Abrir menú principal

Santuario del Señor de Pomallucay

El Santuario del Señor de Pomallucay es un santuario peruano de la Iglesia católica dedicado al Cristo Crucificado, ubicado en el pueblo ancashina de Pomallucay. Actualmente pertenece a la Diócesis de Huari, por medio de la parroquia de San Luis. Se localiza a 40 minutos de Chacas, a 20 minutos de San Luis y a 4 horas de Huaraz. En sus instalaciones funciona el Seminario de Pomallucay fundado en 1995, uno de los seminarios salesianos más importantes del Perú, cuyos sacerdotes egresantes son puestos en misión en Bolivia, Brasil, y provincias peruanas como Huánuco, Cajamarca y Cusco.

Santuario del Señor de Pomallucay
Santuario de Pomallucay.jpg
Tipo Santuario y Seminario
Advocación Cristo crucificado
Ubicación San Luis, Áncash PerúFlag of Peru.svg Perú
Coordenadas 9°05′42″S 77°19′45″O / -9.094901, -77.329242Coordenadas: 9°05′42″S 77°19′45″O / -9.094901, -77.329242
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Diócesis de Huari
Orden Clero Secular
Sacerdote Giorgio Barbetta
Arquitectura
Construcción 1594
1985-1987 (reconstrucción)
Fundador Toribio de Mogrovejo
Estilo arquitectónico Ronacentista

Recibe a feligreses de diversos pueblos durante la romería del día 14 de septiembre, en honor a la Exaltación de la Cruz.[1][2]

Índice

EtimologíaEditar

Su denominación viene de las voces quechuas puma significado reiterado en castellano; llucay viene de lluqay, que significa trepar, en este contexto. Simple y llanamente, pumallucay quiere decir "trepada sobre el puma".[3]

PeregrinaciónEditar

Los peregrinos van desde las provincias de Pomabamba, Mariscal Luzuriaga, Carhuás, Huaraz, Yungay, Asunción, Huari, de los poblados de Carlos Fermín Fitzcacrald-. Este Crucificado, de talla natural o normal de un hombre andino, con su cara agrietada por la tristeza y su mirada desnuda de esperanza, conmueve corazones e inquieta tantas romerías desde siglos coloniales. Dando aliento y resignación a los desventurados. Van en camiones, cústers, combis, en jumento y a pie, según circunstancias, distancias y opciones.

Trama legendariaEditar

Julio Villanueva Delgado, en una de las tradiciones u ocurrencias toribianas, narra que cuando el Arzobispo llegó a Pumallucay sus acémilas fueron muertas y devoradas. En la búsqueda de los depredadores, encontraron dos pumas que dormitaban opulentos de su harto festín. Sin embargo, el Santo Varón no permitió que los naturales mataran a los felinos. Estos ante las caricias de Mogrovejo parecían gatitos de la reina Juana. Y los pumas, cargados en sus lomos, habrían llevado los avíos y pertenencias del Evangelizador hispánico. He ahí la razón del topónimo Pumallucay. Acúdase a pág 338 de "Santo Toribio de Mogrovejo- Apóstol de Conchucos" ( 1994).

En el libro de Ambrogio Albusera- fichado en la bibliografía- se comenta que El Cruficado original fue colocado en paraje distinto al actual, pero se escapaba y aparecía al borde de un totoral, por lo que los lugareños decidieron edificar una capilla aneja al predio de totoras, y ahí quedó hasta la fecha. Sólo ha cambiado el marco material del ya llamado Santuario pumallucaíuno.

