Abrir menú principal

Anton Bruckner

compositor austríaco

Josef Anton Bruckner (Acerca de este sonido [ˈantɔn ˈbʁʊknɐ] Ansfelden, 4 de septiembre de 1824 - Viena, 11 de octubre de 1896), conocido como Anton Bruckner, fue un compositor, profesor y organista austriaco. Compuso sinfonías románticas con una condición barroca empleado el contrapunto aprendido en el órgano. Su posición estilística se encuentra dividida entre los progresistas, seguidores de Wagner y los conservadores, seguidores de Brahms. Su afán de perfeccionismo y las críticas que recibe le hacen modificar sus obras una y otra vez, con lo cual aparecen múltiples versiones de una misma obra.

Josef Anton Bruckner
Anton Bruckner.jpg
Información personal
Nombre en alemán Anton Bruckner Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 4 de septiembre de 1824 Ver y modificar los datos en Wikidata
Ansfelden (Austria) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 11 de octubre de 1896 Ver y modificar los datos en Wikidata (72 años)
Viena (Imperio austrohúngaro) Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia Viena Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Austríaca, Imperio austríaco y Imperio austrohúngaro Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Alumno de
Información profesional
Ocupación Compositor, musicólogo, teórico de la música, profesor de música, organista, profesor universitario y músico Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Artes escénicas Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Estudiantes Émile Jaques-Dalcroze y Alexander von Zemlinsky Ver y modificar los datos en Wikidata
Género Música clásica y sinfonía Ver y modificar los datos en Wikidata
Instrumento Órgano y piano Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables
Distinciones
  • Knight's Cross of the Order of Franz Joseph Ver y modificar los datos en Wikidata

BiografíaEditar

 
Órgano de Bruckner en el monasterio Sankt Florian

Infancia y primera formaciónEditar

Nació en la pequeña ciudad de Ansfelden, en el norte de Austria. Su padre, que era maestro de escuela y tocaba el órgano de la iglesia local, imbuyó a su hijo las dos vocaciones a las que dedicaría su actividad profesional: la enseñanza y la interpretación como organista.[1]

Después de la muerte prematura de su padre en 1837, la madre envió a Bruckner como niño cantor al cercano monasterio de St. Florian, donde también recibió clases de música. Siguiendo la tradición familiar, tomó la decisión de seguir la carrera docente. Después de asistir al seminario preparatorio para maestros en Linz, se convirtió en asistente de la escuela en la aldea de Windhaag, donde pronto tuvo conflictos con sus superiores, lo que finalmente llevó a que fuera transferido: Bruckner había compuesto demasiado e improvisado en el órgano en lugar de ejercer sus deberes (además del servicio escolar y religioso también trabajo en el campo y en el bosque).

De hecho, hay tres llamadas "misas corales" de esta época, a saber, la Misa Windhaager (una pequeña misa para alto, dos cornos y órgano), y dos breves misas (a cappella): la misa de Kronstorfer y la misa para el Jueves Santo.

En 1845 finalmente completó el examen de maestro y se unió en el mismo año a un trabajo como profesor asistente de la escuela de St. Florian. Devoto católico, sus estudios musicales se extendieron hasta la edad de 40 años.

Periodo de San Florián: 1845-1855Editar

En la década que Bruckner pasó en la abadía al principio se dedicó ampliamente a su profesión docente, asistió a un curso de educación superior en Linz en 1850, y cinco años después aprobó un examen para obtener permiso para enseñar en escuelas secundarias. Al mismo tiempo, sin embargo, la música se hizo cada vez más importante para él, por lo que perfeccionó su forma de tocar el órgano, lo que le valió el puesto de organista provisional en 1848, y tres años más tarde que el de organista habitual en St. Florian. Redactó sus primeras composiciones de mayor importancia, como el Requiem (1848) y la Missa solemnis (1854), así como una serie de motetes y los salmos 22 y 114.

En 1854, Bruckner viajó a Viena por primera vez para someterse a un examen de órgano frente al director de la corte local, Ignaz Aßmayer, que pasó brillantemente. 1855 fue seguido por otro viaje a Viena, donde fue alumno del famoso teórico de la música y profesor de bajo continuo y contrapunto Simon Sechter.

 
Bruckner en el órgano, silueta de Otto Böhler

Organista en Linz: 1855-1868Editar

En 1855, el organista titular de Linz murió, por lo que se alineó un juego de azar para determinar su sucesor. Bruckner inicialmente no presentó la solicitud, pero finalmente fue persuadido para participar. Aunque no había presentado una solicitud por escrito, se le permitió participar. Ninguno de sus competidores pudo alcanzar el virtuoso arte de órgano de Bruckner, por lo que el 8 de diciembre de ese año fue nombrado nuevo organista de la catedral de Ignatiuskirche (Alter Dom). Bruckner se había convertido completamente en músico profesional y finalmente abandonó la actividad de enseñanza escolar.

