Rendición argentina en Malvinas

Los prisioneros argentinos tomados por el 2 Batallón de Paracaidistas británicos.

La rendición argentina en Malvinas, caída de Puerto Argentino o liberación de Stanley fue el suceso que determinó el final de las hostilidades en las islas Malvinas entre Argentina y el Reino Unido, en junio de 1982.

PreludioEditar

Con la última línea de defensa en el combate del Monte Tumbledown abrió una brecha y la defensa argentina de Puerto Argentino/Stanley empezó a desfallecer. Por la mañana oscura, un jefe de compañía se perdió y sus subalternos se desanimaron. El soldado conscripto Santiago Carrizo del Regimiento de Infantería 3 describió como el comandante ordenó a un pelotón tomar posiciones arriba de las casas y "si un Kelper resiste, le dispara", pero la compañía desobedeció la orden del comandante sin abrir fuego contra los pobladores.[1]

El presidente de facto de la Argentina y comandante en jefe del Ejército Argentino, teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, ordenó al general de brigada Menéndez:[2]

  1. No firmar ningún documento;
  2. No hablar de rendición ni capitulación sino en términos de evacuación y retiro de tropas;
  3. tratar que cada hombre regresara con su uniforme y armamento individual;
  4. el eventual compromiso debía ser en términos de compromiso de honor.

RendiciónEditar

La tarde del 14 de junio de 1982, el comandante conjunto Malvinas, general de brigada Mario Benjamín Menéndez, convino la rendición con el comandante de las fuerzas terrestres británicas, mayor general Jeremy Moore;[3]​ y firmaron el documento de la rendición el 14 de junio a las 23:59 horas.[4]

Los plazos del documento de rendición fueron ligeramente cambiados luego de la negociación del general Menéndez. La frase la rendición incondicional fue reemplazada por el término rendición. A los argentinos se les concedió:

  • Las unidades argentinas retendrán sus banderas.
  • Las unidades quedarán bajo control de sus oficiales.
  • La ceremonia de rendición será privada (no pública).
  • Los oficiales argentinos conservarán sus armas de mano.
  • El punto final sobre la devolución de los 11.313 prisioneros de guerra en sus barcos no fue aceptada y 4167 de ellos fueron repatriados a la Argentina en el transatlántico Canberra. El autodenominado Proceso de Reorganización Nacional reclamó falsamente que el transatlántico había sido estropeado durante la batalla aérea de San Carlos.

Documento de rendiciónEditar

 
Telegrama de Moore General que informa la rendición argentina.

En la firma de la rendición estuvieron presentes:

Equipamiento argentino confiscadoEditar

 
Pila de armas argentinas descartadas en Puerto Argentino.

Las cantidades son aproximadas:

Algunos de los equipos fueron inutilizados por personal argentino antes de la rendición.

Luego del conflicto, las Fuerzas Armadas crearon una Comisión de Análisis y Evaluación de las Responsabilidades en el Conflicto del Atlántico Sur (CAERCAS), más conocido como Informe Rattenbach, por destacarse en la escritura el militar argentino Benjamín Rattenbach. La comisión estuvo reunida después de la guerra para investigar las causas de derrota.[5]​ Recomendó penas serias para algunos de los oficiales a cargo, pero su influencia sobre el juicio posterior fue prácticamente nula.[6][7]

ConsecuenciasEditar

 
HMS Andromeda Y SS Camberra exterior de Puerto Argentino, el 16 de junio de 1982

El 20 de junio, los británicas retomaron las Islas Sandwich del Sur y pusieron fin a la presencia argentina en las Islas Tule del Sur en la Base Corbeta Uruguay. Corbeta Uruguay había sido establecido en 1976 por el gobierno de facto argentino, dicha base fue disputada a través de canales diplomáticos por el Reino Unido hasta 1982.

La guerra duró 74 días las bajas sufridas en total fueron: 255 británicos y 649 soldados argentinos (de los cuales 123 continúan sin ser reconocidos sus cuerpos), marines, marineros, y aviadores, y tres civiles Falklanders.

El Gobierno británico decretó que toda información clasificada sería disponible al público en el año 2082. Aun así, siguiendo la Libertad de Acto de Información, una gran cantidad de material que era clasificado está disponible.

El documento de rendición está en exhibición en el Museo Imperial de la Guerra en Londres.[8]​ Cuando en el museo notaron que el tiempo de rendición era retroactivo tres horas con el fin del conflicto tanto en Tiempo universal coordinado (UTC) y el tiempo local fueron grabados como 14 junio, aunque técnicamente era 15 junio en Londres, para impedir una posible confusión de tropas argentinas que podría haber pensado que por error se les permitía seguir luchando hasta el día siguiente: 15 de junio de 1982.

Las relaciones entre el Reino Unido y Argentina no fueron restaurados hasta 1989 y sólo bajo la fórmula de paraguas entre estados, donde la Cuestión de las islas Malvinas quedó por fuera.

ReferenciasEditar

  1. «Las Malvinas Según Lorenz: Memorias en disputa de una guerra reciente». Consultado el 30 de octubre de 2016. 
  2. Yofre, 2011, p. 476.
  3. Ruiz Moreno, 2016, p. 404.
  4. Ruiz Moreno, 2016, p. 408.
  5. «Rattenbach». Consultado el 30 de octubre de 2016. 
  6. «Informe Rattenbach». Archivado desde el original el 31 de octubre de 2016. Consultado el 30 de octubre de 2016. 
  7. «Rattenbach (hijo): "En ese informe se analizó todo y aparece todo"». Consultado el 30 de octubre de 2016. 
  8. «Museo Imperial de la Guerra». Consultado el 30 de octubre de 2016. 

FuentesEditar