Abrir menú principal

Gunderico

rey de los vándalos (407–428) y de los alanos

Gunderico (Germania, 379 - Hispalis, Hispania, 428), rey de los vándalos (407428) y de los alanos (419-428). Hijo de Godegisilio, rey de los vándalos asdingos, y de su esposa Flora.

BiografíaEditar

Sucedió a su padre, muerto en el último día del año 406 combatiendo contra los francos ripuarios, que defendían, como foederati del Imperio romano, la frontera del río Rin en los límites de Germania y la Galia.

Junto a sus aliados suevos y la caballería pesada proporcionada por varios clanes alanos, Gunderico derrotó a una fuerza de 3000 francos y así logró forzar el paso a la Galia, que recorrió saqueando, entre otras, ciudades como Mogontiacum (Maguncia) o Amiens. No obstante, ante la presión conjunta de los francos y de las tropas britano-romanas del usurpador Constantino III, se vio empujado hacia el sur y cruzó los Pirineos en octubre del año 409.

En Hispania, los vándalos dejaron una estela de violencia, destrucción y crueldad tales, que su nombre ha quedado en el castellano asociado al término vandalismo. Según Hidacio, las matanzas tras los saqueos de aldeas y ciudades incluían a todas las mujeres y niños que capturaban y provocaron la aparición de pestes y enfermedades infecciosas asociadas a los miles de cadáveres insepultos que dejaban por doquier. Habla incluso de que las fieras se acostumbraron tanto a la carne humana que luego atacaban también a los vivos.

Dos años después, en 411, un tratado con Roma establecerá a los vándalos asdingos en la Gallaecia Asturiacensis, a los suevos en Lugo y Braga, a los alanos en Lusitania y la Cartaginense, y a los vándalos silingos en la Bética. Esta situación, sin embargo, durará poco, debido a la intervención de los visigodos que, dirigidos por Walia y en calidad de foederati de Roma, intervienen militarmente en Hispania.

El año 417 Walia penetró en la Cartaginense y derrotó a los vándalos silingos en la Bética, capturando a su rey Fredebaldo. El 418 llega el turno para los alanos, cuyo rey Atax muere a manos de los visigodos. Como consecuencia de todo ello, Gunderico acabará asumiendo en 419 el título de Rex Wandalorum Et Alanorum («Rey de vándalos y alanos») e instalando a su pueblo en la Bética como foederati.[1][2]

En 422, Gunderico derrota a un ejército romano que, al mando de Flavio Castino, pretendía recuperar la Bética. Cartagena es devastada y numerosos puertos del Mediterráneo caen en poder de los vándalos, que desarrollan una flota con la que realizan incursiones en Baleares y el norte de África. En 426 logran tomar Hispalis (Sevilla), donde Gunderico morirá dos años después en oscuras circunstancias, siendo sucedido por su hermano ilegítimo Genserico.

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. Heather, p. 297 e pp. 324-325.
  2. Hidacio Crónica


Predecesor:
Godegisilio
Rey de los vándalos
407 - 428
Sucesor:
Genserico