Diezmo

impuesto religioso del 10% sobre la ganancia

El diezmo (del latín decimus, décimo) es una décima parte de algo que se paga como contribución a una organización religiosa o impuesto obligatorio al gobierno.[1]

El diezmo en la BibliaEditar

Antiguo TestamentoEditar

El primer diezmo registrado en la Biblia fue el dado por el patriarca Abram (después llamado Abraham) al sacerdote Melquisedec en acción de gratitud en Génesis 14:20, tiempo antes de que se instituyera el diezmo para los sacerdotes levitas, aunque solo lo hizo una vez. [2]

Varios conceptos de diezmos se describen en Deuteronomio en el capítulo 14 versículo 22-29. [3][4]​El diezmo era la manera de sustentar la tribu israelita de Leví, que no podía poseer herencias de tierras, sino que su herencia era el 10% de lo que rindiera lo producido por los cultivos y los ganados de todas las otras tribus de Israel, es decir, sus ganancias eran el 10%, pues su labor era dedicarse a administrar el tabernáculo de Yahveh. El diezmo no solo era una obligación para el que lo daba (el pueblo judío), sino también para quienes tenían el deber de recibirlos y administrarlos (los ministros); entre algunos de sus usos obligatorios era el de ayudar a las viudas, huérfanos y extranjeros (Deuteronomio 26:12-13). Recibido del producto de cada año, se llevaría el diez por ciento al alfolí, y de allí comerían todos los sacerdotes y sus familias.

En el Libro de Malaquías capítulo 3 en los versículos 8 al 12, la infidelidad en los diezmos se considera un robo de Dios, mientras que la fidelidad en los diezmos se presenta como una prueba de bendiciones.[5]

Nuevo TestamentoEditar

Algunos teólogos han afirmado que el diezmo era una costumbre judía arraigada en la época de Jesús, y es por eso que no había una orden específica sobre el diezmo en el Nuevo Testamento.[6]

JudaísmoEditar

Los judíos ortodoxos continúan practicando las leyes del diezmo, como Terumah y Maasser rishon.[7][8]

CristianismoEditar

CatolicismoEditar

 
Tabla de los diezmos eclesiásticos de la segunda mitad del siglo XVII.

En Catolicismo, durante el Consejo de Tours en 567, se promulgó un decreto para la recolección del diezmo. [9]​ En 585, durante el Segundo Concilio de Mâcon, se adoptó un decreto para la excomunión de aquellos que no pagan el diezmo por la Iglesia. [10]​ La Iglesia Católica ya no requiere el diezmo en derecho canónico. [11]

ProtestantismoEditar

En Protestantismo, Martín Lutero, el teólogo detrás de la reforma protestante, dijo que la ley de la gracia excluye la ley del diezmo. En un sermón del 27 de agosto de 1525, mencionó el pasaje de Pablo en Gálatas 5: 3 donde se dice que si acepto vivir de acuerdo con la ley de Moisés, estoy obligado a practicar toda la ley (Dt 28: 58).[12]​ Algunas denominaciones protestantes creen en el diezmo como modelo de generosidad no obligatoria.

Un modelo de generosidadEditar

  1. Iglesia luterana Sínodo de Misuri, Estados Unidos[13]
  2. Iglesia presbiteriana (Estados Unidos), Estados Unidos [14]

Cristianismo evangélicoEditar

En cristianismo evangélico, las posiciones en el diezmo varían según las denominaciones. En algunas iglesias evangélicas, el diezmo se considera obligatorio y el tema ocupa una gran parte de cada culto. [15][16]​ Para algunas denominaciones, el diezmo debe ser libre y sin compromiso.[17][18]

Un modelo de generosidadEditar

  1. Federación de Iglesias Bautistas Evangélicas de Francia, Francia[19]
  2. Alianza Cristiana y Misionera EUA, Estados Unidos[20]
  3. Iglesia Cuadrangular, Internacional [21]
  4. Iglesia de Dios (Cleveland), Internacional [22]
  5. Iglesia universal del Reino de Dios, Internacional [23]

Una donación obligatoriaEditar

  1. Convención Bautista del Sur, Estados Unidos [24]

Según un estudio realizado en 2018 por LifeWay Research que entrevistó a 1,010 estadounidenses, el 86% de las personas con creencias evangélicas dicen que el diezmo todavía sigue siendo un mandamiento bíblico. [25]​En este número, el 87% de los creyentes bautistas, el 86% de los creyentes pentecostales y el 81% de los creyentes no denominacionales comparten esta posición.