Además de su nuevo trabajo, continuó estudiando con Sechter, y visitó a su mentor varias veces en Viena. En 1860 asumió como director del coro la dirección de un club de coros de hombres, el Liedertafel Frohsinn, que mantuvo durante varios años con interrupciones. Con el Liedertafel Bruckner dio numerosos conciertos y, por lo tanto, adquirió una buena reputación como director coral. Compuso numerosas obras para el coro. El 19 de noviembre de 1861, finalmente puso como conclusión de los estudios de teoría musical frente a una comisión dirigida por Sechter, a la que también pertenecían los directores Johann von Herbeck y Felix Otto Dessoff. La profesionalidad con la que Bruckner dominó las demandas hechas fue inspirada por Herbeck, quien posteriormente se convirtió en un importante defensor de Bruckner, ante la famosa exclamación "Debería habernos puesto a prueba".

Bruckner había dominado por completo e internalizado los aspectos técnicos de la composición, pero a pesar de las numerosas piezas ya escritas, aparentemente todavía no se sentía lo suficientemente seguro en la práctica de la composición libre, por lo que visitó al director de teatro Otto Kitzler para obtener más educación en esta área en Linz. Kitzler, casi diez años más joven que Bruckner, era un sincero admirador de Héctor Berlioz, Franz Liszt y Richard Wagner, por medio de los cuales demostró a Bruckner los métodos modernos de composición e instrumentación. Ludwig van Beethoven, Robert Schumann y Felix Mendelssohn Bartholdy también fueron piedras angulares importantes de estas lecciones. Durante este tiempo, Kitzler continuó animando a su alumno para componer (significativamente, Simon Sechter había prohibido previamente cualquier composición libre durante sus lecciones). Entre otras, se crearon las primeras obras instrumentales importantes: un cuarteto de cuerda, una obertura y la llamada sinfonía de estudio.

Después de completar este trabajo en 1863, se consideró que Kitzler había completado con éxito los estudios de Bruckner. Entre 1864 y 1868, las primeras obras importantes del compositor Bruckner se produjeron con las tres misas principales en re menor, mi menor y fa menor, así como la Sinfonía n.º 1 en do menor.

Después de haber entrado en contacto con la música de Wagner, Bruckner, mientras tanto, había estudiado las partituras de Tannhäuser y El holandés errante, y quedó muy impresionado por las obras. En junio de 1865, con motivo de una interpretación de Tristan e Isolda en Munich, finalmente conoció al venerado compositor en persona. Wagner aceptó benevolentemente a Bruckner y, tres años más tarde, incluso le dio a él y a su Liedertafel "Frohsinn" el estreno concertante de la escena final de Los maestros cantores de Núremberg (4 de abril de 1868).

Sin embargo, las numerosas actividades como organista, director de coro y compositor habían cobrado su precio un año antes: las fuerzas de Bruckner habían trabajado tanto que en 1867 tuvo que someterse a una recuperación ya que sufrió una crisis nerviosa, una profunda depresión, y estuvo ingresado durante tres meses en una clínica de Bad Kreuzen. Un año después padeció otro paroxismo nervioso y volvió a la misma clínica de reposo.[2]

En 1868, la primera sinfonía de Bruckner bajo el liderazgo del compositor tuvo un estreno mundial bastante exitoso, que fue positivamente revisado por el famoso crítico vienés Eduard Hanslick. Sin embargo Bruckner quería dar a conocer sus composiciones a un público más amplio que el posible en la provincia. Además, desde la muerte de Sechter en septiembre del año anterior había liberado su puesto como profesor de teoría de la música (bajo continuo y contrapunto) y organista en el Conservatorio de Viena, así como en la posición de organista de la corte, y Bruckner decidió convertirse en el sucesor de su antiguo mentor en Viena.

 
Bruckner y Wagner 1873 en Bayreuth; Silueta de Otto Böhler

Aunque Bruckner era un organista renombrado en su tiempo, impresionando a audiencias en Francia e Inglaterra con sus improvisaciones, no compuso ninguna obra importante para este instrumento (aunque sí compuso varias obras menores y escribió algunas transcripciones al órgano de sus sinfonías). Sus sesiones de improvisación le proporcionaron a veces ideas que desarrollaría posteriormente en sus sinfonías.

A partir de 1875 impartió armonía y contrapunto en la Universidad de Viena. Dentro del círculo de sus adeptos en la Universidad se encontraban Hans Rott, Hugo Wolf y Gustav Mahler, en ese entonces aún estudiantes.

Bruckner en Viena: 1868-1896Editar

Al llegar a Viena, los trabajos esperados le fueron otorgados de inmediato. Además del golpe familiar del destino que supuso que su hermana muriera en su departamento a principios de 1870, logró el éxito artístico en los primeros años: en 1869 Bruckner se convirtió en un virtuoso de órgana con conciertos extremadamente exitosos en Nancy y París, y en 1871 en Londres. Los estrenos mundiales de la Misa en mi menor en Linz (1869) y la Misa en fa menor en Viena (1872) fueron recibidos con aplausos. Su docencia en el k. u. k. Reichshauptstadt comenzó tan prometedora para el compositor que no dejó sospechar mucho de las peleas posteriores por su reconocimiento.

