Abrir menú principal
Sepulcro de Manuel de Castro Alonso en la catedral de Burgos

Manuel de Castro Alonso fue un sacerdote español que ocupó las dignidades de obispo de Jaca (1913-1920), de Segovia (1920-1928) y arzobispo de Burgos (1928-1944).

Siendo canónigo de la catedral de Valladolid, en 1913 fue nombrado obispo de Jaca.[1]​ Vendió una escultura de la portada de la iglesia de San Miguel de Uncastillo al Museo de Boston en 1915.[2]​ Después de servir en ella siete años, fue traspasado a la diócesis de Segovia, y durante su gobierno en ella creó el Museo Catedralicio de Segovia, el año 1924. Finalmente, fue nombrado para la archidiócesis de Burgos, que gobernó entre 1928 y 1944.


Predecesor:
Antolín López y Peláez
Obispo de Jaca
1913 - 1920
Sucesor:
Francisco Frutos Valiente
Predecesor:
Remigio Gandásegui y Gorrochátegui
Obispo de Segovia
1920 - 1928
Sucesor:
Luciano Pérez Platero
Predecesor:
Pedro Segura y Sáenz
Arzobispo de Burgos
1928 - 1944
Sucesor:
Luciano Pérez Platero

ReferenciasEditar

  1. «Los nuevos prelados», ABC, 12 de abril de 1913, pp. 11, consultado el 27 de marzo de 2013.
  2. RedAragón: Un paseo por el románico de Uncastillo, consultado el 27 de marzo de 2013.