Esoterismo

Esoterismo (del griego ἐσώτερος [API /e'so:teros/]: «de dentro, interior, íntimo»; unido al sufijo «–ismo») es un término genérico usado para referirse al conjunto de conocimientos, doctrinas, enseñanzas, prácticas, ritos, técnicas o tradiciones de una corriente de pensamiento que utiliza secretos, símbolos incomprensibles o de difícil acceso y que se transmiten únicamente a una minoría selecta denominada iniciados, por lo que no son conocidos por los profanos. El esoterismo busca entender el mundo y a las personas a través de sus causas internas, a diferencia del conocimiento exotérico, que busca los efectos y las causas externas. El esoterismo abarca un conjunto de prácticas, símbolos y rituales, tales como la adivinación (nigromancia, cartomancia), predicciones (signos zodiacales, por ejemplo), uso de piedras como el ámbar, etc. Por extensión, el esoterismo se refiere a toda doctrina que requiere un cierto grado de iniciación para estudiarla en su total profundidad. En contraste, el conocimiento exotérico es fácilmente accesible para el público común y se transmite libremente.

TerminologíaEditar

Antoine Faivre, en su estudio sobre el esoterismo, Espiritualidad de los movimientos esotéricos modernos, señala que antes del siglo XIX no existía un término que pudiese clasificar y reunir en una sola palabra a las diversas corrientes y prácticas esotéricas. La expresión existía solo como adjetivo: esotérico (έσωτερικóς), «de dentro, interno» y posteriormente se acuñó el vocablo esoterismo para denotar la cualidad de esotérico.[1]

HistoriaEditar

En la Antigüedad, algunas escuelas cultivaban, junto a una doctrina accesible a todos, otras doctrinas ocultas, reservadas a los iniciados. En algunas culturas el saber era custodiado celosamente por castas sacerdotales, y algunos conocimientos fueron solamente patrimonio de círculos restringidos. El problema de su transmisión a través de la historia ha dado lugar a tradiciones parciales o fundadas en otros contextos desligados de sus fines primordiales.

La esotérica era una de las formas en que en la Grecia antigua se administraba la enseñanza, que solo podía ser recibida en el interior de las escuelas, y que se oponía a la que se destinaba al público y era impartida al aire libre.

Los discípulos de Pitágoras se habrían dividido en exotéricos y esotéricos: los primeros eran simples aspirantes sin investiduras, los segundos estaban completamente iniciados en la doctrina real del maestro.

Para Platón y Aristóteles, los caracteres exotéricos o esotéricos se aplican solo a las doctrinas. Habría existido en Platón una doble filosofía: una accesible a todos, expuesta en sus diálogos, y otra más técnica, reservada solo a los iniciados. Aristóteles divide sus obras en esotéricas o acroamáticas, y exotéricas. Los comentadores admiten que esta distinción no se basa en las cuestiones ni en sus soluciones, sino en la forma y los procedimientos de exposición. En las obras exotéricas solo se dan los argumentos más claros y para las esotéricas se reservan los más oscuros y decisivos.

Sería semejante, pues, a los actuales y metódicos estudios científicos de las academias con relación a las divulgaciones que de tales disciplinas pueden hacerse. La idea de una doctrina misteriosa reservada a los iniciados se observa en numerosas sociedades, tales como el movimiento Rosacruz o la Francmasonería.

Según René Guénon, todas las religiones poseen un núcleo esotérico, que por su complejidad simbólica permanece oculto para la mayoría de los creyentes, y el significado real de los rituales religiosos sería solo comprendido por los iniciados.

El deseo de una síntesis de todos los saberes de la humanidad ha impulsado a algunas doctrinas sincréticas, como la sinarquía de Saint-Yves d'Alveydre y la teosofía de Helena P. Blavatsky, a intentar recuperar y unificar las tradiciones de todas las culturas y de todos los tiempos.

Las escuelas cultivaban, junto a una doctrina accesible a todos, otras doctrinas ocultas, reservadas a los iniciados. En algunas culturas el saber esotérico se aplica solo a las doctrinas. Habría existido en Platón una doble filosofía: una accesible a todos, expuesta en sus diálogos, y otra más técnica, reservada solo a los iniciados.

