de febrero y la renovación del juramento. Después de estos eventos, también se realizan en Villa de Álvarez desde hace más de 150 años unas fiestas charro-taurinas, supuestamente en honor a este santo, aunque el festejo es polémico para la iglesia católica.

El municipio de China, en el estado de Nuevo León lleva ese nombre en honor a San Felipe de Jesús de China.

En la cultura popularEditar

LibrosEditar

El escritor japonés Shūsaku Endō escribió la novela Silencio (沈黙 Chinmoku) donde describe los actos de martirio de este grupo de cristianos en Japón.

CineEditar

La historia de San Felipe de Jesús ha sido llevada varias veces al cine de una u otra manera.

En México, fue el director Julio Bracho (hermano de Andrea Palma, primo de Ramón Novarro y Dolores del Río y tío de Diana Bracho) quien filmó la película Felipe de Jesús en 1949. Iniciando el rodaje ese mismo, con Ernesto Alonso como el personaje central, acompañado de Rita Macedo y Julio Villarreal.[3]

En Estados Unidos la vida de los cristianos en Japón fue llevada a la pantalla grande gracias a la película de Martin Martin Scorsese llamada Silencio en año de 2016. Narra todas las tribulaciones que este grupo pasó en manos de los shogun y el martirio de varios.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Vila Vilar, 2015, p. 278.
  2. Benítez, Fernando (2004) [1962]. Los primeros mexicanos: la vida criolla en el siglo XVI (20ª edición). México, D.F.: Biblioteca Era. p. 107. ISBN 978-968-411-184-4. 
  3. https://www.filmaffinity.com/es/movie.php?id=881479

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar