Abrir menú principal

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Villamelendro de Valdavia)

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es un templo de culto católico y estilo predominantemente barroco situado en Villamelendro de Valdavia, perteneciente al municipio de Villasila de Valdavia, provincia de Palencia, comunidad autónoma de Castilla y León, España.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción (Villamelendro de Valdavia)
Church of Nuestra Señora de la Asunción in Villamelendro de Valdavia 08 Altarpiece.jpg
Tipo Iglesia parroquial
Advocación Nuestra Señora de la Asunción y San Roque
Ubicación Bandera de España Bandera de Castilla y León Villamelendro de Valdavia, Palencia
Coordenadas 42°32′18″N 4°34′32″O / 42.53833333, -4.57564444Coordenadas: 42°32′18″N 4°34′32″O / 42.53833333, -4.57564444
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Palencia
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción siglo XVI
Estilo arquitectónico Barroco con adiciones posteriores

Índice

HistoriaEditar

Existe documentación que acredita la actuación del maestro cantero cántabro Juan de la Cuesta natural de Secadura, en 1549[1][2]​ en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, producto de la cual es el grueso de la fábrica actual del templo. Si bien, dado que el Fuero de Villasila y Villamelendro otorgado por Alfonso VIII en 1180 atestigua la existencia de ambos pueblos por lo menos desde el siglo XII, no es de extrañar que esta iglesia esté construida encima de otra anterior de factura más humilde. Se observan además otras fases constructivas posteriores. Tanto el pórtico y su empedrado, como una revisión posterior de los contrafuertes y sacristía, parecen responder a obras posteriores a la fábrica Juan de la Cuesta.

DescripciónEditar

ExteriorEditar

 
Vista Exterior del templo.
 
Vista de la torre campanario original antes de su demolición y posterior recomposición.
 
Proceso de restauración del portón de entrada de la Iglesia de La Asunción en Villamelendro de Valdavia.

Obra de ladrillo, mampostería y cantería, con torre moderna de espadaña a los pies, la cual sustituyó a la antigua torre con tejado a cuatro aguas, de mampostería y ladrillos de dos troneras a mediados del siglo XX ya que amenazaba ruina.

Portón con arco de medio punto de ladrillo en el lado de la Epístola. Éste, está precedido de un pórtico con puerta de acceso con arco rebajado elíptico flanqueado a izquierda y derecha con vanos, adintelados a sardinel. Aunque en origen dichos vamos estarían abiertos, éstos fueron cegados posteriormente a su construcción, tal vez para resguardar del frío a los feligreses que se congregasen en el atrio.

El espacio del pórtico tras el vano de la derecha, fue usado como almacén litúrgico desde algún momento posterior a la erección del pórtico hasta la restauración del pórtico del año 2012 en que este almacén quedó amortizado. A partir de ese momento el atrio vuelve a recuperar el espacio original exceptuando los vanos que se acristalan, aportando la claridad original al interior del atrio, pero ofreciendo protección frente a los elementos atmosféricos.

En el año 2014, el portón, dañado por estas obras de acondicionamiento del atrio, fue restaurado quitándose varias capas de pintura acumulada durante siglos. Se encontraron por lo menos 4 tonos, desde el gris, pasando por el verde claro, por el marrón claro y finalmente marrón oscuro. En el proceso de restauración aparecieron otras dos cruces patadas, talladas en el exterior del portón izquierdo. Así mismo se utilizó un clavo proveniente de la Ferrería de El Pobal de Muskiz y otros dos clavos rehabilitados provenientes de construcciones locales y que muestran una fisonomía al exterior cuatrilobulada.

Destacar en el exterior el relieve de una cruz patada, en una de los sillares de la sacristía. Este motivo de cruz patada se repite en varias portadas de la zona Palentina y Burgalesa, situándose dicha cruz casi siempre en la misma posición a la derecha de la puerta principal. Se podría asociar esta costumbre a algún tipo de ritual protector ya dentro del siglo XIX, probablemente la epidemia de cólera de 1855. Otra posibilidad es que este relieve estuviera relacionado con la Cofradía de la Vera Cruz de Villamelendro. Cada parroquia tenía al menos dos cofradías: una era la de la Vera Cruz y otra la de Ánimas, lo que explicaría su presencia genérica en otras parroquias.

En el exterior del ábside, hay un ladrillo erosionado al cual la tradición popular local llama el santo rojo debido al color rojizo del material con el que fue construido. Éste servía de reloj solar en las épocas de estío, ya la sombra del templo llega hasta este ladrillo en los meses de canícula justo cuando se llega al mediodía, sirviendo de referencia a los vecinos que se encontraban trabajando en las inmediaciones del templo.