La situación para Bruckner solo se volvió problemática cuando comenzó a dar a conocer sus sinfonías a los vieneses. La Sinfonía n. ° 2 en do menor, que fue estrenada por la Filarmónica de Viena en 1873. Eduard Hanslick, que había tratado a Bruckner con benevolencia en la época de Linz, ahora se comportó cada vez más distante hacia él. La ruptura entre los dos llegó en 1877, cuando Bruckner estrenó su Tercera Sinfonía, que dedicó a Richard Wagner en cartas extremadamente sumisas, que se convirtió en el mayor fracaso de su carrera.

La escena musical vienesa estaba polarizada por los partidarios del estilo musical de Richard Wagner y los que preferían la música de Johannes Brahms. Al dedicar a Wagner su Tercera Sinfonía, Bruckner se ubicó sin desearlo en uno de los dos bandos. El crítico musical Eduard Hanslick, líder de la corriente conservadora, escogió a Bruckner como blanco de su ira antiwagneriana al calificar esta sinfonía como "si la Novena de Beethoven y la Walkiria de Wagner se mezclaran, y la primera acabara pisoteada por los cascos de los caballos de la segunda". Hanslick era un firme opositor de la Nueva Escuela Alemana, a cuyos representantes autorizados Wagner pertenecía, y vio en Bruckner un de los epígonos de Wagner, que debían detenerse. Sus críticas a las obras de Bruckner se convirtieron en un rechazo fanático. Como crítico principal de Viena, influyó negativamente en muchos de sus colegas para con Bruckner. Bruckner ahora era considerado por muchos críticos como "wagneriano" y, como pronto se hizo evidente, como un oponente de Johannes Brahms, quien fue venerado por Hanslick y que finalmente se estableció en Viena en 1872. Solo un pequeño círculo de amigos y seguidores continuó defendiendo al compositor. Estos incluyeron junto al entonces Ministro de Educación y Cultura Karl von Stremayr, a quien Bruckner en 1878 dedica la quinta sinfonía, que había confirmado el nombramiento de Bruckner como profesor en la Universidad de Viena, [3] algunos directores (como Hans Richter) y sus alumnos en el conservatorio. y muchos estudiantes de la Universidad de Viena, donde Bruckner dio conferencias desde 1875 como profesor de teoría de la música.

Bruckner tenía partidarios, entre los que se contaban famosos directores de orquesta como Arthur Nikisch y Franz Schalk, que intentaban constantemente acercar su música al público. Con este buen propósito propusieron al maestro gran cantidad de modificaciones a sus obras para hacer su música más aceptable al público. El carácter retraído de Bruckner hizo que consintiera en realizar algunos cambios, aunque se cercioró de conservar sus manuscritos originales, seguro de su validez. Estos fueron posteriormente legados a la Biblioteca Nacional de Viena.

Otra prueba de la confianza de Bruckner en su capacidad artística es el hecho que él a menudo comenzaba el trabajo en una nueva sinfonía pocos días después de acabar la anterior. Además de sus sinfonías, Bruckner escribió misas, motetes, y otras obras corales sacras.

Solo con los exitosos estrenos de la Cuarta Sinfonía y el Quinteto de Cuerdas en fa mayor (1881) le sirvió a Bruckner, para obtener el respeto a medias, pero la posición frontal entre los "Brahmsianos" y los "Wagner y Brucknerianos" debía continuar hasta el final. Sin embargo, el organista Bruckner pudo disfrutar de una fama duradera, como se demostró en una gira de conciertos por Suiza en 1880.

Sin embargo, el gran avance para la música de Bruckner se produjo solo a través del estreno de la Sinfonía n.º 7 en 1884 por el joven director Arthur Nikisch, que tuvo lugar significativamente en Leipzig (es decir, lejos de la "Kampfplatz" de Viena). El gran éxito del estreno de su Séptima Sinfonía en Leipzig en 1884 proporcionó finalmente a Bruckner el reconocimiento público que se le había negado hasta entonces. Según el propio Bruckner, encontró la inspiración para componer el tema principal del Adagio al saber que Wagner, su amado maestro, estaba agonizando, e incluyó por primera vez en su orquestación unas tubas wagnerianas para entonar el lamento fúnebre con el que concluye la pieza.[3]

La quinta y sexta sinfonías, por otro lado, tuvieron que esperar muchos años para su estreno mundial. Sin embargo, el compositor ya no pudo asistir a estos eventos. Sin embargo, después de que Hermann Levi finalmente ayudara a la Séptima a triunfar en Munich en 1885, la interpretación de Hans Richter del Te Deum en Viena al año siguiente también se convirtió en un brillante éxito, la música de Bruckner prevaleció gradualmente tanto en casa como en el extranjero. El emperador Franz Joseph I quedó tan impresionado por el Te Deum que le dio a Bruckner la Cruz del Caballero de la Orden de Franz Joseph.[4]

Mientras tanto, las sinfonías anteriores de Bruckner habian vuelto a llamar la atención. Sin embargo, antes de que el compositor lanzara la primera y la tercera para nuevas interpretaciones, las sometió a revisiones exhaustivas.

