Flavio Arriano

historiador y filósofo griego del siglo II

Lucio Flavio Arriano (en latín: Lucius Flavius Arrianus), también conocido como Arriano de Nicomedia (Nicomedia, hacia 86-Atenas, 175), fue un historiador y filósofo griego del siglo II. Nació en el pueblo costero de Nicomedia (actual İzmit), la capital de la provincia romana de Bitinia, en lo que actualmente es Turquía, a 70 km de Bizancio, la actual Estambul. Sus trabajos nos han transmitido la filosofía de Epicteto y las conquistas de Alejandro Magno. Su obra más conocida, Anábasis de Alejandro Magno, no debe confundirse con la narración homónima de Jenofonte, general y pensador ateniense del siglo IV a. C.

Flavio Arriano
Arrian7.jpg
Información personal
Nacimiento c. 89 Ver y modificar los datos en Wikidata
Nicomedia (Imperio romano de Oriente) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento c. 175 Ver y modificar los datos en Wikidata
Atenas (Antigua Roma) Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Alumno de Epicteto Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Historiador, político, escritor, filósofo y militar Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Movimiento Estoicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables Discursos Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

Estudió filosofía en Epiro con el filósofo estoico Epicteto, y escribió para él las obras Manual de Epicteto y Discursos, dos de los más importantes escritos estoicos, y obra capital para conocer las teorías de su maestro, ya que, al igual que Sócrates, Epicteto fue un conferenciante que no dejó escritos.

Al acabar sus estudios, entró en el ejército como caballero al servicio de Adriano, ya que era ciudadano romano, y sirvió en la Nórico y en la frontera del Danubio.[1]​ En 128 fue beneficiado con una adlectio inter praetorios, por lo que en 129 fue nombrado procónsul de la provincia romana Bética en Hispania e, inmeditamente después, hacia 129, cónsul sufecctus; ya como consular, en 130, por su brillante hoja de servicios, fue nombrado gobernador de la provincia romana de Capadocia, dirigiendo las legiones romanas que defendían la frontera con Armenia. Como gobernador recibió un rescripto de Adriano sobre asuntos fiscales [2]​ En 135, repelió una invasión de alanos[3]​ al organizar de forma magnífica las legiones y las tropas auxiliares a su disposición, entre ellas las legiones XII Fulminata y XV Apollinaris. Desplegó a los legionarios en profundidad, los apoyó con lanzadores de pila, con los arqueros a pie y con arqueros a caballo en la retaguardia, y derrotó el asalto de los alanos. Esta odisea la describió en la obra Plan de movilización contra los alanos, que es uno de los textos capitales para el conocimiento de la táctica romana durante el Alto Imperio.

Intervino también en un reconocimiento en torno al Ponto Euxino, que contó en una narración tan poco verídica como interesante, el Periplo del Ponto Euxino. Estas dos obras y la Táctica fueron escritas en latín.

A la muerte de su amigo y protector, el emperador romano Adriano, en 138, Arriano dejó Capadocia y se trasladó a Atenas, donde llegó a ser un ciudadano importante y miembro del Concilio de la ciudad. En 145 le concedieron un puesto honorífico de arconte. Aquí escribió la mayor y más conocida de sus obras, la Anábasis alejandrina, donde recogió los viajes de Alejandro Magno, y por su estilo fue considerado un segundo Jenofonte, el célebre discípulo de Sócrates. Ameno e instructivo, reconstruyó la epopeya del genio bélico macedonio con pasión y la narró con encanto, escribiendo de una forma realista.

 
Alejandro Magno.

Arriano era en cualquier caso principalmente un historiador militar, y siguió a su gran modelo, de quien ganó su apodo, el soldado-historiador breve y conciso Jenofonte. Tiene poco que decir acerca de la vida personal de Alejandro, su papel en la política griega o las razones por las que la campaña contra Persia fue lanzada en primer lugar. No obstante, su trabajo da cuenta razonablemente de la vida que llevaba durante la campaña, y en su evaluación personal, oscila entre adulación y condena. Concede la vanidad del general y la afición a la bebida, pero lo absuelve de los crímenes brutales de los que escritores posteriores lo acusaron.

Arriano en su vida cotidiana hablaría la koiné, o 'griego común' de los períodos helenista y romano, pero como escritor, se sentía obligado a seguir la opinión predominante de que los trabajos graves deben ser compuestos en «buen griego», es decir, imitando tanto como fuera posible la gramática y el estilo literario de los escritores atenienses del siglo V a. C. En su caso, esto significó seguir el estilo ático de Jenofonte y Tucídides.

Escribió también Historia índica, un relato del viaje de la flota de Alejandro desde la India al Golfo Pérsico bajo el mando de Nearco, en el que imitó el estilo literario de Heródoto.

Otra obra suya, el Cinegético, trata sobre la cría de perros de caza.

BibliografíaEditar

  • Eduard Schwartz, "Arrianus 9)", RE, vol. II-1, 1895, cols. 1230–1247.
 
Alexandri anabasis, 1575
  1. Volumen I: libros I–III. ISBN 978-84-249-0266-7. 
  2. Volumen II: libros IV–VIII (Indica). ISBN 978-84-249-0306-0. 

ReferenciasEditar

  1. Arriano, Ind. 4, 15
  2. Digesto XLIX.14.2.1: Callistratus 2 d. i. fisci: Divus hadrianus Flavio Arriano in haec verba rescripsit: " quin ei, qui instrumenta ad causam fisci pertinentia, cum possit exhibere, non exhibet, nocere debeat, si verum aliter non invenitur, ea subtracta esse credantur, quae nocitura causae eius fuerint, dubitatum non est. sed nec alias dubitari oportet, quin non in aliam rem nocere debeant, quam in eam qua desiderata sunt".
  3. Dión Casio LXIX, 15, 1.

Enlaces externosEditar

  • Flavio Arriano: Táctica.
    • Texto francés, con comentarios en el mismo idioma, en el sitio de Philippe Remacle (1944 - 2011).
  • Flavio Arriano: Plan de movilización contra los alanos.
  • Pasajes de Arriano que tratan sobre los galos.
    • Texto francés, con comentarios en el mismo idioma, en el sitio de Ph. Remacle. Ed. de Edme Cougny y Henri Lebègue (1856 - 1938).


Predecesor:
Publio Juvencio Celso Tito Aufidio Henio Severiano II y Lucio Neracio Marcelo II
Cónsul suffectus del Imperio Romano
junto con Quinto Julio Balbo

Junio-septiembre de 129
Sucesor:
Tiberio Julio Juliano y (...) Casto
Predecesor:
Tito Prifernio Gémino
Gobernador de la provincia romana de Capadocia
130/131-136/137
Sucesor:
Lucio Burbuleyo Optato Ligariano