Esoterismo y cienciaEditar

La ciencia moderna es el conjunto de conocimientos obtenidos mediante observación, razonamiento y experimentación, con base en un método científico. En la Antigüedad, sin embargo, el término ciencia (del latín scientia 'conocimiento, hecho de saber algo') tenía una significación diferente, y se refería también a un saber esotérico. Parte de este conocimiento esotérico sería el producto de la mente trascendental o de una intuición intelectual.[2]

René Guénon, en su obra La crisis del mundo moderno hace una fuerte crítica a las ciencias modernas que, al despreciar el saber esotérico, habrían caído en una suerte de cáscara o exoterismo que se limita solo al estudio de los fenómenos pero desconocen lo que él llama la verdad trascendente. En el capítulo IV de su obra dice:

Por eso es por lo que la «ciencia profana», la de los modernos, puede ser considerada, a justo título, así como ya lo hemos dicho en otra parte, como un «saber ignorante»: saber de orden inferior, que se queda todo entero en el nivel de la realidad más baja, y saber ignorante de todo lo que le rebasa, ignorante de todo fin...
René Guénon

La crisis del mundo moderno (Cap. IV: Ciencia Sagrada y Ciencia Profana)

Aunque para las ciencias modernas el término esotérico tiene frecuentemente un carácter peyorativo, no es menos cierto que algunas ciencias se desarrollaron en parte del quehacer de las "prácticas tradicionales". Así, la química debe parte de su desarrollo a la práctica de la alquimia, y la astronomía estuvo en sus inicios relacionada con la práctica de la astrología.

Ouspensky, hacia 1911, clasificó las manifestaciones sobrenaturales en magia y misticismo. La primera la relacionó con la acción y la segunda con el sentimiento. Ouspensky comparaba el método psicológico con el método esotérico en la adquisición de conocimiento; consideraba que la mente psicológica puede ver las limitaciones de la mente lógica al poder distinguir entre diferentes niveles de pensamiento y comprender el hecho de que las percepciones cambian según las facultades y propiedades del aparato perceptor; el método esotérico además siempre conecta las partes con el todo.[3]

Para el maestro tibetano Djwhal Khul, el esoterismo es el entrenamiento para obtener la capacidad de actuar libremente en el mundo de los significados, implica comprender la relación que existe entre fuerzas y energías.[4]

Esoterismo de la cienciaEditar

El retorno de los brujos (Le Matin des Magiciens, en el original en francés) es el título de un libro publicado en 1960, subtitulado Una introducción al realismo fantástico. Lo escribió el ingeniero químico Louis Pauwels, en colaboración con el periodista Jacques Bergier, y trataba temas entonces novedosos: fenómenos parapsicológicos, civilizaciones desaparecidas, el esoterismo y su conexión con el nazismo y otros. Se postula una relación entre el Lenguaje del Secreto Técnico y la Tecnología Política. El poder, como categoría política asociada a la fuerza y la violencia, adquiere vigor desde la perspectiva científica de las tecnologías de control, sometida al esoterismo del secreto. Los físicos nucleares guardan el secreto de su poder técnico. Esta teoría tecnológico política del esoterismo se refleja en los planteamientos filosóficos y sociológicos de Lewis Munford y Langdon Winner. [5]

El poder político de los secretos esotéricos se refleja en el paradigma de la pólvora desde la alquimia. La historiadora de la influencia del esoterismo en la modernidad Frances Yates, en su obra La Filosofía Oculta en la Época Isabelina [6]​ así como en el Iluminismo Rosacruz [7]​ , aborda el proyecto británico de John Dee de conformar una sociedad científica que asimilara los principios de la magia hermética en un empleo imperialista. Yates muestra que Dee es influenciado por el principio de imperialismo científico de Francis Bacon "Saber es Poder". La intervecnión de Dee en la esfera publica del la naciente monarquía británica marca el nacimiento de la Royal Society ya que estipulaba e institucionalizaba el ocultismo numerológico para el conjuro (dominio) de las fuerzas de la naturaleza.

Ya Husserl hablaba en su obra La crisis de la ciencias europeas sobre el olvido del ser por parte de la ciencia positiva y los métodos metemáticos, por lo que siendo químico propuso la filosofía de la fenomenología como lenguaje metafísico para hablar del mundo y del yo antes del conocimiento verdadero y de la física en sí. Del mismo modo el semiólogo Pierce siendo geólogo propueso la faneroscopia para hablar del sistema relacional entre los sujetos, los símbolos, y los referentes.

El proyecto baconiano de una sociedad gobernada por científicos es la utopía tecnocrática. En La Nueva Atlantis se construye el mito de la sociedad moderna. Lyotard en su prácticamente desconocida, ya sea por mala fama o encubrimiento mediático,La Condición Postmoderna [8]​ lleva un método de pragmática y juegos de lenguaje, para mostrar cómo los demás mitos y narrativas que conforman las formas de vida lingüística de los pueblos han sido encubiertos. La modernidad como proyecto de ilustración y mayoría de edad democrática se puso en cuestión debido al control político que las empresas concentraron gracias al desarrollo técnico y científico de las telecomunicaciones. En ese sentido los ingenieros y el lenguaje de los algoritmos se convirtió en el criterio de valoracion de la política, antes que se hablara de neoliberalismo, ya Lyotard criticaba el gobierno de la eficiencia.

