Abrir menú principal

Mark Hofmann

Falsificador, estafador y asesino estadounidense

Mark William Hofmann (nacido el 7 de diciembre de 1954) es un falsificador, estafador y asesino estadounidense. Considerado ampliamente como uno de los falsificadores más hábiles de la historia, Hofmann destaca especialmente por su creación de documentos relacionados con la historia del Movimiento de los Santos de los Últimos Días, también conocido como mormonismo.[1][2]​ Cuando sus planes comenzaron a desmoronarse, fabricó bombas con las que asesinó a dos personas en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos.

Mark William Hofmann
Información personal
Nacimiento 7 de diciembre de 1954
Salt Lake City, Utah, Bandera de Estados Unidos Estados Unidos
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Información profesional
Ocupación Falsificador, estafador
Información criminal
Cargo(s) criminal(es) Asesinatos múltiples
Falsificación
Estafa
Condena Cadena perpetua
Situación penal Recluso

Vida tempranaEditar

Mark Hofmann nació en Salt Lake City, Utah, Estados Unidos. Fue criado dentro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días por dos padres devotos religiosos.[3]​ Hofmann era un estudiante de secundaria por debajo del promedio, pero tenía muchos pasatiempos que incluían magia, electrónica, química y coleccionar sellos y monedas.[4]​ Se decía que él y sus amigos hicieron bombas por diversión en las afueras de Murray, Utah.[5]​ Según Hofmann, cuando todavía era un coleccionista de monedas adolescente, falsificó una marca de moneda rara en un centavo y una organización de coleccionistas de monedas le dijo que era genuino.[6]

Al igual que muchos hombres jóvenes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Hofmann se ofreció como voluntario para pasar dos años como misionero, y en 1973 la iglesia SUD lo envió a la Misión del Sudoeste de Inglaterra, en la ciudad de Bristol. Hofmann les dijo a sus padres que había bautizado a varios conversos; no les dijo que también había leído detenidamente la biografía de Joseph Smith de Fawn M. Brodie, Nadie sabe mi historia. Mientras estuvo en Inglaterra, Hofmann también disfrutó investigando librerías y comprando material mormón temprano, así como libros que criticaban el mormonismo.[7]​ Años después, Hofmann les dijo a los fiscales que había perdido su fe en la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cuando tenía unos catorce años.[8][9]​ Había aprendido que sus abuelos maternos habían seguido practicando poligamia en secreto durante más de una década después de que la iglesia terminara públicamente la práctica (no se renunció por completo hasta 1904).[10]​ Una exnovia creía que él realizó su misión solo por la presión social y el deseo de no decepcionar a sus padres.[11]

Después de que Hofmann regresó de su misión, se matriculó como pre-médico en la Universidad Estatal de Utah. En 1979, se casó con Doralee «Dorie» Olds, y la pareja finalmente tuvo cuatro hijos.[12]​ Dorie Olds Hofmann solicitó el divorcio en 1987, dos años después de que salieran a la luz sus crímenes, y se convirtió en cofundadora de una compañía de curación holística.

FalsificacionesEditar

Transcripción AnthonEditar

 
Falsificación de Hofmann del documento de egipcio reformado, archivos SUD. Nótese la columna y el «Calendario mexicano» descritos por Anthon

En 1980, Hofmann afirmó que había encontrado una Biblia del Rey Jacobo del siglo XVII con un papel doblado pegado dentro.[13]​ El documento parecía ser la transcripción que el escriba de Joseph Smith, Martin Harris, había presentado a Charles Anthon, un profesor de clásicos de Columbia, en 1828. Según la escritura mormona Joseph Smith – Historia, la transcripción y sus inusuales caracteres egipcios reformados fueron copiados por Smith de las planchas de oro de las cuales tradujo el Libro de Mormón.