No obstante, Bruckner vuelve a tener un serio contratiempo al preparar el estreno de su Octava Sinfonía, cuando el director de la orquesta, Hermann Levi, le devuelve la partitura con numerosas correcciones y críticas. Apesadumbrado, el maestro emprende una revisión general de la obra, que es finalmente estrenada, en esta segunda versión, por Hans Richter en Viena en 1892, con un éxito notable. Posiblemente afectado por el rechazo de la primera versión, Bruckner lleva a cabo una revisión exhaustiva de otras sinfonías anteriores.

 
Anton Bruckner (Kaulbach) en 1885

Últimos añosEditar

A fines de la década de 1880, la salud de Bruckner se había deteriorado gradualmente. Entre otras cosas, le diagnosticaron diabetes e insuficiencia cardíaca. El compositor se vio obligado a retirarse de sus puestos en la universidad, el conservatorio y la orquesta de la corte. En 1891 se retiró como Profesor del Conservatorio. En 1892 dejó el puesto de Organista de la Corte, y dos años después dio su última conferencia en la Universidad.

Su vida era ahora la composición de su novena sinfonía, que había perseguido desde 1887. Recibió muchos honores, por lo que en 1891 obtuvo el título de doctor honorario de la Universidad de Viena. Además, el emperador le concedió a Bruckner 1895 el privilegio de alquilar gratis un departamento en el Palacio del Belvedere. Aquí pasó su último año de vida. Con un poder creativo infatigable, el compositor continuó escribiendo su obra, pero de la novena sinfonía solo se terminaron los primeros tres movimientos; el cuarto seguía siendo un fragmento.

Bruckner murió el 11 de octubre de 1896 a las 16:00 horas, según el libro de la muerte, por un defecto de una válvula cardíaca. Sus restos mortales fueron embalsamados según su voluntad. En el recordatorio escrito en nombre de sus hermanos Rosalia e Ignaz, se puede leer que el 14 de octubre fue trasladado a la Karlskirche por la funeraria (distrito III, Heugasse No. 3, Belvedere superior), y que fue bendecido y enterrado el 15 de octubre de 1896 en la basílica del monasterio de San Florián.[5]​ El sarcófago de Bruckner, que se colocó debajo del órgano, lleva en el pedestal la inscripción Non confundar in aeternum ("Por la eternidad no me avergonzaré", el Línea final del Tedeum).

Rasgos de su personalidadEditar

A lo largo de su vida fue desarrollando una personalidad con unos rasgos maníaco-compulsivos. Con el tiempo aumentaron sus inseguridades, su natural miedo a la vida, y sus diversas obsesiones, algunas de ellas macabras. Entre sus numerosas manías se encuentran:[6]

  • Aritmomanía compulsiva, o pasión por contar o hacer colecciones de todas las cosas que le rodeaban (manía por contar los ladrillos y las ventanas de los edificios).
  • Angustia y dolor por abandonar un lugar (de Linz, de Viena, de San Florian,...).
  • Obstinación por revisar partituras (de ahí la complejidad por reconocer sus auténticos originales de las revisiones).
  • Obsesión por los títulos y los diplomas.
  • Guardaba decenas de botines en los armarios.
  • Obsesión por los campanarios a los que subía para comprobar si había una cruz.
  • Rituales de verificación: entraba una y otra vez en la casa para comprobar que había dejado apagadas las velas.
  • Fascinación por tumbas, cementerios y mazmorras (llegó a visitar el museo de las torturas de Nuremberg y la torre de Londres).
  • Comportamiento necrofílico:[7]​ tocó y besó los cráneos de Beethoven y Schubert cuando sus cadáveres fueron exhumados y también el del Emperador Maximiliano, tras ser ajusticiado en México y repatriado a Viena.

ObraEditar

La obra de Anton Bruckner se concentra primordialmente en obras sinfónicas y música religiosa. Durante su vida también destacó en sus interpretaciones e improvisaciones con órgano, la mayoría de las cuales no fueron transcritas y, por tanto, no se han conservado. Su música, imbuida de una intensa religiosidad, busca la perfección formal al tiempo que quiere ser un gran himno de alabanza al Dios en el que creía fervientemente (y a quien dedicó incluso su última obra, la Novena sinfonía). En los países latinos su obra es relativamente poco conocida, aunque es programada de forma cada vez más frecuente, pero en los países germánicos goza de un gran reconocimiento y se le considera como uno de los mayores compositores de la Historia.

Sus sinfonías constituyen una síntesis entre la armonía romántica y la tradición contrapuntística. En ellas Bruckner recoge las conquistas armónicas e instrumentales de su admirado Wagner, introduciendo con frecuencia pasajes de gran cromatismo, con otros más reposados de colores sobrios. El procedimiento de desarrollo del discurso musical, centrado en el contrapunto, tiene poco que ver con la variación continua manejada por Wagner y su técnica del leitmotiv.

