Abrir menú principal

Josep Solé Barberà (Llívia, 1913 - Barcelona, 4 de enero de 1988) fue un abogado y político de Cataluña, España.

Fue miembro del Bloque Obrero y Campesino y en 1936 ingresó en el Partido Socialista Unificado de Cataluña (PSUC). Durante la guerra civil española fue Juez de Primera Instancia de Reus, y poco después comisario político de batallón. En febrero de 1939 fue capturado por tropas franquistas y condenado a muerte, pero indultado y finalmente liberado en 1944, aunque inhabilitado para ejercer la abogacía, hasta que la inhabilitación fue levantada años después.

Actuó como defensor en el proceso de Burgos (1970) y participó en la Asamblea de Cataluña como representante del PSUC. Después fue portavoz del PSUC hasta la legalización del partido en 1977. Cabeza de lista de su formación por la circunscripción electoral de Tarragona en las primeras elecciones generales de 1977, fue elegido diputado al Congreso. Miembro de la ponencia que redactó el estatuto de autonomía de Cataluña de 1979. Se volvió a presentar a las elecciones generales de 1979 y fue reelegido hasta 1982.

Primeros años

Procedente de una familia originaria del Baix Camp y establecida en Reus, nació casualmente en Llívia [2] debido al oficio errante de los padres que eran profesores. Sus padres, Angela Barberà y Oller y Agustín Solé Pàmies provenían de una familia comerciante por parte de madre y de otra de campo por parte de padre. En Llívia sólo vivió hasta los 3 años de donde pasaron a Sant Gregori (Girona) donde se estarían 3 años más y finalmente residieron una larga temporada en Vidreres, porque la Madre encontró plaza de maestra en Cassà de la Selva. En 1926 obtuvo el primer bachillerato y se matriculó en el instituto de Girona donde descubrió el anarquismo entre los compañeros de la pensión donde vivía. El 1929 consiguió el certificado de bachillerato y se presentó para acceder a la Universidad de Barcelona, en la facultad de letras, donde empezará a estudiar derecho [2] hacia abril de 1930. Durante su estancia de estudiante en Barcelona, coincidiendo con la proclamación de la Segunda República Española, frecuentó el Ateneo Enciclopédico Popular de donde adquirió una formación política paralela a la académica ligada al marxismo. Fue secretario de la Federación Universitaria Escolar (FUE) y ejerció como profesor en el Ateneo Enciclopédico Popular de Barcelona

En 1930 los padres se instalan definitivamente en Reus, con los abuelos. Fue miembro del partido comunista heterodoxo catalán Bloque Obrero y Campesino [2] desde su creación en 1931, pero dos años después dejó la militancia por una serie de circunstancias: se licencia, se traslada a Reus con la familia, noviazgo con Carmen Punyed y un nuevo trabajo le dejaron poco tiempo para la militancia, a pesar de seguir de cerca los acontecimientos políticos. Este nuevo trabajo sustituye al de supervivencia durante los estudios como gacetista de El Día Gráfico. A raíz de los hechos del seis de octubre del 1934 fue llamado por el despacho de Josep Andreu Abelló para defender las numerosas víctimas de las represalias indiscriminadas que se habían desatado. El tiempo en que estará en este trabajo la aprovechará para doctorarse.

Guerra Civil

En 1935 Carmen rompe su relación y José recupera un poco más de tiempo para la política. Los primeros meses del Golpe de Estado del 18 de julio fracasado fue miembro del Comité Central de Milicias Antifascistas de Cataluña, y según sus palabras, era algo parecido a un relaciones públicas. El primer mes de revolución fue nombrado secretario del ayuntamiento. El 1936 ingresó en el PSUC y al año siguiente, coincidiendo con la creación formal de PSUC en Reus, será nombrado secretario de acción política. Durante la guerra civil fue juez [2]de primera instancia de Reus, nombrado el 10 de septiembre de 1936, y ya como hacía antes como abogado, ahora con autoridad, se entregó a la ardua tarea de salvar muchas vidas de lo que él calificaba de vandalismo y piratería practicado por los poumistas y los cenetistas. Parece que incluso llegó a salvar la estatua de Prim de Reus que los anarquistas y los militantes querían destruir.

