Salomón

Tercer y último monarca del reino unificado de Israel, según la Biblia, de sabiduría proverbial

Salomón (hebreo שְׁלֹמֹה, Shlomoh), también llamado Jedidías (hebreo: יְדִידְיָהּ Yedidyah),[3]​ fue según la Biblia el tercer y último monarca del reino unido de Israel (es decir, antes de la separación del territorio israelita en los reinos de Judá e Israel).[4]​ Hijo del rey David, gobernó sobre un extenso territorio durante casi cuatro décadas,[5]​ posiblemente entre los años 965 y 928 a. C.[6]​ Durante el reinado de Salomón se construyó el primer Templo de Jerusalén y a él se le atribuye la autoría de los textos bíblicos titulados Libro de Eclesiastés, Libro de los Proverbios y Cantar de los Cantares.

Salomón
שְׁלֹמֹה
Rey de Israel[1]
Berruguete, Pedro - Salomon - c. 1500.jpg
Rey Salomón, por Pedro Berruguete.
Reinado
c. 965-928 a. C.[2]
Predecesor David
Sucesor Jeroboam en Israel
Roboam en Judá
Información personal
Nacimiento c. 988 a. C.
Jerusalén
Fallecimiento c. 928 a. C. (60 años)
Jerusalén
Familia
Casa real Casa de David
Padre David
Madre Betsabé
Consorte Naamah
Regente Naamah
Descendencia Roboam

Favoreció las relaciones comerciales llegando hasta la India en compañía de Hiram de Tiro. Entabló relaciones hasta con el Reino de Saba (Yemen). También mantuvo excelentes relaciones con los fenicios a los que entregó veinte ciudades de Galilea. [7]

En los textos mencionados se dice del rey Salomón que heredó un considerable imperio conquistado por su padre el rey David, que se extendía desde el Valle Torrencial en la frontera con Egipto hasta el río Éufrates, en Mesopotamia;[8][9][10][11][12]​ tenía una gran riqueza y sabiduría;[13]​ administró su reino a través de un sistema de 12 distritos;[14]​ poseyó un gran harén, el cual incluía a «la hija del faraón»;[15][16][17]​ honró a otros dioses en su vejez[18][19]​ y consagró su reinado a grandes proyectos de construcción.[20]

En el Corán, Salomón es considerado uno de los más importantes profetas. Los musulmanes se refieren generalmente a él con la variante árabe, Sulayman. En el Kebra Nagast (Libro de la Gloria de los Reyes de Etiopía), crónica pretendidamente histórica de los reyes de Etiopía, se describe la descendencia de Salomón desde su hijo Menelik I (hijo de Salomón de la Reina de Saba).

Salomón en la BibliaEditar

 
El Sueño de Salomón (Luca Giordano).
 
El rey Salomón junto a la Reina de Saba (Ghiberti).
 
Salomón escribe los Proverbios (Doré).
 
El juicio de Salomón (1617) por Peter Paul Rubens.

La historia de Salomón se narra en el Primer Libro de los Reyes, 1-11, y en el Segundo Libro de las Crónicas, 1-9, ambos incluidos en la Biblia, siendo la única fuente sobre este monarca. Se carece de inscripciones contemporáneas que lo mencionen, así como de evidencia aqueológica que confirme los datos bíblicos.[21]

El profeta Natán informó a David que Yahveh ha ordenado la muerte a su primer hijo como castigo por el pecado del rey, quien había enviado a la muerte a Urías, marido de Betsabé, para casarse con ella (2Samuel 12:14: «Has hecho blasfemar a los enemigos de Dios» (literalmente: ‘has despreciado los preceptos de Dios’). Tras una semana de oración y ayuno, David supo la noticia de la muerte de su hijo y se casó con Betsabé quien quedó embarazada, esta vez de Jedidías, conocido más tarde como Salomón.

