Lechazo asado (cordero lechal)

Plato de lechazo.
Lechazo asado.

El lechazo asado es una variedad de asado (asado castellano) de un cordero aún sin destetar; de ahí su sobrenombre de lechazo. En la cocina española es muy popular en la tierra de Castilla y León, principalmente en las localidades de Campaspero, Cogeces del Monte, Roa de Duero, Palencia, Burgos, Aranda de Duero, Ameyugo, Sepúlveda, Villalcázar de Sirga, Lerma, Peñafiel y Sacramenia, donde es frecuente el turismo gastronómico, y en Aragón.[1] Tradicionalmente se lo elabora al horno de leña, en cazuelas de barro y servido a los comensales caliente, con la carne exterior crujiente.

Índice

HistoriaEditar

 
Lechazo asado en un horno de leña, en el asador Rafael Corrales, Aranda de Duero (Burgos), fundado en 1902.
 
Cuartos de lechazo asado, junto a dos cuartos sin asar.
 
Plato de lechazo al pincho de Valladolid.
 
Plato de lechazo recién asado.
 
Costillar de lechazo asado.

El cordero asado, junto con el cochinillo asado, forman parte de la cocina castellana desde la invasión del Imperio Romano en tierras de Hispania.[2] Actualmente es uno de los platos más representativos de Castilla.

PreparaciónEditar

En una cazuela de barro (elemento tradicional) se vierte un poco de agua, se introduce en el horno muy caliente siempre con temperatura constante, durante unas dos horas, se da la vuelta y se deja unos 30 minutos, se va pinchando para saber si la carne está tierna. Se rectifica de sal. Otra variante es que antes de meterlo en el horno se unta con la manteca.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Sordo, Enrique (1960). Arte español de la Comida (primera edición). Barcelona: Barna S.A. p. 38. 
  2. Dionisio Pérez, (1929), «Guía del buen comer español», Madrid

Enlaces externosEditar