Hofmann construyó su versión para ajustarse a la descripción del documento de Anthon, y su descubrimiento hizo la reputación de Hofmann. Dean Jessee, editor de los documentos de Joseph Smith y el experto más conocido en escritura a mano y documentos antiguos en el Departamento Histórico de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, concluyó que el documento fue escrito por Smith. La Iglesia anunció el descubrimiento de la Transcripción Anthon en abril y la compró a Hofmann por más de veinte mil dólares.[14]​ Tasado por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días por veinticinco mil dólares, se compró el 13 de octubre a cambio de varios artefactos que la iglesia poseía por duplicado, incluida una moneda mormona de oro de cinco dólares, billetes de Deseret, y una primera edición del Libro de Mormón. Creyendo que el documento era genuino, el destacado académico mormón Hugh Nibley predijo que el descubrimiento prometía «una prueba tan buena como la que obtendremos de la autenticidad del Libro de Mormón» porque pensó que el documento podría traducirse.[15]​ El profesor de zoología Barry Fell poco después afirmó haber descifrado el texto.[16]

Hofmann abandonó rápidamente la escuela y entró en el negocio como comerciante de libros raros. Pronto fabricó otros documentos históricamente significativos y se hizo notar entre los aficionados a la historia de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días por sus «descubrimientos» de materiales previamente desconocidos pertenecientes al Movimiento de los Santos de los Últimos Días. Estos engañaron no solo a los miembros de la Primera Presidencia, especialmente a Gordon B. Hinckley, entonces presidente de facto de la iglesia debido a la mala salud de los líderes más importantes,[17]​ sino que también a expertos e historiadores distinguidos.[18]​ Según Richard y Joan Ostling, Hofmann era en este momento un «apóstata oculto dentro del armario», motivado no solo por la avaricia sino también por «el deseo de avergonzar a la iglesia socavando la historia de la iglesia».[19]

Bendición de Joseph Smith IIIEditar

A principios de la década de 1980, un número significativo de nuevos documentos mormones ingresaron al mercado. Algunas veces la iglesia los recibió como donaciones y otros los compró. Según los Ostlings, «la iglesia publicitó algunas de las adquisiciones; orquestó las relaciones públicas para algunos que se sabía que eran sensibles; otros los adquirió en secreto y suprimió».[20]

En 1981, Hofmann llegó a la sede de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días con un documento que supuestamente proporcionaba pruebas de que Smith había designado a su hijo Joseph Smith III, en lugar de a Brigham Young, como su sucesor. En una carta de presentación falsificada, supuestamente escrita por Thomas Bullock y fechada el 27 de enero de 1865, Bullock regaña a Young por haber destruido todas las copias de la bendición. Bullock escribe que aunque cree que Young es el líder legítimo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conservaría su copia de la bendición. Dicha carta, de ser cierta, retrataría a Young y, por extensión, a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, bajo una luz desfavorable. En febrero de 1981, Hofmann intentó vender la carta al archivero principal de la Iglesia SUD.[21]​ Hofmann esperaba que la iglesia «compre la bendición en el acto y la entierre».[22]​ Cuando el archivero se resistió al precio, Hofmann lo ofreció a la Iglesia Reorganizada de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, actualmente conocida como la Comunidad de Cristo, que siempre había afirmado que se había otorgado la línea de sucesión sobre los descendientes de Smith pero que nunca había tenido pruebas escritas. Se produjo una lucha para adquirir el documento y Hofmann, haciéndose pasar por un mormón fiel, lo presentó a su iglesia a cambio de artículos por valor de más de veinte mil dólares.[23]​ Sin embargo, Hofmann también se aseguró de que el documento se hiciera público. Al día siguiente, el titular del New York Times decía: «El documento mormón plantea dudas sobre la sucesión de los líderes de la Iglesia»,[24]​ y la Iglesia SUD se vio obligada a confirmar el descubrimiento y presentar públicamente el documento a la Iglesia RLDS.[25]

Durante la carrera de las iglesias de Utah y Missouri para adquirir el documento de bendición, Hofmann descubrió «una palanca para ejercer un enorme poder sobre su iglesia», un poder para «amenazar y manipular a sus líderes con nada más siniestro que una hoja de papel».[26]​ El investigador del Fiscal de Distrito del Condado de Salt Lake, Michael George, creía que, después de que Hofmann hubiera forjado con éxito la bendición, su objetivo final era crear las ciento dieciséis páginas perdidas del Libro de Mormón, que podría haber llenado de inconsistencias y errores, venderlas «para que la iglesia se esconda» y luego, como había hecho a menudo con documentos embarazosos, «asegurarse de que su contenido se hiciera público».[27]

Carta SalamandraEditar

Quizá la más notoria de las falsificaciones mormonas de Hofmann, la Carta Salamandra, apareció en 1984. Supuestamente escrita por Martin Harris a W. W. Phelps, la carta presentaba una versión de la recuperación de las planchas de oro que contrastaban notablemente con la versión de los hechos sancionada por la iglesia. La falsificación no solo hizo que Smith hubiera estado practicando «cavar dinero» a través de prácticas mágicas, sino que también reemplazó al ángel que Smith dijo que se le había aparecido con una salamandra blanca.[28]

