Abrir menú principal
Países que hasta el presente recibieron una gran inmigración de italianos. En color naranja se muestra el centro de irradiación (casi todo el Mezzogiorno) de gente que partía desde el puerto de Nápoles. En color marrón y, especialmente, los puntos de color naranja señalan sus principales destinos de arribo o migración.
Colectividad tana durante el desfile de inauguración de la XXXIV Fiesta Nacional del Inmigrante en Oberá, Misiones, Argentina.

En el español rioplatense se les denomina coloquialmente tanos (en lugar de «italianos») a los habitantes y naturales de Italia o descendientes de italianos. Esto sucede tanto en Argentina[1][2][3][4][5][6][7][8][9]​ como en Uruguay.[10][11][12][13][14]​ El término proviene de la aféresis fonética de napolitano (originario de Nápoles), ya que una gran cantidad de italianos que llegaron al Río de la Plata entre mediados del siglo XIX y mediados del siglo XX provenían de dicha ciudad.[11][15][16]​ Su uso también se extiende como apodo o sobrenombre, como por ejemplo El Tano Pasman, fenómeno viral de Internet.[17]

La inmigración italiana en Argentina fue el movimiento migratorio más importante en ese país sudamericano, y se estima que unos 25 millones de argentinos tienen algún tipo de ascendencia italiana.[18][19]​ En cuanto a la inmigración italiana en Uruguay, esta también fue importante en dicho país, y se estima que un millón de uruguayos descienden de italianos.[20]

El término tano también es utilizado en Chile, aunque en menor medida.[21][22]​ Por ejemplo, Los Tanos es el nombre que recibe la barra oficial del equipo profesional de fútbol Audax Italiano La Florida. El término " Tano " es utilizado para referirse al nombre Antonio.

Antonio es un nombre propio masculino español, italiano y portugués, cuya versión femenina es Antonia. De probable origen griego y significado desconocido, deriva de Antonius (en latín), que era interpretado como "aquel que se enfrenta a sus adversarios" o "valiente".

Desde el Renacimento se le atribuyó erróneamente un origen griego debido a su semejanza con el sustantivo "άνθος" (anthos) que significa "flor". Esto llevó a pensar que su etimología era "digno de alabanza", "aquel que Florece" o "Florecido en Gloria".

Antonio (1.465.358 personas1​), es el segundo nombre más frecuente registrado en el padrón de España según el Instituto Nacional de Estadística de España a 1 de enero de 2016, y el primero si tenemos en cuenta como nombre completo (702.882 personas).

Si nos atenemos al origen etrusco (latino), no se debe olvidar que los griegos fueron preceptores de estos pueblos en sentido cultural.

Algunos hipocorísticos de este nombre, no necesariamente conocidos en todas las regiones hispanohablantes son: Anchón, Anchoño, Anto, Antón, Antonini, Antonino, Antoñín, Antoñito, Antoñiyo, Antuco, Choño, Nino, Noni, Nono, ((Tano)), ((Tanos)), Tanus, Toito, Tonete, Tonini, Toni, Toniet, Toniño, Tonio, Tono, Tony, Toñale, Toñeque, Toñete, Toñín, Toñis, Toñilas, Toñito, Toño, Toñón, Toñazo, Toñuco, Toto, Zoni, Tonet, Tuco, Tuquito.

HistoriaEditar

Durante la segunda parte del siglo XIX e inicios del siglo XX era frecuente darle el “gentilicio” de bachicha[n. 1]​ a todo italiano porque hasta esa época había un predominio de inmigrantes procedentes de Liguria, y también piamonteses, lombardos y friulianos, entre otros, que se embarcaban en el principal puerto de Liguria: Génova, donde era común el nombre zeneize Baciccia (un hipocorístico del nombre Battista/Bautista). Sin embargo, hacia principios del siglo XX se hizo más importante la inmigración desde el Mezzogiorno (en italiano: mediodía y el tercio sur de Italia), y muchos de los inmigrantes en el Hotel de Inmigrantes, al preguntárseles su origen, solían decir napulitano (embarcados desde el puerto de Nápoles); para abreviar el trámite, los empleados del Hotel de Inmigrantes hicieron aféresis de las dos primeras sílabas, esto facilitado por la semejanza con el gentilicio italiano.

En El Gaucho Martín Fierro de José Hernández aparece el término sarcástico «papolitano».[15]

Actualmente, la palabra “tano” en Argentina y Uruguay (a diferencia de la peyorativa o despectiva estadounidense —y anglófona en general— dago) es casi sin excepción un tratamiento cariñoso (lo mismo que ocurre con gaita y gallego para los españoles o evidentes descendientes de españoles).[23]

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. En varias ediciones del Diccionario de la lengua española erróneamente se “explica el significado” de bachicha como un “mote peyorativo”; esto es falso: la palabra “bachicha”, al igual que el “gentilicio” gallego, usados en Argentina pueden tener connotaciones antinómicas —una de antipatía y desprecio y, todo lo contrario, otra de gran cariño o simpatía según las circunstancias y el contexto—; la palabra bachicha está bastante desusada, si bien las palabras “tano” por italiano y “gallego” (gayego) por español son muy frecuentes, y en Argentina suelen ser expresiones de simpatía. Esto puede dar lugar a confusiones entre los españoles e italianos quienes, al no saber la connotación criolla y lunfarda de los “gentilicios” que se les aplican, suelen creer que se les está insultando xenofóbicamente, lo cual suele ser todo lo diametralmente opuesto: se los está tratando con una confianza coloquial cariñosa.

