Synthwave

género de música electrónica de los años 2000

Synthwave es un género de música electrónica influenciado por bandas sonoras de películas, música y videojuegos de la década de 1980, así como en compositores como John Carpenter, Jean-Michel Jarre, Vangelis y Tangerine Dream.[3]​ Comenzó a desarrollarse a mediados de los años 2000 a partir de diversas comunidades en internet y ha ido ganando popularidad desde la década de 2010.[4]

Synthwave
Orígenes musicales Música electrónica, new wave, synth pop, dark wave, synthpunk, french house, italo disco, Hi-NRG, electro, postindustrial, bandas sonoras de películas de 1980
Orígenes culturales Mediados de los 2000 en internet.[1]
Instrumentos comunes Sintetizador, batería electrónica, caja de ritmos
Popularidad Ascendente desde los años 2010
Subgéneros
Retrowave, cyberpunk, darksynth,[2]chillwave, dreamwave,[2]scifiwave,[2]futuresynth.

El synthwave es un género retro inspirado en la cultura musical de los años ochenta, y se impregna de la estética y la nostalgia de la música new wave y synth pop de esos años. También se caracteriza por su estilo retrofuturista, inspirado por las películas de ciencia ficción futurista de la época, como Blade Runner o Tron, en las que nos presentan mundos plagados de tecnología, luces de neón y hologramas, muy al estilo del cyberpunk. El synthwave, al ser parte de la electrónica, está mayormente basado en el uso de sintetizadores, aunque también hay piezas complementadas por el uso de guitarras eléctricas, saxo y otros instrumentos muy utilizados en los 80. Aunque comenzó siendo un género mayormente instrumental, en la actualidad es habitual que una gran parte de los artistas -sobre todo los emergentes- pongan voz a sus obras, influenciándose cada vez más del pop. Algunos de los artistas más conocidos del synthwave son Kavinsky, Carpenter Brut, The Midnight, Gunship, Timecop1983, Dance With the Dead, Perturbator o Nina.[5][6]

HistoriaEditar

El synthwave nació en internet a mediados de la década de 2000, de la mano de un grupo de compositores de diferentes países y desconocidos entre sí, que se valieron de la red social Myspace para exponer sus creaciones. Fue la primera vez que internet dio a luz a un fenómeno cultural real. Muchos de estos compositores no tenían formación musical, pero encontraron su espacio en internet, donde encontraron su plataforma para subir y compartir trabajos realizados en su tiempo libre en sus propios PC. Un pasatiempo, sin reglas ni líderes que surgió al margen del sistema de discográficas.[1]​ En esos primeros años el género era conocido como outrun, en honor al videojuego de conducción Out Run, que se hizo muy popular en los salones recreativos de los años ochenta y noventa. Como movimiento, no fue hasta la aparición de YouTube (que jugaba y juega un papel fundamental en la difusión del género) donde pasó a denominarse synthwave,[7]​ una música que utiliza una composición electrónica moderna inspirada en gran medida en las bandas sonoras del cine, la televisión, los videojuegos y toda la cultura pop de los años ochenta.[1]

Vídeo musical de synthwave.

Pero realmente fue la película Drive, ganadora del Festival de Cannes 2011, la que desencadenó una atracción por el movimiento e hizo que explotara de forma exponencial. El film describe las características visuales de las que se nutre el synthwave: Ambiente neo-noir, colores metálicos oscuros y carreteras en medio de ciudades pseudo futuristas. La introducción a la película con la canción «Nightcall» de Kavinsky y el cierre de la misma con «A Real Hero» de Electric Youth, supusieron un antes y un después para el devenir del género.[1][7]​ Desde entonces comenzaron a surgir muchos artistas del género que exponían sus trabajos en festivales de electrónica o incluso de heavy metal, siempre moviéndose en ambientes underground. El synthwave no es solo un movimiento como tal, sino que dentro de él caben multitud de grupos, bandas y proyectos diferentes: The Midnight y M83 barren más hacia el synth pop, Perturbator y Dance With the Dead oscilan más hacia el público heavy metal, Carpenter Brut se orienta más a la potencia audiovisual, incluyendo además batería analógica y guitarra eléctrica, Gost posee influencias de The Prodigy y Waveshaper se inclina hacia las bandas sonoras de videojuegos.[7]