Sucedió a su padre, David, en el trono de Israel hacia el año 970 a. C., .[22]​ quien lo nombró heredero a instancias de Betsabé y Natán, aunque tenía hijos de más edad habidos con otras mujeres. Fue proclamado antes de la muerte de su padre, ya que su medio hermano Adonías había anunciado sus pretensiones al trono.Adonías fue más tarde ejecutado por orden de Salomón, y el sacerdote Abiatar, partidario suyo, depuesto de su cargo, en el cual fue sustituido por Sadoc. También fue asesinado el general Joab sin respetar el derecho de asilo del santuario. Del relato bíblico parece deducirse que a la ascensión de Salomón al poder tuvo lugar una purga en los cuadros dirigentes del reino, que fueron reemplazados por personas leales al nuevo rey.

En ocasión de ofrecer un sacrificio en Gabaón, según el relato bíblico:

Yahveh se apareció a Salomón… y le dijo: Pide lo que quisieres que yo te dé. Y Salomón dijo:… Da pues a tu siervo un corazón magnánimo para juzgar a tu pueblo, para discernir entre lo bueno y lo malo [...] Y respondió Yahveh: lo he hecho conforme a tus palabras: he aquí que te he dado corazón sabio y entendido


Esa sabuduría, según el relato, le permitió llevar al Reino de Israel a su mayor esplendor. En la leyenda aparece atestiguada en el episodio conocido como el Juicio de Salomón.[23]

Salomón de acuerdo a su nombre, fue un rey pacífico, que se mantuivo en buenos términos con los soberanos vecinos y fue aliado del Hiram I de Tiro, quien lo auxilió en muchas de sus empresas.

La seguridad interna y el control de las vías de comunicación habían facilitado una amplia expansión del comercio hebreo., sus naves llegaron hasta Ofir, en algún lugar del Mar Rojo, donde cargaron 14.300 kg de oro.[24]

El esplendor de su corte llamó la atención de la reina de Saba, quien acudió a visitarlo.

Construcción del Primer TemploEditar

Emprendió numerosas obras arquitectónicas, entre las que destaca por encima de todas la construcción del Templo de Jerusalén como lugar para la permanencia del arca de la Alianza,[25]​ aunque destaca también la erección de un fabuloso palacio, la construcción de un terraplén que unía el templo con la ciudad de Jerusalén.

En sus construcciones participó un gran número de técnicos extranjeros, como albañiles y broncistas de Tiro o carpinteros de Gebal. Entre todos ellos destaca el arquitecto semiisraelita Hiram,[26]​ y se importaron lujosos materiales también procedentes de Fenicia.

Después de terminado el templo, en una oración que Salomón le hace a Yahvé le recuerda la promesa hecha a su padre David la cual fue “…no te faltara varón delante de mí, que se siente en el trono de Israel, con tal de que tus hijos guarden mi camino… ”[27]​ Dios les concedía tranquilidad en sus fronteras.[28][29]​ El orden y la alegría primaban.[30]

 
Vanidad de vanidades, y todo tipo de vanidad. Óleo que representa al rey Salomón ya anciano y meditabundo (Isaak Asknaziy, Rusia, siglo XIX).

Decadencia de SalomónEditar

No obstante, para consolidar el poder político de Israel en la región, contrajo matrimonio con una de las hijas del faraón (probablemente Siamón.) y se rodeó de lujos. Esto hizo, sin embargo, que en la segunda mitad de su reinado cayera en la idolatría, inducido por sus numerosas esposas extranjeras. De acuerdo con 1Reyes 11:3, «tuvo setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas, y esas mujeres le desviaron el corazón»[31]

 
Reino de Israel (monarquía unida) en tiempos de Saúl y David, 1020–966 a. C. El territorio continuó unido hasta la muerte de Salomón en 928 a.C.[32]

Tanto el rey como el pueblo se dedicaron a comerciar;[33]​ fueron atrapados por el ansia de riquezas y cayeron en el materialismo.[34]​ Aquí se dio el punto de inflexión hacia un modo de vida que posteriormente sería causa de reproches por parte de los profetas:

andan descarriados, todos se han pervertido. No hay quien practique el bien, no hay ni uno[35]​ En vez de administrar justicia, los propios hebreos… “oprimían a los pobres” “acechaban… a las personas. Sus casas estaban llenas de fraudes; con esos fraudes se han engrandecido y se han hecho ricos…[36][37][38]

