Interés fijo

tasa de interés acordada en el contrato que establece la rentabilidad de los ahorros o el costo de un crédito o hipoteca

Interés fijo o tasa de interés fijo, en economía y finanzas es la tasa de interés fija acordada en el contrato que establece la rentabilidad de los ahorros o el costo de un crédito o hipoteca. Se expresa generalmente como un porcentaje. [1][2]

Moneda Solidus de Caesar Constantius Gallus, 351-354 ad. av (4.44 gm). Thessalonica mint.
El interés fijo frente al interés variable tiene la ventaja, en depósitos bancarios y créditos habituales en la compra de vivienda, de garantizar una cuota fija durante el tiempo de duración del depósito o préstamo hipotecario evitando fluctuaciones de subida pero también de bajadas en el interés.


Tasa de interés fijoEditar

La aplicación de interés fijo supone que el interés se calcula aplicando un tipo único o estable (un mismo porcentaje sobre el capital) durante todo lo que dura el préstamo o el depósito. A diferencia del interés variable, la tasa de interés fijo no se modifica a lo largo del tiempo.[1]

Tasas de interés variableEditar

Los conceptos de tipo de interés fijo y tipo de interés variable se utilizan en múltiples operaciones financieras, económicas e hipotecarias —como la compra de vivienda—.[1]

En la aplicación de interés variable el tipo de interés (el porcentaje sobre el capital aplicado) va cambiando a lo largo del tiempo. El tipo de interés variable que se aplica en cada periodo de tiempo consta de dos cifras o tipos y es el resultado de la suma de ambos: un índice o tipo de interés de referencia y un porcentaje o margen diferencial.[3]

ReferenciasEditar

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

Simuladores de hipoteca
Simuladores sin moneda prefijada
Simuladores en euros
Simuladores (en inglés)
Tipos de interés