Abrir menú principal

Ecuación de segundo grado

tipo de ecuación algebraica
Ecuación cuadrática.svg

Una ecuación de segundo grado[1][2]​ o ecuación cuadrática de una variable es una ecuación que tiene la expresión general:

Ecuación de segundo grado

donde x es la variable, y a, b y c constantes; a es el coeficiente cuadrático (distinto de 0), b el coeficiente lineal y c es el término independiente. Este polinomio se puede interpretar mediante la gráfica de una función cuadrática, es decir, por una parábola. Esta representación gráfica es útil, porque las abscisas de las intersecciones o punto de tangencia de esta gráfica, en el caso de existir, con el eje X son las raíces reales de la ecuación. Si la parábola no corta el eje X las raíces son números complejos, corresponden a un discriminante negativo.

Índice

HistoriaEditar

Las ecuaciones de segundo grado y su solución de las ecuaciones se conocen desde la antigüedad. En Babilonia se conocieron algoritmos para resolverla. Fue encontrado independientemente en otros lugares del mundo. En Grecia, el matemático Diofanto de Alejandría aportó un procedimiento para resolver este tipo de ecuaciones (aunque su método sólo proporcionaba una de las soluciones, incluso en el caso de que las dos soluciones sean positivas). La primera solución completa la desarrolló el matemático Al-Juarismi (o Al-Khwarizmi según otras grafías), en el siglo IX en su trabajo Compendio de cálculo por reintegración y comparación, cerrando con ello un problema que se había perseguido durante siglos. Basándose en el trabajo de Al-Juarismi, el matemático judeoespañol Abraham bar Hiyya, en su Liber embadorum, discute la solución de estas ecuaciones.[cita requerida] Hay que esperar a Évariste Galois para conseguir resolver en general las ecuaciones polinómicas, o saber cuándo son irresolubles por radicales, que viene a ser una generalización de los métodos de resolución de las ecuaciones de segundo grado.

La primera gran dificultad pudo surgir en la solución de ecuaciones cuadráticas se dio con la ecuación   en la época de los pitagóricos, al calcular la longitud de la diagonal de un cuadrado de lado 1 ya que no se podía expresar la raíz cuadrada de dos como razón de dos números enteros.[3]

En el Renacimiento al resolver   que requiere hallar un número real cuyo cuadrado sea -1, se superó con la construcción de números imaginarios y la invención de la unidad imaginaria i, definida mediante la igualdad  .[4][5]

Soluciones de la ecuación de segundo gradoEditar

Para una ecuación cuadrática con coeficientes reales o complejos existen siempre dos soluciones, no necesariamente distintas, llamadas raíces, que pueden ser reales o complejas (si los coeficientes son reales y existen dos soluciones no reales, entonces deben ser complejas conjugadas). Fórmula general para la obtención de raíces:

 

Se usa ± para indicar las dos soluciones:

  y  
Deducción de la solución
La deducción de la fórmula cuadrática proviene de la fórmula de completar el cuadrado:

La ecuación canónica de segundo grado se puede simplificar dividiendo por el coeficiente principal, de forma que

 

Para simplificar la demostración, se asume que   y  :

Desde la ecuación

 

Pasando el término   a la derecha:

 

Sumando   a ambos lados de la ecuación para completar cuadrados:

 

Simplificamos el primer miembro a un binomio cuadrado

 

Extrayendo la raíz cuadrada a los dos miembros

 

Aislando   y simplificando la fracción de la raíz

 

Simplificando a común denominador

 

si deshacemos el cambio de variables, obtenemos el resultado

 

La demostración sin cambio de variables se puede ver aquí:

  • Partimos de nuestra ecuación simplificada:
 
  • Pasamos al otro término  :
 
  • Sumamos   para obtener un binomio desarrollado:
 
  • El trinomio a la izquierda es un cuadrado perfecto; simplificando a común denominador el segundo miembro:
 

Extrayendo las 2 posibles raíces cuadradas, obtenemos:

 

Moviendo   y aplicando la raíz al denominador:

 

Simplificando a común denominador:

 

Naturaleza de las raíces según el discriminanteEditar

El discriminante es   y sirve para analizar la naturaleza de las raíces que pueden ser reales o complejas.[6]

Ejemplo del signo del discriminante:

 : dos raíces reales distintas. la parábola corta el eje de las abscisas en dos puntos diferentes.

 

 : una raíz real, pero de multiplicidad dos o doble. La parábola solo toca en un único punto al eje de las abscisas.

