DNI (España)

Documento oficial de Identidad de los ciudadanos españoles del Reino de España.

El documento nacional de identidad (DNI),[1]​ también conocido como carné de identidad, es el documento de identidad que se expide en España.[2]​ Desde marzo de 2006 es electrónico. Es una tarjeta de policarbonato que incorpora un chip con información digital y que tiene unas dimensiones idénticas a las de las tarjetas de crédito comúnmente utilizadas.[3]​ Es obligatorio a partir de los 14 años, aunque puede solicitarse desde la inscripción del menor en el Registro Civil. A fecha de octubre de 2015 se habían emitido más de 44 millones de DNI electrónicos en España.[4]

Documento nacional de identidad (España)
Tipo de documento Documento de identidad
Emitido por Ministerio del Interior
Válido en Bandera de España España
Fecha de primera emisión 1951
Tiempo de expiración 2 años (menores de 5 años)
5 años (entre 5 y 29 años)
10 años (entre 30 y 70 años)
Permanente (mayores de 70 años e inválidos)
Costo del documento Renovación por caducidad, extravío, sustracción, anticipo o deterioro: 12 
Renovación con el DNI en vigor por cambio de datos (de filiación y/o domicilio): 0 €
De familia numerosa: 0 €

HistoriaEditar

En 1824, el rey Fernando VII creó la Policía en España y le otorgó la potestad exclusiva para crear padrones que incluyeran edad, sexo, estado, profesión y naturaleza del vecindario. Ésta fue su primera atribución, competencia que se ha mantenido hasta la actualidad y que ha vinculado históricamente al Cuerpo Nacional de Policía con el carné de identidad.[5]

La creación de un nuevo documento se puso en marcha a través de un decreto el 2 de marzo de 1944, para disponer de información censal de los ciudadanos. Para el diseño del primer DNI se convocó un concurso público, que fue adjudicado a Aquilino Rieusset Planchón, recibiendo un premio de 30 000 pesetas de la época.[6]

La iniciativa de crear un DNI partió, en la primera mitad del siglo XX, del general Franco, quien en el año 1951 obtuvo su propio carné de identidad. Los primeros obligados a formalizarlo fueron los presos y los que permanecían en libertad vigilada. En segundo lugar, los hombres que por su profesión o negocio mudaban con asiduidad de domicilio. En tercer lugar, los varones residentes en ciudades de más de 100.000 habitantes. Luego, los hombres en localidades entre &&&&&&&&&&025000.&&&&&025 000 y &&&&&&&&&0100000.&&&&&0100 000 habitantes, después las mujeres que viajaban por motivos de trabajo y así sucesivamente hasta completar con los años el conjunto de la sociedad.[7]

Zaragoza fue la primera capital de provincia donde se expidió el DNI. El ensayo se extendió posteriormente a Valencia, y de allí se extendió al resto de los municipios en España hasta completar 59 equipos fijos distribuidos en todas las regiones excepto Navarra.[7]

El primero diseño de la tarjeta moderna del DNI data de 1951 e incluía los datos de filiación, profesión, empleo o cargo. De color verde, incorporaba el águila de San Juan, característica del régimen franquista. Además se señalaba la categoría del sujeto en función de su economía. La segunda llegó en 1962 e incorporaba estado civil y grupo sanguíneo. Su color azul respondía al tono corporativo de la Policía. Desapareció en esta versión el sexo del usuario. El siguiente formato apareció en 1965 y se expidió hasta 1980. Ha sido una de las tarjetas más populares. Se mantuvieron los mismos datos registrales, excepto la firma del Director del equipo que expedía el carné, que se suprimió.

Las variantes más significativas del cuarto modelo de DNI, con una vigencia desde 1981 hasta 1985, fueron la inclusión del escudo constitucional y la supresión de las categorías anteriores. Se incluyó de nuevo el género del ciudadano. En el siguiente modelo (1985-1991), se descartaron la profesión, el estado civil y el grupo sanguíneo, ya que en ocasiones provocaba errores médicos. En la década de 1990 se idearon unos modelos realizados mediante tecnología informática. La histórica huella dactilar desapareció y la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre asumió la competencia de su elaboración.

