Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1980

← 1976 • Bandera de Estados Unidos • 1984 →
Elecciones Presidenciales de Estados Unidos de 1980
Fecha Martes 4 de noviembre de 1980
Tipo Presidencial

Demografía electoral
Población &&&&&&0 227 738 000,&&&&&0227 738 000
Hab. inscritos &&&&&&0 105 035 000,&&&&&0105 035 000
Votantes &&&&&&&093 066 000,&&&&&093 066 000
Participación
  
52.6 % Red Arrow Down.svg 1 %

Resultados
Official Portrait of President Reagan 1981-cropped.jpg
Ronald Reagan – Partido Republicano
Votos 43,903,230 Green Arrow Up.svg 12.1 %
Votos electorales 489 Green Arrow Up.svg 103.8 %
  
50.75 %
Carter cropped.jpg
Jimmy Carter – Partido Demócrata
Votos 35,480,115 Red Arrow Down.svg 13.1 %
Votos electorales 49 Red Arrow Down.svg 83.5 %
  
41.01 %
John Bayard Anderson (cropped).jpg
John B. Anderson – Independiente
Votos 5,719,850  
Votos electorales 0  
  
6.61 %
Ed Clark.jpg
Ed Clark – Libertario
Votos 921,128  
Votos electorales 0  
  
1.06 %

Mapa del resultado de la elección
Elecciones presidenciales de Estados Unidos de 1980
   44     Reagan/Bush
  6+D.C   Carter/Mondale

Seal of the President of the United States.svg
Presidente de Estados Unidos

En la elección presidencial de Estados Unidos de 1980 realizada el 4 de noviembre de dicho año, el pueblo estadounidense eligió como presidente al candidato republicano Ronald Reagan ante el demócrata Jimmy Carter, por aquel entonces jefe de Estado que postulaba a la reelección.

ContextoEditar

Los comicios estuvieron marcados por la lenta recuperación de la crisis económica de mitad de los años 70, cuyos mayores efectos fueron un importante alza en la inflación y el desempleo, mientras que los efectos de la crisis del petróleo de 1973 aun afectaban a los EE. UU., mientras la depreciación del dólar empezada en los días de Richard M. Nixon había beneficiado la competitividad de otras potencias industriales, sobre todo de Alemania Federal y Japón.

A mediados de la década de 1970 la productividad industrial japonesa empezaba a superar a la de EE. UU., mientras el sector fabril estadounidense (como la industria automotriz) entraba en crisis con cierres de plantas y pérdida masiva de empleos. A ello siguió un crecimiento en las importaciones de manufacturas desde Japón para abastecer el mercado interno de EE. UU., con productos más baratos e igualmente competitivos, lo cual resintió más aún la economía estadounidense.

En el plano internacional, la Administración Carter había logrado promover los Acuerdos de Camp David en 1977 para una paz definitiva entre Israel y Egipto pero tras este éxito se buscó mejorar las relaciones con la URSS sin llegar a acuerdos concretos de desarme SALT II, luego la Invasión soviética de Afganistán en 1979 perjudicó la imagen interna de Carter mientras sus detractores tachaban de "fracaso" su política hacia los soviéticos.

La Revolución iraní de 1978 y la caída de la monarquía del Sha Reza Pahlevi, importante aliado de EE. UU., dañaron la influencia estadounidense en Medio Oriente y tornaron inaccesible al petróleo iraní. La mala imagen de EE. UU. se agravó con la Crisis de los rehenes en Irán saldada con el fracaso de la misión militar Garra de Águila destinada a rescatar a los estadounidenses secuestrados en su embajada de Teherán. Todo esto perjudicó la imagen de Carter como estadista, haciéndolo aparecer como irresoluto y débil, mientras que el posterior triunfo de los sandinistas en Nicaragua en 1979 y el fiasco de los exiliados cubanos de Mariel de 1980 tampoco mejoraron la posición de Carter, y ello benefició a Reagan, quien ofrecía optimismo y "una posición firme" en cuestiones internas y externas.