Después de que la carta fue comprada para la iglesia y se hizo pública, el apóstol de la Iglesia SUD Dallin H. Oaks afirmó a los educadores mormones que las palabras «salamandra blanca» podían conciliarse con el ángel Moroni de Smith porque, en la década de 1820, la palabra salamandra también podría refiérase a un ser mítico que se cree que puede vivir en el fuego , y un «ser capaz de vivir en el fuego es una buena aproximación de la descripción que Joseph Smith dio del Ángel Moroni».[29]

En 1984, Jerald y Sandra Tanner, críticos de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, se convirtieron en los primeros en declarar la carta como una falsificación a pesar de que, junto con otros de los «descubrimientos» de Hofmann, habrían fortalecido los argumentos de los Tanner contra la veracidad de la historia oficial mormona.[30]​ El experto en documentos Kenneth W. Rendell dijo más tarde que si bien «no había ningún indicio de falsificación en la propia carta, tampoco había evidencia de que fuera genuina».[31]

Otras falsificaciones mormonasEditar

Nadie está seguro de cuantos documentos falsificados creó Hofmann a principios de la década de 1980, pero incluyeron una carta de la madre de Joseph Smith, Lucy Mack Smith, que describe el origen del Libro de Mormón;[32]​ cartas de Martin Harris y David Whitmer, dos de los Tres Testigos, cada uno con un relato personal de sus visiones;[33]​ un contrato entre Smith y Egbert Bratt Grandin para la impresión de la primera edición del Libro de Mormón; y dos páginas del manuscrito original del Libro de Mormón tomadas en dictado de Smith a Oliver Cowdery.[34]

En 1983, Hofmann pasó por alto al departamento histórico de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y le vendió a Gordon B. Hinckley, miembro de la Primera Presidencia de la iglesia, un documento supuestamente escrito por Joseph Smith de 1825 que pretendía confirmar que Smith había estado buscando tesoros y practicando magia negra cinco años después de su primera Visión. Hofmann tenía la firma autenticada por Charles Hamilton, el «decano contemporáneo de los vendedores de autógrafos estadounidenses», vendió la carta a la iglesia por quince mil dólares y dio su palabra de que nadie más tenía una copia.[35]​ Luego, Hofmann filtró su existencia a la prensa, después de lo cual la iglesia se vio prácticamente obligada a entregar la carta a los eruditos para su estudio, a pesar de que previamente había negado que la tuviera en su poder.[36]

Para hacer que esta repentina inundación de importantes documentos mormones pareciera plausible, Hofmann explicó que confiaba en una red de tipsters, había rastreado metódicamente a los descendientes modernos de los primeros mormones y había extraído colecciones de cartas del siglo XIX que los coleccionistas habían guardado para matasellos en lugar de por su contenido.[37]

«El juramento de un hombre libre»Editar

Además de documentos de la historia mormona, Hofmann también falsificó y vendió firmas de muchos no mormones famosos, incluidos George Washington, John Adams, John Quincy Adams, Daniel Boone, John Brown, Andrew Jackson, Mark Twain, Nathan Hale, John Hancock, Francis Scott Key, Abraham Lincoln, John Milton, Paul Revere, Myles Standish y Button Gwinnett, cuya firma fue la más rara y, por lo tanto, la más valiosa, de cualquier firmante de la Declaración de independencia de los Estados Unidos.[38]​ Hofmann también falsificó un supuesto poema desconocido escrito por Emily Dickinson.[39][40]​ Pero el plan más grandioso de Hofmann fue forjar lo que quizás fue el documento perdido más famoso en la historia colonial estadounidense, el «Juramento de un hombre libre». El «Juramento» de una página se imprimió en 1639, el primer documento que se imprimió en las colonias americanas de Gran Bretaña; pero solo se habían hecho unas cincuenta copias, y ninguna de ellas existía. Un ejemplo genuino probablemente valía más de un millón de dólares en 1985, y los agentes de Hofmann comenzaron a negociar una venta a la Biblioteca del Congreso.[41]