La falsa conciencia ilustrada o Razón Cínica de Sloterdijk dialoga con la Ciencia y Técnica como Ideología de Habermas. El saber experto de la eficiencia se posesiona como autoridad y esta legitima el dominio coercitico del mercado. Los Estados son gobernados por tecnócratas y por el imperio vertical y jerarquizado de la racionalidad instrumental. El problema: la sociedad democrática se basa en la racionalidad deliberativa del diálogo y de la legitimación por medio de los acuerdos.

El acceso a las esferas de poder, en la sociedad postmoderna donde se perdió la esperanza de una mayoría de edad del pueblo, depende de la formación académica en universidades y el criterio de avalación en la política depende de estos títulos. De Sousa denuncia esto y va más allá en contra de la ciencia moderna como totalitarismo. Los derechos y garantías tampoco generan la confianza de la ciencia debido a que la fe en el progreso ha sido la bandera de cruzada para el imperialismo racista, el exterminio colonial, la violencia epistémica y la usurpación de los saberes tradicionales. Por eso se propone una Ecología de Saberes, donde el método positivo no se convierta en un uniforme chovinista del pensamiento.

Corrientes esotéricasEditar

Existen numerosas expresiones espirituales que pueden ser clasificadas dentro del esoterismo debido a sus características. Eduardo Schure, su obra Los grandes iniciados, postula la interconexión entre las tradiciones espirituales desde la antigüedad. Esta obra de 1889 anticipa casi 75 años a la trayectoria de Lévi-Strauss hacia una ciencia antropológica con un método de lingüística estructural. Ya que en las Mitológicas aborda acerca de los principios éticos universales (como la prohibición del incesto), los cuales están codificados mediante el lenguaje a través de los símbolos misteriosos de los mitos, aunque esta perspectiva filológica ya estaba presente en la investigación filosófica desde 1887, dos años antes, en La genealogía de la moral.

Schure hace una meta-mitología, o narrativa sobre las narrativas, en el plano de la narración mistérica de las grandes religiones. Desde una metodología de religión comparada, identifica y resalta las similitudes entre las dos grandes corrientes o raíces culturales de las que derivarían todas las mitologías y religiones, artes, ciencias y filosofías de la historia: las corrientes semítica y aria. La primera sería originada con Hermes Trismegisto, y seguida por Moisés en Egipto, y la segunda, con Rāma y Krishna en India. y finalmente con Zarathustra en Persia. En esta genealogía religiosa participan Jesús y Buda, pero como herederos de las tradiciones esotéricas ancestrales.

Schure sistematiza el conocimiento sagrado y su desarrollo en la práctica religiosa, reflejando el diálogo de saberes y la aplicación epistémica del secreto, inclusive en la política, por lo que tiene una interpretación de la Teología política de Spinnoza. Para Shure la iniciativa de los profetas se enmarca en un contexto político de lucha de pueblos y lucha de razas. Por otra parte la Teología de la Liberación también se enmarca en un contexto político de lucha colonial y racismo.

El estudio de Schure del origen político de las religiones hace un aporte a la teología de liberación dando una la explicación de por qué hay "curas guerrilleros" que intervienen en la política mediante la lucha armada, como Camilo Torres, Manuel Pérez Martinez, entre otros. En la linea de una filosofía decolonial, el filósofo latinoamericano Enrique Dussel en Filosofías del Sur recoge la hermenéutica o interpretación ético-mítica del diálogo entre las filosofías del sur colonial, de tal forma que plantea una versión más amplia de la filosofía de laLiberación Latinoamericana.

Encontramos además numerosos tipos de esoterismo dependiendo de la corriente que se siga o de la ideología que se practique. Así pues, algunas de las más importantes son:

  • Esoterismo masónico
  • Esoterismo egipcio
  • Esoterismo maya

Haciendo una división entre corrientes orientales y occidentales, encontramos:

Corrientes esotéricas orientalesEditar

Corrientes esotéricas occidentalesEditar

La escuela de Pitágoras y la de los neoplatónicos perpetuaron la tradición en Grecia. Se sabe que Pitágoras adquirió parte de su saber en la India y que Platón estudió y fue iniciado en las escuelas de Egipto. En tiempos más recientes, algunas ideas notoriamente sankhyas y budistas juegan un papel preponderante en el pensamiento gnóstico.