Según los Testigos de JehováEditar

Para los testigos de Jehová no es obligatorio dar el diezmo,[26]​ peros sí influyen a sus creyentes en dar donativos anónimos y voluntarios.[27]​ Para los JW la ley se le dio a la antigua nación de Israel que incluía el mandato de dar los sacerdotes, no a los cristianos.[28]​ Los JW utilizan el pasaje 2 Corintios 9:7, “Que cada uno haga lo que ha decidido en su corazón, y no de mala gana ni a la fuerza (impuesto) , porque Dios ama al que da con alegría” .[29]

Colecta de ofrendas religiosas e impuestosEditar

FranciaEditar

En Francia, durante el Antiguo Régimen, fue un impuesto para recaudar fondos con los que mantenían a la Iglesia y a sus ministros.

Correspondía a una determinada parte de la recaudación (la parte variaba de un obispo a otro y de una parroquia a otra, dependiendo del número de personas de las mismas).

A fin de proceder a la recaudación de este impuesto, el cura primitivo (de la parroquia) era el diezmero, firmaba una especie de contrato bien por la totalidad del diezmo, bien por una parte del mismo (mitad, tercio, cuarto, etc.) y, en general, mantenía el cargo con una duración de seis o siete años según las regiones.

El diezmo era, pues, una recolecta que se hacía anualmente mediante un canon establecido, ya fuera en especie, ya en moneda, que se entregaba al diezmero, o sea al cura primitivo, autoridad de la que dependía directamente la parroquia.

Según las regiones y los periodos, se establecían diferentes tipos de diezmos:

  • diezmo grueso (o gordo): canon sobre los cereales: trigo, cebada.
  • diezmo enfeudado: diezmo secularizado percibido por un laico.
  • diezmo menudo: sobre las bestias y la lana.
  • diezmo mixto: sobre los animales.
  • diezmo noval: sobre las tierras roturadas con menos de 40 años.
  • diezmo personal: sobre los frutos del trabajo.
  • diezmo sólito: percibido desde tiempos inmemoriales (los diezmos insólitos eran ocasionales).
  • diezmo real: sobre los frutos de la tierra.
  • diezmo verde: sobre el lino, cáñamo, frutas y legumbres.

EspañaEditar

Por lo que se refiere a España, la obligatoriedad del diezmo se introdujo a través de Aragón y Cataluña, regiones fronterizas con el Imperio carolingio.[30]​ El pago del tributo se realizaba en especie y representaba un décimo de los frutos de la agricultura o ganadería obtenidos por el creyente. Existían dos categorías de diezmos: el mayor, que se aplicaba sobre los productos generales, como los cereales, vinos, aceites, vacas, ovejas, etc., y el menor, que comprendía los bienes más específicos: aves de corral, legumbres, hortalizas, miel, etc.[30]

Los ingresos obtenidos eran recogidos por el “colector” y entregados a los párrocos, abades y obispos. Para facilitar este proceso los vecinos podían nombrar a un “dezmero”, que iba retirando los productos de las casas de los contribuyentes.[30]

En ocasiones, la recaudación perdía su sentido originario al ser percibida por los señores feudales, como consecuencia de ser patronos de un monasterio o iglesia o de haber comprado los derechos recaudatorios a la Iglesia. Los diezmos se distribuían por tercios en función de su destino: un tercio se dedicaba a la construcción de iglesias, otro a sufragar los gastos del personal eclesiástico y, el último, a cubrir las necesidades capitulares. A pesar del nombre, el tipo aplicado variaba según los objetos gravados y las regiones, por lo que no siempre alcanzaba el diez por ciento. Tampoco se extendía a la totalidad de los productos agrícolas y ganaderos, lo que originó distorsiones del mercado al ampliarse de manera desmesurada los cultivos o la crianza de animales exentos de gravamen. El castigo más eficaz para evitar el fraude fue la excomunión, que no se levantaba hasta que el contribuyente pagaba la totalidad de las cantidades debidas.[30]

Reinos hispanos de AméricaEditar

En la parte de la América constituida como Imperio Español, debido a los acuerdos del Patronato Regio, el diezmo era cobrado directamente por los funcionarios civiles de la Corona, a condición que esta se encargara de erigir, dotar y mantener las iglesias y parroquias y otras obras de la Iglesia católica. Este impuesto, correspondiente al 10 por ciento aproximado de los ingresos anuales, era cobrado a hacendados y propietarios de inmuebles rurales. Al advenir la época de la Independencia, en el siglo XIX, los gobiernos de las nuevas repúblicas constitucionales suprimieron paulatinamente este impuesto.

