Chile vs. Unión Soviética (1973)

partido de fútbol

La repesca intercontinental UEFA-Conmebol por un cupo a la Copa Mundial de Fútbol de 1974 en Alemania Occidental fue notable por las circunstancias políticas que acompañaron al partido de vuelta, que debía disputarse entre la Unión Soviética y Chile el 21 de noviembre de 1973 en el estadio Nacional de Santiago, la capital chilena.

Soldados en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, cuando era usado como sitio de detención. Septiembre de 1973.

El 11 de septiembre de 1973 se llevó a cabo un golpe de Estado en Chile. Tras el levantamiento militar, personas consideradas indeseables a los ojos de la dictadura militar, presidida por Augusto Pinochet, habían sido retenidas y ejecutadas en el interior del estadio.

Los soviéticos le pidieron a la FIFA un cambio de sede para el partido. Ante la negativa de los chilenos al respecto, el equipo soviético no jugó, dándole a Chile una victoria por walkover y la clasificación al torneo. La prensa de la época lo llamó el Partido fantasma.[1][2]

Campañas eliminatoriasEditar

Chile fue ubicado en el Grupo 3 de la eliminatoria de la Conmebol, junto con Perú y Venezuela; más tarde, los venezolanos se retiraron. En Lima el 29 de abril de 1973, Chile fue derrotado por 2:0. En el partido de vuelta, jugado en Santiago el 13 de mayo de 1973, Chile ganó 2:0, haciendo que ambos equipos empataran tanto en puntos como en diferencia de goles. Un desempate se jugó en terreno neutral en Montevideo (Uruguay), donde Chile triunfó por 2:1.

Por su parte, la Unión Soviética fue ubicada en el Grupo 9 de las eliminatorias europeas. La campaña eliminatoria de los soviéticos comenzó el 13 de octubre de 1972 con una derrota por 1:0 ante Francia en París. Cinco días después ganaron 2:1 a Irlanda en Dublín. Sus partidos de local fueron jugados en mayo de 1973: el día 13 ganaron a los irlandeses por 1:0, y el día 26 vencieron a los franceses por 2:0, con ambos goles anotados en los últimos 10 minutos de juego.

Los partidosEditar

Partido de idaEditar

Después del golpe de Estado, el nuevo régimen había decretado la prohibición para todos los chilenos de salir del país, además de que no veía con buenos ojos jugar en la patria de un enemigo acérrimo. Sin embargo, le convenía dar una imagen de normalidad, así que el régimen de Pinochet dejó salir al equipo nacional con la condición de que nadie hiciera declaraciones de tipo político, puesto que sus familiares estaban bajo vigilancia militar. Algunos de los miembros del equipo, como Carlos Caszely o Leonardo Véliz, estaban muy identificados con el gobierno de Salvador Allende. Además, la Unión Soviética, aliado del gobierno derrocado, había condenado el golpe militar y no reconocía al nuevo gobierno, con el que había roto relaciones diplomáticas.[3]​ El 17 de septiembre, en el trayecto hacia el aeropuerto de Santiago, Valdés y Caszely hicieron desviar al bus hacia la penintenciaría de Santiago, para visitar a Álvaro Reyes, que se encontraba detenido por profesar una ideología contraria a la del régimen.[4]

Carlos Reinoso, delantero del América de México, componente del seleccionado chileno, no fue autorizado por el presidente de su club, Guillermo Cañedo para realizar el viaje a Moscú e integrarse a la Roja.[4]​ Según Reinoso, Cañedo le reprendió duramente, acusándolo de ser un mentiroso y de haberse hecho el lesionado por dos meses, y que cuando sus compatriotas lo fueron a ver, se mandó un partidazo.

