Menstruación

desprendimiento del endometrio y sangre por la vagina desde el útero

La menstruación, también llamada menorrea, período o regla, es la expulsión periódica de un fluido biológico complejo, compuesto por sangre, secreciones vaginales y células endometriales del revestimiento uterino, que pasa por la vagina. Este fluido de aspecto similar a la sangre, es una manifestación visible del ciclo menstrual de las mujeres y hembras en edad reproductiva en ciertas especies de mamíferos. La mayoría de estas especies son primates: todos o la mayoría de los Catarrhini (monos del Viejo Mundo, de los que el ser humano forma parte), así como algunos Platyrrhini (monos del Nuevo Mundo). Los murciélagos y una especie de musaraña, el macroscélido de Peters, también tienen menstruación. En otros mamíferos, el tejido endomentrial es generalmente reabsorbido por las paredes uterinas.[1][2]

Menstruación
MenstrualCycle2 es.svg
Información anatómica
Sistema Genital
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

La menstruación corresponde a la evacuación de la capa superficial de la mucosa del útero, llamado endometrio, que se había formado anteriormente durante el ciclo menstrual para albergar un posible óvulo fecundado. Se produce en la última fase del ciclo menstrual, llamada fase postovulatoria, cuando el óvulo no es fecundado, la superficie del endometrio, ricamente vascularizada, es evacuada por la vagina en forma de hemorragias más o menos abundantes, durante un periodo que puede durar de tres a diez días, y que puede ir acompañado de dolor.[3]

En las mujeres la primera menstruación o menarquia aparece entre la preadolescencia y la adolescencia, y cesa definitivamente en el momento de la menopausia. La menstruación suele interrumpirse durante el embarazo. El volumen del flujo menstrual oscila entre 50 y 60 mililitros de sangre, pero varía según cada mujer y los ciclos.[4]

EtimologíaEditar

El término menstruación procede del latín mensis "mes" (del griego mén ‘mes’ y méne ‘luna) que evoca una relación con los ciclos lunares mensuales.

GeneralidadesEditar

La menstruación es la descarga de un complejo fluido biológico compuesto por sangre, secreciones vaginales y células endometriales de la pared uterina. Se produce tras un ciclo menstrual en el que el óvulo que no ha sido fecundado.[5]​ No todas las hemorragias que pueden producirse durante el ciclo menstrual son menstruaciones, por ejemplo puede producirse una hemorragia durante la nidificación en el embarazo.[6]

La primera menstruación o menarquía se produce a una edad variable para cada mujer, que se estima entre los 12 y los 13 años. Sin embargo, pueden aparecer mucho antes o mucho después, sin que sean indicativos de una enfermedad. La edad de menarquía está afectada por factores socioeconómicos, principalmente aquellos relacionados con la alimentación y la actividad física y ha ido bajando significativamente durante el siglo anterior.[7]​ La menstruación puede tardar varios ciclos en ser regular. [8]​El hipotético efecto McClintock indicaría que cuando varias mujeres viven juntas, la menstruación se sincroniza. Sin embargo, este efecto es muy controvertido y las pruebas científicas actuales sugieren que no hay sincronización y que la observada se debe al azar. Este fenómeno se ha observado en otros animales, como los ratones, en forma de sincronización del celo dentro del mismo grupo, fenómeno conocido como efecto Whitten.[9]

Número de menstruaciones en la vida de una mujerEditar

El número de periodos en la vida de una mujer varía. El hecho de que las mujeres menstrúen todos los meses es relativamente reciente, ya que sus antepasados alternaban con frecuencia el embarazo y la lactancia, lo que impedía la aparición de la menstruación (amenorrea de la lactancia). [10][11]

El número de períodos menstruales también depende en gran medida del entorno social. Se calcula que una mujer estadounidense tiene unas 450 menstruaciones a lo largo de su vida, mientras que una mujer aborigen australiana tiene unas 180, debido al mayor número de hijos concebidos y a la lactancia que sigue al embarazo. También se cree que las mujeres del Paleolítico estaban mal reguladas, debido a su corta esperanza de vida, al número de embarazos experimentados y a la posterior lactancia materna, pero también a su actividad física o a su mala salud, periodos que podían llevar a la falta de menstruación.[12]​ Estas diferencias de comportamiento (embarazos más espaciados, ausencia o acortamiento de los períodos de lactancia), así como una pubertad más temprana, implican un mayor riesgo de carencia de hierro para la mujer occidental actual.[10]