«No se trata de revivir y copiar directamente los ochenta, se trata de coger el espíritu de la época y con ello crear un nuevo movimiento artístico […] quien a veces opina que este tema es o no es demasiado ochentero, es que no ha entendido el concepto»

Otro punto de inflexión para dar a conocer el género fue el estreno en Netflix de Stranger Things. Si el synthwave se nutre de todas las referencias ochenteras, Stranger Things aporta la nostalgia de fenómenos culturales de la época como Los Goonies, John Carpenter, Stephen King, Los cazafantasmas, la cultura pop de Star Wars, Dragones y mazmorras, etc...[7]​ En la actualidad, artistas como Perturbator, Gunship o Kavinsky, han logrado crear piezas que no solamente se inspiran en los ochenta, si no que han ayudado a crear toda una nueva corriente retro, lo que nos ha entregado producciones como Tron Legacy, Blade Runner 2049, Bumblebee, It, Ready Player One, Super 8 o la ya mencionada Stranger Things.[8]​ Este género musical también se ha convertido en uno de los favoritos en el mundo gamer, tanto para su uso como banda sonora, como en el juego Hotline Miami, como para su uso como música de fondo para las largas horas de juego.[8]

En 2019 se estrenó el documental The Rise of the Synths (La rebelión de los sintes), dirigido por el español Iván Castell y narrado por John Carpenter, que explora los orígenes y el auge del synthwave de la mano de multitud de artistas de todo el mundo (incluyendo a Perturbator, Carpenter Brut, College, Scandroid, The Midnight, Gunship, Power Glove y muchos más), explorando sus fuentes de inspiración desde los pioneros de la música electrónica, como Giorgio Moroder, Vangelis o Tangerine Dream y su tributo colectivo a las películas, videojuegos y la cultura popular de los ochenta.[7][9]David Grellier (College), Nico Bataille (Maethelvin), Garrett Hays (Lazerhawk) y 80s Stallone, comentan en los extras del documental The Rise of the Synths que fue a través de esta plataforma donde empezaron a compartir su pasión por los viejos temas de Italo disco, y que a partir de ahí decidieron crear su propia música muy influenciados por este sonido.[cita requerida]

ReferenciasEditar

  1. a b c d laciclotimia.com, ed. (19 de octubre de 2020). «'La rebelión de los sintes': Interesante documental...». Consultado el 15 de noviembre de 2020. 
  2. a b c Young, Bryan (25 de marzo de 2015). glitchslap.com, ed. «Synthwave: If Tron and Megaman had a music baby». Consultado el 14 de noviembre de 2020. 
  3. Hunt, Jon (9 April 2014). "We Will Rock You: Welcome To The Future. This is Synthwave.". l'etoile. Consultado 18 Mayo 2015.
  4. Neuman, Julia (30 Julio 2015). "The Nostalgic Allure of 'Synthwave'".
  5. dualcity.com.mx, ed. (15 de noviembre de 2019). «Synthwave, música retro-futurista». Consultado el 14 de noviembre de 2020. 
  6. Miguel Valiña (5 de marzo de 2018). bandalismo.net, ed. «Retrowave y Synthwave: Regreso al futuro». Consultado el 14 de noviembre de 2020. 
  7. a b c d e f laciclotimia.com, ed. (19 de octubre de 2020). «La rebelión de los sintes (2019): sobre el origen del Synthwave». Consultado el 15 de noviembre de 2020. 
  8. a b tishmg.com, ed. (11 de agosto de 2020). «La música Synthwave y la nostalgia por los 80s». Consultado el 15 de noviembre de 2020. 
  9. IMDb (ed.). «The Rise of the Synths en IMDb» (en inglés). 

Enlaces externosEditar