En el aeropuerto de Moscú ninguna autoridad chilena recibió al equipo.[5]​ Además, Caszely y Elías Figueroa fueron retenidos por las autoridades migratorias por supuestas irregularidades en sus pasaportes: Figueroa no contaba con su visa, mientras que el delantero no había actualizado su pasaporte, no coincidiendo con su aspecto de entonces. [4][2]​ La selección chilena se hospedó en el Hotel Ukrania, en donde recibió la visita de Volodia Teitelboim.[4]​ Leonardo Véliz relató al periódico chileno La Tercera que «en Moscú se me acercó un estudiante chileno de la Universidad Lumumba, hijo de un militante comunista. Le dije que se olvidara de volver a Chile, porque cualquier tinte rojo iba a ser un peligro para su integridad».[5]

El partido de ida fue jugado en Moscú el 26 de septiembre, dos semanas después del golpe de Estado. Las autoridades soviéticas prohibieron la entrada de periodistas y cámaras al estadio.[3]​ Fue un partido muy tenso, que estuvo a punto de no disputarse por rumores de detenciones de jugadores chilenos a cambio de la libertad de presos políticos.[1]​ El resultado final fue un empate sin goles.[6][7]​ El partido fue friccionado, donde Chile utilizó un esquema bastante conservador, logrando sacar un trabajado empate.[4]​ El gobierno y los medios de comunicación soviéticos se sintieron humillados por el resultado, ya que esperaban una victoria fácil en su propia tierra.[8]

 
Unión Soviética
0
 
Chile
0
26 de septiembre de 1973, 21:00 CET
Estadio Central Lenin, Moscú — 60 000 espectadores
  1 POR Yevgueni Rudákov
  2 DEF Revaz Dzodzuashvili
  3 DEF Mykhaylo Fomenko
  4 DEF Evgeny Lovchev
  5 DEF Vladimir Kaplichny  
  6 MED Viktor Kuznetsov
  7 MED Vladimir Muntyan
  8 MED Oleg Dolmatov   46'
10 DEL Vladimir Onishchenko
  9 DEL Arkady Andreasyan   30'
11 DEL Oleg Blokhin
Entrenador Yevgeny Goryansky
  1 POR Juan Olivares
  2 DEF Juan Machuca
  5 DEF Elías Figueroa
  3 DEF Alberto Quintano
  6 DEF Antonio Arias
12 MED Francisco Valdés  
10 MED Guillermo Páez
  8 MED Juan Rodríguez
14 DEL Carlos Caszely
16 DEL Sergio Ahumada
22 DEL Leonardo Véliz   57'
Entrenador Luis Álamos
Sustituciones
-- DEF Anatoli Kozhemyakin   30'
-- MED Vladimir Gutsaev   46'
-- DEL Julio Crisosto   57'
Goles
Árbitro   Armando Marques

Partido de vueltaEditar

Ante las críticas al régimen en relación con los abusos contra los detenidos, la Federación de Fútbol de Chile sugirió otros escenarios, como el estadio Sausalito; sin embargo, la junta militar, en un esfuerzo por mejorar el clima de opinión, se empeñó en demostrar normalidad y a la vez derrotar al comunismo jugando en campo propio.[3][8]​ Los soviéticos exigían jugar el partido en cualquier otro país neutral, a lo que se negaron tanto Chile como la FIFA.[1]

La FIFA estableció una comisión que inspeccionó el estadio Nacional, arreglado un poco para la ocasión, pero en el que aún había unos 7000 detenidos. Según testimonio de Gregorio Mena Barrales, político preso en aquel estadio, aquella comisión «visitó el campo, se paseó por la cancha, miró con ojos lejanos a los presos y se fue dejando un dictamen: en el estadio se podía jugar».[3]​ Mientras la comisión de la FIFA examinaba el estadio, los detenidos fueron ocultados en su interior. Antes del partido, los detenidos fueron transferidos a un sitio de detención en el desierto de Atacama.[8]

La selección soviética nunca viajó, alegando cuestiones políticas y de seguridad,[2]​ argumentando que el estadio Nacional era un centro de detención ilegal donde se agolpaban más de 7000 presos políticos y donde se torturaban a muchos disidentes tras el golpe de Estado contra Salvador Allende. La decisión de la URSS fue apoyada por varios de sus aliados, en especial por Alemania Oriental —que ya estaba clasificada y amenazaba con no presentarse al evento mundialista—.[1]​ Los soviéticos enviaron una carta a la FIFA explicando que «por consideraciones morales, los deportistas soviéticos no pueden en este momento jugar en el estadio de Santiago, salpicado con la sangre de los patriotas chilenos».[3][9]