FrecuenciaEditar

La menstruación es un acontecimiento fisiológico de las mujeres sexualmente maduras, que se repite cíclicamente cada 28 o 29 días aproximadamente, aunque en el 90% de las mujeres varía entre 24 y 36 días.[13]​ Lo mismo ocurre en las hembras de todos los grandes primates.[14]

FisiologíaEditar

 
Ciclo menstrual.

En la menstruación, se produce el sangrado vaginal, fruto de la descamación de la capa funcional del endometrio.
Este sangrado fisiológico es consecuencia de la brusca caída de los niveles de las hormonas ováricas, que ocurre si no se ha producido la implantación de un blastocisto.
El ovario sintetiza y secreta distintas hormonas:

Ciclo menstrualEditar

La menstruación forma parte del ciclo sexual femenino, el cual prepara el cuerpo de la mujer cada mes, para un posible embarazo. Un ciclo se cuenta desde el primer día de una menstruación hasta el primer día de la siguiente. El ciclo menstrual promedio tiene una duración de 28 días. Los ciclos pueden oscilar de 21 a 35 días en las mujeres adultas, y de 21 a 45 días en las jóvenes.
Para que se presente el ciclo menstrual, durante el mes debe producirse la fluctuación de unas sustancias químicas del cuerpo denominadas hormonas.[15]

El ciclo sexual femenino está compuesto por cuatro etapas: la fase menstrual, la fase folicular, la fase ovulatoria y la fase lútea.

Fase ováricaEditar

Tiene como elemento fundamental al folículo. Su desarrollo y maduración presenta tres características generales básicas:

  • Selectividad: el folículo destinado a ovular procede de una población de folículos en crecimiento que, a su vez, provienen de una masa de folículos primordiales en reposo, formada durante el desarrollo embrionario y fetal.
  • Continuidad: la puesta en marcha del desarrollo folicular es un proceso continuo hasta que las reservas estén exhaustas.
  • Regularidad: el desarrollo folicular es un proceso regular y ordenado, con un índice constante de folículos que abandonan el pool[nota 1]​ en una unidad de tiempo. Esto significa que el ovario es un sistema regulado y coordinado, de manera que el inicio del crecimiento folicular se realiza a intervalos de tiempo regulares y con un índice constante de depleción[nota 2]​ de pool.

Fase uterina (ciclo endometrial)Editar

Las distintas estructuras que forman el útero se hallan sometidas a la influencia de las hormonas ováricas. Las modificaciones más importantes se producen en el endometrio, también se observan en el moco cervical, como expresión de la actividad de las glándulas del endocervix, y en forma mayor enfocada en sangre.

Bajo la acción sucesiva de los estrógenos y la progesterona producidos por el ovario, la mucosa endometrial experimenta cambios cíclicos en su estrato funcional que se diferencian en tres etapas:

  • Proliferativa o estrogénica (del 5.º al 13.er día del ciclo).
  • Secretora o progestacional (del 14.º al 29.º día del ciclo).
  • Menstrual o de disgregación (del 1.º al 4.º día del ciclo).

Manejo de la menstruaciónEditar

La menstruación se puede manejar de diferentes formas usando objetos o técnicas como toallas, tampones, telas, servilletas o copas menstruales, entre otros. Estos productos atrapan la sangre menstrual para evitar que manche o dañe la ropa e incomode. El correcto manejo de estos productos es importante para evitar el desarrollo del síndrome del choque tóxico, una enfermedad bacteriana rara pero que puede ser mortal.[16]

Productos desechablesEditar

Entre los productos desechables para manejar la menstruación se encuentran:

  • toalla sanitaria (también conocida como toalla femenina, compresa o toalla higiénica), un rectángulo o cuadrado de material absorbente, mismo que se adhiere en la ropa interior para absorber el flujo menstrual. Suelte tener un respaldo adhesivo para mantener la toalla en su lugar.
  • tampones: son cilindros desechables hechos con rayón y/o algodón tratado o vellón de algodón, generalmente blanqueado, que se insertan en la vagina con y sin aplicador para absorber el flujo menstrual.
  • discos menstruales desechables hechas de plástico blando: un dispositivo firme y flexible en forma de copa que se usa dentro de la vagina para recolectar el flujo menstrual.