En 2006 se incorporó un chip al DNI, convirtiéndolo en un documento de identidad electrónico. Este chip permitía agilizar los trámites con la Administración e Internet.[7]

En 2015 se lanzó el DNI 3.0 con tecnología NFC.[8]

NormativaEditar

El documento nacional de identidad es un documento personal e intransferible emitido por el Ministerio del Interior que goza de la protección que a los documentos públicos y oficiales otorgan las leyes. Su titular esta obligado a la custodia y conservación del mismo durante su período de vigencia. Dicho documento tiene suficiente valor, por sí solo, para acreditar la identidad y los datos personales de su titular que en él se consignen, así como la nacionalidad española del mismo. A cada DNI, se le asigna un número personal que tiene la consideración de identificador numérico personal de carácter general.[2]

Para obtener un DNI es necesario tener la nacionalidad española. Todos los españoles tienen derecho a que se les expida el documento nacional de identidad, siendo obligatoria su obtención por los mayores de catorce años residentes en España y para los de igual edad que, residiendo en el extranjero, se trasladen a España por tiempo no inferior a seis meses.[9]​ Pueden ser sancionadas las personas que incumplan la obligación de obtener la documentación personal.

Todas las personas obligadas a obtener el DNI, están también obligadas a exhibirlo cuando sean requeridas para ello por la autoridad. No hay obligación de llevarlo permanentemente, pero si hay obligación de identificarse y de exhibirlo a la autoridad si se lleva. Si el DNI fuera requerido por la autoridad y no pudiera ser mostrado por no llevarlo en ese momento, se podrá mostrar otro documento para identificarse, siendo decidida por la autoridad su validez suficiente o no como documento identificativo. Por ejemplo, el carné de conducir no es un documento de identidad, pero la autoridad, a su criterio, puede admitirlo como válido para identificarse.

En caso de no ser posible la identificación por no llevar el DNI en ese momento, se podrá requerir a esa persona a que acompañe a la autoridad o a los agentes a las dependencias más próximas con medios adecuados para realizar la identificación.[10]​ En caso de negarse a mostrar el DNI cuando se lleva consigo, o de negarse a ir a comisaría para realizar la identificación, puede constituir una infracción administrativa por desobediencia (multa), o puede llegar a ser constitutivo de una falta de desobediencia a la autoridad contemplada y sancionada en el artículo 634 del Código Penal.[11]

ValidezEditar

El documento nacional de identidad tiene un período de validez de dos años para las personas menores de cinco años, de cinco años para las personas menores de treinta años, de diez años para las personas menores de setenta años, y permanente para las personas mayores de setenta años. De forma excepcional se puede otorgar validez permanente a personas mayores de treinta años que acrediten la condición de gran inválido, o validez de un año si no se pueden presentar los documentos requeridos para su expedición.

NúmeroEditar

El número del documento nacional de identidad está formado por ocho dígitos y un carácter alfabético de control. Esta letra se obtiene a partir del número completo del DNI dividido entre el número 23. Al resto resultante de dicha división, que está comprendido entre 0 y 22, se le asigna la letra de control según una equivalencia. No se utilizan las letras: I, Ñ, O, U. La I y la O se descartan para evitar confusiones con otros caracteres, como 1, l o 0. La Ñ se descarta para evitar confusiones con la N.

