Abrir menú principal

Etimología de La Rioja

Orígenes del topónimo de las regiones con esta denominación

La etimología del topónimo Rioja, que lleva por nombre la comunidad autónoma de La Rioja (España) y que heredaron tierras pobladas por riojanos de origen en tiempos pasados, como la provincia de La Rioja y su capital en Argentina, la provincia de Rioja y su capital en Perú, un pueblo en Chile y otro en Almería ha sido muy discutida. Las principales teorías apuntan a diferentes orígenes: la que le hace corresponder con el río Oja, la que apunta al término Rivalia que se traduciría como «tierra de riachuelos»; y las muy diversas que indican que tendría sus orígenes en el euskera, por ejemplo como unión de los vocablos herria y ogia, y que se traduciría como «tierra de pan».

Situación geográfica de sus orígenes y proceso de expansión del nombreEditar

 
Mapa de La Rioja dividida en Alta y Baja elaborado por Tomás López en el año 1769. El canónigo e ilustrado Juan Antonio Llorente lo criticó en el año 1805, puesto que tenía el error de omitir o dejar fuera varios pueblos que también eran riojanos, especialmente en La Rioja Baja y eran parte integrante de los 7 valles que con sus respectivos ríos van desde el Tirón por el oeste hasta el Alhama por el este y que son todos ellos enteramente riojanos.[n 1][1]

Las primeras referencias escritas a los términos originarios —diferentes variantes documentadas en la Edad Media— del actual nombre de La Rioja se referían en el siglo XI a una demarcación civil o eclesiástica colindante con los Montes de Oca, con límite al oeste en la localidad de Belorado y con Briones al este, que corresponde con las cuencas de los ríos Tirón y Oja.[2]​ Con el transcurso del tiempo el nombre iría expandiéndose durante la Edad Media, nombrando a un territorio cada vez mayor, como consecuencia de acontecimientos políticos, sociales y territoriales que tuvieron lugar durante la época. El mismo iría extendiéndose en la época medieval hacia oriente por la diócesis de Calahorra, haciéndose sucesivamente con las cuencas de los ríos Najerilla, Iregua, Leza, Cidacos etc hasta llegar por el este al Alhama. De esta manera fue denominando al resto de comarcas riojanas y ampliandose la denominación Rioja a todo el territorio actual. [3]​ Sus habitantes se denominaban riojanos —"riogensi" en la primera referencia escrita al gentilicio— y así eran conocidos. La expansión de La Rioja llegó a ser tal que incluso en los siglos XVII ,[4]XVIII y XIX se identifica con este nombre a una región incluso mayor que la actual Comunidad Autónoma.[5][6]

Posteriormente, a raíz de la conquista de América por parte del imperio español, el topónimo Rioja se aplicaría a diversos territorios poblados por riojanos de origen europeo en este continente. [3]​ Lo mismo sucedería en la actual provincia de Almería, como consecuencia de la conquista del Reino de Granada. [7]

Algunas menciones históricasEditar

La primera mención documentada aparece en el Fuero de Miranda, concedido por el monarca Alfonso VI en 1099, donde aparece como Rioga y Riogam, o escrito como Rioxa y Rioxam, pronunciándose como Rioja y Riojam. Para Tomás Ramírez[n 2]​ el nombre habría sido dado a la zona en época anterior a estas menciones, haciéndose así una transcripción como «río de Oja» que puede considerarse romance en vez de latín.[8]

[...] Omnes homines de terra lucronii, aut de nagera, aut de rioga, qui uoluerint transire mercaturas uersus alauam, aut de aliam terram ultra ebro, aut omnes de alaua, aut de alia terra quacumque uersus lucronium, aut ad nagaram, aut riogam, transeant per mirandam et non per alia loca: si non perdant mercaturas; et de lucronio ad mirandam non sit pons nec barca.[n 3]

Fuero de Miranda de Ebro, año 1099

En el mismo Fuero de Miranda también se lee:

de Campaxares, aut de Burobia, aut de terra de Naxera, aut Lucronio, per caminum usque ad Oca et Ribodeoja ad inferius usque dum cadit in Ebro.[n 4][9]