Productos reutilizablesEditar

  •  
    Copa menstrual
    copas menstruales: dispositivo firme y flexible en forma de campana que se usa dentro de la vagina para recolectar el flujo menstrual. Las copas menstruales suelen estar hechas de silicona y pueden durar 5 años o más.
  • toallas de tela: toallas que están hechas de algodón (a menudo orgánico), felpa o franela, y son cosidas a mano (con material o ropa y toallas viejas reutilizadas) o comprarse en tiendas
  • ropa interior acolchada o a prueba de períodos: ropa interior de tela reutilizable (generalmente de algodón) con capas extra absorbentes cosidas para absorber el flujo. Algunos también utilizan tecnología patentada para ser resistente a las fugas, como la marca THINX.
  • esponjas menstruales: naturales o sintéticas que se usan internamente como un tampón para absorber el flujo menstrual.
  • manta o toalla - una manta o toalla convencional colocada entre las piernas para absorber el flujo menstrual.

Otros métodosEditar

Algunos métodos alternativos de manejo de menstruación sin objetos incluyen a las técnicas de sangrado libre.[17]

Alteraciones de la menstruaciónEditar

Hay numerosos términos médicos relacionados con problemas en la menstruación:[18]

  • Amenorrea es la ausencia de menstruación.
  • Dismenorrea es una irregularidad que causa dolor abdominal o pélvico antes o durante la menstruación. Es el trastorno menstrual más frecuente.
  • Hipermenorrea es sinónimo de menorragia.
  • Hipomenorrea es la disminución anormal del flujo menstrual o de la duración de la menstruación, pero con intervalos intermenstruales normales.
  • Menorragia es el aumento anormal del flujo menstrual o de la duración de la menstruación, pero con intervalos intermenstruales normales. Ésta se produce cuando la menstruación se extiende más allá del límite de siete días o bien implica una pérdida de sangre mayor a 80 ml.
  • Oligomenorrea es el trastorno del ciclo menstrual caracterizado por un intervalo excesivo, por lo general superior a 35 días, entre una menstruación y la siguiente.
  • Polihipermenorrea es la menstruación frecuente y profusa, por aumento de la cantidad de flujo menstrual y acortamiento del intervalo intermenstrual. Es sinónimo de menorragia y de hipermenorrea.
  • Polimenorrea es el trastorno del ciclo menstrual caracterizado por un intervalo excesivamente corto, generalmente inferior a 21 días, entre una menstruación y la siguiente.

AmenorreaEditar

La falta de menstruación desde el punto de vista médico, puede ser clasificada como fisiológica o patológica. Se considera amenorrea cuando no hay presencia de sangrado en al menos 3 ciclos menstruales consecutivos sin relación con el embarazo y puede deberse a un desequilibrio hormonal, tratamientos médicos o problemas uterinos. La amenorrea requiere tratamiento médico.[19]

Amenorrea fisiológicaEditar

La ausencia de menstruación se considera fisiológica o normal en los siguientes casos:

