Abrir menú principal

Orden de los Serafines

(Redirigido desde «Real Orden de los Serafines»)

La Real Orden de los Serafines (en sueco: Kungliga Serafimerorden; serafín es una categoría de los ángeles) es una orden de caballería sueca, creada por el rey Federico I de Suecia el 23 de febrero de 1748, junto a la Orden de la Espada y la Orden de la Estrella Polar.

Real Orden de los Serafines
Kungliga Serafimerorden
Seraphim.jpg
Estrella de la Orden.
Otorgada por SM el Rey de Suecia.
Tipo Orden de caballería
Lema Iesus Hominum Salvator
Elegibilidad Hasta 1975: Suecos y extranjeros.
Desde 1975: Jefes de Estado extranjero u otros extranjeros de rango extranjero, miembros de la Familia Real Sueca.
Otorgada por Servicios a Suecia.
Gran maestre SM el rey Carlos XVI Gustavo de Suecia
Canciller Ingemar Eliasson
Estado Actualmente en vigor
Estadísticas
Primera otorgada 1748
Precedencia
Siguiente menor Orden de la Espada
Seraphimerorden ribbon.svg
Pasador de la Real Orden de los Serafines

HistoriaEditar

Después de la reorganización de las órdenes en 1975, la Orden solo se concede a jefes de Estado extranjeros y miembros de la Familia Real sueca (el último sueco plebeyo nombrado fue Sten Rudholm).

La Orden tiene una sola clase, con la dignidad de caballero (miembro en caso de las mujeres), y es la orden más importante de Suecia.

Las tres mencionadas órdenes, junto a la Orden de Vasa, forman las Órdenes de Su Majestad el Rey (sueco Kungl. Maj:ts Orden) [1]​ (Swedish Kungl. Maj:ts Orden),[2]​ un término también usado para la cancillería de las órdenes en el Palacio Real. Un caballero sueco (o miembro) de la Orden de los Serafines, no es conocido como caballero (miembro) de los Serafines, sino como Caballero y Comandante de las Órdenes de Su Majestad el Rey (sueco: Riddare och Kommendör av Kunglig Majestäts Orden).

Este tratamiento se utiliza debido a que la palabra sueca orden es una vieja forma plural que indica que un caballero tiene que ser un Comandante Gran Cruz o primera Clase de al menos una de las otras órdenes suecas. Los caballeros extranjeros son mayormente caballeros de la Orden de los Serafines.

Un caballero de la orden puede ser titulado «Caballero» (sueco: Herr) más su apellido, que era el título formal de los caballeros seculares de la orden (nobles de alto rango sin título) nombrados por el Rey de Suecia, una costumbre que cesó en el siglo XVII. Hasta 1975 los hijos del monarca sueco eran caballeros de la Orden. En la actualidad los hijos e hijas del monarca sueco no se convierten en caballeros o miembros de la Orden hasta que cumplen los dieciocho años.

Antiguamente los caballeros de la Orden estaban obligados a supervisar los principales hospitales y manicomios de Suecia, y en particular, el Hospital de los Serafines, un importante hospital en Estocolmo que fue cerrado en 1980.

Insignias y vestidurasEditar

 
Collar de la Orden de los Serafines

Los Caballeros y Miembros de la Orden llevan la insignia en un collar (cadena) o en una banda en el hombro derecho y la estrella en el pecho izquierdo.

  • El Collar de la Orden es de oro, con once cruces patriarcales esmaltadas en azul y once serafines.
  • La insignia de la Orden es un blanco esmaltado con la Cruz de Malta dorada.
  • La estrella de la Orden es la misma que en el anverso de la insignia, exceptuando que las cruces y serafines son de plata, sin esmalte y sin la corona real.
  • La cinta (banda) de la Orden es de color azul claro, en referencia a los serafines azules.

Antigua Ceremonia de InvestiduraEditar

La nominación de nuevos miembros tuvo lugar una vez al año en la Cámara de Serafines del Palacio de Estocolmo, generalmente el lunes después del primer domingo de Adviento, para recordar a los Caballeros que la fe se debía al Rey de Sión.

