Abrir menú principal

Santa Elena (Florida)

misión en Florida española (1566–1587)

Santa Elena fue un asentamiento español, capital de la Florida española de 1566 a 1587. Se encontraba en el actual lugar de Parris Island, Carolina del Sur, Estados Unidos y fue fundado bajo la dirección de Pedro Menéndez de Avilés, el primer gobernador de la Florida española.[1][2]​ Hubo varios intentos anteriores de establecer colonias en la zona, tanto por parte de los españoles como de los franceses, que se habían inspirado en relatos anteriores de las ricas tierras de Chicora. El asentamiento de Santa Elena de Menéndez fue concebido como la nueva capital de la colonia española de La Florida, desplazando el foco de los esfuerzos coloniales españoles hacia el norte desde San Agustín, que había sido fundada en 1565 para expulsar a los franceses de su colonia de Fuerte Caroline. Santa Elena fue finalmente construida en el lugar del puesto fronterizo francés abandonado de Charlesfort, fundado en 1562 por Jean Ribault.

Santa Elena fue fundada tras la destrucción del Fuerte Caroline francés por Menéndez en 1565. El asentamiento albergaba una importante comunidad y se convirtió en la base de operaciones de los jesuitas y militares que trabajaban en la zona norte de la Florida española. Desde esta base los españoles fundaron una serie de fuertes efímeros hasta los Montes Apalaches, pero la resistencia de las tribus nativas americanas locales y la falta de interés de España en el área, causaron que estos fueran abandonados, reubicados o destruidos. Santa Elena fue finalmente abandonada en 1587 y la población superviviente se trasladó a San Agustín. Los españoles nunca volvieron a hacer valer sus derechos coloniales sobre la zona, centrándose en otras zonas del continente americano.

HistoriaEditar

El interés por esta región se despertó después de que Francisco Gordillo y Pedro de Quejo exploraran parte de lo que hoy es el sureste costero de los Estados Unidos en 1521. Los relatos de la abundancia de la región contados por Quejo y Francisco de Chicora, uno de los 70 indios que la expedición llevó a La Española, motivaron a Lucas Vázquez de Ayllón a fundar la efímera colonia de San Miguel de Guadalupe, que fue abandonada apenas unos meses después. En 1540 la expedición de Hernando de Soto encontró mercancías europeas en el rico pueblo de Cofitachequi, y así determinó que estaban cerca del sitio de la colonia de Ayllón; sus relatos de la rica tierra inspiraron más ambiciones coloniales. En 1559, Tristán de Luna y Arellano estableció un asentamiento en la actual Pensacola como base para la futura colonización de Santa Elena, pero esta misión fracasó. Los franceses también recibieron noticias de aquellos relatos y se interesaron por la zona; en 1562 Jean Ribault llegó a la zona y fundó allí el breve asentamiento de Charlesfort. Sin embargo, fue abandonado al año siguiente.[3]

El gobernador Pedro Menéndez de Avilés fundó San Agustín en 1565 en respuesta a la fundación del Fuerte Caroline francés. Este fuerte galo se encontraba en la actual Jacksonville y había sido fundado por René Goulaine de Laudonnière el año anterior como parte de la Florida francesa. Menéndez quemó el Fuerte Caroline y expulsó a los franceses de Florida. En 1566 los españoles volvieron a colonizar Santa Elena y en 1566 se fundó un asentamiento. Menéndez ordenó entonces que una expedición, liderada por el capitán Juan Pardo, se dirigiera desde Santa Elena al interior de Norteamérica. La misión de Pardo era pacificar y convertir a los nativos y encontrar una ruta terrestre a las minas de plata en México.[4]​ En diciembre de 1566, un contingente de 125 hombres partió en la primera de dos expediciones de Pardo hacia el interior.

La expedición de Pardo creó el primer asentamiento español y europeo en el interior de lo que posteriormente sería Carolina del Norte. Juan Pardo llevó a sus hombres a Joara, un gran centro regional de la cultura misisipiana, cerca de la actual Morganton. Pardo rebautizó el pueblo con el nombre de Cuenca y lo reclamó para España. Los españoles construyeron el Fuerte San Juan y construyeron allí una base para el invierno. Pardo dejó un contingente de 30 hombres. En una expedición al año siguiente, construyó cinco fuertes más, dejando guarniciones en la espina dorsal de los Apalaches. Regresó a Santa Elena sin pasar por Joara. Después de 18 meses, los nativos atacaron a los soldados, matando a todos menos a uno de los 120 en los distintos fuertes y quemando todos los fuertes. Los españoles no volvieron a intentar colonizar el interior.[5]

En 1576, nativos de los asentamientos cercanos de los pueblos orista y escamacu quemaron Santa Elena. Los españoles abandonaron el Fuerte San Felipe, que también fue quemado. Un año más tarde, los españoles regresaron y reconstruyeron el asentamiento, al mismo tiempo que construían un nuevo almenaje llamado Fuerte San Marcos. En 1580, los españoles repelieron un ataque de 2000 nativos.[6]​ Después de casi una década, en la segunda mitad de 1587, los españoles se retiraron al actual territorio de Florida, perdieron el interés por esta zona y abandonaron totalmente Santa Elena decidiendo concentrarse en colonizar otras áreas del continente. El pueblo escamacu, que se convirtió al catolicismo antes de que los españoles abandonaran el lugar en 1587, mantuvo su religión y sobrevivió como tribu hasta principios del siglo XVII, cuando fueron asimilados en tribus más grandes.

Durante sus 21 años de ocupación española, Santa Elena albergó una serie de fortificaciones, incluyendo el Fuerte San Salvador, construido por Menéndez en 1566, el Fuerte San Felipe, establecido tras la llegada de tropas y suministros adicionales, y el Fuerte San Marcos, erigido durante la segunda ocupación en Santa Elena. En los últimos años, el sitio de Santa Elena ha sido ampliamente estudiado a través de la investigación arqueológica.[7][8]

ReferenciasEditar

  1. Stanley South, The Discovery of Santa Elena. South Carolina Institute of Archaeology and Anthropology, Research Manuscript Series 165. University of South Carolina, Columbia, 1980.
  2. Paul E. Hoffman (Apr 1983). «Legend, Religious Idealism, and Colonies: The Point of Santa Elena in History, 1552-1566». The South Carolina Historical Magazine 84 (2): 59-71. JSTOR 27563624. doi:10.2307/27563624. 
  3. Hoffman, Paul E. (2004). A New Andalucia and a Way to the Orient: The American Southeast During the Sixteenth Century, pp. 3–84; 205–231. Louisiana State University Press. ISBN 0-8071-3028-1.
  4. History of Santa Elena. Santa Elena Project http://www.cas.sc.edu/sciaa/staff/depratterc/hstory1.html
  5. Constance E. Richards, "Contact and Conflict" [1], American Archaeologist, Spring 2008, accessed 26 Jun 2008
  6. Jerald T. Milanich (10 de febrero de 2006). Laboring in the Fields of the Lord: Spanish Missions And Southeastern Indians. University Press of Florida. p. 105. ISBN 978-0-8130-2966-5. Consultado el 25 de junio de 2012. 
  7. Stanley South, The Search for Santa Elena. South Carolina Institute of Archaeology and Anthropology, Research Manuscript Series 150, University of South Carolina, Columbia. 1979.
  8. Stanley South and Chester DePratter, Discovery at Santa Elena: Block Excavation. South Carolina Institute of Archaeology and Anthropology, Research Manuscript Series 222. University of South Carolina, Columbia, 1996.

Coordenadas: 32°18′23″N 80°40′32″O / 32.3063, -80.6755