Los teamim o la cantilena (en hebreo: טעמים) es el ritual de recitar las lecturas de la Biblia hebrea en las liturgias de la sinagoga. Los cánticos están escritos y simbolizados de acuerdo con los signos especiales o marcas impresas en el texto masorético de la Biblia hebrea (también llamada Tanaj) para complementar las letras y los puntos vocales. Estas marcas son conocidas en español como «acentos» y en hebreo como ta’amei ha-mikra (טעמי המקרא) o simplemente como te’amim (טעמים). Algunos de estas señales también se utilizaron en los manuscritos medievales de la Mishná.

«Dios dijo: “Que las aguas se reúnan en un solo lugar”» (Libro del Génesis 1:9).
Las letras hebreas aparecen en color negro,
los puntos vocales y las d'geshim (marcas de geminación) aparecen en color rojo,
la marcas de cantilena aparecen en color azul.
Ejemplo de audio de una cantilena hebrea.
Esta es una porción de la bendición que tradicionalmente se recita antes de la Aliyah la-Torah (lectura de la Torá).

«Amar Rabbi Elazar»
Presentación tradicional del «Amar Rabbi Elazar», el último pasaje de Berajot (el primer tratado de la Mishná), el cual describe cómo los eruditos del Talmud crearon la paz en el Mundo. Cantado por el cantor (jazán) Meyer Kanewsky en 1919 para la empresa discográfica Edison Records.

Los motivos musicales asociados con los signos son conocidos en hebreo como neginot o nigun (que no debe confundirse con el Nigun jasídico) y en ídish como trop (טראָפ): la palabra equivalente «tropo» a veces se utiliza en español, con el mismo significado.