Los aspectos estructurales de las sinfonías brucknerianas se aproximan al modelo de Schubert. Bruckner no renuncia al empleo de la forma sonata o a la tonalidad básica en las secciones principales y sus movimientos adquieren largas dimensiones. Estas grandes duraciones se basan en la presencia de tres temas, extensamente desarrollados desde su presentación, con tempi casi siempre lentos o reposados incluso en los scherzos de transición. La densidad formal contrapone momentos de clímax muy potentes a otros de gran lirismo, asociados principalmente a la belleza de las melodías. Su orquestación se caracteriza por la alternancia de las distintas familias instrumentales, un poco como el timbre de su propio instrumento, el órgano. Por otro lado Bruckner irá ampliando progresivamente la plantilla orquestal a lo largo de su trayectoria, hasta alcanzar dimensiones wagnerianas, pero con una sonoridad muy distinta.[8]

Entre las interpretaciones integrales de sus sinfonías destacan las de cuatro directores muy diferentes, pero que se han convertido con el tiempo en las versiones de referencia de estas obras. En primer lugar hay que destacar los dos ciclos grabados por Eugen Jochum, el primero con la Filarmónica de Berlín y la Orquesta de la Radio Bávara y el segundo con la Staatskappelle de Dresde, que han quedado como la interpretación clásica tradicional por excelencia de estas sinfonías y que gozan de la característica solidez de las interpretaciones de Jochum.

La segunda es la integral de Herbert von Karajan con la Filarmónica de Berlín, en la que destacan las versiones de la séptima y la octava (de hecho la séptima fue la obra que interpretó en su último concierto). El estilo de Karajan se adaptaba muy bien a las características de las obras de Bruckner permitiéndole brillar en los momentos de intensidad y plenitud orquestal y a la vez, con su tendencia a acentuar los contrastes, aportar luminosidad a obras que pueden resultar monótonas al oyente.

La tercera integral que es quizá la considerada como la más perfecta, es la de Sergiu Celibidache con la Filarmónica de Múnich. Es conocida la obsesión de Celibidache por la obra de Bruckner, que interpretó sin cesar a lo largo de su carrera. Las grabaciones más difundidas están realizadas en directo en conciertos de la Filarmónica de Múnich en sus últimos años y reflejan una comunión total entre el autor y el director intérprete, que modula la obra a su manera, alargado los tempi como acostumbraba y acentuando la expresividad de los desarrollos. Estas grabaciones son reconocidas como una de las cumbres de la interpretación sinfónica registradas.

Finalmente hay que destacar las interpretaciones del ciclo del maestro Gunter Wand, otro director especialista en Bruckner. Tanto su integral de 1989 con la Orquesta de la Radio de Hamburgo como sus versiones de los año 90, de las sinfonías 4, 5, 6, 7, 8 y 9 con la Filarmónica de Berlín rayan a una gran altura. Retomando una lectura más clásica del compositor pero cuidando todos los detalles, especialmente los tímbricos y las transiciones rítmicas, consigue unas versiones de gran belleza que quizá alcanzan su culminación en la interpretación de la octava sinfonía grabada en directo en la catedral de Lübeck.

 
Monumento Bruckner de Viktor Tilgner en el parque de la ciudad de Viena, Inaugurado en 1908

RecepciónEditar

Durante su vida, Bruckner inicialmente disfrutó solo de la reputación de ser uno de los mejores virtuosos de órgano de su tiempo. Para su reconocimiento como compositor, tuvo que luchar laboriosamente contra él. Durante muchos años, sus sinfonías no se tomaron en serio, su creador fue considerado un outsider inoportuno, lo que finalmente fue, en un sentido más positivo, y se burló de los críticos autorizados. Aunque sus últimos años estuvieron marcados por un éxito cada vez mayor, una apreciación seria del trabajo de Bruckner no tuvo lugar hasta el siglo XX.

En su vida, las trincheras entre los seguidores de Richard Wagner y Johannes Brahms con su portavoz Eduard Hanslick aún eran demasiado profundas. El problema de Anton Bruckner era que no encajaba en ninguna de las partes: aunque era uno de los más grandes admiradores de Wagner, no se vio afectado por su estilo y filosofía musical, lo cual es evidente por el hecho de que en realidad declaró a Wagner sobrepasado y elegir la forma de sinfonía para sus obras. Por otro lado, Bruckner también era muy diferente de Brahms, a quien consideraba un competidor, aunque ambos eran partidarios de la música absoluta. Así se colocó al margen, tanto de opositores como de seguidores, contados entre los wagnerianos, y así atrajo la inexorable hostilidad de Hanslick. Los siguientes dos informes muestran que no hubo animosidades entre Brahms y Bruckner:

  1. Bruckner usó el tema principal de Brahms para su primer Concierto para piano (d) en el Conservatorio para ejercicios de composición con la sugerencia (sí "casi" verdadera) de que este era realmente un tema "para una sinfonía".
  2. Bernhard Paumgartner dijo (en ORF) que había estado presente en el funeral por la muerte de Bruckner cuando tenía ocho años, y Brahms, inadvertido, se deslizó, escondido detrás de un pilar durante un tiempo mirando las devociones.