ControversiasEditar

Desde la década de 1970, varios escándalos financieros de malversación de fondos han sido reportados en iglesias y organizaciones evangélicas.[31]​ El Consejo Evangélico para la Responsabilidad Financiera fue fundado en 1979 para fortalecer la integridad financiera en las organizaciones e iglesias evangélicas que voluntariamente desean ser miembros y someterse a auditorías contables anuales.[32]

ObservacionesEditar

  • Según la RAE: Se dice de cada una de las diez partes iguales en que se divide un todo. Derecho del diez por ciento que se pagaba al rey sobre el valor de las mercaderías que se traficaban y llegaban a los puertos, o entraban y pasaban de un reino a otro. Parte de los frutos, regularmente la décima, que pagaban los fieles a la Iglesia.[33]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. David F. Burg (2004). A World History of Tax Rebellions. pp. viii. ISBN 9780203500897. 
  2. Frank S. Thielman, Theology of the New Testament, Zondervan Academic, USA, 2011, p. 598
  3. Norman Solomon, Historical Dictionary of Judaism, Rowman & Littlefield, USA, 2015, p. 459
  4. Sara E. Karesh, Mitchell M. Hurvitz, Encyclopedia of Judaism, Infobase Publishing, USA, 2005, p. 521
  5. David A. Croteau, Perspectives on Tithing: Four Views, B&H Publishing Group, USA, 2011, p.15
  6. David A. Croteau, Perspectives on Tithing: Four Views, B&H Publishing Group, USA, 2011, p. 184-185
  7. Norman Solomon, Historical Dictionary of Judaism, Rowman & Littlefield, USA, 2015, p. 459
  8. Sara E. Karesh, Mitchell M. Hurvitz, Encyclopedia of Judaism, Infobase Publishing, USA, 2005, p. 521
  9. Americana Corporation, Encyclopedia Americana, Volume 30, Scholastic Library Publishing, USA, 2006, p. 788
  10. William J. Rademacher, John S. Weber, David McNeill, Jr., Understanding Today's Catholic Parish, Twenty-Third Publications, USA, 2007, p. 13
  11. Lucie Sarr, En Côte d'Ivoire, la dîme en question, africa.la-croix.com, Francia, 10 de febrero de 2018
  12. David A. Croteau, Perspectives on Tithing: Four Views, B&H Publishing Group, USA, 2011, p. 179-180
  13. Iglesia luterana Sínodo de Misuri, Tithing, lcms.org, USA, consultado el 28 de mayo de 2020
  14. Iglesia presbiteriana (Estados Unidos), Stewardship, presbyterianmission.org, USA, Mayo de 1997
  15. John Blake, How passing the plate becomes the 'Sunday morning stickup', cnn.com, USA, 14 de junio de 2015
  16. Venance Konan, Églises évangéliques d’Abidjan - Au nom du père, du fils et... du business Archivado el 13 de enero de 2017 en la Wayback Machine., koffi.net Costa de Marfil, 10 de mayo de 2007
  17. Dean R. Hoge, Money Matters: Personal Giving in American Churches, Westminster John Knox Press, USA, 1996, p. 141
  18. Marie-Claude Malboeuf e Jean-Christophe Laurence, Églises indépendantes: le culte de l'argent, lapresse.ca, Canadá, 17 de noviembre de 2010
  19. FEEBF, COUTUMIER DE LA FEEBF : RESPONSABILITÉS COMMUNAUTAIRES, p. 15, federation.feebf.com, Francia, consultado el 28 de mayo de 2020
  20. Ronald Walborn and Frank Chan, Stewardship and the Kingdom of God, cmalliance.org, USA, 2001, p. 30
  21. The Foursquare Church, Beliefs : 22. Tithes and Offerings, p. 2, foursquare.org, USA, consultado el 28 de mayo de 2020
  22. Iglesia de Dios (Cleveland), DOCTRINAL COMMITMENTS : Tithing and giving, churchofgod.org, USA, consultado el 28 de mayo de 2020
  23. Iglesia universal del Reino de Dios, Em que Cremos : Dízimos e Ofertas, universal.org, Brasil, consultado el 28 de mayo de 2020
  24. Southern Baptist Convention, On Tithing, Stewardship, And The Cooperative Program, sbc.net, USA, 2013
  25. Bob Smietana, Churchgoers Say They Tithe, But Not Always to the Church, lifewayresearch.com, USA, 10 de mayo de 2018
  26. https://www.jw.org/es/testigos-de-jehov%C3%A1/preguntas-frecuentes/diezmo/
  27. https://wol.jw.org/es/wol/d/r4/lp-s/101985889
  28. https://www.jw.org/es/ense%C3%B1anzas-b%C3%ADblicas/preguntas/el-diezmo-en-la-biblia/
  29. https://www.jw.org/es/biblioteca/biblia/nwt/libros/2-corintios/9/#v47009007
  30. a b c d Enrique Ossorio Crespo, Así Era... Los Diezmos de la Iglesia Archivado el 25 de diciembre de 2009 en la Wayback Machine., La Ventana de la Agencia (Agencia Tributaria), No 29, 2004-08-26, p. 16. Consultado 2010-03-03.
  31. Michael J. Anthony, Introducing Christian Education: Foundations for the Twenty-first Century, Baker Academic, USA, 2001, p. 284
  32. Randall Herbert Balmer, Encyclopedia of Evangelicalism: Revised and expanded edition, Baylor University Press, USA, 2004, p. 239
  33. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «diezmo». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 7 de enero de 2011. 

Enlaces externosEditar