Abrir menú principal

La lógica filosófica se refiere a aquellas áreas de la filosofía en la que reconocidos métodos de la lógica tradicionalmente, han sido utilizadas para resolver o avanzar en la discusión de los problemas filosóficos.[1]​ Entre estos, Sybil Wolfram destaca el estudio del argumento, el significado y verdad,[2]​ mientras Colin McGinn presenta las nociones de identidad, existencia, predicado, estado de necesidad y verdad como ideas principales en su libro sobre este tema.[3]​ La lógica se usa únicamente para pensamientos sobre existencias relacionadas a nosotros, en el caso de la filosofia esto es en relación a todo lo posiblemente imaginativo.

La lógica filosófica también dirige extensiones y alternativas a la lógica tradicional, la más conocida es las lógica no clásica. Estas reciben más atención en textos tales como Lógica Filosófica, la guía de Blackwell a la lógica filosófica de John P. Burgess o el Manual de lógica filosófica editado por Dov M. Gabbay y Franz Guenthner el cual dispone de múltiples volúmenes.[4][5][6]

La lógica filosófica trata de las descripciones formales de lo ordinario, lenguaje natural no especificado, que es estrictamente único sobre los argumentos dentro de las ramas de otras filosofías. La mayoría de los filósofos suponen que la mayor parte del razonamiento cotidiano se podría capturar en la lógica si se pudiera encontrar un método o métodos para traducir el lenguaje ordinario a esa lógica.La lógica filosófica es esencialmente una continuación de la disciplina tradicional llamada "lógica" antes de la invención de la lógica matemática. La lógica filosófica tiene un mayor interés con la conexión entre el lenguaje natural y la lógica. Como resultado, los lógicos filosóficos han contribuido al desarrollo de lógica no convencional (por ejemplo lógicas libres, lógica temporal, etc) al igual que varias extensiones de la lógica clásica (por ejemplo, la lógica modal) y la semántica no convencional para tales lógicas (por ejemplo, el supervaluacionismo de Kripke en la semántica de la lógica).

La lógica y la filosofía del lenguaje están estrechamente relacionadas. La filosofía del lenguaje tiene que ver con el estudio de cómo nuestra lengua se involucra e interactúa con nuestro pensamiento. La lógica tiene un impacto inmediato en otras áreas de estudio. Estudiar la lógica y la relación entre la lógica y la forma de expresión ordinaria puede ayudar a una persona a estructurar mejor sus propios argumentos y criticar (o analizar) los argumentos de otra persona. Muchos argumentos populares están llenos de errores porque mucha personas son inexperta en la lógica e ignoran cómo formular un argumento correctamente.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Dale Jacquette, A Companion to Philosophical Logic, Wiley-Blackwell: 2002.
  2. Wolfram, Sybil. Philosophical Logic: An Introduction. Routledge: 1989. ISBN 0-415-02317-3. 
  3. Preface to Colin McGinn, Logical Properties: Identity, Existence, Predication, Necessity, Truth, Oxford: Oxford University Press, 2000 (ISBN 0-19-926263-2).
  4. John P. Burgess, Philosophical Logic, Princeton University Press: 2009.
  5. Lou Goble (ed.), The Blackwell Guide to Philosophical Logic, Oxford: Blackwell: 2009 (ISBN 0-631-20693-0).
  6. Gabbay, Dov M.; Guenthner, Franz. Handbook of Philosophical Logic. Springer. Consultado el 16 de octubre de 2016.