Inducción al suicidio

La inducción al suicidio es un delito que consiste en ejercer una influencia física o mental sobre la víctima para conseguir que en un momento dado ésta cometa suicidio. Es una conducta penada por tratarse de una figura muy similar al homicidio o asesinato, que atenta contra el derecho a la vida.

Se han dado casos de inducción al suicidio en masa en sectas destructivas.

Véase tambiénEditar