Sin embargo, la recepción real en la Orden se fijó el 28 de abril, el cumpleaños del rey Federico I, el fundador de la Orden. En el intervalo entre la nominación y la recepción, el miembro recién elegido solo podía usar la estrella, pero no la cruz con la cinta.

La recepción de nuevos caballeros en la Orden tuvo lugar en Estocolmo en la Iglesia Riddarholmen o en la capilla real del Palacio de Estocolmo, en presencia de todos los Caballeros y funcionarios de la Orden, así como también de los Comandantes de todas las demás órdenes.

Las ceremonias fueron las siguientes:

El rey estaba sentado debajo de un dosel a la derecha del altar y los Caballeros reunían bancos ocupados a la derecha y a la izquierda, mientras que el Caballero recién elegido se colocaba ante el altar entre dos Caballeros mayores, que actuaban como patrocinadores. . Después del canto del himno "Ven, Espíritu Santo", el principal predicador de la Corte se dirigió brevemente a los reunidos sobre los deberes de los súbditos hacia Dios, el Rey y el país. El canciller, que estaba a la izquierda del soberano, explicó en pocas palabras el objeto de la orden, el honor que se le atribuía y las razones que habían inducido a Su Majestad a elegir al nuevo Caballero. Luego, los dos patrocinadores conducen al postulante ante el Rey, donde se arrodilla y responde afirmativamente con un simple "Sí" a todas las siguientes preguntas:

¿Prometió ante Dios y el Rey:

  1. ¿Para honrar, defender y preservar las leyes y estatutos de la Orden?
  2. ¿Estar listo para derramar su sangre por la religión evangélica luterana y por el bienestar del país?
  3. ¿Ayudar, con su coraje, a sostener la antigua gloria del nombre sueco?
  4. ¿Contribuir, a lo mejor de su poder, a una vida de paz y unión entre los Caballeros de la Orden?
  5. ¿Para velar por los honores y privilegios que ahora se le otorgan?
  6. ¿Hacer el bien a los pobres y proteger a las viudas y los huérfanos?

Ante la respuesta a estas preguntas, el Rey entregó el diploma al Secretario del cual el Canciller recibió el documento y lo leyó en voz alta a la asamblea, después de lo cual el nuevo Caballero juró defender con su vida y propiedad la fe cristiana, para mantenerse fiel a el Rey y el Estado, para proteger a los pobres, las viudas y los huérfanos, y para promover su bienestar lo mejor que pueda. Luego, el Rey le quitó al Tesorero la cadena de la Orden, la colgó del cuello del nuevo caballero y, doblada con la espada de coronación, dijo:

"Nosotros, N., Rey de los Suecos, los Godos y los Wends, te recibimos como valientes y honorables Caballeros Suecos y Góticos de nuestra Orden de los Serafines. Sé digno de ello", y abrazándolo en medio del sonido de tambores y Trompetas, concluyó con las palabras: "¡Que el Señor te proteja!" El nuevo Caballero, luego agradeció a Su Majestad, besó su mano y abrazó a todos sus nuevos colegas, por lo que cada uno de ellos repitió las palabras: "¡Que el Señor te proteja!" Con esto concluyó la ceremonia.

La práctica del doblaje cesó en 1902.

Escudo de ArmasEditar

Cada caballero o miembro nuevo tiene su escudo de armas, rodeado con el collar o la faja de la orden, pintado en una placa de cobre. Una selección de estos platos se exhibe en la sala de la Orden en el Palacio Real de Estocolmo. su escudo de armas se traslada -escoltado- a Riddarholmen, la iglesia de los franciscanos que actualmente es el panteón real y que también es la sede ceremonial de la Orden. Allí se expondrá durante el funeral. Ese día, las campanas de la iglesia no dejarán de sonar entre las doce y la una de la tarde. Después se colgará en alguna de las paredes de la iglesia.[3]

Miembros de la OrdenEditar

ReferenciasEditar

  1. kungahuset.se
  2. Orders
  3. «La Orden de los Serafines». Consultado el 18 de agosto de 2019. 

Enlaces externosEditar