Fuero de Miranda de Ebro, año 1099

Según esto, en esa época se entendería por Rioja las tierras comprendidas entre Belorado al oeste y Briones al este, que son las cuencas de los ríos Oja y Tirón.[10]

Joaquín Peña[n 5]​ recogió en documentos de San Millán de la Cogolla de entre los siglos XI y XIV las diferentes apariciones de la palabra Rioja, siendo sus grafías: Rivvo de ogga (repetido y copiado por otros escritores); in rivo de Oia (mal copiado por el padre Serrano y otros que le siguen); fluminis oggensis; et toti rivogio; in rivo de ogia; et rivo ogie; et rivo de oga; in tota rivogia (en 1191 se repite rivo de ogga); rivogio; riogia (en una escritura de 1214); riogensi (riojano o de La Rioja).[11]

Facta carta huius donacionis, sub Era Mª. Cª. LXXIª. Rege Aldefonso regnante in tota Aragon et in Pampilonia et in toto rivo de Oia usque Belforato.

Carta de donación de 1133 de Alfonso I el Batallador. Cartularios I, II y III de Santo Domingo de la Calzada.


Del siglo XIII existe una escritura en castellano en la que aparece «Burueba et en Rioja» y otra del siglo XIV como «Burueba et de La Rioja et de tierras de Nagera».[11]

Don Nunno, prestamero en Burueba et en Rioja.[12]

Colección Minguella, siglo XIII


Existen muchos otros textos posteriores escritos en castellano y no en latín, donde la grafía con la que aparece escrito el topónimo es Rioja casi sin variaciones. De esta manera se aprecia por ejemplo en una breve descripción de esta tierra que realiza el cronista Florian de Ocampo en su libro titulado Crónica general de España del año 1544: [13]

vna buena parte de tierra contenida dentro de las vertientes septentrionales, que fe figuen deftos montes y delas riberas del río Ebro fe dize comunmente Rioja, prouinçia muy abrigada, fertil y abundofa, llena de grandes pruechos. [14]

Florián Ocampo, Crónica General de España, año 1544
 
Mapa de la Casa de San Meder, año 1678. Aparece parte de La Rioja bajo el texto «parte de la rioja» con la grafía actual. También aparece parte de Álava y de Navarra.[15]

También existen otros ejemplos del mismo siglo como en el libro titulado Compendio Historial del año 1571, del historiador Esteban de Garibay, donde la palabra Rioja aparece en multutud de ocasiones. Así se muestra en un fragmento del mismo donde indica la presencia de Martín Fernández Puerto Carrero en Alfaro, Calahorra, Logroño y otras partes de La Rioja :[16]

Martin Fernandez Puerto Carrero obedeciendo el mandato de fu rey, torno a Caftilla dexando buen prefidio, en toda la frontera en Alfaro, Calaorra, Logroño y otras partes de la Rioja [17]

Esteban de Garibay, Compendio Historial, año 1571


Otro ejemplo es el del logroñés Albia de Castro [18][n 6]​en su obra de 1633 titulada Memorial y Discurso político por la muy noble y muy leal ciudad de Logroño donde cuenta que esta ciudad se encuentra ubicada en La Rioja: [19]

tiene fu afiento la mui noble y mui leal ciudad de Logroño en la prouincia de la Rioja [20]

Fernando Albia de Castro, Memorial y discurso político por la muy noble y muy leal ciudad de Logroño, año 1633

Uno de los documentos más destacados del siglo XVIII en el que se hacen menciones a La Rioja, es el libro titulado Compendio historial de la provincia de la Rioja, de sus santos y milagrosos santuarios,[n 7]​ del fraile Mateo Anguiano,[n 8]​ publicado por primera vez en el año 1701.[21]

Al prefente no paffa en la Rioja de la ciudad de Alfaro el obifpado de Tarazona, Ciudad bien cercana a la de Calahorra, ni fe eftiende a Garay, porque efte pueblo toca a Ofna. Mas con todo ello, en aquellos tiempos, fe eftendia a las partes dichas, por mas de ventiocho leguas de largo, y cogia toda la Rioja ,alta, y baxa, fus tierras, y la comarca de Garay.[22]