Bruckner es, junto con Brahms y Wagner, el compositor de finales del siglo XIX, cuya obra fue probablemente la más importante para el desarrollo posterior de la música occidental. Especialmente la novena sinfonía fue excepcionalmente moderna para su época. En su tercer movimiento, Bruckner ya anticipa el lenguaje extremadamente cromático del primer Arnold Schoenberg, y su técnica de doce tonos debe mucho al tema principal de este movimiento. La sinfonía monumental expresiva de Gustav Mahler es impensable sin la preparación minuciosa de Bruckner en este campo. Desde el "ritmo de Bruckner", que en la sexta y novena sinfonías se expande en verdaderos tapices de sonido, Jean Sibelius fue estimulado por estructuras entrelazadas rítmicamente de manera similar en sus sinfonías. En la siguiente generación de compositores, la influencia de Bruckner se puede encontrar especialmente entre los representantes del neoclasicismo musical, especialmente Paul Hindemith y Johann Nepomuk David, quienes quedaron particularmente impresionados por el sentido del diseño claro de Bruckner. Finalmente, Bruckner también fue un gran modelo a seguir para compositores más conservadores del siglo XX, como Franz Schmidt, Richard Wetz, Wilhelm Furtwängler, Wilhelm Petersen o Martin Scherber, quienes tomaron su estilo como la base de su respectiva continuación individual de la misma. Incluso Dmitri Shostakovich es apenas concebible sin Bruckner. También se debió en gran parte a Bruckner el que la música sagrada fuera concebible a través de sus masas y, sobre todo, de su Te Deum.

La importancia de Bruckner para toda la música posterior en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial pasó a un segundo plano debido a la apropiación de los nacionalsocialistas de la música de Bruckner que llamaban "música aria alemana" y similar a la que hicieron de Beethoven y Wagner con fines de propaganda. Así, después del anuncio de la muerte de Adolf Hitler el 1 de mayo de 1945, el Adagio de la Séptima Sinfonía (cuya coda fue concebida como música funeraria para Wagner) fue transmitido por radio. Incluso se llegó a definir el tipo de Bruckner (nariz corta, rechoncha y enganchada) como una subespecie distinta de los arios, que se adaptaba particularmente bien a la música. Cuando eso ya no era suficiente, Bruckner fue descrito como alto y fuerte, lo que, por supuesto, representaba una completa falsificación de los hechos. Sin embargo, muchos compositores no se atrevieron a referirse a Bruckner en los primeros años de la posguerra.

Sin embargo, muy pronto, Eugen Jochum y Sergiu Celibidache lo volvieron a introducir en los programas de sus orquestas con sus devotas versiones y Bruckner y su trabajo comenzaron a ser juzgados de manera más objetiva, por lo que su música continúa disfrutando de una gran popularidad en las salas de conciertos del mundo. Como importantes intérpretes de las sinfonías de Bruckner se pueden destacar a los directores Bruno Walter, Volkmar Andreae, Carl Schuricht, Otto Klemperer, Wilhelm Furtwangler, Eugen Jochum, Herbert von Karajan, Kurt Eichhorn, Günter Wand, Sergiu Celibidache, Carlo Maria Giulini, Gennady Rozhdestvensky, Georg Tintner, Stanislaw Skrowaczewski, Bernard Haitink, Niko Harnardink, Nikola Harnitinku, Eliahu Inbal, Hortense de Gelmini, Daniel Barenboim, Christoph Eschenbach, Valery Gergiev, Toshiyuki Kamioka, Takashi Asahina, Simone Young, Gerd Schaller y Mariss Jansons.

Catálogo de obras Anton BrucknerEditar

WAB

SinfoníasEditar

SINFONÍAS
Título Sobrenombre Tonalidad Composición, Revisión Duración
Sinfonía de estudio « 00» fa menor 1863 40-45 minutos
Sinfonía n° 1 do menor 1866, 1877, 1891 45-55 minutos
Sinfonía n° 0 «Nullte» re menor 1869 45-55 minutos
Sinfonía n° 2 do menor 1872, 1876, 1892 65-75 minutos
Sinfonía n° 3 « Wagneriana» re menor 1873, 1876, 1877, 1889 70-80 minutos
Sinfonía n° 4 « Romántica» mi bemol mayor 1874, 1878, 1880, 1888 65-80 minutos
Sinfonía nº 5 si bemol mayor 1876 65-80 minutos
Sinfonía nº 6 la mayor 1881 55-65 minutos
Sinfonía n° 7 "A la muerte de Wagner" mi mayor 1883 60-75 minutos
Sinfonía n° 8 do menor 1887, 1890 75-90 minutos
Sinfonía n° 9 (inacabada) re menor 1896 55-65 minutos

Otras obras para orquestaEditar

  • Tres piezas para orquesta (1862)
  • Marcha en re menor (1862)
  • Obertura en sol menor (1862, revisión en 1863)

Música de cámaraEditar

  • Cuarteto en do menor (obra de juventud, 1862)
  • Quinteto para cuerdas en fa mayor (1881)

Música religiosaEditar

  • Varias misas, de las que 3 están numeradas y suelen interpretarse en forma de concierto: la Primera en re menor (1864), la Segunda en mi menor (1866) y la Tercera en fa menor (1867)
  • Te Deum para coro y orquesta (1885)
  • Salmo 150, para coro y gran orquesta (1892)
  • Más de 30 motetes, entre ellos, Locus Iste y Ave Maria

Otras obras coralesEditar

  • Helgoland, para coro de hombres y gran orquesta (1893)

