En la mitología griega Aidos (Aidôs ó Ædos en griego antiguo: Αἰδώς) era la diosa de la vergüenza, la modestia, el respeto y la humildad, siendo al mismo tiempo la deidad que representaba el sentimiento de la dignidad humana, siendo su principal cualidad aquella de reverencia o de la vergüenza que reprime a los hombres de lo inapropiado. También abarca la emoción que una persona pudiente o adinerada puede sentir en la presencia de los pobres o de la pobreza, en la cual esa desigualdad material, sin importar si es una cuestión más de suerte que de mérito, es de todas formas al final inmerecido. El concepto de Aidos es complejo y en la filología clásica es aún controvertido. Mientras para la mayoría de las deidades griegas, existen descripciones extensas de sus atributos, Aidos era una verdad que debía ser encontrada en su búsqueda, similar a la búsqueda del concepto del Asha en el zoroastrismo.

Según Píndaro era hija de Prometeo y en los Diálogos a Protagoras de Platón se dice que fue enviada por Zeus junto con Diké (el sentimiento de justicia) debido a que este se compadeció del caos auto-destructivo en el que vivía el hombre tras haber recibido el fuego de Prometeo. Hesíodo por su parte cuenta que será, junto con Némesis (con la que parece haber estado estrechamente vinculada y de la cual era compañera), la última diosa en abandonar la tierra y regresar al Olimpo cuando la Edad de Oro esté por terminar en un baño de sangre e inmoralidad.

También hay referencias a ella en varias obras griegas tempranas, como Prometeo encadenado de Esquilo, Ifigenia en Áulide de Eurípides, y Edipo Rey de Sófocles. Se le consideraba una deidad física, y como tal, tenía un altar cerca del antiguo templo de Atenea en la Acrópolis de Atenas, en Esparta había un antiguo icario con su imagen sagrada y dos santuarios en Roma fueron dedicadas a ella. Aidos en su personificación como diosa era cercana a la representación y adoración de otras diosas como Sofrosina y Eleos.

Enlaces externosEditar

  • Aidos en Theoi Project (en inglés)