AsesinatosEditar

A pesar de las considerables cantidades de dinero que Hofmann había ganado con la venta de documentos, estaba profundamente endeudado, en parte debido a su estilo de vida cada vez más lujoso y sus compras de libros genuinos de primera edición.[42]​ En un esfuerzo por liquidar sus deudas, intentó negociar una venta de la «colección McLellin», un supuesto grupo extenso de documentos escritos por William E. McLellin, uno de los primeros apóstoles mormones que finalmente rompió con la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Hofmann insinuó que la colección McLellin proporcionaría revelaciones desfavorables para la iglesia SUD. Pero Hofmann no tenía idea de dónde estaba la colección McLellin, ni tuvo tiempo para falsificar un grupo de documentos adecuadamente grande.[43]​ Aquellos a quienes Hofmann había prometido documentos o reembolsos de deudas comenzaron a acosarlo, y la venta del «Juramento de un hombre libre» se retrasó por las preguntas sobre su autenticidad.[44]

En un esfuerzo por ganar más tiempo, Hofmann comenzó a construir bombas. El 15 de octubre de 1985, asesinó por primera vez al coleccionista de documentos Steven Christensen, hijo de un fabricante de ropa localmente destacado, Mac Christensen.[45]​ Más tarde, el mismo día, una segunda bomba mató a Kathy Sheets, la esposa del antiguo empleador de Christensen. Como había previsto Hofmann, la policía inicialmente sospechaba que los atentados estaban relacionados con el inminente colapso de un negocio de inversiones del cual el esposo de Sheets, J. Gary Sheets, era el director y Christensen su protegido.[46]​ Al día siguiente, el propio Hofmann resultó gravemente herido cuando una bomba explotó en su automóvil. Aunque la policía se centró rápidamente en Hofmann como sospechoso de los atentados, algunos de los socios comerciales de Hofmann se escondieron, temiendo que también pudieran convertirse en víctimas.[47]

Juicio y sentenciaEditar

Durante la investigación de los atentados, la policía descubrió evidencia de falsificaciones en el sótano de Hofmann. También encontraron la planta de grabado donde había hecho la placa forjada para el «Juramento de un hombre libre». (Hofmann había cometido dos errores significativos en su «Juramento», creando una versión imposible de «camuflar» como verdadera).[48]

El examinador de documentos George Throckmorton analizó varios documentos de Hofmann que anteriormente se habían considerado auténticos y determinó que eran falsificaciones. Tres cartas supuestamente escritas desde una prisión de Illinois por Joseph Smith usaron diferentes tintas, papel e instrumentos de escritura. (Debido a que las cartas habían sido autenticadas por diferentes expertos, las inconsistencias habían escapado antes de la detección). Throckmorton también descubrió que algunos documentos, supuestamente escritos por diferentes personas, tenían estilos de escritura similares y que habían sido escritos con tinta casera de hierro que parecía agrietada. como piel de cocodrilo bajo un microscopio, aunque la tinta de época auténtica no.[49]​ Los investigadores también descubrieron que un poema utilizado para autenticar la escritura en la Carta Salamandra había sido falsificado por Hofmann e insertado en un Libro de Oración Común que alguna vez fue propiedad de Martin Harris.[50]

Hofmann fue arrestado en enero de 1986 y acusado de cuatro acusaciones por un total de veintisiete cargos, incluyendo asesinato en primer grado, entrega de una bomba, construcción o posesión de una bomba, robo por engaño y fraude de comunicación. Más tarde, en enero, se agregó una quinta acusación, que contiene cinco cargos adicionales de robo por engaño.[8][51]​ Inicialmente mantuvo su inocencia. Sin embargo, en una audiencia preliminar, los fiscales produjeron pruebas voluminosas de sus falsificaciones y deudas, así como también pruebas que lo vinculaban a las bombas.

Hofmann no solo enfrentó la posibilidad de la pena de muerte en Utah, sino que fue acusado de cargos federales de posesión de una ametralladora Uzi no registrada. Los fiscales de Nueva York también buscaron una acusación por la venta fraudulenta del «Juramento de un hombre libre». En enero de 1987, Hofmann se declaró culpable de dos cargos de asesinato en segundo grado, un cargo de robo por engaño por falsificar la Carta Salamandra, y un cargo de fraude por la venta falsa de la colección McLellin. Hofmann acordó confesar sus falsificaciones en audiencia pública, a cambio de lo cual los fiscales en Utah y Nueva York retiraron los cargos adicionales en su contra. Fue sentenciado a cadena perpetua con posibilidad de libertad condicional desde los cinco años de reclusión, pero el juez recomendó que Hofmann nunca fuera puesto en libertad.[52][53]

