Leña

madera utilizada para hacer fuego en estufas, chimeneas o cocinas
Leña.
Antigua ficha de hacienda por 1 tercio de leña.

La leña es la madera utilizada para hacer fuego en estufas, chimeneas o cocinas. Es una de las formas más simple de biomasa usada mayormente para calefaccionar y cocinar. Es extraída de los árboles.

Esta es comercializada normalmente a granel o fardos, pero con las nuevas técnicas de almacenamiento y logística, esta se distribuye en la actualidad paletizada y ensacada, así como es enfardada de múltiples maneras.

Tipos de leñaEditar

Cada cual posee diferentes capacidades y prestaciones así como su particular olor, particularidad esta que aporta que algunas de ellas sean priorizadas a la hora de seleccionarlas para cocinar barbacoas, paellas y otros guisos que le dan un valor especial, a estas leñas debido al aroma y sabor que desprenden.

Los tipos más habituales de leña usadas en Europa, ej. España son:

Los tipos más habituales de leña usadas en Sudamérica ej. Chile son:

Alternativas equivalentes a la leñaEditar

Otros materiales que reemplazan el uso de la leña son:

También se pueden usar otros restos, animales o vegetales para prender fuego:

Desechos de la combustión de la leñaEditar

 
Cenizas

La creosota, la brea y el hollín son subproductos de la combustión de la leña y la resina que contiene, el cual se adhieren principalmente en las paredes interiores de los cañones (caños) de las estufas y chimeneas que utilizan este combustible. Un deshollinador limpia las chimeneas para evitar incendio.

La combustión de leña también produce dióxido de carbono y vapor de agua, que salen por la chimenea.

La ceniza es el desecho sólido de la combustión en la estufa.

Más de la mitad de la población mundial depende de combustibles sólidos (leña, estiércol, etc.) para cocinar, lo que causa enfermedades respiratorias que afectan principalmente a mujeres y niños en países en desarrollo. Cada año, la contaminación del aire en lugares cerrados genera alrededor de millón y medio de muertes. Asimismo, la dependencia de los combustibles sólidos agrava las tasas de deforestación y contribuye por lo tanto al cambio climático mundial.

Las intervenciones disponibles para reducir los niveles de contaminación del aire en lugares cerrados se dividen en aquellas que cambian la fuente de la contaminación, las que mejoran el medio ambiente habitable y las que modifican el comportamiento del usuario. Si bien diversos análisis concluyen que estas intervenciones han logrado una reducción en la contaminación del aire en lugares cerrados, existen pocas evaluaciones de impacto disponibles sobre su rentabilidad, así como de su eficacia en el mejoramiento de la salud, el bienestar y el medio ambiente. [1]

ReferenciasEditar

  1. International Initiative for Impact Evaluation (3ie) (2009). «Contaminación del aire en lugares cerrados: no hay humo sin fuego (report)». Caracas: Corporación Andina de Fomento. Consultado el 21 de enero de 2020.