ReferenciasEditar

  1. «Los tanos no aceptan». La Razón. Archivado desde el original el 17 de octubre de 2014. Consultado el 26 de junio de 2014. «(...) asociaciones italianas pusieron el grito en el cielo y se oponen a sacar la escultura que está detrás de la Casa Rosada.». 
  2. «Se vienen los tanos». El Litoral. «“¿Creés que los italianos pueden andar bien este domingo...?”, me preguntó un vecino (...) No podría mentirte —le dije—, porque en realidad los “tanos”, desde hace mucho tiempo andan bien. (...) Mi vecino me tendió la mano y sonriendo me dijo: “Entonces, le pongo una ficha a los tanos...”». 
  3. «De tanos, Vendimia y recuerdos de la abuela». Revista Ajena. Archivado desde el original el 20 de julio de 2014. 
  4. «Tanos». Diario Registrado. Archivado desde el original el 19 de octubre de 2014. Consultado el 26 de junio de 2014. «(...) se proyectarán ocho documentales italianos de reciente producción: se verán en Buenos Aires en la segunda edición de la Semana del Cine Documental Italiano.». 
  5. «Los Negros y los Tanos». La Nación (Argentina). 
  6. «Como un 'tano' más: Paletta se aprendió el himno de Italia y lo cantó en la previa del partido con Inglaterra». Infobae. 
  7. «Los “tanos” nos tienen de hijo». Diario Crónica. 
  8. «Los tanos lo quieren y lo esperan». Página 12. 
  9. «Tanos imparables». Diario Estadio. Archivado desde el original el 19 de octubre de 2014. Consultado el 26 de junio de 2014. 
  10. «“Los tanos no son dioses”». Diario Olé. «(...) José Mujica ya avisó que (...) para la definición de su grupo ante Italia: “Los tanos son duros, pero no son dioses” (...)». 
  11. a b «Los tanos laburantes». La Red 21. «Fueron los tanos inmigrantes que por inicios del siglo XX arrimaron toda su fuerza y voluntad al Montevideo de antaño. (...) La tradición oral vincula a esos organilleros ambulantes con un origen napolitano quizás por las pegadizas canzonettas de esa itálica ciudad.». 
  12. «“Tanos” y “Ticos” por entornar la puerta». Ovación Digital. «Costa Rica e Italia jugarán hoy, desde la hora 13:00 de Uruguay (...)». 
  13. «Uruguayos compraron más entradas al Mundial que españoles y “tanos”». República. «(...) e Italia (los “tanos” colocaron 9.830) (...)». 
  14. «Medio uruguayo, medio “Tano”; siempre celeste». Ovación Digital. «Es el más “tano” de todos los uruguayos.». 
  15. a b «Nacionalismo gauchesco ante el inmigrado italiano: el anti-italianismo del gaucho Martín Fierro (Causas socioculturales y modalidades estilísticas)». Instituto Cervantes. «Claro está que la tipología del italiano presentado por Hernández en el poema corresponde a una faceta parcial, en parte real, en parte caricatural, de la inmigración peninsular en aquella época: la de cierto tipo de pobres italianos meridionales llamados genérica e impropiamente “napolitanos” (...) Su mismo apodo de napolitano se convierte, sarcásticamente en “papolitano”.». 
  16. «¿Quién es la ‘madre del tano’ que tan mentada es?». 20 Minutos. «(...) Argentina, país en el que sus habitantes decidieron utilizar la palabra “tano” para bautizar a los italianos que habían inmigrado hasta allí. ‘Tano’ es la aféresis fonética de napolitano, modo por el que llaman a las personas de origen italiano ya que de allí eran mayoritariamente los que viajaron hacia Argentina a principios del siglo XX.». 
  17. «“Se nos fue todo de las manos”». Diario Olé. Archivado desde el original el 28 de mayo de 2014. 
  18. «Diáspora italiana en cifras» (PDF) (en italiano). Fondazione Migrantes. p. 2. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2008. Consultado el 28 de agosto de 2009. 
  19. «Mappa degli italofoni del Mondo». italofonia.org. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2013. «Oltre il 50% della popolazione è di origine italiana. Tuttavia nel Paese si registrazione ufficialmente 1,5 milioni di italofoni, ponendo la lingua italiana al 2° posto come numero di parlanti dopo lo spagnolo.». 
  20. «Italiani nel Mondo: diaspora italiana in cifre» (en italiano). Migranti Torino. 30 de abril de 2004. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2008. Consultado el 15 de julio de 2013. 
  21. «Pizarro vuelve a enamorar a los tanos con la viola». La Cuarta. 
  22. «Se salvó el “Fantasma”: La U derrotó a los tanos». Diario El Día. 
  23. «Argentinismos en el Diccionario de la Real Academia Española». Consultado el 22 de junio de 2014. «gallego, ga. 5. adj. Ant., Arg., Col. y Ur. Dicho de una persona: Nacida en España o de ascendencia española. U. t. c. s.». 

Enlaces externosEditar