 

 : dos raíces complejas conjugadas. La parábola no corta al eje de las abscisas.

 
donde i es la unidad imaginaria.

Coeficiente principal uno en la ecuación completaEditar

Cuando el término principal o cuadrático no tiene el coeficiente expreso, se sobreentiende que es 1, la ecuación se escribe:   [7]​, cuyas raíces son:

 

Ecuaciones incompletasEditar

Sin término independienteEditar

Son de la forma:

 , cuyas raíces son  

Sin término linealEditar

Son de la forma  , cuyas raíces son reales opuestos o imaginarios puros opuestos.

Si   las raíces son reales:   o  

Si   las raíces son imaginarias puras:   o  

Completa con coeficiente lineal parEditar

En este caso aparece como coeficiente del término de primer grado un número par 2m y la ecuación es

 

, siendo las raíces

 

Completa reducida con coeficiente lineal parEditar

En este caso el coeficiente principal es 1; el coeficiente lineal es par y asume la forma

 

cuyas raíces son

 

Ecuación bicuadradaEditar

Éstas son un caso particular de la ecuación de cuarto grado. Les faltan los términos a la tercera y a la primera potencias. Su forma polinómica es:

 

Para resolver estas ecuaciones tan solo hay que hacer el cambio de variable  
Con lo que queda:   El resultado resulta ser una ecuación de segundo grado que podemos resolver usando la fórmula:

 

Al deshacer el cambio de variable aparecen las cuatro soluciones:

 
 
 
 

Ecuación bicuadrada simétricaEditar

Una ecuación bicuadrada simétrica asume la forma:[8]

 

Ecuación bicuadrada antisimétricaEditar

Cuando el primer coeficiente y el término independiente son opuestos[9]

 

Relaciones de raíces y coeficientesEditar

Partiendo de que tenemos una ecuación cuadrática con raíces  , podemos construir el binomio a partir de estas con:

 
 
 
 

De lo que se deduce:

Suma de raíces

 
Demostración a partir de Cardano Vieta
  • Partiendo de igualar los términos del mismo grado
 
  • Se despeja la suma y se divide por x
 

Producto de raíces

 
Demostración a partir de Cardano Vieta
  • Partiendo de igualar los términos del mismo grado
 
  • Se despeja el producto de raíces:
 

Observación:

 
Desarrollando los binomios:
 
  • Donde finalmente queda:
 

 

En el caso de la ecuación   se tiene

 
 
 
 
 [10]

Relación entre la fórmula general y la proporción áureaEditar

solo en la solución positiva si en la fórmula general el valor de las variables es el siguiente o se presenta el siguiente caso en que

 

entonces la fórmula general dará como resultado el número áureo

 

Ecuación trinomia de grado parEditar

Es una ecuación de la forma ax2m+bxm+c=0 , donde usualmente a, b y c son números racionales; a ≠ 0 y m es un número entero no menor de 2.

Para resolver se hace la sustitución xm= t, con lo que resulta la ecuación original como at2+bt+c=0.

Finalmente de xm= t se hallan los valores de x mediante x=t1/m; con seguridad, en el campo de los números complejos, hay 2m raíces.[11]

EjemploEditar

La ecuación x6+x3+1= 0 (1), la que se obtiene al factorizar la ecuación binomia de noveno grado: x9-1= como diferencia de cubos.

Haciendo el reemplazo x3=t, resulta t2+t+1=0, cuyas raíces son precisamente las raíces cúbicas de la unidad: 1, ω, ω2. Las sendas raíces cuadradas de estos números complejos son las seis raíces de la ecuación (1).

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Hazewinkel, Michiel, ed. (2001), «Ecuación cuadrática», Encyclopaedia of Mathematics (en inglés), Springer, ISBN 978-1556080104 
  2. Weisstein, Eric W. «Ecuación cuadrática». En Weisstein, Eric W. MathWorld (en inglés). Wolfram Research. 
  3. Hoffmann. Historia de la matemática
  4. Birkhoff- Mac Lane. Álgebra moderna
  5. Otto Bekken. Una breve historia del álgebra
  6. Kúrosch: Ecuaciones algebraicas de grado arbitrario, Editorial Mir, Moscú, varias ediciones
  7. Al trinomio del primer miembro, Birkhoff lo llama trinomio mónico
  8. Tsipkin, A.G. (1985). Manual de matemáticas para la enseñanza media. Moscú: Mir. 
  9. Tsipkin: Op. cit.
  10. Hall-Knight: álgebra superior Uteha, Méxixo /1982
  11. Adaptación de Álgebra superior de G. M. Bruño

Enlaces externosEditar