En 1988, ante la Junta de Indultos de Utah, Hofmann dijo que pensaba que plantar la bomba que mató a Kathy Sheets era «casi un juego ... en el momento en que hice la bomba, pensé que no importaba si era la señora Sheets, un niño, un perro... el que fue asesinado». Al cabo de una hora, la junta de libertad condicional, sorprendida por el «insensible desprecio por la vida humana» de Hofmann, decidió que realmente cumpliría su «vida natural en prisión».[54]

Después de que Hofmann fue encarcelado, fue excomulgado por la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su esposa solicitó el divorcio. Hofmann intentó suicidarse en su celda tomando una sobredosis de antidepresivos. Fue revivido, pero no antes de pasar doce horas acostado sobre su brazo derecho, bloqueando su circulación y causando atrofia muscular. La mano que usaba para falsificar quedaba así permanentemente inutilizada.[55]

Hofmann, delincuente del Departamento de Correcciones de Utah número 41235, fue encarcelado originalmente en la prisión estatal de Utah en Draper. Sin embargo, en 2016, fue transferido al Centro Correccional Central de Utah en Gunnison.[56]

InfluenciaEditar

Como maestro falsificador, Hofmann engañó a varios expertos en documentos de renombre durante su corta carrera. Algunas de sus falsificaciones fueron aceptadas por eruditos durante años, y una cantidad desconocida de ellas aún puede estar en circulación.[57][58][59][60][61]​ Pero son los documentos falsificados del Movimiento de los Santos de los Últimos Días de Hofmann los que han tenido la mayor importancia histórica. En agosto de 1987, los aspectos sensacionalistas del caso Hofmann llevaron al apóstol Dallin H. Oaks a creer que los miembros de la iglesia habían sido testigos de «algunos de los ataques más intensos contra la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde principios del siglo XX». Un estudiante de mormonismo, Jan Shipps, acordó que los informes de prensa «contenían una cantidad asombrosa de insinuaciones que asociaban el plagio de Hofmann con los comienzos mormones. Myriad informa de un supuesto secreto y encubrimiento por parte de las autoridades generales SUD, y no pocos escritores se refirieron a la forma en que una cultura que se basa en una escritura encontrada es particularmente vulnerable a las ofertas de estafadores».[62]