El fervor de la guerra hace que se fuera al frente en 1937 en la división Karl Marx, una de las 5 que conformaban el reorganizado Ejército de Cataluña. Con la reorganización de nuevo del ejército, después de los hechos de mayo, el ejército de Cataluña pasó a subordinarse al ejército del este, dependiente del gobierno popular de Madrid, y su batallón se convertiría en la 27ª división conformada por las Brigadas 122, 123 y 124. Fue nombrado comisario político [2]de Batallón y posteriormente de forma interina de Brigada. Esta etapa terminó con su primera condena a muerte, por deserción, en demorarse en la reincorporación a filas, hecho agravado por sus cargos. Aquí Carmen, con la que había retomado la relación, parece que fue determinante. Finalmente, se le conmutó la pena por la de 20 años de prisión. Como prisionero fue trasladado a Montjuic después de que Reus sufriera fuertes bombardeos por parte de la aviación alemana. Allí haría amistad con el abogado falangista Pedro Arderiu Payerols. La retirada de las tropas republicanas lo llevaron por un periplo de prisiones y campos de trabajo hasta que finalmente se fuga y desde Sabadell marcha a Barcelona donde será delatado por un antiguo compañero de armas carlista que había cambiado de bando en cuanto tuvo ocasión. En manos de la Brigada Política de Ocupación, en los sótanos de la banca Tusquets, fue golpeado con saña por los vencedores que querían así demostrar quién mandaba entonces. El 9 de febrero entraba en la cárcel Modelo, ahora como preso de los nacionales.

Una vez más, la familia Punyed movió cielo y tierra para defenderlo, en parte por el amor de Carmen y en parte por los favores que José les había hecho durante la anterior etapa protegiendo tanto a amigos como a los propios familiares. Así, finalmente el 22 de diciembre de 1.939 quedó absuelto de los cargos imputados, con la ayuda de un gran número de avales sobre su comportamiento, pero no pasados todavía 4 meses volvía a ser puesto en busca y captura. De modo que en septiembre de 1940 será nuevamente condenado a pena de muerte, por segunda vez, [2] esta por los nacionales, debido a su militancia en el BOC, a las milicias y como responsable del PSUC, es decir, por responsabilidades políticas.

Represión y remontada

Este fue un golpe muy duro para Carmen, el amor de su vida, y finalmente, su familia, muy a su pesar, se desentendían, su estatus social prevaleció, y la salud de él se resintió para siempre. Fueron unos meses de angustia por la incertidumbre de no saber cuando le fusilarían. Se podría decir que le salvó la vida su amor, aunque a un precio muy alto; su vida a cambio de olvidarlo. Finalmente y gracias a ella, la pena le fue conmutada por 30 años de prisión, y posteriormente rebajada a 20 siguiendo un poco los acontecimientos de la segunda guerra mundial. El 20 de septiembre de 1943 va a ser trasladado a Ciudad Real, por lo que la distancia agravó su situación, y pocos meses después, en marzo de 1944, fue puesto en libertad condicional. El indulto total no llegaría hasta el 4 de octubre de 1946, aunque todavía se mantendría el destierro, la prohibición de vivir en Cataluña, hasta 1949. En Castilla La Mancha y sin su amor imposible: una chica preciosa de una familia conservadora.

En 1950, ya con 36 años, puede volver a Barcelona [2] donde empezó una nueva vida con una nueva pareja y lejos de Reus donde todavía era reconocido. Con la ayuda del despacho de Pere Arderiu y Payerols será rehabilitado para ejercer de abogado, durante el tiempo que duró la gestión trabajó en su despacho. Estos fueron unos años en que pudo salir adelante gracias a los antiguos compañeros de prisión, tanto de Montjuïc como de la Modelo, es decir, tanto de un bando como del otro.

En 1951 se casó con la Maria Fortuny en Tarragona y pasaron a vivir en un piso modesto en la calle de Padua de la cabeza y casal donde tuvieron 2 hijos: María Teresa y Josep. A raíz de la enésima caída de militantes del PUSC, el caso Fàbregas en 1957, empezó su carrera como abogado de detenidos políticos invitado por Josep Benet preparando la defensa de José Bravo, aunque el que lo haría conocido sería el caso de Miguel Núñez González en 1958. [2] Una vez introducido y aceptado en el ambiente jurídico, comenzará a ser enlace entre los presos y el partido en el exterior con el nombre en clave de Sebastian y escribiendo artículos en París con el seudónimo de Josep Ferrer.

