Francia Media (expresión latina traducible como «parte central del reino franco») es el nombre que se dio a la parte del Imperio carolingio que correspondió en el Tratado de Verdún (843) al emperador Lotario I, hijo mayor de Ludovico Pío. Se situaba entre las que correspondieron a sus hermanos Carlos el Calvo (Francia Occidentalis) y Luis el Germánico (Francia Orientalis).

La Francia media surgida del Tratado de Verdún del 843, entre la Francia Occidental y la Francia Oriental.

Geográficamente era una franja territorial entre el mar del Norte y el mar Mediterráneo (posteriormente conocida como Lotaringia), que comprendía territorios pertenecientes a los actuales Países Bajos y Luxemburgo, la mayor parte de la actual Bélgica, las zonas de la actual Alemania al oeste del Rin, el este de la actual Francia, la actual Suiza y el norte de la actual Italia.

Tras la muerte de Lotario (855) la Francia Media se repartió entre sus tres hijos en el Tratado de Prüm:

A diferencia de Francia Oriental y Francia Occidental, que tuvieron continuidad en el tiempo, Francia Media desapareció en poco tiempo, absorbida por sus vecinos.