  • Antes de la pubertad. La primera menstruación se le denomina menarquia o menarca. Así como algunas niñas ingresan en la pubertad antes que otras, lo mismo ocurre con el período. La edad media de la menarquía es a los 12 años, pero varía de una niña a otra (puede ocurrir entre los 8 y los 16 años).[20][21]
  • En el embarazo. La amenorrea siempre está presente en el embarazo. Por tanto, si una mujer joven con presencia constante de la menstruación deja de menstruar durante unos meses y ha tenido relaciones sexuales sin practicar medida alguna de anticoncepción, se puede considerar entonces el embarazo como causa posible de amenorrea.
  • En la lactancia. La amenorrea que se produce durante la lactancia tiene su origen en una caída hormonal en el eje hipotalámico-hipofisario-adrenal y es de duración variable. El endometrio no crece ni se desarrolla debido a una disminución en la producción de estrógenos y progesterona, y a él aumento en la liberación de prolactina.
  • En la menopausia. El cese permanente de la menstruación tiene su causa fisiológica en la declinación de la secreción de estrógenos por pérdida de la función de los folículos ováricos. La menopausia se sitúa habitualmente alrededor de los 51 años.[22]

Amenorrea patológicaEditar

La amenorrea patológica no es por sí misma una enfermedad, sino un síntoma importante.[23]​ La amenorrea puede ser primaria o secundaria. La amenorrea primaria se define como la ausencia de la menstruación en mujeres de 16 años o más.[24]​ Tiene una incidencia de un 0,1%. En la mayoría de los casos puede ser producida por enfermedades genéticas que afectan el aparato genital o desajustes hormonales.[25]

Se define como amenorrea secundaria la ausencia de períodos menstruales durante tres o más meses en una mujer que ya ha comenzado a menstruar y que: no está embarazada, que no está lactando y que tampoco está en la menopausia. Aunque la causa mayoritaria de la amenorrea secundaria es el embarazo, también puede deberse a un problema hormonal.[26]

Junto a la amenorrea se pueden presentar otros síntomas, como:[23]

  • Secreción de leche por el pezón
  • Pérdida del cabello
  • Dolor de cabeza
  • Cambios en la visión
  • Exceso de vello facial
  • Dolor pélvico
  • Acné
Causas más frecuentes de amenorrea patológica[25]
Tipo de causa Amenorrea primaria Amenorrea secundaria
Uterinas síndrome de Rokitansky; himen imperforado; síndrome de Morris síndrome de Asherman, estenosis cervical; tuberculosis genital, endometritis
Ováricas Síndrome del ovario poliquístico (SOP); síndrome de Turner; disgenesia gonadal Fallo ovárico prematuro por varias causas: genética, autoinmune, infecciosa, radioterapia, quimioterapia (SOP)
Hipotálamo-hipofisarias Pérdida de peso; ejercicio intenso; hiperprolactinemia; hipopituitarismo; craneofaringioma, glioma; germinoma; quiste dermoide; radioterapia holocraneal; cirugía craneal Pérdida de peso, ejercicio, estrés, anorexia nerviosa e idiopática; hiperprolactinemia; hipopituitarismo; síndrome de Sheehan; craneofaringioma; radioterapia holocraneal; lesiones craneales; sarcoidosis, tuberculosis
Sistémicas Enfermedades crónicas de larga evolución (diabetes mellitus, cardiopatías, enfermedades intestinales inflamatorias); Alteraciones endocrinas (patología tiroidea, síndrome de Cushing) Diabetes, lupus; trastornos endocrinos (síndrome de Cushing, patología tiroidea)
Por drogas y fármacos - Cocaína y opiáceos; fármacos psicotropos; progesterona, análogos de la GnRH

El tratamiento de la amenorrea dependerá de la causa que la origina. En la mayoría de los casos, la amenorrea desaparece al tratar las causas, y tiene buen pronóstico, con excepción del cáncer de útero.[27]

Coloración de la menstruaciónEditar

La menstruación es de color rojo brillante en la mayoría de los casos, pero la alteración en la pigmentación de la sangre suele ser un indicativo importante de cambios en el ciclo menstrual o enfermedades relacionadas con este.[28]​ Las principales coloraciones que las mujeres pueden detectar en su regla son:

Rojo pálido o rosa: es normal en los primeros sangrados, al inicio de la vida fértil de la mujer o en mujeres que utilizan métodos anticonceptivos hormonales (especialmente las pastillas anticonceptivas).

Anaranjado: suele ser indicativo de infección vaginal. Es común que vaya a acompañado de dolor, irritación y/o comezón.

