Abrir menú principal

Sistema XY de determinación del sexo

Sistema XY de determinación del sexo
Cromosomas del sexo de la Drosophila.

El sistema de determinación del sexo XY es el sistema de determinación del sexo presente en los seres humanos, la mayoría de otros mamíferos, algunos insectos (Drosophila), y algunas plantas (Ginkgo). En este sistema, el sexo de un individuo está determinado por un par de cromosomas sexuales (gonosomas). Las hembras tienen dos cromosomas sexuales de la misma clase (XX), denominados homogaméticos. Los machos tienen dos cromosomas sexuales distintos (XY) llamados heterogaméticos.

Este sistema difiere del sistema de determinación de sexo ZW presente en las aves, algunos insectos, muchos reptiles y otros animales, en el que el sexo heterogamético es el femenino.

Algunos reptiles presentan un sistema de determinación del sexo de la temperatura.

Índice

MecanismosEditar

Todos los animales tienen un conjunto de código ADN para los genes presentes en los cromosomas. En los seres humanos, la mayoría de los mamíferos, y algunas otras especies, dos de los cromosomas, llamados el cromosoma X y el cromosoma Y, determinan el sexo. En estas especies, uno o más genes están presentes en el cromosoma Y determinando la masculinidad. En este proceso, un cromosoma X y un cromosoma Y actúan para determinar el sexo de la descendencia, a menudo debido a genes situados en el cromosoma Y que dan lugar al sexo masculino. Los descendientes pueden tener dos cromosomas sexuales: una tendrá dos cromosomas X y desarrollará características femeninas, y una descendencia tendrá un cromosoma X y un cromosoma Y y, por tanto, desarrollará características masculinas.

Seres humanosEditar

 
Cromosomas XY de un humano masculino tras aplicarse las bandas de Giesma.

En los seres humanos, un solo gen (SRY) presente en el cromosoma Y actúa como una señal para establecer el camino del desarrollo hacia la masculinidad. La presencia de este gen inicia el proceso de virilización. Este y otros factores dan como resultado las diferencias de sexo en los seres humanos.[1]​ Las células de las hembras, con dos cromosomas X, experimentan la inactivación de X, en la que uno de los dos cromosomas X se inactiva. La vacuna inactivada de cromosoma X se mantiene dentro de una célula como un corpúsculo de Barr.

Los seres humanos, al igual que otros organismos, pueden presentar una disposición cromosómica contraria a su sexo fenotípico; por ejemplo, los machos XX o mujeres XY (ver síndrome de insensibilidad a los andrógenos). Además, puede darse un número anormal de cromosomas (aneuploidía), tales como el síndrome de Turner, en el que un solo cromosoma X está presente, y el síndrome de Klinefelter, en el cual están presentes dos cromosomas X y un cromosoma Y, conocidos como síndrome del XYY y síndrome del XXYY.[1]​ Otras disposiciones cromosómicas menos frecuentes incluyen: síndrome de triple X, síndrome XXXX y síndrome XXXXX.

Otros animalesEditar

En el sistema XY en los mamíferos el sexo viene determinado por la presencia del cromosoma Y. El sexo predeterminado es el femenino; debido a la ausencia de la Y.[2]​ En la década de 1930, Alfred Jost determinó que es necesaria la presencia de testosterona para que el conducto de Wolffian se pueda desarrollar en un conejo macho.[3]

El SRY es un gen sin intrones que permite la determinación del sexo y está presente en el cromosoma Y en los terios (mamíferos placentarios y marsupiales).[4]​ Los mamíferos no humanos utilizan varios genes del cromosoma Y. No todos los genes específicos de los machos están situados en el cromosoma. Otras especies (incluyendo la mayoría de especies Drosophila) utilizan la presencia de dos cromosomas X para determinar la feminidad. Un cromosoma X da lugar a masculinidad putativa. La presencia de los genes del cromosoma Y es necesaria para el desarrollo normal de los machos.

Otros sistemasEditar

Las aves y muchos insectos tienen un sistema similar de determinación del sexo (sistema ZW de determinación de sexo), en el que son las hembras las que son heterogaméticas (ZW), mientras que los machos son homogaméticos (ZZ).

Muchos insectos del orden Hymenoptera tienen un sistema (sistema haplo-diploide de determinación del sexo), en el que los machos son individuos haploides (tienen sólo un cromosoma de cada tipo), mientras que las hembras son diploides (sus cromosomas aparecen en pares). Otros insectos tienen el sistema XO de determinación del sexo, donde sólo uno de los tipos de cromosomas aparece en pares para las hembras, pero de forma individual en los machos, mientras que todos los demás cromosomas aparecen en pares en ambos sexos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Fauci, Anthony S.; Braunwald, Eugene; Kasper, Dennis L.; Hauser, Stephen L.; Longo, Dan L.; Jameson, J. Larry; Loscalzo, Joseph (2008). Harrison's Principles of Internal Medicine (17th edición). McGraw-Hill Medical. pp. 2339-2346. ISBN 978-0-07-147693-5. 
  2. «Sex determination and differentiation» (PDF). Utrecht University - Department of Biology. Ultrecht, Netherlands. Consultado el 13 de noviembre de 2014. 
  3. Jost, A.; Price, D.; Edwards, R. G. (1970). «Hormonal Factors in the Sex Differentiation of the Mammalian Foetus [and Discussion]». Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences 259 (828): 119-31. JSTOR 2417046. doi:10.1098/rstb.1970.0052. 
  4. Wallis MC, Waters PD, Graves JA; Waters; Graves (junio de 2008). «Sex determination in mammals - Before and after the evolution of SRY». Cell. Mol. Life Sci. 65 (20): 3182-95. PMID 18581056. doi:10.1007/s00018-008-8109-z. 

Enlaces externosEditar