En las transacciones, el rey demostraba que ya no era justo.[39]​ Reavivó el tema de la esclavitud en los infieles.[40]​ Permitió sacerdotes que en muchos casos eran indignos.[41]​ Se cubrió de elementos de guerra (carros y caballos).[42]

Aquel pecado de Salomón (priorizar la obtención de riquezas por sobre la Ley de Dios) fue la causa de que a su muerte se dividiera el reino de Israel.[43]

Pero aunque cometió este pecado , se arrepintió y luego escribió el Libro de Eclesiastés para aconsejar a otros a que no siguieran su ejemplo. Allí menciona «vanidad de vanidades, todo es vanidad» y esto se refiere a su vida inicua. Salomón escribe este libro como un testimonio y ejemplo de que las cosas de este mundo no son duraderas.

Lo sucedió su hijo Roboam, cuya madre era Naamá, amonita. Pero pronto, la parte norte aparecería como 'rebelde' (10 de las doce tribus de Israel, todas excepto Judá y Benjamín). Así quedaría dividido el reino.

Causas de la división del reinoEditar

 
Estampilla israelí dedicada al rey Salomón, 1960. Sus atributos son la balanza de la Justicia y el plano del Templo.[44]

Las construcciones emprendidas por el rey y el boato de su corte exigían enormes contribuciones en dinero y mano de obra, que la parte más próspera del pueblo -también ya imbuido de codicia- no quería aportar.[45]​ Los privilegios concedidos a Judá hicieron crecer el descontento entre las diez tribus del Norte (las más acaudaladas), donde Jeroboam hizo eco de este descontento y se puso al frente del levantamiento que llevaría más tarde a la separación de los reinos de Israel y de Judá.

DataciónEditar

Las fechas convencionales del reinado de Salomón derivan de la cronología bíblica y de la campaña del faraón Sisak quien supuestamente asedió Jerusalén durante el reinado de Roboam, hijo y sucesor de Salomón. Edwin Thiele la ha fijado entre aproximadamente 970 y 931 a. C. [46]

HistoricidadEditar

En las últimas décadas el progreso de la arquelogía, la implementación de técnicas más precisas y el estudio de los sitios en su contexto han puesto en cuestión el relato bíblico. El consenso académico es que las descripciones bíblicas de su gran reino, sus construcciones y su riquezas son invenciones posteriores. En general, salvo unos pocos estudiosos, se acepta la existencia de un gobernante llamado Salomón en la segunda mitad del siglo X a. C., pero se sabe que Jerusalén era entonces apenas una fortaleza y no la gran capital descripta en el Libro de los Reyes.[47][48][49]​ Algunos autores, sin embargo, conceden una mayor credibilidad al relato bíblico, concediendo que hay muchos elementos anacrónicos en la descripción del reinado de Salomón.[50]

Salomón en el imaginario colectivoEditar

En la tradición de la Iglesia ortodoxa etíope, se señala que Salomón tuvo un hijo con la reina de Saba, llamado Menelik I, quien sería futuro rey de Etiopía, y de quien la tradición dice que sacó el Arca de la Alianza de Israel, llevándosela a su reino: el libro Kebra Nagast relata esta historia.

En Las mil y una noches, varios cuentos árabes lo señalan como un poderoso rey, el cual poseía cualidades de hechicería que le permitieron consolidar un imperio y encarcelar a los numerosos demonios del desierto (ifrit). A los ifrit (genios), los encerró en vasijas de barro selladas con el nombre de Dios, por negarse estos a seguir los mandatos del Altísimo y someterse a los hombres. En el relato es llamado Sulaymán, hijo de Daud (David).

