Abrir menú principal

Película coral

género cinematográfico

Cine coral es un término que se utiliza para definir un tipo de cine en el que se presentan varias historias y personajes cuya conexión tiene lugar en el clímax de la obra. Etimológicamente deriva de la forma musical del coro.

Una de las películas más importantes del género es Vidas cruzadas (Short Cuts, 1993) del director Robert Altman. Otros directores tan dispares como , Quentin Tarantino, Alejandro González Iñárritu, Clint Eastwood, Paul Haggis o Luis García Berlanga también han dirigido películas en este formato aunque de géneros diferentes.

Descripción del géneroEditar

Etimológicamente, toma la definición de la forma musical del coro,[1]​ pero en el cine se diferencia por que hay una serie de personajes igualmente importantes, y en que sus destinos se entrecruzan en un punto de la película. Por otro lado el diccionario del cine lo define como «entrecruzamiento de crónicas dramáticas.»[2]

En definitiva, una película coral es un tipo de película o género cinematográfico en la que la tensión narrativa se divide en varios personajes haciendo que normalmente no haya un protagonista único en la obra. Se trata de que a partir de un incidente, varios personajes tomen un camino común, que pueden cruzarse o no al final de la película.

Una de las películas más importantes de este género y que creó escuela[3][1]​ es la película de Robert Altman Vidas cruzadas (1993), película ganadora de un León de Oro en el festival Internacional de Cine de Venecia y que surgió como el resultado de unir nueve relatos breves de Raymond Carver llamados Short Cuts. Vidas cruzadas.[3]​ Otra de las películas que ayudó al género es la película de Quentin Tarantino Pulp Fiction, convertida en clásico, y seguida de cerca por la obra de Guy Ritchie.[2]

Los diálogos de una película coral reflejan el ambiente de la película pero no avanzan la acción puesto que apenas posee argumento, por ejemplo en Plácido de Luis García Berlanga (1961).[4]​ El espectador se identifica con todos y ninguno de los personajes que pierden o ganan peso argumental según lo requiere el guionista. El hecho de utilizar tantos personajes puede llegar a confundir al espectador por lo que es muy difícil conseguir una película coral.[5]

Dos de los problemas más frecuentes en este tipo de género es el que se causa al insertar demasiados personajes haciendo que no se puede profundizar en los mismos, y otro el revestir de azar el resultado del cruce de los personajes.[1]​ Aunque también puede pasar que se preste demasiada atención a uno de los personajes en perjuicio de los otros.

Principales películas coralesEditar

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. a b c Jacques Mandelbaum (edición del 20.06.07). «Grandeza y decadencia del cine coral». Le Monde (en francés). Archivado desde el original el 19 de septiembre de 2008. Consultado el 21 de junio de 2011. 
  2. a b «Películas corales». Excessif.com (en francés). 22 de febrero de 2008. Archivado desde el original el 7 de julio de 2011. Consultado el 21 de junio de 2011. «Dossier de cuatro páginas que analiza el género a través de varias películas». 
  3. a b LUIS CONDE-SALAZAR (4 de septiembre de 2009). «Cine coral, el accidente incidente». ABC. Consultado el 21 de junio de 2011. 
  4. José Luis Borau. «Lecciones de cine-2». La imagen cinematográfica. Consultado el 21 de junio de 2011. «Curso del autor en la Fundación Juan March de Madrid.» 
  5. Jorge Esteban Blein. «3.13 El Protagonista (I)». Buscacine. Consultado el 21 de junio de 2011.