Abrir menú principal

Lechazo asado (cordero lechal)

El lechazo asado es una variedad de asado (asado castellano) de un lechazo (un cordero aún sin destetar, de ahí su sobrenombre de lechazo). En la cocina española es muy popular en la tierra de Castilla y León.[1]​Es uno de los platos más importantes de la gastronomía castellana. Tradicionalmente se lo elabora al horno de leña, en cazuelas de barro y servido a los comensales caliente, con la carne exterior crujiente.

Lechazo asado (cordero lechal)
Plato de lechazo, Valladolid.jpg
Plato de lechazo recién servido.
Nombre completo Lechazo asado
Tipo Asado
Lugar de origen Castilla y León, EspañaFlag of Spain.svg España
Ingredientes lechazo, agua y sal
opcional: aceite de oliva, manteca de cerdo, ajo, limón, vinagre, perejil o romero
Similares Cochinillo asado, Cordero asado

Algunas localidades han unido la cultura pastoril y el turismo sostenible, convirtiéndose en un destino gastronómico líder a nivel nacional e internacional. Entre ellas han alcanzado renombre los asadores de Valladolid, Campaspero, Cogeces del Monte, Roa de Duero, Villaescusa de Roa, Palencia, Burgos, Aranda de Duero, Ameyugo, Sepúlveda, Villalcázar de Sirga, Lerma, Peñafiel y Sacramenia, entre otros.

HistoriaEditar

 
Plato de lechazo recién asado.
 
Lechazo asado en un horno de leña.
 
Costillar de lechazo asado.
 
Cuartos de lechazo asado, junto a dos cuartos sin asar.
 
Pincho de lechazo.

El cordero asado, junto con el cochinillo asado, forman parte de la cocina castellana desde la invasión del Imperio Romano en tierras de Hispania.[2]​ Actualmente es uno de los platos más representativos de Castilla.

PreparaciónEditar

En una cazuela de barro (elemento tradicional) se vierte un poco de agua, se introduce en el horno muy caliente siempre con temperatura constante, durante unas dos horas, se da la vuelta y se deja unos 30 minutos, se va pinchando para saber si la carne está tierna. Se rectifica de sal. Otra variante es que antes de meterlo en el horno se unta con la manteca. El plato requiere pocos ingredientes pero la dificultad se encuentra en pillar el punto.[3]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Sordo, Enrique (1960). Arte español de la Comida (primera edición). Barcelona: Barna S.A. p. 38. 
  2. Dionisio Pérez, (1929), «Guía del buen comer español», Madrid
  3. Cómo hacer el cordero asado perfecto El Confidencial (23/12/2015)

Enlaces externosEditar