La presencia del monarca más sabio y justo de la historia no se limita a la Biblia, la Torá y el Corán, ya que también es nombrado en la Leyenda Áurea, un influyente libro medieval que contiene historias, mitos y leyendas de santos, cuando narra la leyenda de la Vera Cruz. Su sello, el hexagrama, también conocido como "La Estrella de David", es la piedra angular del judaísmo, símbolo del «Hagia Sophia» (Sabiduría Divina) que reinó durante cuarenta años en Israel y ha pasado a simbolizar la unión de la conciencia y el inconsciente. Relacionando el triángulo con el vértice hacia arriba con la conciencia, la sabiduría, lo divino; mientras que el triángulo invertido se vincula al mundo del inconsciente, a las tinieblas, la oscuridad y lo negativo.

También se relacionan con él "las minas del rey Salomón", o dentro del esoterismo medieval "el anillo de Salomón", que le fue otorgado por el Arcángel Gabriel. El poder mágico del célebre y sabio rey hebreo, radicaba en su anillo, ya que gracias a él, Salomón consiguió dominar el mundo de los espíritus y pudo llevar a cabo la gran empresa de construir el templo de Jerusalén. Esta tradición menciona que conocía el lenguaje de los animales y que su padre, el rey David, le enseñó el lenguaje de los pájaros llamado el Idioma Natural. Su curiosidad era tal que adquirió conocimientos sobre cristales y piedras; los misterios de la alquimia como la transmutación de los metales; el mundo vegetal y la vida eterna. Además tenía el don de hacer milagros, escribiendo cientos de libros al respecto, destacando el desaparecido "Manuscrito secreto de Salomón" que contiene hechizos, invocaciones, fórmulas y talismanes; actualmente es el texto más buscado por los estudiosos de las artes esotéricas.

El rey Salomón en el cine y en la televisiónEditar

Películas acerca del rey SalomónEditar

Año Título País Intérprete Director Formato
1909 The Judgment of Solomon /Solomon's Judgment EUA William Humphrey J. Stuart Blackton Cortometraje
1912 Le jugement de Salomon Francia René Alexandre Henri Andréani Cortometraje
1920 La Sacra Bibbia Italia Zuppelli Pier Antonio Gariazzo y Armando Vey Largometraje
1952 La regina di Saba Italia Gino Cervi Pietro Francisci Largometraje
1959 Solomon and Sheba /Salomón y la reina de Saba EUA Yul Brynner King Vidor Largometraje
1978 Greatest Heroes of the Bible:
The Judgment of Solomon
EUA Tom Hallick James L. Conway Serie de televisión
1995 Solomon & Sheba EUA Jimmy Smits Robert Young Telefilme
1997 Solomon /La Biblia: Salomón Reino Unido, EUA Ben Cross Roger Young Telefilme
2001 Animated Tales of The World:
"King Solomon & The Bee"
EUA Noam Meshulam Serie de animación para la televisión
2010 Molke Soleiman Irán Amin Zendegani Shahriar Bahrani Largometraje
2011 Song of King Solomon Reino Unido Jason Croot Stephen Southouse y Jason Croot Largometraje

Precesión y sucesiónEditar


Predecesor:
David
Salomón
Rey de Israel
—Reino unificado de Judá e Israel—

965-928 a. C.
Sucesor:
Roboam (rey de Judá)
Jeroboam (rey de Israel).