ReferenciasEditar

  1. Eduardo Storni, Bruckner, Espasa-Calpe, Madrid, 1977, págs. 19-22.
  2. Jean Marc Perraud definió a Bruckner como un "neurótico obsesivo", con "fijación excesiva en el placer excremeticio" en su tesis doctoral "Les aspects médico-psychiatriques dans la vie et l'oeuvre du compositeur Anton Bruckner (1824-1896)" editado en 1985, Tesis, Université Claude Bernard (Lyon)
  3. Storni, op.cit., pág. 86.
  4. «ANNO, Wiener Zeitung, 1886-07-10, Seite 1». anno.onb.ac.at. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  5. «Wien - Wirkungsstätten Bruckners». anton-bruckner.heimat.eu. Consultado el 14 de noviembre de 2019. 
  6. Jordi Ribera Bergós(1986) Anton Bruckner. Ed Daimon
  7. The Guardian, 1 april, 2014 Sex, death and dissonance: the strange, obsessive world of Anton Bruckner. The Guardian
  8. «La Séptima Sinfonía de Anton Bruckner». Melómano Digital. Consultado el 6 de julio de 2016. 

BibliografíaEditar

  • Max Auer: Anton Bruckner – Mystiker und Musikant. Heyne, München 1982, ISBN 3-453-55095-1.
  • Anton Bruckner (1824–1896) – Kritische Gesamtausgabe. Herausgegeben von der Österreichischen Nationalbibliothek und der Internationalen Bruckner-Gesellschaft, Musikwissenschaftlicher Verlag, Schwedenplatz 3–4/2/19, A-1010 Wien.
  • Franz Brunner: Dr. Anton Bruckner. Ein Lebensbild. Verlag des Oberösterreichischen Volksbildungsvereins, Linz 1895 (Digitalisat)
  • Ernst Decsey: Anton Bruckner – Versuch eines Lebens. 1920.
  • Max Dehnert: Anton Bruckner. VEB Breitkopf & Härtel, Leipzig 1958.
  • Wolfgang Doebel: Bruckners Symphonien in Bearbeitungen. Die Konzepte der Bruckner-Schüler und ihre Rezeption bis zu Robert Haas. Tutzing 2001.
  • Erwin Doernberg: Anton Bruckner – Leben und Werk. Langen Müller Verlag GmbH, München, Wien 1963. Übersetzung aus dem Englischen. Titel der Originalausgabe: The Life and Symphonies of Anton Bruckner. London 1960 (über das mit besonderer Objektivität gezeichnete Lebensbild hinaus gibt diese Biographie eine eingehende Besprechung der 9 Sinfonien).
  • Alberto Fassone: Anton Bruckner und seine Zeit. Laaber-Verlag, Laaber 2019, ISBN 978-3-89007-806-9.
  • Constantin Floros: Anton Bruckner. Persönlichkeit und Werk. Europäische Verlagsanstalt, Hamburg 2004, ISBN 3-434-50566-0.
  • Fabian Freisberg: Die Kirchenmusik Anton Bruckners – Ein Beitrag zum Verständnis der Entwicklung seiner künstlerischen Identität. Dissertation an der Universität des Saarlandes, Saarbrücken 2016 (PDF, abgerufen am 17. Juli 2017).
  • Walter Gerstenberg: Bruckner, Josef Anton. In: Neue Deutsche Biographie (NDB). Band 2, Duncker & Humblot, Berlin 1955, ISBN 3-428-00183-4, S. 649–652 (Digitalisat).
  • Franz Gräflinger: Anton Bruckner. Bausteine zu seiner Lebensgeschichte. Reinhard Piper & Co., München 1911.
  • Franz Gräflinger: Anton Bruckner. Sein Leben und seine Werke. Gustav Bosse Verlag, Regensburg 1921 (PDF auf abruckner.com).
  • Wolfgang Grandjean: Metrik und Form bei Bruckner. Zahlen in den Symphonien von Anton Bruckner. Tutzing 2001.
  • Renate Grasberger: Bruckner-Ikonographie. Teil 1: Um 1854 bis 1924. Graz 1990, ISBN 3-201-01519-9.
  • Karl Grebe: Anton Bruckner. Rowohlt, Reinbek bei Hamburg 1972 (nüchterne biographische Skizze mit Analyse der brucknerschen Sinfonieform).
  • Peter Gülke: Brahms–Bruckner. Zwei Studien. Kassel/Basel 1989.
  • Uwe Harten: Anton Bruckner. Ein Handbuch. Residenz Verlag, Salzburg 1996, ISBN 3-7017-1030-9.
  • Mathias Hansen: Anton Bruckner. Reclam, Leipzig 1987, ISBN 3-379-00116-3 (biographische Skizze mit Einführung in alle Sinfonien Bruckners; bietet eine hochinteressante, eigenständige Analyse von Bruckners Kompositionsverfahren).
  • Andrea Harrandt (Hrsg.): Anton Bruckner, Briefe 1852–1886 (= Anton Bruckner Gesamtausgabe, Band XXIV/1). Musikwissenschaftlicher Verlag, Wien 1998.