Según los Ostlings, las falsificaciones de Hofmann solo podrían haberse perpetrado «en relación con la curiosa mezcla de paranoia y obsesión con la que los mormones se acercan a la historia de la iglesia».[63]​ Después de la exposición de Hofmann, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días trató de corregir el registro, pero el «daño a las relaciones públicas y las pérdidas por falsificación significaron que la iglesia también fue una víctima de Hofmann».[64]​ Robert Lindsey también ha sugerido que Hofmann «estimuló una explosión de investigación histórica sobre el entusiasmo juvenil de Joseph Smith por la magia [que] no se marchitó después de su condena».[65]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Barker, Nicolas (2003). «A Scandal in America». Form and Meaning in the History of the Book: Selected Essays (en inglés). Londres: British Library. ISBN 0-7123-4777-1. 
  2. "Dealer In Mormon Fraud Called A Master Forger" from The New York Times; Mark Hofmann from Everything2; Forging a Collection from University of Delaware Library
  3. Robert Lindsey, A Gathering of Saints: A True Story of Money Murder and Deceit (New York: Simon and Schuster, 1988), 41. Que su abuela «fue el producto de una unión mormona polígama dieciséis años después de la abolición del manifiesto de la iglesia de 1890 la poligamia... era un secreto que los miembros de la familia de Mark rara vez discutían».
  4. Lindsey, 55.
  5. Lindsey, 55. Hofmann fue graduado en el lugar 573 en una clase de 700 alumnos.
  6. Lindsey, 370. Hofmann decidió que si los expertos decían que la moneda era genuina, entonces «era» genuina, y no engañaba a nadie a quien se la vendió.
  7. Lindsey, 56.
  8. a b Richard Turley, "Victims: The LDS Church and the Mark Hofmann Case" (Urbana and Chicago: University of Illinois Press, 1992), 205–206, 316.
  9. Metcalfe, Brent. «Brent Metcalfe – Early Years, Mark Hofmann, the Salamander Letter, and the Bombings». Mormon Stories (en inglés). Consultado el 23 de agosto de 2014. 
  10. Naifeh, Steven; Smith, Gregory White (2005) [1988]. The Mormon Murders (en inglés). St. Martin's Press. pp. 77-78. ISBN 0-312934-10-6. 
  11. Lindsey, 243.
  12. Lindsey, 58. Hofmann era un «padre práctico... que empujaba carriolas, cambiaba pañales y asistía a reuniones de barrio con un bebé en el brazo». Worrall, 233.
  13. Robert Lindsey, A Gathering of Saints: A True Story of Money Murder and Deceit (New York: Simon and Schuster, 1988), 65–66.
  14. Lindsey, 68–69.
  15. Lindsey, 66–69.
  16. Lindsey, 70–71.
  17. "Lindsey, 101: «A los setenta y dos años, Hinckley había comenzado a cumplir el papel que dominaría cada vez más su vida, su papel como presidente de facto de la iglesia».
  18. Algunos apologistas SUD discuten el hecho de que la iglesia fue engañada por las falsificaciones de Hofmann. Sin embargo, el 18 de octubre de 1995, después del arresto de Hofmann, Hinckley dijo: «Francamente admito que Hofmann nos engañó... Compramos esos documentos solo después de asegurarnos de que eran genuinos... No me da vergüenza admitir que fuimos victimizados. No es la primera vez que la Iglesia se encuentra en tal posición. Joseph Smith fue victimizado una y otra vez. El Salvador fue victimizado. Lamento decir que a veces sucede». Meridian Magazine
    • Archivado el 6 de febrero de 2010 en la Wayback Machine., Noviembre de 2006. Steven Naifeh and Gregory White Smith, The Mormon Murders: A True Story of Forgery, Deceit, and Death (St. Martin's, 2005), 435–437. «Al principio de la investigación, los amigos de Mark Hofmann y Steven Christensen repetidamente les dijeron a los detectives que habían estado presentes cuando Hofmann y Christensen recibieron llamadas telefónicas de Gordon Hinckley. Los registros telefónicos mostraron que Hofmann realizó varias llamadas a la oficina de Hinckley desde el teléfono de su automóvil durante la semana anterior a los bombardeos... Pero Hinckley habló de Hofmann como si apenas reconociera su nombre. En repetidas ocasiones cuando se le preguntó sobre el documento, Hinckley respondió: "No recuerdo".» Lindsey, 267. Como Simon Worrall ha escrito, Hofmann «había engañado a los hombres más poderosos de la iglesia mormona... Eran videntes, dotados del poder del discernimiento que, según el Libro de Mormón, podían "traducir" todos los registros que son de fecha antigua. Sin embargo, cuando Gordon B. Hinckley y el presidente de la Iglesia, Spencer W. Kimball, habían examinado la Transcripción de Anthon, no habían podido traducir los jeroglíficos falsos de Hofmann como si hubieran estado escritos en swahili. Mientras Hofmann recordaba cómo las lágrimas habían llegado a sus ojos, sintió una oleada de placer sádico». Simon Worrall, The Poet and the Murderer: A True Story of Literary Crime and the Art of Forgery (New York: Dutton, 2002), 104. Roger Launius, in a review of Linda Sillitoe and Allen Roberts, Salamander: The Story of the Mormon Forgery Murders, 2nd ed. (Salt Lake City: Signature Books, 2006) in the John Whitmer Historical Association Journal 8 (1988), escribe: «Igualmente intrigante, por qué la comunidad histórica mormona no estaba tan dispuesta a aceptar los hechos del caso y solo a regañadientes reconoció que Hofmann era un asesino y que sus documentos eran falsos? Sospecho que tiene algo que ver con la falta de voluntad de admitir que Hofmann los había engañado».
