Hipódromo de Bellavista

antiguo hipódromo en Santander (España)

El Hipódromo de Bellavista fue una instalación deportiva situado en el lugar de Cueto, en el municipio español de Santander (Cantabria), dedicada a la práctica de la hípica. Fue inaugurada en 1917 por la familia real española, dejando de funcionar como hipódromo en 1921.

Historia editar

 
El rey Alfonso XIII inauguró el Hipódromo de Bellavista.

La zona de El Sardinero empieza a popularizarse desde mediados del siglo XIX para la práctica de los baños de ola, comenzando a llegar elementos de la burguesía castellana y madrileña. El Sardinero se va dotando de nuevas infraestructuras (hoteles, casas de baños, casino, etc.) y se mejora la comunicación con el centro de la ciudad. Ya a comienzos del siglo XX comienza Santander a ser corte de verano de la familia real, y 1913 se inaugura el Palacio de La Magdalena, erigido como residencia veraniega del rey Alfonso XIII. De la misma época son las Caballerizas de La Magdalena (1914), el Campo de Polo de La Magdalena (1915), el Gran Casino de El Sardinero (1916), o el Hotel Real (1917). Por la misma época se van creando diversas asociaciones deportivas: la Sociedad Ciclista (1887), la Unión Ciclista Santanderina (principios del siglo XX), la Real Sociedad de Tenis de La Magdalena (1906), el Santander Foot-ball Club (1907), la Sociedad Hípica Montañesa (1914), etc.

Para la práctica hípica la Sociedad Hípica Montañesa, presidida por Ricardo Ruiz Pellón, acondiciona los Campos de Sport, más cercanos a la ciudad que el anterior Hipódromo de La Albericia. En los Campos de Sport se hace el primer Concurso Hípico de Santander, realizado el 16 de agosto de 1916. El segundo Concurso Hípico de Santander, en 1917, se vuelve a realizar en los Campos de Sport, a pesar de que el Hipódromo de Bellavista ya estaba finalizado.[1]

Será el Duque de Santo Mauro quien proyecte la construcción de un nuevo hipódromo.[2]​ Para su realización el ayuntamiento de Santander cedió unos terrenos en Bellavista (Cueto), al Norte de El Sardinero. En ellos se construyó en cuatro meses la nueva instalación, bajo la dirección de Javier González de Riancho.[3]​ El Hipódromo de Bellavista estaba dotado de una pista de 2500 metros de longitud, con superficie de hierba, y una pista mixta para las carreras de obstáculos; para el público se construyó una tribuna, más la tribuna regia; como instalaciones adicionales estaban el edificio de pesaje, pabellones para diversos servicios y cien cuadras.[3]​ Presentaba un diseño original al no tener forma de óvalo: la salida se situaba en la proximidades del faro de Cabo Mayor, tras la recta de salida se giraba hacia la izquierda a la altura del barrio de Cueto en dirección a Mataleñas para volver a tomar una gran curva de 180 grados a la derecha en las proximidades de la playa y finalmente encarar la larga recta de meta, que se situaba en la proximidades del actual colegio Vital Alsar.[4]

Para las primeras carreras a celebrar en 1917 estaban previstos premios por un total de 312 000 francos.[3]

La inauguración oficial se produjo el 2 de septiembre de 1917, con presencia de los reyes de España.[5][6]​ En las carreras de ese día resultaron vencedores Urania, del Duque de Toledo (premio de inauguración); Fil d'Escosse, del Conde de la Cimera (Premio Sardinero); Carbonaro, de Lord Michelham (Premio Santander); Augusta, del Conde de la Cimera (Premio Villamejor); y Son Phoenix, del Barón de Velasco (Premio Santoña).[6]​ La prueba de obstáculos fue para Adolfo Botín con Épsilon.[5]

Para 1918 fueron programadas doce reuniones que comenzarían el 30 de junio, con participación de caballos de Estados Unidos. En 1919 se organizaron veinticuatro pruebas.[1]​ La actividad continuaría (catorce pruebas en 1920)[5]​ hasta el cierre del recinto, el 28 de agosto de 1921; la temporada de 1921 fue en la que más carreras se organizaron, 35 lisas y 7 de obstáculos, con unos premios que ascendieron a 200 350 pesetas.[1]​ Quizá la marcha a Francia de los veraneantes (banqueros, etc.) que patrocinaban las carreras de Santander forzaron el fin de la actividad en un hipódromo cuyo costo oficial final fue de 640 167,46 pesetas.[1]

A pesar de no volver a ser usado nunca como instalación deportiva, el hipódromo fue conociendo diferentes usos: a principios de los años 30 fue utilizado para albergar las colonias veraniegas de escolares;[7]​ en 1936 se acogió en él a parte de los refugiados palentinos huidos hacia la zona republicana al comienzo de la guerra.[8]​ En 1937 se volvió a utilizar el recinto, en este caso como campo de concentración de presos republicanos tras la entrada de las tropas franquistas en la ciudad en agosto.[8][9]

Ya en la posguerra, en los años 40 y 50 se instalaron en los terrenos del hipódromo familias desplazadas a consecuencia del incendio de 1941.[10]

Únicamente se conserva la caseta de pesajes, cuyas fachadas están decoradas por Okuda.[11]

Referencias editar

  1. a b c d «Web del restaurante "El Hipódromo de Bellavista"; sección Historia». Archivado desde el original el 19 de julio de 2011. Consultado el 23 de mayo de 2011. 
  2. Cabañas Bravo, Miguel (coordinador): El arte foráneo en España: Presencia e influencia. Ed. Consejo Superior de Investigaciones Científicas 2005. p.165. ISBN 84 00 08328 8
  3. a b c El Mundo Deportivo, 7 de agosto de 1917, pág. 1
  4. http://www.agalopar.com/agt/diaadia/artmsg/msgselecc/imsgz0109/Castellana/castellana03.htm
  5. a b c www.globalcaballos.com
  6. a b El Mundo Deportivo, 4 de septiembre de 1917, pág. 2
  7. Revaque Garea, Jesús, y González Rucandio, Vicente: Periodismo Educativo de un Maestro Republicano (1922-1936). Santander: SP Universidad de Cantabria 2005. p.59. ISBN 84 8102 399 X
  8. a b Gutiérrez Flores, Jesús: Guerra Civil en Cantabria y pueblos de Castilla. Ed. Libros en Red, 2006. p.135
  9. Pdf sobre la Guerra Civil en Cantabria (pág. 63)
  10. Medina Sáiz, Alfredo: Promoción inmobiliaria y crecimiento espacial: Santander 1955-1974. Santander: SP Universidad de Cantabria, 2004. p.185. ISBN 84 8102 378 7
  11. Tanea Documentación y Conservación SL, 2020, p. 96.

Bibliografía editar