  • Andrea Harrandt (Hrsg.): Anton Bruckner, Briefe 1887–1896 (= Anton Bruckner Gesamtausgabe, Band XXIV/2). Musikwissenschaftlicher Verlag, Wien 2002.
  • Ernst Herhaus: Phänomen Bruckner, Büchse der Pandora. Wetzlar 1995, ISBN 3-88178-110-2.
  • Hans-Joachim Hinrichsen (Hrsg.): Bruckner Handbuch. Stuttgart 2010, ISBN 978-3-476-02262-2.
  • Friedrich Klose: Meine Lehrjahre bei Bruckner. Erinnerungen und Betrachtungen. Regensburg 1927 (Bruckner aus der Sicht eines seiner Schüler).
  • Klaus Heinrich Kohrs: Anton Bruckner. Angst vor der Unermeßlichkeit. Frankfurt a. M./Basel 2017, ISBN 978-3-86600-274-6.
  • Ernst Kurth: Bruckner. Max Hesses Verlag, Berlin 1925, 2 Bände mit ca. 1300 Seiten.
  • Josef Laßl: Das kleine Bruckner-Buch. Rowohlt, Reinbek bei Hamburg 1980.
  • Elisabeth Maier: Anton Bruckner: Stationen eines Lebens. Landesverlag Ehrenwirth, Linz/München 1996 (enthält eine ausführliche Auflistung von Bruckner-Gedenkstätten hauptsächlich in Österreich).
  • Elisabeth Maier (Hrsg.): Verborgene Persönlichkeit. Anton Bruckner in seinen privaten Aufzeichnungen. 2 Bände. In: Anton Bruckner. Dokumente und Studien. Band 11, Musikwissenschaftlicher Verlag, Wien 2001.
  • Eusebius Mandyczewski: Bruckner, Anton. In: Allgemeine Deutsche Biographie (ADB). Band 47, Duncker & Humblot, Leipzig 1903, S. 767–769.
  • Heinz-Klaus Metzger und Rainer Riehn (Hrsg.): Bruckners Neunte im Fegefeuer der Rezeption. Musik-Konzepte, Heft 120/121/122, konzipiert und zusammengestellt von Benjamin Gunnar Cohrs, Edition Text & Kritik, München 2003, ISBN 3-88377-738-2 (darin: ausführliche Bibliographie).
  • Werner Notter: Schematismus und Evolution in der Sinfonik Anton Bruckners. Dissertation, Musikverlag Katzbichler, München/Salzburg 1983, ISBN 3-87397-084-8.
  • Leopold Nowak: Anton Bruckner – Musik und Leben 3. Auflage, Rudolf Trauner Verlag, Linz 1995, ISBN 3-85320-666-2 (reich bebildertes Standardwerk).
  • Erich Wolfgang Partsch: Bruckner, Anton. In: Oesterreichisches Musiklexikon. Online-Ausgabe, Wien 2002 ff., ISBN 3-7001-3077-5; Druckausgabe: Band 1, Verlag der Österreichischen Akademie der Wissenschaften, Wien 2002, ISBN 3-7001-3043-0.
  • Gertrude Quast-Benesch: Anton Bruckner in München. Tutzing 2006, ISBN 3-7952-1194-8.
  • Rudolf Franz Reschika: Bruckner. Gestalten und Archetypen seiner Musik. In: Musikgeschichtliche Studien. Band X, Gehann-Musik-Verlag (GMV), Kludenbach 2007, ISBN 978-3-927293-30-4.
  • Hansjürgen Schäfer: Anton Bruckner. Ein Führer durch Leben und Werk. Henschel, Berlin 1996.
  • Franz Scheder: Anton Bruckner. Chronologie. Textband. 2 Bände, Verlag Hans Schneider, Tutzing 1996.
  • Horst-Günther Scholz: Die Form der reifen Messen Anton Bruckners. Verlag Merseburger, Berlin 1961.
  • Ernst Schwanzara (Hrsg.): Anton Bruckner. Vorlesungen über Harmonielehre und Kontrapunkt an der Universität Wien. Österreichischer Bundesverlag, Wien 1950.
  • Renate Ulm (Hrsg.): Die Symphonien Bruckners: Entstehung, Deutung, Wirkung. dtv, München 1998, ISBN 3-423-30702-1.
  • Manfred Wagner: Bruckner. Schott, Mainz 1983, ISBN 3-442-33027-0 (materialreiches biographisches Werk, angenehm nüchtern und weit entfernt von Heiligengeschichtsschreibung, mit vielen Briefzitaten).
  • Manfred Wagner: Anton Bruckner-Werk und Leben. Verlag Holzhausen, 1995, ISBN 3-900518-38-6 (Online-Ausgabe).
  • Richard Wetz: Anton Bruckner. Sein Leben und Schaffen. Reclam, 1922 (frühe Monographie, verfasst von einem unter Bruckners Einfluss stehenden Komponisten).
  • John Williamson (Hrsg.): The Cambridge Companion to Bruckner. Cambridge University Press, 2004, ISBN 0-521-80404-3.
  • Frank Wohlfahrt: Anton Bruckners synfonisches Werk. Leipzig 1943.
  • Cornelis van Zwol: Anton Bruckner 1824–1896 – leven en werken. Thot, Bussum 2012, ISBN 978-90-6868-590-9.

Enlaces externosEditar