  19. Richard N. Ostling and Joan K. Ostling, Mormon America: The Power and the Promise (HarperSanFrancisco, 1999), 253; Worrall, 104.
  20. Ostling, 252–53. «Gordon B. Hinckley, el segundo consejero de la Primera Presidencia, manejó en gran medida la política en estos asuntos y dirigió las respuestas de relaciones públicas de la iglesia».
  21. Turley, 42.
  22. Lindsay, 75.
  23. Lindsey, 80–81.
    En 2011, se reveló que Hofmann se había grabado a sí mismo lanzando el documento falso a los archivos de la iglesia RLDS, la actual Comunidad de Cristo. (Jensen, Derek P. (29 de julio de 2011). «Mark Hofmann tape-recorded RLDS scam while it was in progress». Salt Lake Tribune (en inglés). )
  24. Turner, Wallace (19 de marzo de 1981). «Mormon Document Raises Doubts On Succession Of Church's Leaders». The New York Times (en inglés). Consultado el 12 de mayo de 2010. 
  25. Lindsey, 80–81.
  26. Lindsey, 298
  27. Robert Lindsey, A Gathering of Saints (New York: Simon & Schuster, 1988), 300. «Era posible, pensó George, que Hofmann pudiera haber destruido el mormonismo. Quizás eso es lo que quería hacer, y hacerse rico al mismo tiempo.»
  28. Lindsey, 118–19.
  29. "1985 CES Doctrine and Covenants Symposium" (August 16, 1985), 22–23, at Utah Lighthouse Ministry website.
  30. Utah Lighthouse Ministry website. Hofmann, visiblemente perturbado, hizo una visita personal a los Tanner. "¿Por qué ustedes de todas las personas?" preguntó. (Lindsey, 136).
  31. Kenneth W. Rendell, Forging History: The Detection of Fake Letters and Documents (Norman: University of Oklahoma Press, 1984), 130.
  32. La Iglesia SUD publicitó esta «descubrimiento» de Hofmann a través de una conferencia de prensa el 23 de agosto de 1982. La falsificación era una carta completa con un matasellos de 1828 de Palmyra, Nueva York. En la conferencia de prensa, Dean Jessee afirmó que una falsificación de Hofmann parecía auténtica no solo por la letra de Lucy Smith sino también por el matasellos de época y el franqueo correcto. Lindsey, 95–97.
  33. Lindsey, 95, 97.
  34. Dallin H. Oaks, "Recent Events Involving Church History and Forged Documents", Ensign (LDS magazine), Octubre de 1987.
  35. Lindsey, 100–06.
  36. Allan D. Roberts, "The Truth is the Most Important Thing: A Look at Mark W. Hofmann, the Mormon Salamander Man"
  37. Lindsey, 95, 98.
  38. Lindsey, 377.
  39. Se ha escrito un libro sobre el poema falsificado, el que fue vendido por Sotheby's en 1997, mucho después de que Hofmann hubiera sido encarcelado. Simon Worrall, The Poet and the Murderer (New York: Dutton, 2002).
  40. Worrall, Simon (8 de abril de 2000). «The impersonation of Emily» (en inglés). The Guardian. Consultado el 11 de abril de 2019. 
  41. Brian Innes, Fakes & Forgeries: The True Crime Stories of History's Greatest Deceptions (Pleasantville, New York: Reader's Digest, 2005), 132–34.
  42. Lindsey, 147. Por ejemplo, Hofmann pagó veintidós mil quinientos dólares por una primera edición de Las aventuras de Sherlock Holmes para agregar a una colección que estaba reuniendo para su esposa.
  43. En realidad, había dos colecciones sobrevivientes de documentos de McLellin, de las cuales Hofmann no sabía nada. Uno fue descubierto por un periodista de Salt Lake City poco después de que Hofmann fuera herido por su propia bomba. Los documentos eran interesantes (McLellin describió a Joseph Smith «como un dictador corrupto e incluso asesino que sedujo a las jóvenes bajo el pretexto de la revelación divina»), pero los documentos no eran tan espectacularmente «antimormones» como había implicado Hofmann. Robert Lindsey, A Gathering of Saints: A true Story of Money Murder and Deceit (New York: Simon and Schuster, 1988), 254–56; Introduction to the Signature Books edition of the McLellin Papers
  44. Lindsey, 249–54.
  45. Mac Christensen fue fundador de las tiendas de ropa Mr. Mac del área de Utah.