Chile exigió una indemnización de 300 000 dólares si no se presentaban los soviéticos, alegando que no podían poner las entradas a la venta y debido a los gastos de preparación del partido.[1]​ La FIFA declaró el partido como victoria chilena 2:0 por walkover.[10]​ Sin embargo, la FIFA dispuso que el partido se realizara de todas maneras. El «partido» tuvo una asistencia de 17 418 personas,[2]​ y duró, literalmente, 30 segundos, lo que tardó la selección chilena en marcar un gol desde el saque inicial.[3]​ Al llegar al área, tal y como habían acordado, fue el capitán, Francisco "Chamaco" Valdés, quien anotó a portería vacía.[2]

21 de noviembre de 1973 Chile  
2:0 por W.O.
  Unión Soviética Estadio Nacional, Santiago
Asistencia: 17 148 espectadores

Al vender entradas y no tener rival, la selección chilena jugó un amistoso ante el Santos de Brasil, que se presentó con un plantel de reserva (sin la presencia de su figura Pelé). El partido finalizó con un resultado de 5:0 a favor de los brasileños.

En años posteriores, algunos miembros del equipo soviético manifestaron haber pensado que su gobierno no quería perder ante un país con una ideología política diferente y que en su lugar obtuvieron una victoria moral ante los ojos del mundo.[8]

SecuelasEditar

En el sorteo del Mundial, Chile fue emparejado con Alemania Occidental (el anfitrión) y dos debutantes: Alemania Oriental y Australia. Chile fue eliminado del torneo en primera ronda con una derrota (1:0 ante Alemania Occidental) y dos empates (1:1 ante Alemania Oriental y 0:0 ante Australia).

Por su parte, para el fútbol soviético comenzó un periodo de declive que los llevó a perderse el Mundial de 1978 y las ediciones de la Eurocopa de 1976 y 1980.

Por su parte Chile se sumó al boicot estadounidense a los Juegos Olímpicos de Moscú 1980.

Cultura actualEditar

  • El año 2015 se lanzó el libro "El partido de los valientes", del autor chileno Axel Pickett, que relata las peripecias vividas por miembros de la selección chilena durante el viaje y el partido jugado en Moscú.
  • La serie chilena-finlandesa de 2019 Héroes invisibles, en su capítulo 4, muestra la realización del partido.

ReferenciasEditar

  1. a b c d e «Chile - URSS (1973): el partido fantasma». curiosidadesdelfutbol.wordpress.com. 7 de mayo de 2012. Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  2. a b c d e Soto, Óscar G. (21 de noviembre de 2013). «El partido fantasma entre Chile y la URSS» (HTML). www.marca.com. Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  3. a b c d e f García, Miguel (17 de mayo de 2015). «Chile vs. URSS, 1973. La cara negra del fútbol». Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  4. a b c d e Urrutia O'Neill, Luis (29 de septiembre al 5 de octubre de 1998). «Grandes Partidos de todos los tiempos (I)». Don Balón (333): 14-21. 
  5. a b «URSS vs Chile, Moscú 1973: La historia del 0-0 que acercó a la Roja a Alemania ’74 a solo días del golpe militar». www.eldesconcierto.cl. 27 de septiembre de 2016. Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  6. González, Ignacio (26 de mayo de 2011). «Chile vs URSS 1973: El partido de los valientes». www.guioteca.com. Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  7. González, Carlos (21 de septiembre de 2013). «A 40 años de la increíble aventura de Chile en la Unión Soviética». La Tercera. Santiago: Grupo Copesa. Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  8. a b c d Dev, Ravi (16 de abril de 2014). «The Soccer Match That Should Have Never Been Played». medium.com (en inglés). Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  9. Wright, Chris (15 de julio de 2013). «Retro Football: Chile Qualify For ’74 World Cup By Beating USSR With A Single Shot In Sinister Circumstances» (en inglés). www.whoateallthepies.tv. Consultado el 6 de marzo de 2017. 
  10. Bermúdez, Juan Pablo (24 de noviembre de 2003). «El día que Chile le ganó a Nadie» (HTML). www.pagina12.com.ar. Consultado el 6 de marzo de 2017. 

Enlaces externosEditar