CandidatosEditar

Partido DemócrataEditar

Pese a ser el Presidente, Jimmy Carter tuvo un camino muy complicado hacia la nominación. En el verano de 1979 y en medio de una grave crisis inflacionaria y de un importante aumento del crudo, se especuló sobre la posibilidad de que el senador Ted Kennedy se enfrentara a él en las internas tras su regreso a la esfera pública tras ocho años. Carter no resultaba popular entre muchos militantes demócratas, y en las elecciones primarias había sido desafiado por el senador Ted Kennedy, hermano menor de Robert y JFK, quien mantenía numerosos partidarios entre los votantes demócratas. Pese a esto, las primarias del Partido Demócrata concluyeron con un triunfo final de Carter, en tanto Kennedy -pese a su carisma y una considerable ventaja- tuvo vacilaciones iniciales que dejaron importantes dudas entre los militantes demócratas, por lo que quedó detrás de Carter, por muy cerrada que fuera la contienda.

El plan de un "rescate militar" para resolver la crisis de los rehenes de Irán a finales de 1979 benefició brevemente a Carter, sin embargo la demora de un plan de contingencia y el fracaso del proyecto de rescate provocó un importante declive en su popularidad, volviendo para mediados de 1980 a sus niveles del verano anterior. Carter logró ser nominado con el 51% de los delegados, un número bastante estrecho especialmente considerando que él era mandatario por aquel entonces.

Partido RepublicanoEditar

El Partido Republicano optó por el exgobernador de California, Ronald Reagan, quien estuvo a punto de conseguir la nominación en 1976 ante el entonces presidente Gerald Ford. El director de la CIA y exrepresentante George H.W. Bush (también precandidato) fue escogido como compañero de fórmula. La posición de Reagan como líder republicano había quedado reforzada tras su oposición frontal a Carter desde la gobernación californiana, lo cual le permitió superar en las primerias a otros posibles candidatos como Bob Dole y John Connally, pese a ser Reagan el candidato presidencial de mayor edad hasta entonces (69 años) que no iba por la reelección.

Otros candidatosEditar

El republicano John B. Anderson realizó una candidatura independiente, dirigida al centro político disconforme con el progresismo de Carter y el conservadurismo de Reagan, aprovechando la oposición que ambos habían enfrentado en sus respectivas primarias. Su compañero de fórmula fue el demócrata Patrick Lucey. Un dato importante de la campaña de Anderson fue que participó en el primer debate televisivo con Reagan, del cual Carter estuvo ausente.

El Partido Comunista postuló a la presidencia a su secretario general Gus Hall, con la novedad de integrar a la activista Angela Davis como candidata a vicepresidenta.

El músico Joe Walsh realizó una campaña falsa para hacer conciencia de los comicios. Su "plataforma" consistía en gasolina gratis y un nuevo himno nacional.

CampañaEditar

Reagan ofreció acabar con los problemas económicos del país mediante reformas pro mercado, aumentar el gasto militar, y recortar el gasto en burocracia, acusando además a Carter de ineficiencia ante las dificultades financieras de EE. UU.. La campaña demócrata de Carter acusó a Reagan de ser un peligroso extremista decidido a reducir el Medicare y la seguridad social, además de privilegiar los "Derechos de los Estados" y oponerse así al Movimiento de los Derechos Civiles.

Cuando la Liga de Mujeres Votantes (LMV) planteó un debate televisivo entre los candidatos, buscó repetir la confrontación ocurrida en 1976 entre Carter y el ex presidente republicano Gerald Ford cuando éste postulaba a la reelección. No obstante, Carter rehusó aparecer en el primer debate planificado para el 21 de setiembre de 1980 al saber que participaría también el candidato independiente John B. Anderson frente a Reagan. En el segundo debate, la LMV aceptó el pedido de Carter para participar solo frente a Reagan el 28 de octubre de 1980; en esta instancia Carter acusó a Reagan de extremismo derechista peligroso y ofreciendo un firme control del armamento nuclear mientras Reagan cuestionaba a Carter por la crisis económica, preguntando al público "¿Está usted mejor que hace cuatro años?".

ResultadosEditar

En votación popular, el Partido Republicano obtuvo el 50.75% de votantes y 489 votos del Colegio Electoral, mientras que el Partido Demócrata conseguía 41% de votantes y solo 49 votos del Colegio Electoral. De hecho, Carter solamente consiguió triunfar en seis estados (Georgia, Maryland, Minnesota, Hawái, Virginia Occidental, y Rhode Island) y en el Distrito de Columbia, siendo todos los demás estados ganados por los republicanos. Además, las votaciones al Senado de los Estados Unidos realizadas en simultáneo resultaron en un triunfo republicano que les otorgó mayoría absoluta en dicha cámara por primera vez desde 1955, obteniendo 53 de 100 escaños.

ReferenciasEditar