InteriorEditar

 
Montaje con los 4 Padres de la Iglesia Latina (San Agustín de Hipona, San Gregorio Magno, San Ambrosio de Milán y San Jerónimo de Estridón) del banco inferior del retablo mayor sobre los que se sustentan las cuatro columnas corintias.
 
Jarrón alegórico, haciendo referencia a la Virgen María, en uno de los altares laterales de la Iglesia.
 
Pila Bautismal gallonada, con cruz patada. S.XVIII Aprox.

El interior consta de una sola nave, separada por arcos de sillares en tres cuerpos cubiertos de bóveda en arista y coro alto de madera a los pies. En el lado del presbiterio se encuentra el retablo mayor de la primera mitad del XVII con pinturas en el banco de la Anunciación y Adoración de los Pastores, flanqueadas por cuatro pequeños paneles representando a los padres de la Iglesia, de izquierda a derecha: San Agustín de Hipona, San Gregorio Magno, San Ambrosio de Milán y San Jerónimo de Estridón sobre los que se sustentan cuatro columnas corintias a modo de alegoría con respecto a los pilares de la Iglesia. El retablo se articula en torno a una Hornacina central con la imagen de la Asunción presidiendo y en las calles laterales cuatro paneles con pinturas de la infancia de Jesucristo y en el ático Crucifijo. Tabernáculo con relieve de la Resurrección en la puerta.

En el lado de la epístola, retablo rococó (sin dorar) con relieve de las Ánimas y la Trinidad. En el lado del evangelio, destaca un crucificado y retablo rococó idéntico al del lado de la epístola pero con relieves dorados.

En el Baptisterio, bajo el coro, pila bautismal gallonada de gran factura y con relieve de cruz patada en uno de sus lados. Por analogía con la pila de la cercana Iglesia de San Pelayo en Villasila de Valdavia, podríamos fecharla a finales del siglo XVIII.

A su vez, en el interior se custodian otras obras más modernas de menor interés artístico, destacando un sagrado corazón de Jesús que fue ofrecido por la familia de Martín Cabezón a principio del siglo XX por librarse su hijo Marcos Cabezón de ser reclutado para la guerra de Cuba. En 1987 se descubrieron pinturas al fresco datables en el siglo XVIII, en el lado del evangelio un motivo de estrella que se repite en el suelo de la entrada a la iglesia. Mientras que en el lado de la epístola la figura de un jarrón alegórico que representa a la Virgen María.[3]

El 21 de febrero de 1527, durante el capítulo general de la orden, que tuvo lugar en Valladolid, y el cual estuvo presidido por Carlos V, se inició el examen de los libros de las visitaciones realizadas en Castilla la Vieja por Lope Sánchez Becerra y Juan Alonso, sacerdote de Montemolín, los cuales detallan una serie de acuerdos con respecto a las posesiones de la Orden en esta provincia eclesiástica. Entre ellos figuran los relativos al Hospital de las Tiendas y de Villamartin, haciendo referencia a que se debe costear sendas cajas de medio marco de plata para el Santísimo Sacramento, con destino a Villasila y Villamelendro, así como averiguar si siguen vigente los derechos que pudo tener la Orden sobre un pozo antiguo, tierras y casas.[4]

ReferenciasEditar

  1. http://www.juntadevoto.com/canteros/palencia.htm
  2. uvadoc.uva.es/bitstream/10324/3026/1/TESIS349-130613.pdf
  3. Trens, Manuel (1947). «María. Iconografía de la Virgen en el arte español». worldcat.org (en español). Consultado el 22 de julio de 2018. 
  4. García Rodríguez, Emilio. El Capítulo General de la Orden Militar de Santiago del año 1527. p. 79. «El día 21 de febrero de 1527 se inicia el examen de los libros de las visitaciones relizadas en Castilla la Vieja por Lope Sánchez Becerra y Juan Alonso, sacerdote de Montemolín, tomándose los acuerdos que a continuación se expresan:..Hospital de las Tiendas de Villamartín. Someter a la resolución del Consejo la conveniencia de que, para evitar la duplicidad de capellanes existentes, uno de ellos fuese alemán, con dominio del francés, para servir de interprete, confesando a los peregrinos el administrador del establecimiento; costear sendas cajas de medio marco de plata para el Santísimo Sacramento, con destino a Villasila y Villamelendro, e inquirir los derechos que pueda tener la Orden sobre un pozo antiguo, tierras y casas...» 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar