Playa

zona de arena o pequeñas piedras cerca del mar u otra zona de agua como un lago

Una playa es un accidente geográfico junto a una masa de agua que consta de partículas sueltas. Las partículas que componen una playa suelen estar hechas de roca, como arena, grava, guijarros, guijarros, etc., o de fuentes biológicas, como conchas de moluscos o algas coralinas. Los sedimentos se depositan en diferentes densidades y estructuras, dependiendo de la acción del oleaje local y el clima, creando diferentes texturas, colores y gradientes o capas de material.

Playa en Barbados.

Aunque algunas playas se forman en lugares de agua dulce, la mayoría de las playas se encuentran en áreas costeras donde la acción de las olas o de las corrientes marinas deposita y repasa los sedimentos. La erosión costera y el cambio de las geologías de las playas se producen a través de procesos naturales, como la acción de las olas y los fenómenos meteorológicos extremos. Donde las condiciones del viento son adecuadas, las playas pueden estar respaldadas por dunas costeras que ofrecen protección y regeneración para la playa. Sin embargo, estas fuerzas naturales se han vuelto más extremas debido al cambio climático, alterando permanentemente las playas a un ritmo muy rápido. Algunas estimaciones describen que hasta el 50 por ciento de las playas arenosas de la tierra desaparecerán para el 2100 debido al aumento del nivel del mar impulsado por el cambio climático.[1]

Las playas de arena ocupan alrededor de un tercio de las costas del mundo.[1]​ Estas playas son populares para la recreación, desempeñando importantes funciones sociales, económicas y culturales, a menudo impulsando las industrias turísticas locales. Para apoyar estos usos, algunas playas cuentan con infraestructuras artificiales, como puestos de salvavidas, vestuarios, duchas, chozas y bares. También pueden tener lugares de hospitalidad (como resorts, campamentos, hoteles y restaurantes) cercanos o viviendas, tanto para residentes permanentes como de temporada.

Las playas a nivel mundial sufren impactos directos e indirectos de la acción humana. Los impactos directos incluyen malas prácticas de construcción en dunas y costas, mientras que los impactos humanos indirectos incluyen contaminación del agua, contaminación plástica y erosión costera por el aumento del nivel del mar y el cambio climático. Algunas prácticas de gestión costera están diseñadas para preservar o restaurar los procesos naturales de las playas, mientras que algunas playas se restauran activamente a través de prácticas como la nutrición de las playas.

Basura en una playa de Hawái.

Las playas salvajes, también conocidas como playas prístinas, playas sin desarrollar o sin descubrir, son playas que no se desarrollan para el turismo o la recreación. Estas playas preservadas son ecosistemas que cumplen funciones importantes para mantener la biodiversidad acuática o marina, como lugares de reproducción de tortugas marinas o áreas de anidación de aves marinas o pingüinos. Las playas preservadas y sus dunas asociadas son importantes para la protección contra el clima extremo para los ecosistemas del interior y la infraestructura humana.

Tipos de sedimentosEditar

 
Playa de Varadero en Cuba.

Los sedimentos en las playas pueden variar en composición dependiendo de las fuentes que alimentan la playa. Estos sedimentos pueden ser litogénicos o terrígenos, biogénicos o mixtos.

Los sedimentos terrígenos provienen de la corteza terrestre. Muchos de ellos son silicatos (tanto claros como oscuros), micas o minerales oscuros, sobre todo hierro y magnesio. Estos se transportan por los ríos desde tierra adentro hasta la costa, por lo cual se debería encontrar playas más terrígenas cerca de las desembocadura de los ríos.

Los sedimentos biogénicos, en cambio, provienen del océano o del mar y se forman con los restos de las partes duras de carbonato de calcio de los organismos marinos. A diferencia de los terrígenos, los sedimentos biogénicos se producen in situ, lo que significa que no viajan grandes distancias. La gran mayoría se produce cerca de la playa a la cual alimentan.

Finalmente, las playas con sedimentos mixtos cuentan con dos fuentes alternas o simultáneas de sedimentos: sedimentos terrígenos que provienen del río y sedimentos que provienen de los organismos marinos (biogénicos) que habitan el área.

 
Los derrames de petróleo afectan a las playas, sus ecosistemas y las personas que dependen de ellos. En la foto, voluntarios limpian petróleo en la playas afectadas por el derrame ocurrido en 2019 en el nordeste de Brasil.

Pendiente y formaEditar

La pendiente de la playa es moldeada por la acción del oleaje, siendo este el principal agente de cambio en la forma de la playa, pero no el único (pueden serlo también el viento, el ser humano, etc.).

Cuando una playa tiene una pendiente inclinada está cerca de tener un perfil reflejante, a veces llamado perfil de verano. La acumulación de sedimentos se ve tanto en la cara de la playa, como en la parte de atrás de la misma y da paso a la formación de bermas. El perfil de invierno o perfil disipado, se caracteriza por una pendiente suave o casi plana. La gran mayoría de los sedimentos se transportan hacia la playa submarina formando la fosa y la barra. Sin embargo, estos perfiles no se corresponden necesariamente con las estaciones del año.[2]

FormaciónEditar

 
Cox's Bazar, Bangladés es una de las playas más grandes del mundo.
 
Varias de las playas de Península Valdés en la provincia de Chubut, Argentina, son playas protegidas para el apareamiento de diversos animales, incluyendo los lobos marinos.

Para que se forme una playa debe haber ciertas condiciones que lo permitan. Primero debe existir un área geomórfica que permita la acumulación de sedimentos. Segundo, debe ser mayor la acumulación o acreción de sedimentos que la erosión, ya que si la segunda es mayor, no habrá una acumulación permanente. Recordemos que toda playa ha alcanzado naturalmente un ciclo entre la acreción y erosión. Sin embargo, si se insertan nuevas variables que afecten esta relación se puede sobrepasar el límite geomórfico de la playa y desencadenar una serie de eventos que pueden llevar a la pérdida de la playa.

El tamaño del sedimento va a depender de la fuerza del oleaje en la playa. Si es una playa de alta energía, por lo general el sedimento va a ser grueso. Mientras que en playas de energía baja o media baja, los sedimentos van a ser finos y medios, aunque puedan presentar clastos debido a la acción de temporales y marejadas.

La playa es una formación geomórfica dinámica y cambiante, que está en permanente cambio. Están sujetas a cambios extraordinarios generados por la acción del oleaje, los eventos climáticos (tropicales y extratropicales), la acción del ser humano, etc. Por eso no se puede decir que se fue dos veces a la misma playa, ya que la playa de hoy es diferente de la de ayer y mañana.

El término "playa" también tiene una acepción a menudo empleada en los textos de geografía y geología para designar a los bordes fluctuantes de lagos salobres, salinos o de salares propiamente dichos. Es un término muy frecuente en México y el Oeste de los Estados Unidos. Estos lagos salinos suelen presentarse en cuencas endorreicas o depresiones de escasa profundidad donde la evaporación es muy intensa, por lo que se van acumulando las sales, al precipitarse, en el fondo de las mismas.

Colores de la arenaEditar

La composición de la arena varía según los minerales y la geología locales.[3]​ Algunos de los tipos de arena que se encuentran en las playas de todo el mundo son:

Tipos de arena de playa
Arena blanca y fina hecha de cuarzo puro en la playa Hayms, en Australia. 
Arena amarilla en la playa de Castelldefels, España  
Una de las playas de arena rosa de Bermuda en el parque Astwood. 
Arena negra en la playa de Ajuy, España. 
Arena roja de la isla de Santorini, en Grecia. 
Arena naranja en Bahía Ramla, en Malta. 
Detalle de la arena verde en la playa de Papakolea en Hawai. 
Arena gris en playas del municipio de Zandvoort, en Holanda.  

La playa como hábitatEditar

 
Playa en las Islas Galápagos (Ecuador).

Una playa es un entorno inestable que expone a las plantas y animales que lo habitan a condiciones dinámicas, siempre cambiantes. Sin embargo, esos patrones cíclicos diarios y estacionales proporcionan a numerosos organismos vegetales y animales fuentes de alimentación y refugio. Algunos pequeños animales hurgan en la arena y se alimentan del material depositado por las olas. Es común encontrar cangrejos, insectos y pequeños pájaros, además de otros animales migratorios y ocasionales, como las tortugas marinas, quienes depositan sus huevos en las playas.

Playas más largasEditar

Entre las playas más largas del mundo se encuentran:

  • Playa de las ochenta millas (220 kilómetros) en el noroeste de Australia;
  • Playa de Cassino (212 kilómetros) en Brasil;
  • Playa de Isla del Padre (alrededor de 182 kilómetros) en el Golfo de México, Texas.
  • Playa de las noventa millas, Victoria (151 kilómetros) en Victoria, Australia;
  • Bazar de Cox, Bangladés (150 kilómetros ininterrumpidos);
  • Playa Novillero (unos 90 kilómetros) en México.
  • Playa de las noventa millas en Nueva Zelanda (88 kilómetros);
  • Playa de la Isla Fraser (alrededor de 65 kilómetros) en Queensland, Australia;
  • Playa Troia-Sines (63 kilómetros) en Portugal;
  • Costa de Jersey, alrededor de 204 kilómetros.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b «En un siglo habrán desaparecido la mitad de las playas del mundo». Consultado el 20 de enero de 2021. 
  2. «Restauración de sistemas dunares». www.miteco.gob.es. Consultado el 27 de enero de 2021. 
  3. a b c d e f g h i j k King, HM (2019). «Sand». Geology.com. Consultado el 14 July 2019. 
  4. a b c d Stierwalt, Sabrina. «How does sand get its color?». Quick & Dirty Tips. Consultado el 14 July 2019. 
  5. «About Different Types of Sand». Sciencing. Consultado el 28 March 2018. 
  6. «A Caribbean beach could offer a crucial test in the fight to slow climate change». MIT Technology Review. Consultado el 6 de noviembre de 2020. 

Enlaces externosEditar