Abrir menú principal

Wenzel Anton von Kaunitz-Rietberg

político austríaco
(Redirigido desde «Kaunitz»)

Wenzel Anton von Kaunitz-Rietberg, conde y príncipe de Kaunitz (Viena, 2 de febrero de 1711 - 27 de junio de 1794), fue un estadista austríaco.

Wenzel Anton Graf Kaunitz
Wenzel Anton Graf von Kaunitz-Riethberg.jpg
Información personal
Nombre en alemán Wenzel Anton Kaunitz Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 2 de febrero de 1711 Ver y modificar los datos en Wikidata
Viena (Imperio Habsburgo) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 27 de junio de 1794 Ver y modificar los datos en Wikidata (83 años)
Viena (Imperio Habsburgo) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Austríaca Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Maximilian Ulrich von Kaunitz-Rietberg Ver y modificar los datos en Wikidata
Maria Ernestine Francisca von Rietberg Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Político y diplomático Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
  • Austrian ambassador to France Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
  • Caballero gran cruz de la Orden de San Esteban de Hungría
  • Caballero de la Orden del Toisón de Oro (1749) Ver y modificar los datos en Wikidata
Wenzel Anton Graf Kaunitz.
Estatua de Wenzel Anton Graf Kaunitz.

Fue canciller de Estado durante los reinados de María Teresa I y José II. Mantuvo una política hostil frente a Prusia, firmando una alianza con Francia en 1756, que se ratificaría con el matrimonio entre la archiduquesa María Antonieta y el Delfín Luis de Francia. Estuvo detrás de las decisiones adoptadas por Austria en relación con la Guerra de los Siete Años (1756-1763). Inspiró las políticas de reforma que emprendió María Teresa. Con la subida al trono de José II, perdió influencia pero prestó un destacado apoyo a la política que se centró en subordinar a la Iglesia austriaca al Estado, conocido como Josefinismo.

Una de sus acciones dentro de la política de impulso del Josefinismo fue la preparación del recibimiento del Papa Pío VI en Viena en 1782, tratándolo de manera descortés e incluso prohibiendo que cualquier clérigo del Imperio austriaco pudiera ir a Viena en los días de la visita papal, y la recomendación al emperador de no realizar ninguna concesión en materia religiosa.