El esoterismo en la cultura popularEditar

El interés despertado por las sociedades secretas y las tradiciones esotéricas desde finales del siglo XIX ha convertido al esoterismo, al menos en un nivel superficial, en un elemento característico de la cultura de masas.[cita requerida]

La astrología, la geomancia, la magia y el tarot son ejemplos de elementos originalmente esotéricos que se han comercializado y se han incorporado a la vida cotidiana occidental. Con el calificativo de "supermercado de la nueva era", se han referido a ella ciertos núcleos sociales, como la comunidad científica y la Iglesia, que se han opuesto formalmente a todo lo relacionado con el esoterismo popular, ya que se ha convertido en una moda con los métodos propios de venta de una mercancía.[cita requerida]

Se encuentra de todo: I Ching, velas, perfumes, inciensos e imágenes del Buda o de Cristo, libros de oraciones, mantras, decretos, mandalas, todo tipo de recetas vegetarianas y naturistas, pulseras, productos audiovisuales con mensajes y clases de sanación y liberación, libros, hipnosis, psicoterapias de todo tipo, ejercicios para conocer el karma y las vidas pasadas, contactos con los ángeles, sus órdenes y mensajes, todo tipo de objetos atractivos, decorativos y llamativos, entre otros artículos de consumo. Además, los símbolos ocultistas también ofrecen una gran afición entre los creyentes de lo esotérico. Algunos de los más populares, por su gran relación y representación del esoterismo, son: la estrella de David, el Tetragramaton, el Rosacruces, la Escuadra y el Compás, que es un símbolo masónico y el Pentagrama Esotérico[9]​.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Faivre, Antoine y Needleman, Jacob; comps. (ed. 2000): Espiritualidad de los Movimientos Esotéricos Modernos. Paidós Orientalia Nº 70. Barcelona. ISBN 84-493-0900-X
  2. Guénon, R. (1946). La crisis del mundo moderno. París: Gallimard.
  3. P. D. Ouspensky. Un nuevo modelo del universo. Buenos Aires: Kier. 1996.
  4. Alice Bailey. Tratado sobre los siete rayos. Tomo I. Psicología esotérica. Buenos Aires: Fundación lucis. 1999.
  5. https://www.lectulandia.co/book/el-retorno-de-los-brujos/
  6. https://www.lectulandia.co/book/la-filosofia-oculta-en-la-epoca-isabelina/
  7. https://www.lectulandia.co/book/el-iluminismo-rosacruz/
  8. https://www.lectulandia.co/book/la-condicion-postmoderna/
  9. «https://www.mundoesoterico.online/». 

BibliografíaEditar

  • Jean-Paul Corsetti, Historia del esoterismo y de las ciencias ocultas (1992), Buenos Aires: Larousse Argentina, 1993, 302 págs. [1] (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  • Antoine Faivre, El esoterismo en el siglo XVIII (1973), Madrid: EDAF, 1976, 230 págs.
  • Esoterismo en la España del siglo de oro, Barcelona: Ediciones Obelisco, revista « La Puerta », 1990, 136 págs. (Dulcinea del Toboso, La Cueva de Montesinos, Góngora, Quevedo, Ramon Llull, Juan de Herrera...)
  • Antoine Faivre y Jacob Needleman (comps.), Espiritualidad de los movimientos esotéricos modernos (1992), Barcelona : Paidós, « Orientalia », 2000, 548 págs. [2]
  • René Guénon, Apercepciones sobre la iniciación (1946), Madrid: Editorial Sanz y Torres, colección “Ignitus”, 2006, 398 págs. [3]
  • Carlos Alberto Moreyra, Esoterismo religioso del siglo de oro español, Córdoba, 1965, 67 págs.
  • Pedro A. Quiñones Vesperinas, Introducción al estudio del esoterismo, Buenos Aires: Kier, 1980, 476 págs.
  • Pierre A. Riffard, Diccionario del esoterismo (1983), Madrid: Alianza editorial, “El libro de bolsillo”, n° 1237, 1987, 449 págs.
  • Pierre A. Riffard, ¿Qué es el esoterismo?: Las doctrinas metafísicas y sus máximos exponentes en la historia (1990), México: Editorial Diana, 2001, 446 págs.
  • Édouard Schuré, Los grandes iniciados: Rama, Krishna, Hermes, Moisés, Orfeo, Pitágoras, Platón, Jesús, Zoroastro, Buda (1889), Madrid: Editorial Dilema-Manakal, 2001, 404 págs.[1]
  • Jean Servier (dir.), Diccionario crítico de esoterismo (1998), Madrid : Akal Ediciones, 2006, 2 vo1úmes, 1728 págs.
  • "La Exoterización del Esoterismo" (2019), editorial Veritas Praevalebit, 122 págs.

Enlaces externosEditar

  •   Wikcionario tiene definiciones y otra información sobre esoterismo.
  • ESSWE European Society for the Study of Western Esotericism, with many links to associated organizations, libraries, scholars etc.


  1. Los grandes iniciados