Abrir menú principal

Frente oriental (Primera Guerra Mundial)

Frente de batalla de la Primera Guerra Mundial

AntecedentesEditar

Tras el asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en el atentado de Sarajevo a manos de un nacionalista serbio, el Imperio austrohúngaro, aliado del Imperio alemán, invadió Serbia. El Imperio ruso, aliado de Serbia, declaró la guerra a ambos imperios y abrió este frente en agosto de 1914, obtuvo victorias sobre Austria-Hungría, invadió Prusia Oriental, pero fue derrotado en la batalla de Tannenberg por los alemanes poco después.

Primeras campañas: agosto-octubre de 1914Editar

En septiembre de 1914, el ejército alemán comenzó la invasión de Polonia (parte del Imperio ruso): el 9 de octubre cruzó el Vístula con dirección a Varsovia, pero fue vencido por el ejército ruso en esta ciudad.

Los austriacos por su parte atacaron por el sur en los Cárpatos, pero fueron frenados por los rusos, si bien a costa de grandes pérdidas. El jefe del Estado Mayor austrohúngaro, Franz Conrad von Hötzendorf, había ordenado la ofensiva precipitada contra la Polonia rusa y, tras unos días de rápidos avances, se había topado con el grueso del Ejército ruso al mando del gran duque Nicolás que, tras duros combates, había hecho retroceder a los austrohúngaros.[1]​ En el sur, el general Alekséi Brusílov invadió la Bucovina, cuya capital fue evacuada por los austrohúngaros el 31 de agosto de 1914.[1]​ El 3 de septiembre, caía en manos de los rusos la cuarta ciudad del imperio y gran centro de comunicaciones, Leópolis.[1]​ Se sucedieron cuatro semanas de retirada continua austrohúngara: el 13 de septiembre los rusos sitiaban la fortaleza de Przemyśl, que se evacuaba el 21.[1]​ La retirada austrohúngara finalizó el 2 de octubre y el frente se estabilizó en la línea Tarnów-Gorlice, a 140 km al oeste de Lemberg y con dos tercios de Galitzia en poder de los rusos.[1]

Al retroceder los alemanes, los rusos volvieron a atacar en la batalla de Łódź, pero fueron derrotados, aunque ambos ejércitos sufrieron cuantiosas bajas.

Entrada del Imperio otomano, invierno de 1914-1915Editar

Entonces el Imperio otomano se alió con Alemania y Austria, y atacó la Armenia rusa, pero fueron rechazados por los rusos, en su retirada por la Armenia turca los turcos realizaron el llamado Genocidio Armenio, donde mataron a 500.000 armenios. Este intento de invasión por parte de Turquía obligó a Rusia a pedir ayuda a sus aliados Gran Bretaña y Francia, dando lugar el 19 de febrero de 1915 a la batalla de Galípoli, terminando el 9 de enero de 1916, con la retirada de las tropas aliadas.

Avances austroalemanes: la ofensiva de Gorlice-Tarnów, 1915Editar

Dispuestos a eliminar la amenaza rusa de invasión de sus territorios, en mayo de 1915, los ejércitos del Imperio alemán y del austrohúngaro llevaron a cabo la ofensiva de Gorlice-Tarnów y llegaron a Varsovia en agosto de 1915.

Contraataque ruso: la ofensiva Brusilov, 1916Editar

En la fase inicial de la guerra, las ofensivas de Rusia en Prusia del Este acabaron con bastantes tropas alemanas del frente occidental para permitir que los franceses, belgas y británicos pararan el avance alemán. El 4 de junio de 1916 los ejércitos rusos de Brusílov lanzaron un ataque contra posiciones austriacas, pero en invierno de 1916 un contraataque alemán recuperó el territorio perdido por los austriacos. Estas acciones dejaron a ambos frentes casi igualados: tanto Rusia como Alemania buscaban desesperadamente una victoria, Rusia debido a su agotamiento, Alemania a causa de los recursos superiores de sus enemigos.

Revoluciones en Rusia y fin del frente, 1917-1918Editar

 
Territorio perdido por Rusia por el Tratado de Brest-Litovsk de 1918.

Debido a la gran pérdida de soldados por parte del Ejército ruso, en toda Rusia hubo huelgas por parte de todos los estratos de la sociedad contra la guerra y el zar, como ejemplo en otoño de 1916 miembros de la marina se amotinaron dos veces, una en el mar Báltico y otra en el mar Negro. Se comentaba que la zarina Alejandra Fiódorovna, nacida en la entonces enemiga Alemania manejaba los asuntos de Estado, controlada por el monje Rasputín. Ante la amenaza revolucionaria el zar respondió con más represión y en febrero de 1917 se ordenó a las tropas del zar disparar contra los manifestantes en Petrogrado durante la llamada Revolución de Febrero. Como el descontento aumentaba el zar intentó regresar del frente a Petrogrado pero los revolucionarios se lo impidieron, entonces el 15 de marzo el zar Nicólas II abdicó, y el Gobierno Provisional Ruso tomó el control. Este hecho provocó gran admiración por parte de los rusos que esperaban una nueva ofensiva contra su enemigo más débil, los austriacos, esta ofensiva fue la Ofensiva Kérenski y tuvo lugar en julio de 1917, estancado tras un pequeño éxito inicial. Mientras en septiembre de 1917 los alemanes realizaron su último ataque conquistando Riga y debilitando enormemente al Gobierno Provisional, que no era capaz de contener las insurrecciones en Rusia.

El 7 de noviembre de 1917 a la señal de los cañones del Aurora los revolucionarios bolcheviques atacaron el Palacio de Invierno de Petrogrado, iniciando la Revolución de octubre, que se extendió rápidamente por toda Rusia. Entonces la recién establecida República Soviética de Rusia salió de una impopular guerra firmando el Tratado de Brest-Litovsk en marzo de 1918, que en tres años había costado la muerte a 2.300.000 rusos y otros 5.000.000 heridos. Esto provocó que 160 divisiones alemanas (más de 2 millones de soldados) y austríacas pudieron cambiar del Frente Oriental al Frente Occidental.

BajasEditar

El extenso territorio en el que se libró la batalla significó el desarrollo de una guerra más dinámica, donde la guerra de trincheras jamás alcanzó la importancia que en el oeste.

Principales enfrentamientosEditar

Las mayores batallas del frente fueron:

NotasEditar

BibliografíaEditar

  • Torrey, Glenn L. (1998). Romania and World War I (en inglés). Center for Romanian Studies. p. 400. ISBN 9789739839167. 

Enlaces externosEditar