Resto 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22
Letra T R W A G M Y F P D X B N J Z S Q V H L C K E

Desde un principio, y con un método aún vigente, los números del DNI se asignaron por lotes a los equipos de expedición. Así, cada comisaría o equipo móvil que tramita el DNI, cuenta con un margen suficiente de números libres. Si agota ese cupo, se le otorga un nuevo lote, no necesariamente correlativo al anterior. Se destierra así una falsa creencia: los números bajos del DNI no correspondieron en el pasado a personas que ya han fallecido. Nadie ostenta «el número de un muerto» como se afirma sin fundamento en conversaciones de bar Ramón.[7]

El número uno se lo adjudicó para sí mismo Francisco Franco Bahamonde.[12]​ El segundo llevaba el nombre de su mujer, Carmen Polo y Martínez Valdés. Para su hija Carmen Franco y Polo fue a parar el número tres. Del cuarto al noveno han quedado vacantes. Del 10 en adelante y hasta el número 99 se bloquearon para la Familia Real Española. El número 10 se le asignó al rey Juan Carlos I, el 11 para la reina consorte Sofía de Grecia, el 12 para la infanta Elena y el 14 para la infanta Cristina. El número 13 quedó sin usar debido a la superstición. El DNI del rey Felipe VI tiene el número 15.[7]​ La princesa de Asturias Leonor tiene el 16 y la infanta Sofía el 17.[13]

Hay constancia de que existen miles de personas que comparten números de DNI.[14]

ElementosEditar

Desde diciembre de 2015 se emite la versión 3.0 del DNI electrónico en todas las oficinas de expedición. Es una tarjeta plástica de policarbonato, que incorpora un chip electrónico con información digital. Sus dimensiones son idénticas a las de las tarjetas de crédito comúnmente utilizadas (85,60 mm de ancho × 53,98 mm de alto). Esta versión del DNI tiene los siguientes elementos:[3]

  • En el anverso:
    • En el cuerpo central se indican apellidos, nombre, sexo, nacionalidad y fecha de nacimiento del titular del DNI. También se indica el número de serie del soporte físico de la tarjeta, fecha de validez del documento y firma manuscrita del titular.
    • En el lado izquierdo se muestra la fotografía del titular grabada en blanco y negro y de mayor tamaño que en versiones anteriores.[15]​ Debajo de la fotografía se indica el número personal del DNI del titular incluyendo la letra de verificación.
    • En el lado derecho hay una ventana transparente con un grabado láser del número de soporte físico. Más abajo hay una imagen cambiante grabada en láser (CLI) que consta de la fecha de expedición en formato DD MM AA y una fotografía en minuatura del titular. Debajo está el número CAN (Card Access Number) para el acceso al chip RFID.[16]
  • En el reverso:
    • En la parte superior se indican dirección, localidad, provincia y país del domicilio del titular. Más abajo se indica el lugar de nacimiento con la provincia y el país y el nombre de los padres del titular. A la izquierda se indica el código del equipo de expedición del DNI electrónico. También está el chip criptográfico con antena NFC.
    • En la parte inferior está la información impresa OCR-B para lectura mecanizada sobre la identidad del ciudadano según normativa OACI para documentos de viaje.
  • En el chip criptográfico, en formato digital:
    • Certificado electrónico para autenticar la personalidad del ciudadano
    • Certificado electrónico para firmar electrónicamente, con la misma validez jurídica que la firma manuscrita
    • Certificado de la Autoridad de Certificación emisora
    • Par de claves de cada certificado electrónico
    • Plantilla biométrica de la impresión dactilar
    • Fotografía digitalizada del ciudadano
    • Imagen digitalizada de la firma manuscrita
    • Datos de la filiación del ciudadano, correspondientes con el contenido personalizado en la tarjeta

El chip electrónico no contiene información relativa a datos personales distintos a los que aparecen impresos en la superficie de la tarjeta ni datos sanitarios, fiscales, judiciales, penales, infracciones de tráfico, etc...

