En la mitología griega, el rey Layo (en griego antiguo Λάϊος, Láïos, «zurdo» o «del pueblo»)[1] de Tebas era un héroe divino y un personaje clave en el mito de la fundación de Tebas.

Índice

OrígenesEditar

Hijo de Lábdaco, fue criado por el regente Lico, después de la muerte de su padre. Cuando se hizo mayor intentó ocupar el trono, pero sus primos segundos, Anfión y Zeto, usurparon el poder. Layo fue expulsado de Tebas y el rey Pélope de Pisa, un reino vecino, le dio asilo.

Pélope le confió a su hijo Crisipo y le pidió que le enseñase el arte de conducir caballos. Layo quedó prendado del joven y un día lo raptó y violó. Según una versión, Crisipo se suicidó por la vergüenza infligida; según otra, Hipodamía, su madre, mandó a sus medio-hermanos que lo asesinaran. Al darse cuenta de lo ocurrido, Pélope arrojó sobre Layo la maldición de Apolo, por la cual declara que tu estirpe se exterminará a sí misma.[2] En Grecia, luego se conoció como el "Crimen de Layo".

Rey de TebasEditar

Después de la muerte de Anfión, Layo se convirtió en rey de Tebas y tomó como esposa a otra descendiente del linaje de Cadmo y Harmonía, Yocasta. Durante años intentaron tener hijos, sin conseguirlo. Layo fue al oráculo de Delfos pidiendo una solución. La respuesta del oráculo no le satisfizo: «Tu hijo matará a su padre y se acostará con su madre». Layo, prudente, guardó el secreto y no lo reveló a su mujer. Una noche, bajo los efectos de la bebida yació con su mujer, y engendró a Edipo. Para que no se cumpliera la profecía, Layo abandonó a Edipo para que muriera. Pero Edipo llegó a manos de los reyes Pólibo y Peribea (en algunos textos lleva el nombre de Mérope) de Corinto.

MuerteEditar

Años más tarde, Layo, que conducía un carro, se cruzó con Edipo; el conductor le exigió de mala manera a Edipo que se quitara de en medio, a lo que éste se negó.[3] En la pelea, Layo salió del carruaje y su hijo le dio muerte, cumpliéndose el vaticinio del oráculo.


Predecesor:
Anfión y Zeto
Reyes de Tebas
Sucesor:
Creonte

FuentesEditar

BibliografíaEditar

  • Bettini, Maurizio y Giulio Guidorizzi (2008): El mito de Edipo. Imágenes y relatos de Grecia a nuestros días, tr. M. A. Castiñeiros González, Móstoles: Akal, ISBN 978-84-460-2430-9.
  • Ruipérez, Martín S. (2006): El mito de Edipo. Lingüística, psicoanálisis y folklore, Madrid: Alianza, ISBN 84-206-6016-7.

ReferenciasEditar

  1. Guidorizii (2008: 38 n.10) deriva el nombre del gr. λαός, «pueblo» y rechaza la conexión con el adjetivo λαιός, «zurdo», que defiende, en cambio, Ruipérez (2006: 77-84).
  2. La maldición de Layo
  3. Según Ruipérez (2206: 83), «Layo, como zurdo que era, pretendía pasar por su izquierda, que era la derecha de Edipo».

Enlaces externosEditar