Militancia en el PSUC

Con la puesta en marcha del Tribunal de Orden Público, el TOP, y la supresión de los tribunales militares, excepto por los delitos de sangre, Josep Solé pasa a llamarse ya Pangloss en 1964 a raíz de la caída del comité universitario. En 1965 será nombrado en ausencia miembro del comité central [2] en el II congreso del PSUC celebrado en Francia. Seguirán unos años de amistad con el secretario general del partido, Antoni Gutiérrez, el Guti.

Participó cada vez más en actos públicos, a pesar de saber que estaba constantemente bajo sospecha y finalmente será detenido en febrero de 1970 tras participar en un acto pro-amnistía acusado de reunión ilegal.  Se estará varios meses en prisión, pero su popularidad no hará más que aumentar a raíz de esta nueva detención y sus apariciones serán ninguna vez más multitudinarias y aplaudidas.


En este momento en que se tensa su situación de equilibrio con sus relaciones, cuando el régimen acentúa la represión, le ofrecen la posibilidad de defender 16 militante de ETA. El proceso de Burgos . [2] José Solé aunque será detenido por hechos conocidos como la creación de la Asamblea de Cataluña [2] o los disturbios de los trabajadores de Starlux en Montmeló .

Con la muerte de Franco, aunque no se veía claro qué camino debía seguir España. El sector del Bunker , aunque tocado por la muerte de Carrero Blanco, era fuerte y violento, y el continuismo personificado en la figura del heredero nombrado por Franco a título de rey, Juan Carlos I, parecía dejarlo todo atado y bien atado .

Llegada la transición, Josep Solé es partidario de la política unitaria entre las fuerzas políticas catalanas, con la catalanidad como elemento clave. Durante la segunda mitad de la década de los setenta vivirá bajo la amenaza de los grupos de extrema derecha que protegía la policía mientras a nivel oficial era multado o vetado con cualquier motivo de forma arbitraria. Era una época de llevar féretros a la espalda, como los de los asesinatos de los abogados de la Matanza de Atocha, del mismo modo que había llevado el del abad de Montserrat Aureli Escarré .

Transición

En las elecciones generales del 15 junio de 1977 sale elegido como cabeza de lista en la demarcación de Tarragona por el PSUC. Este cargo de diputado por Tarragona el repetirá en 1982. En 1978 en representación de su partido fue uno de los miembros de la Comisión de los Veinte que el parador de Sau Masies de Roda redactó el anteproyecto del Estatuto de Autonomía de Cataluña de 1979. Ejerció como portavoz del PSUC en las diversas plataformas unitarias como la Coordinadora de Fuerzas Políticas de Cataluña o la Asamblea de Cataluña. Como diputado oponerse firmemente en 1982 a la LOAPA y con la UCD tuvo muchas trifulcas por estar muy cercano a Unión de Agricultores y Comisiones Obreras de las tierras de Tarragona, que tenían un modelo que no tenía nada que ver con el desarrollismo. Los últimos años de su vida tuvo que presenciar como se desmenuzaba el proyecto del PSUC, con divisiones por la intención de abandonar el estalinismo, acusaciones por haber aceptado los pactos de la Moncloa en medio de acusaciones cruzadas de estalinismo y en un entorno cada vez más degradado de relaciones entre el PSUC y el PCE. Su carrera política dentro de su partido durante 50 años se acaba cuando el comité de Tarragona decide no presentarlo a las elecciones del 1986. Vivió el cambio hacia la formación del eurocomunismo y la transformación en Iniciativa con relativa normalidad, pero siempre se culparía de no haber podido hacer más para mantener la unidad comunista. Aquel ya no era su mundo y después de asistir a la cesión de toda la historia del PSUC en el Archivo Nacional de Cataluña murió en la Clínica Delfos el día 4 de enero de 1988.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar

Aportación de Antonio Ferré Punyed hijo de Carmen y testigo pasivo de ese drama familiar.