Medidas de seguridadEditar

En el DNI electrónico se han desarrollado diversos elementos de seguridad para impedir su falsificación:[3]

  • Medidas visibles a simple vista: tintas ópticamente variables, relieves, fondos de seguridad
  • Medidas verificables mediante medios ópticos y electrónicos: tintas visibles con luz ultravioleta, microescrituras
  • Medidas de seguridad digitales: Encriptación de los datos del chip, acceso a la funcionalidad del DNI electrónico mediante clave personal de acceso (PIN), las claves nunca abandonan el chip, la Autoridad de Certificación es la Dirección General de la Policía

UtilizaciónEditar

Para poder utilizar el DNI electrónico, en primer lugar hay que conocer la clave personal. Esta clave se puede cambiar en los puntos de actualización del DNI de las oficinas de expedición del DNI. En segundo lugar, se necesita un ordenador personal y un lector de tarjetas inteligentes. Existen distintas implementaciones, bien integrados en el teclado, bien externos (conectados vía USB) o bien a través de una tarjeta PCMCIA. El lector de tarjetas inteligentes debe ser válido para el uso del DNI electrónico. Para ello debe ser compatible con la norma ISO 7816. Por último, hay que descargar el software que proporciona la Dirección General de la Policía en el portal del DNI electrónico.[17]

En octubre de 2011, a los cinco años de su lanzamiento, El País informaba de que la utilización del DNI electrónico era muy escasa, y de que las pocas personas que usan certificados digitales preferían usar el certificado digital de la FNMT.[18]

En 2015 se lanzó el DNI electrónico 3.0 que incorpora un chip NFC que puede ser leído desde móviles con lector NFC utilizando una aplicación.[19]

VulnerabilidadesEditar

En noviembre de 2017 la Dirección General de la Policía desactivó la funcionalidad de los certificados digitales en los documentos expedidos a partir de abril de 2015, ya que según un estudio de la Universidad de Masaryk de la República Checa, eran vulnerables a un ataque conocido como ROCA, que permitía adivinar las claves privadas del usuario de los certificados afectados analizando las claves públicas. Las autoridades informaron que en ningún DNI se había detectado dicho ataque, pero que se habían desactivado los certificados de los DNI vulnerables como medida preventiva. También informaron de que los documentos afectados seguían siendo válidos como documentos identificativos, aunque no pudieran usarse los certificados digitales.[20]​ En diciembre de 2017, tras aplicar las soluciones técnicas necesarias, se notificó que ya era posible acudir a una comisaría a actualizar los certificados para solucionar el problema.[21]

Esta vulnerabilidad no solo afectó a los certificados del DNI, sino que es una vulnerabilidad genérica detectada en algunas tarjetas criptográficas de algunos fabricantes, entre los que estaban los DNI expedidos después de la fecha indicada. Según el estudio, el fallo se encontraba en una librería de código utilizada por Infineon, uno de los proveedores más relevantes de chips inteligentes. El fallo implica que no se puede verificar si una firma digital la realizó el dueño del DNI o que los datos cifrados queden expuestos a terceros.[20]

Por este motivo, además, queda en entredicho la validez de las firmas ya realizadas con estos documentos ya que no se puede demostrar quién los ha firmado. También ha sido revelada otra vulnerabilidad en la emisión de la firma: no certifica cuando fue realizada una firma, ni la fecha ni la hora de la operación.[22]

Marco legalEditar

  • Reglamento (UE) n.º 910/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de julio de 2014 relativo a la identificación electrónica y los servicios de confianza para las transacciones electrónicas en el mercado interior y por la que se deroga la Directiva 1999/93/CE.
  • Ley 59/2003 de firma electrónica.
  • Ley Orgánica 15/1999 de protección de datos.
  • Real Decreto 1553/2005 por el que se regula el documento nacional de identidad y sus certificados de firma electrónica.
  • Real Decreto 1586/2009, de 16 de octubre, por el que se modifica el Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre, por el que se regula la expedición del documento nacional de identidad y sus certificados de firma electrónica.
  • Real Decreto 414/2015, de 29 de mayo, por el que se modifica el Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre, por el que se regula la expedición del documento nacional de identidad y sus certificados de firma electrónica.