Rojo opaco: la causa más probable es que sea sangre que no fue expulsada del útero el periodo pasado, por lo que se secó y tomó la coloración oscura o ligeramente amoratada. No se considera un problema médico, a menos de que vaya acompañada de otros malestares.

Café o negra: similar al punto anterior, se trata de restos de tejido endometrial que quedaron en periodos anteriores. suele ocurrir en mujeres con ciclos menstruales irregulares.

Prejuicios socialesEditar

Debido a factores sociales, históricos y culturales, muchas veces la menstruación es estigmatizada socialmente y usada como forma de discriminación.[29][30]​ Ya en la Antigüedad, Plinio (nat. 7, 64-65) atribuía a la sangre menstrual una serie de efectos funestos. Dependiendo de las culturas y las sociedades, la menstruación es asociada a prejuicios como la impureza, la suciedad, la falta de "delicadeza", dignidad, recato y se condiciona a mantenerse en lo privado. Para ello se han encontrado mecanismos sociales tanto a nivel familiar como a nivel comercial y de mercadotecnia para articular un discurso que refuerce el ocultamiento de la menstruación.[29]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. fondo, reserva.(Diccionario Collins inglés-español)
  2. Disminución de la concentración de un sustancia o de líquido en el cuerpo de un organismo, especialmente en la sangre.(Diccionario doctissimo)