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. En referencia al reino unido primigenio, que tras su muerte se fragmentaría en dos partes: el reino del Norte —que conservó la nomenclatura de Israel— y el reino del Sur —referido como reino de Judá—.
  2. Estudio llevado a cabo dentro del Programa Científico Israelí y dedicado a la historia del pueblo judío (The Jewish People, Jerusalén: Keter, 1973, sección 7); fechas análogas consideradas por Philip Parker (Atlas of World History, Londres: Harper-Collins, 2004, pp. 30-31).
  3. 2 Samuel 12:25
  4. La Biblia lo describe como el hombre más sabio de la Tierra: «un corazón tan sabio y entendido, que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú» (1Reyes 3:12).
  5. su reino se extendía desde el río Éufrates hasta la frontera con Egipto; promovió el comercio internacional y la diplomacia, patrocinando asimismo grandes proyectos edilicios. Wilkinson (2011, p. 298)
  6. Estudio llevado a cabo dentro del Programa Científico Israelí y dedicado a la historia del pueblo judío (The Jewish People, Jerusalén: Keter, 1973, sección 7); similares son las fechas consideradas por Philip Parker (World History, Londres: Harper-Collins, 2004, pp. 30-31).
  7. José María Blazquez, Jorge Martínez-Pinna, Francisco Presedo, Raquel López Melero y Jaime Alvar, Historia de Oriente Antiguo, p.367, Madrid: Cátedra (1992), ISBN 84-376-1044-3.
  8. 1Reyes 4:21
  9. Deuteronomio 1:7,11:24
  10. Josué 1:4
  11. 2Samuel 8:3
  12. 1Crónicas 18:3
  13. 1Reyes 10:23
  14. 1Reyes 4:7
  15. 1Reyes 3:1
  16. 1Reyes 11:1,3
  17. 1Reyes 9:16
  18. 1Reyes 11:1-2
  19. 1Reyes 11:4-5
  20. 1Reyes 9:15,17-19
  21. Niemann, Hermann Michael (2015). «The Socio-Political Shadow Cast by the Biblical Solomon». History of Ancient Israel, Archaeology, and Bible Collected Essays. ISBN 978-3-86835-117-0. 
  22. 1Reyes 6:1
  23. 1Reyes 3:16-28
  24. 1Reyes 9:28
  25. 1Reyes 6
  26. 1Reyes 7:13-14
  27. 1Reyes 3:20
  28. 1Reyes 5:4
  29. Salmos 147:14
  30. 1Reyes 4:20
  31. 1Reyes 11:3
  32. Estudio llevado a cabo dentro del Programa Científico Israelí y dedicado a la historia del pueblo judío (The Jewish People, Jerusalén: Keter, 1973, sección 7); conclusiones reafirmadas por Sarah Kochab (Israel, Barcelona: Folio, 2005, p. 26).
  33. “Construyó el rey Salomón una flota…”, y se dedicó a comerciar (1Crónicas 22:3; 1Reyes 10:15
  34. 1Reyes 9:27,28
  35. Salmos 53:3
  36. Isaías 10:2
  37. Jeremías 5:27
  38. Miqueas 3:11
  39. 1Reyes 9:12-14
  40. 1Reyes 9:22
  41. 2Reyes 23:13,5
  42. Isaías 2:7). Esto contrariaba el mandato divino: “El rey… no deberá tener muchos caballos (porque se usaban para los carros de combate)”] (Deuteronomio 17:16,17; Éxodo 14:23; Josué 11:4,6; 1Reyes 20:25)
  43. 1Reyes 11:1-12
  44. Serie "Reyes de Israel", diseñada por Asher Kalderón.
  45. 1Reyes 12:4
  46. Thiele, Edwin (1983). The Mysterious Numbers of the Hebrew Kings (3ra ed.). Grand Rapids: Zondervan/Kregel, p. 78
  47. Finkelstein, Israel; Silberman, Neil Asher (2006). David and Solomon: In Search of the Bible's Sacred Kings and the Roots of the Western Tradition. Free Press. ISBN 978-0-7432-4362-9 p. 20
  48. Lipschits, Oded (2014). "The history of Israel in the biblical period". En Berlin, Adele; Brettler, Marc Zvi (eds.). The Jewish Study Bible (2nd ed.). Oxford University Press. ISBN 978-0-19-997846-5
  49. Wright, Jacob L. (July 2014). "David, King of Judah (not Israel)". The Bible and Interpretation. Consultado 19 de julio, 2020
  50. Shanks, Hershel (2010) Ancient Israel: From Abraham to the Roman Destruction of the Temple, p. 113

BibliografíaEditar

  • Dubnow, Simón (1977). Manual de la Historia Judía. Buenos Aires: Sigal. 
  • Kochav, Sarah (2005). Grandes civilizaciones del pasado: Israel. Barcelona: Folio. 
  • Sed-Rajna, Gabrielle (2000). L'abecedaire du Judaïsme. París: Flammarion. 
  • Wilkinson, Philip (2011). Religiões. Río de Janeiro: Zahar. 
  • Wilkinson, Philip (2008). Religions. 

Enlaces externosEditar