  46. Lindsey, 179–82. La tarde siguiente a los bombardeos, Hofmann se reunió con el apóstol de la iglesia SUD Dallin Oaks sobre la colección McLellin, una reunión que el coleccionista de documentos Brent Metcalfe creía que tenía un significado religioso para Hofmann. «Acaba de matar a dos personas. ¿Y qué hace? Baja al edificio de oficinas de la iglesia y se encuentra con Dallin Oaks. Ni siquiera puedo imaginar la prisa, dado el marco de referencia de Hofmann, que esto le habría dado. Al estar parado frente a uno de los apóstoles designados por Dios, después de asesinar a dos personas, y esta persona no escucha ninguna palabra de Dios, no intuye nada. Para Hofmann, eso debe haber sido un apuro absoluto. la parodia definitiva contra Dios». Simon Worrall, The Poet and the Murderer: A True Story of Literary Crime and the Art of Forgery (New York: Dutton, 2002), 232.
  47. Lindsey, 21.
  48. Innes, 134–37.
  49. Lindsey, 260, 270–71, 274–75.
  50. Lindsey, 288–91.
  51. Linda Sillitoe; Allen Roberts (2006). Salamander: The Story of the Mormon Forgery Murders (en inglés). Salt Lake City, Utah, Estados Unidos: Signature Books. pp. 157-159. 
  52. The Mormon Forgery Murders
  53. Naifeh and White, 491, 521–523.
  54. Lindsey, 373–74. Hofmann también le dijo al investigador Michael George que estaba desconcertado por la atención prestada a sus víctimas de asesinato: «No siento nada por ellos. Mi filosofía es que están muertos. No están sufriendo. Creo que la vida es básicamente inútil. Podrían haber muerto con la misma facilidad en un accidente automovilístico. No creo en Dios. No creo en una vida futura. "No saben que están muertos".» (378) En la primera edición de Salamandra (1988) de Sillitoe, se cita a Hofmann en referencia al señor Sheets, no a la señora Sheets.(513)
  55. Worrall, 248: «La sobredosis masiva de antidepresivos que tomó poco después de que Dorie Olds solicitó el divorcio (en 1987) lo dejó inconsciente durante doce horas en la cuna de la prisión con el brazo derecho atrapado debajo de él. Como resultado del bloqueo a su circulación, los músculos de su brazo están atrofiados. El antebrazo está marchito casi hasta el hueso».
  56. Winslow, Ben (19 de septiembre de 2016). «Notorious bomber Mark Hofmann moved to Gunnison prison» (en inglés). KSTU. 
  57. «Mark Hofmann fue, sin lugar a dudas, el falsificador más hábil que este país haya visto jamás», dijo Charles Hamilton, un comerciante de documentos de Nueva York que es ampliamente considerado como el más prominente detector de documentos falsos de Estados Unidos. Fue el primero en determinar que los ampliamente publicitados diarios de Hitler de hace varios años eran falsificaciones. El señor Hamilton dijo de Hofmann que ha «perpetrado con mucho los mayores fraudes monetarios a través de falsificación que este país nunca ha tenido», agregando que «me dejé engañar - engañó a todo el mundo». New York Times, February 11, 1987.
  58. Will Bagley (3 de marzo de 2002). «History Matters: Lee Etching: Truth or a Clever Hoax?». The Salt Lake Tribune (en inglés). pp. B1. Consultado el 7 de septiembre de 2010. 
  59. Steve Mayfield (12 de junio de 2006). «The John D. Lee Lead Scroll» (en inglés). Foundation for Apologetic Information & Research. Consultado el 7 de septiembre de 2010. 
  60. Van Hale (7 de octubre de 2007). «John D. Lee Scroll, Another Forgery?». Mormon Miscellaneous Worldwide Talk Show (en inglés). Consultado el 7 de septiembre de 2010. 
  61. Elaine Jarvik (7 de septiembre de 2002). «A Hofmann forgery 'would be bombshell'». Deseret News (en inglés). Consultado el 7 de septiembre de 2010. 
  62. Jan Shipps, Sojourner in the Promised Land: Forty Years Among the Mormons (Urbana: University of Illinois Press, 2000), pp. 107–08. See also John Brooke, Refiner's Fire: The Making of Mormon Cosmology, 1644–1844 (New York: Cambridge University Press, 1994).
  63. Richard N. Ostling and Joan K. Ostling, Mormon America: The Power and the Promise (HarperSanFrancisco, 1999), 252.
  64. Ostling, 254.
  65. Posteriormente, la iglesia SUD levantó barreras más altas para el acceso de los académicos a los archivos de la iglesia. Según Lindsey, el asunto de Mark Hofmann alentó a muchos académicos a penetrar más profundamente en la historia mormona que sus líderes más conservadores querían dejar sin explorar, y que era poco probable que los líderes de la iglesia pudieran contener completamente los fuegos de la curiosidad intelectual que Hofmann ayudó a avivar. Lindsey, 372–73. En contraste, el apóstol Dallin H. Oaks argumentó que las políticas de la iglesia SUD que restringían el acceso a sus archivos eran similares a las de otros archivos grandes como por ejemplo la Biblioteca Huntington. Dallin H. Oaks, "Recent Events Involving Church History and Forged Documents," Ensign (LDS magazine), (October 1987), p. 63.

Enlaces externosEditar