Tarjeta de identidad de extranjeroEditar

Para obtener un DNI es necesario tener la nacionalidad española. Los extranjeros residentes legalmente en España poseen una tarjeta de características similares pero en tonos azules, denominada tarjeta de identidad de extranjero.

La tarjeta de identidad de extranjero es el documento que dota de documentación a los extranjeros en situación de permanencia legal en España. Esta tarjeta acredita que se ha concedido, de acuerdo con la normativa vigente, la autorización para permanecer en territorio español por un tiempo superior a seis meses. La tarjeta de identidad de extranjero es personal e intransferible.

En la tarjeta de identidad de extranjero consta el número de identidad de extranjero o NIE.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «DNI». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. 
  2. a b Real Decreto 1553/2005.
  3. a b c Cuerpo Nacional de Policía. «Descripción DNI 3.0». Consultado el 25 de julio de 2018. 
  4. Cuerpo Nacional de Policía. «Portal del DNI Electronico». www.dnielectronico.es. Consultado el 5 de febrero de 2019. 
  5. «Historia del DNI». Archivado desde el original el 6 de septiembre de 2013. Consultado el 12 de febrero de 2014. 
  6. ABC (29 de noviembre de 1946). «Hemeroteca». 
  7. a b c d e Caballero, Javier; Izeddin, Daniel (7 de marzo de 2004). «60 años de carné de identidad». El Mundo. 
  8. López Enano, Virginia (12 de enero de 2015). «Interior lanza el nuevo DNI 3.0, que permite transmitir datos». El País. 
  9. Real Decreto 1553/2005, art. 2.1.
  10. Ley Orgánica 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana, art. 16.2.
  11. Gómez Cuadrado, Eduardo (4 de noviembre de 2012). «Apuntes sobre la obligación de ir o no identificado. No obligación de portar constantemente el D.N.I.». Red Jurídica. 
  12. Dolz, Patricia Ortega (10 de noviembre de 2019). «El DNI de Franco que ya es de todos». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 10 de noviembre de 2019. 
  13. «Las Infantas Leonor y Sofía ya tienen DNI». 20 Minutos. 12 de abril de 2009. 
  14. García del Vello, Justino (1996). «Estimación de los DNI duplicados en España». Revista Estadística Española. 
  15. Ministerio del Interior (3 de noviembre de 2009). «Real Decreto 1586/2009, de 16 de octubre, por el que se modifica el Real Decreto 1553/2005, de 23 de diciembre, por el que se regula la expedición del Documento Nacional de Identidad y sus certificados de firma electrónica». Boletín Oficial del Estado (núm. 265, de 3 de noviembre de 2009): 91689-91690. ISSN 0212-033X. BOE-A-2009-17429. «Una fotografía reciente en color del rostro del solicitante, tamaño 32 por 26 milímetros, con fondo uniforme blanco y liso, tomada de frente con la cabeza totalmente descubierta y sin gafas de cristales oscuros o cualquier otra prenda que pueda impedir o dificultar la identificación de la persona.» 
  16. Miró, Hilario (3 de septiembre de 2015). «Identificación a distancia… DNI 3.0». Security Artwork. 
  17. «DNI Electrónico». dnielectronico.es. 
  18. Méndez, Manuel Ángel (24 de octubre de 2011). «Otra resurrección del DNIe». El País. 
  19. Sanz Fernández, Jorge (10 de mayo de 2019). «Cómo leer los datos de tu DNI electrónico desde el móvil». La Sexta. 
  20. a b Sarabia, David (9 de noviembre de 2017). «Cinco claves para entender por qué el Gobierno ha desactivado tu DNI electrónico». eldiario.es. 
  21. Almarza, Oscar (1 de diciembre de 2017). «El DNI electrónico vuelve a estar operativo, tan solo tienes que actualizarlo». urbantecno.com. 
  22. Sierra, Marcos (12 de noviembre de 2017). «La Policía deja abierta otra brecha de seguridad en el DNI 3.0 que permite seguir falseando firmas». Voz Pópuli. 

Enlaces externosEditar