ReferenciasEditar

  1. Saltzman, Wendy; Tardif, Suzette D.; Rutherford, Julienne N. (2011). Hormones and Reproduction of Vertebrates (en inglés). Elsevier. pp. 291-327. ISBN 978-0-12-374928-4. doi:10.1016/b978-0-12-374928-4.10013-6. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  2. Dasgupta S. (2015). «Por qué las mujeres son uno de los pocos mamíferos que tienen menstruación.». BBC Earth. 
  3. Farage, Miranda A.; Maibach, Howard I. (2006). The vulva: anatomy, physiology, and pathology. Informa Healthcare. ISBN 0-8493-3608-2. OCLC 65195252. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  4. Pastor, Daniela Alejandra (30 de julio de 2020). Introducción a la anatomía y fisiología femenina género diverse. figshare. p. 32-34. 
  5. Yang, Heyi; Zhou, Bo; Prinz, Mechthild; Siegel, Donald (1 de octubre de 2012). «Proteomic Analysis of Menstrual Blood *». Molecular & Cellular Proteomics (en inglés) 11 (10): 1024-1035. ISSN 1535-9476. doi:10.1074/mcp.M112.018390. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  6. Vallet, Marion (2017). «Tous les saignements ne sont pas des règles !». Cycle Naturel (en francés). Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  7. Hernández, M. Isabel; Unanue, Nancy; Gaete, Ximena; Cassorla, Fernando; Codner, Ethel (2007). «Edad de la menarquia y su relación con el nivel socioeconómico e índice de masa corporal». Revista médica de Chile 135 (11): 1429-1436. ISSN 0034-9887. doi:10.4067/S0034-98872007001100009. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  8. Winckler, 2008, pp. 55-56.
  9. Thiébaut, Élise (DL 2017, ©2017). Ceci est mon sang : petite histoire des règles, de celles qui les ont et de ceux qui les font. La Découverte. p. 169-171. ISBN 978-2-7071-9292-9. OCLC 973884866. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  10. a b Rushton, D. Hugh; Barth, Julian H. (2010-01). «What is the evidence for gender differences in ferritin and haemoglobin?». Critical Reviews in Oncology/Hematology (en inglés) 73 (1): 1-9. doi:10.1016/j.critrevonc.2009.03.010. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  11. Winkler, 2008, pp. 31-33, 46-47.
  12. Winckler, 2008, pp. 30-35.
  13. Fisiología Ginecológica - Resumen WILLIAMS, COSTANZO, LAGMAN, MOORE, CTO, AMIR https://www.udocz.com/
  14. Shreya Dasgupta (2015). «Por qué las mujeres son uno de los pocos mamíferos que tienen Menstruación?». BBC Earth. Consultado el 16 de diciembre de 2019. 
  15. Office on Women's Health - U.S. Department of Health and Human Services. «La menstruación y el ciclo menstrual». www.womenshealth.gov en español. Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  16. Arenas-Gallo, Camilo; Ramírez-Rocha, Gabriela; González-Hakspiel, Laura Constanza; Merlano-Alcendra, Catalina; Palomino-Suárez, Daniela; Rueda-Espinel, Santiago (20 de mayo de 2020). «Aceptabilidad y seguridad de la copa menstrual: revisión sistemática de la literatura». Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología 71 (2): 163-177. ISSN 2463-0225. doi:10.18597/rcog.3425. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  17. «El ‘free bleeding’ o la nueva revolución para naturalizar la regla». La Vanguardia. 31 de diciembre de 2018. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 
  18. OPS-OMS, (ed.). «Conceptos, Descriptores de Ciencias de la Salud». Biblioteca virtual en salud (bvs). Consultado el 9 de setiembre de 2019. 
  19. «Falta de menstruación, no sólo por embarazo». Salud y Medicinas. Consultado el 1 de junio de 2020. 
  20. Valdés Gómez W.; Espinosa Reyes T.; Leyva Álvarez de la CampaI G. (2013). «Menarquia y factores asociados». Rev Cubana Endocrinol (Habana, Cuba) 24 (1). Consultado el 22 de febrero de 2020. 
  21. Hernández M.I.; Unanue N.; Gaete X.; Cassorla F.; Codner E. (2007). «Edad de la menarquia y su relación con el nivel socioeconómico e índice de masa corporal». Rev. méd. Chile (Santiago, Chile) 135 (11). Consultado el 22 de febrero de 2020. 
  22. «¿Qué es la menopausia?». Asociación Española para el Estudio de la Menopausia. Archivado desde el original el 10 de agosto de 2014. Consultado el 9 de diciembre de 2016. 
  23. a b «Amenorrea». Clínica Mayo. Consultado el 10 de julio de 2021. 
  24. «Amenorrea primaria». Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  25. a b «Protoloco SEGO. Amenorrea primaria y secundaria. Sangrado infrecuente (actualizado febrero 2013)». Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. 2013. doi:10.1016/j.pog.2013.04.006. Consultado el 10 de julio de 2021. 
  26. «Amenorrea secundaria». Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. Consultado el 8 de diciembre de 2016. 
  27. «¿Qué es la amenorrea?». Top Doctors. Consultado el 10 de julio de 2021. 
  28. «Lo que dice el color de tu menstruación». Salud y Medicinas. Consultado el 1 de junio de 2020. 
  29. a b Muñoz, Daniela Lillo (22 de diciembre de 2017). «Menstruación y patriarcado: discursos de poder en los carteles de baños de mujeres». Contextos: Estudios de Humanidades y Ciencias Sociales (en inglés) (38): 129-143. ISSN 0719-1014. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 
  30. «Patriarcado usa a la menstruación para someter a las mujeres » cimacnoticias.com.mx». cimacnoticias.com.mx. 30 de enero de 2013. Consultado el 29 de septiembre de 2020. 

BibliografíaEditar

  • Winckler, Martin (2008). Tout ce que vous avez voulu savoir sur les règles sans jamais avoir osé le demander (PDF). Fleurus. p. 143. ISBN 978-2-215-09481-4. OCLC 494367668. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  • Comparato, M. R. Ginecología en esquemas (11-12, 30-38, 99-110).
  • Debuse, M. Curso Crhas de Mosby: Lo esencial en aparato endocrino y reproductor (17-24, 77-88).
  • Gori y Laruss, A. Ginecología de Gori (49-87, 512-522).
  • Guyton-Hall Tratado de fisiología médica (1115-1129).
  • El Manual Merck, 10.ª ed. (Edición del Centenario) (1938, 1948-1950).
  • Rakel, P. (2005). Conn’s Current Therapy. 57th. ed. Philadelphia, PA: WB Saunders (1291-1293).
  • Stenchever, A. (2001). Comprehensive Gynecology. 4th. ed. St. Louis, MO: Mosby (1109-1119).

Enlaces externosEditar