Paladín

(Redirigido desde «Paladines»)
Roldán, líder de los paladines.

Paladín era cada uno de los doce legendarios guardianes de Carlomagno en los cantares de gesta de la denominada "materia de Francia" o ciclo carolingio. Su base histórica son los servidores del officium palatinum de la corte merovingia del siglo VIII y acontecimientos como la batalla de Roncesvalles y el enfrentamiento de los carolingios con los omeyas de Al-Ándalus en la Marca Hispánica. A partir de su figura legendaria se creó la institución aristocrática de los Doce Pares de Francia.

Índice

EtimologíaEditar

La palabra proviene del latin palatinus ("oficial del palacio"). El palacio en cuestión es la corte carolingia. La forma original en francés es palaisin.

Versiones de la leyenda de los paladinesEditar

Los nombres de los doce paladines varían de romance a romance, y a veces se cuentan más de doce paladines. Todas las historias hablan de paladines con los nombres Roland (castellanizado Roldán) y Olivier u Oliver. Otros recurren a personajes como el Arzobispo Turpín, Ogier de Dane, Huon de Burdeos, Fierabrás, Renaud de Montauban y Ganelón.

Las historias de los paladines de Carlomagno rivalizaron en popularidad con el ciclo artúrico de las historias del rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda.

Ludovico Ariosto y Torquato Tasso, utilizaron en sus poemas épicos las hazañas de los paladines; y lo propio hizo Miguel de Cervantes en Don Quijote de la Mancha.

En lengua castellana hubo varias obras literarias que específicamente desarrollaban la leyenda de los paladines: en el siglo XVI apareció La historia del emperador Carlomagno y de los doce pares de Francia; en el siglo XVII, el poema épico El Bernardo, escrito en el Virreinato de la Nueva España, (hoy México), por Bernardo de Balbuena y publicado en las prensas de Diego Flamenco en Madrid en 1624.

Los doce paladines de Carlomagno, tal como aparecen en el Cantar de Roldán son:

Los italianos Ariosto y Tasso nombraron a otros paladines:

Evolución lingüísticaEditar

El término "paladín", actualmente, se utiliza para referirse (principalmente en la ficción) a una persona que asume la tarea de defender o proteger algo.

El uso más habitual es en la expresión "Paladín de la justicia", para referirse a alguien que se dedica a lograr el cumplimiento de las leyes, sean éstas legales o legitimadas por la sociedad a la cual el paladín pertenece.

Paladines en la cultura popular actualEditar

En el siglo XX, el conocido juego de rol Dungeons & Dragons ofrece una clase de personaje llamada paladín, inspirada por las historias de Carlomagno.[1]​ Muchos juegos de rol y videojuegos han seguido sus pasos y también disponen de una clase jugable de paladín, que en general es visto como un caballero sagrado con facultades de lucha cuerpo a cuerpo y capacidades curativas, defensa y represión de seres demoniacos. Algunas de las cualidades que se suelen asignar a los paladines son el heroísmo y la inflexibilidad en el cumplimiento de la ley y de las promesas.

También aparecen en Warcraft y más tarde en World of Warcraft, donde es una clase jugable.

En el mismo estilo, algunos juegos de cartas coleccionables disponen de cartas de Paladín. En el caso de Magic: el encuentro, existen varias.[2]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. DeVarque, Aardy. «Literary Sources of D&D». Archivado desde el original el 19 de febrero de 2005. Consultado el 23 de febrero de 2007. 
  2. [paladin «Wizards of the Coast Gatherer»]. Consultado el 26 de septiembre de 2009.  Búsqueda de "Paladín"