Referencias históricasEditar

  • En los libros correspondientes a la parroquia de la Virgen de las Mercedes de San Luis, figuran en 1694, un matrimonio, y en 1697, la referencia a un entierro en la Yglesia (sic) de Pumallucay.
  • Antonio Raimondi en su obra "Ancachs y sus riquezas minerales" (1873), apenas menciona a Pumallucay como una estancia, esto es como residencia temporal de los propietarios de fundos.
  • Charles Wienner, quien recorrió de norte a sur Ancash Este y prolijo en ciertas ironías, no toma en cuenta a Pumallucay, su iglesia ni su venerable Crucificado.
  • Comunicaciones orales de los viajeros a Cerro de Pasco, desde inicios del siglo hasta los años 40.
  • Referencia escueta sobre el Señor de Pumallucay, de parte del presbítero Santiago Márquez Zorrilla.
  • Una carta prócera del sacerdote Aquiles León comunicando sobre el abandono y la ruinosa situación de la Iglesia de Pumallucay. Se dirige al prelado de Huari, Marcos Libardoni. Envía de San Luis, el 8 de abril de 1959. Este presbítero en 1955 estuvo al frente de la parroquia asunceña de Chacas. Ver en pág 73 de "El Rostro Melancólico [...]"

La devoción y el marco popularEditar

El peregrinaje es una costumbre instalada, posiblemente, desde los años iniciales de evangelización en el área denominada San Luis de Chuquipampa. Completada a fines del siglo XVI. La magnífica escultura, quizás una réplica del Señor de Burgos, enclavada en una iglesia a la vera del camino intrarregional y muy cerca del camino real de los incas, habría despertado fe, esperanza y atractivo espiritual. Por lo mismo, desde diferentes parroquias, se acercan a rendir tributo de fe en su fecha clave y a solicitar un apoyo misericordioso en la vacilante marcha por los atajos de la vida. El núcleo mayoritario de los romeristas proviene de los sectores nativos. Y esta tendencia ha persistido en la República; con el añadido de peregrinos del Callejón de Huaylas que vienen, últimamente, en carros cúster y ómnibus, contratados para tal ocasión. Es la confianza viva en el Señor de Pumallucay.

El SantuarioEditar

El nuevo santuario, inaugurado, a fines del siglo XX, es el resultado del esfuerzo de los lugareños y de la prelatura- actualmente obispado- de Huari. Con la dirección de Marcos Libardoni, Dante Frsnelli, y otros religiosos que atienden en la parroquias del Alto Marañon: fue posible la construcción de una infraestructura nueva, de material noble.

Construcción y estilo arquitectónicoEditar

  • El plano y parte de la dirección arquitectural, el actual obispo de Huari, arquitecto Ivo Baldi.
  • Trabajos de maderaje y decoración por los artesanos y alumnos de la Escuela Artesanal "San Juan Bosco" de Chacas, fundada y administrada por el sacerdote Ugo De Censi.
  • Obreros calificados de las provincias cercanas

Seminario SalesianoEditar

Se encarga de la formación de sacerdotes. Los seminaristas suelen ser naturales de las provincias de Huari, Carlos Fermín Fitzcarrald, Asunción, Mariscal Luzuriaga, Pomabamba y Raimondi o bien italianos ligados a la Operación Mato Grosso. Al finalizar sus estudios, algunos son puestos en misión a Bolivia, Brasil y diversas provincias peruanas como Cajamarca, Huanuco y Cusco.

BibliografíaEditar

  • Galbusera, Ambrogio: "El Melancólico Rostro- Pomallucay" (1996). Edición de la Prelatura de Huari.
  • Márquez Zorrilla, Santiago: "Huari y Conchucos" (1965). Imprenta "El Cóndor", Lima.
  • Pini Rodolfi, Francesco et al: " Santo Toribio de Mogrovejo- Apóstol de Conchucos" (1994). Edición de la Prelatura de Huari.

ReferenciasEditar

  1. Santo Toribio de Mogrovejo. Apóstol del Callejón de Conchucos: Francesco Pini Rodolfo et al. Pág. 169
  2. Huari y Conchucos de Santiago Márquez Zorrilla (1965)
  3. Pág. 169 de "Diccionaro Ideológico runasimi" de Fco. Calderón Quillatupa.