Romilda de Friuli

Romilda o Ramhilde (muerta en 611), fue duquesa consorte de Friuli por su matrimonio con el duque Gisulfo II de Friuli. Sirvió brevemente como regente de Friuli en 611, durante la invasión de los ávaros panonios.

Romilda de Friuli
Información personal
Nacimiento c. 575 Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 610 Ver y modificar los datos en Wikidata
Cividale del Friuli (Italia) Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Garibaldo I Ver y modificar los datos en Wikidata
Waldrada Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge Gisulfo II de Friuli Ver y modificar los datos en Wikidata
Hijos
Información profesional
Ocupación Aristócrata Ver y modificar los datos en Wikidata

Romilda era al parecer hija de Garibaldo I de Baviera. Se casó con Gisulfo II de Friuli, y fue madre de cuatro hijos: Taso, Caco, Radoaldo y Grimoaldo, y cuatro hijas entre las cuales Appa y Geila (o Gaila), casadas respectivamente con el rey de los alamanes y el príncipe de los bávaros, probablemente Garibaldo II de Baviera.

En 611, el ducado de Friuli fue invadido por los ávaros panonios bajo su rey Bayan II. El duque lombardo se presentó ante ellos con un contingente que resultó ser insuficiente; Gisulfo II murió en el campo de batalla, y los ávaros pasaron a asediar la capital Friuli, la cual fue defendida por Romilda, que había tomado el mando como regente. Romilda ofreció al rey Bayan II entregar la ciudad pacíficamente, si aceptaba la paz a cambio de un matrimonio entre ellos. Bayan II aceptó la oferta, y levantó el asedio. Sin embargo, cuando Romilda abrió las puertas de la ciudad, Friuli fue saqueada por las tropas de Bayan II, que rompió su palabra, y sus habitantes esclavizados. Según se dice pasó la noche con Romilda como marido y mujer, pero después la entregó a doce de sus soldados para que la violaran en grupo. Después de esto, ordenó que la empalaran en medio del campamento, diciéndole: "Este es el marido que mereces". Sus hijos consiguieron subir a dos caballos y huir.

Romilda sufrió una mala reputación en la historia porque Pablo el Diácono, en su crónica del siglo siguiente afirmó que hizo la oferta de matrimonio a Bayan II tras ver desde las murallas que era joven y hermoso, actuando por atracción personal y traicionando a su ciudad por lujuria.[1]​ Sin embargo, firmar la paz a través de una propuesta de alianza matrimonial era de hecho un método de paz política común y aceptado en la época.[2]

ReferenciasEditar

  1. Lisa M. Bitel: Women in Early Medieval Europe, 400-1100, CAMBRIDGE UNIVERSITY PRESS
  2. Dick Harrison: Krigarnas och helgonens tid: Västeuropas historia 400–800 e.Kr. ISBN 91-518-3897-4