Fray Mateo Anguiano, Compendio historial de la Rioja, de sus santos y milagrosos santuarios, año 1701

Teorías del origen de RiojaEditar

Río OjaEditar

La teoría más extendida apunta a que tomaría el nombre del río Oja. La palabra habría partido de los elementos rivus (ablativo rivo que en castellano sería río) y la evolución ogga, ogia, ogie, oga, que termina en Oja.[11][8]​ Diversos autores que han propuesto esta teoría etimológica como Ángel Casimiro de Govantes en 1846, [23]Pascual Madoz en 1850, Julio Santamaría en 1926, Ildefonso Zubía en siglo XIX, Agustín Urcey Prado en 1932, Justiniano García Prado en 1952 y Menéndez Pidal en dos obras de 1926 y 1962 otorgan a este "Oja" una etimología natural, que vendría dada por las hojas desprendidas principalmente por las hayas, encinas y arbustos del valle circundante, que cubrirían sus aguas en algunas épocas del año.[n 9][24]

Algunos estudiosos del tema han argumentado en contra de esta teoría. Así según Tomás Ramírez los documentos medievales por él estudiados nunca hablan de un río llamado Oja, sino que lo mencionan como ilera, illera o glera, por ser un barranco pedregoso que permanecía seco largos meses del año.[8]​ Otros investigadores si describen sin embargo, menciones en la documentación medieval más antigua a un curso fluvial llamado Oja, como por ejemplo Eduardo Aznar Martínez en el año 2013.[25]

Tierra de riachuelos, RivaliaEditar

Claudio García Turza encontró en el códice 31 del monasterio de San Millán de la Cogolla el término rialia. Tras estudiar el documento indicó que procedería del sustantivo femenino singular de la locución latina rivalia.[26]

muscus: lanugo In sparti similitudinem, unde et "muscosi fontes"; Auca . rialia.

Códice 31. 63v 1, 10.[26]

Tomás Ramírez argumenta que rivalia, plural colectivo neutro de 'rivum' con terminación diminutiva, que significaría riachuelos o canalejas, se habría derivado como rialia-riolia-rioja, que dejaría la frase anterior traducida como «junto a Oca está Rioja», siendo Oca la comarca aledaña conocida actualmente como Montes de Oca. Indica también que rivalia vendría dado por estar la comarca original atravesada por pequeños arroyos que nacen en los Montes de Ayago, descienden desde la actual dehesa de Valgañón hacia el Noroeste, para evacuar sus aguas en la margen derecha del río Tirón. Estos no merecerían el nombre de flumen por su pequeñez o intermitencia, ya que salvo el río Reláchigo, bajan agua intermitentemente.[8]​ Cuando se aceptó popularmente la palabra y se la tuvo que traducir en documentos cultos al latín, se habría recurrido a la etimología popular que acabó dividiendo la palabra originaria en dos como Rivus de oia y con diferentes formas (ogga, oga, ohia) que evolucionaron con el paso del tiempo.[8]

Antonino González Blanco recoge topónimos de varios términos de La Rioja derivados de Rivale y Rivalia como El Riajo, Los Riajos, Riajondo, Riajuelo, Los Riajuelos, Riajillo Largo, Reazuelo y Riajales (registrado en Redecilla del Camino y en Viguera).[27]​ En Santa Marina se da Matariajales y en Azofra y Pedroso Riojales, cuya variante podría obedecer a un cruce de río.[26]

Teorías euskéricasEditar

Existen varias teorías que atribuyen un origen etimológico en euskera. Parece que durante los siglos en los que pudo originarse el nombre, la comarca original se encontraba influenciada por este idioma. Existe en la zona numerosa toponimia mayor (poblaciones) y menor (riachuelos, términos, accidentes del terreno), que según Merino Urrutia solo puede deberse a que era el idioma hablado por las tribus de berones y autrigones que allí vivían.[28]

En 1704 Mateo Anguiano Nieva apuntaba en su Compendio Historial de la Provincia de La Rioja a la procedencia de la unión de las palabras euskéricas erria y oguia, que significan tierra y pan, respectivamente, pronunciándose erriogia que se traduciría como 'tierra de pan'.[29]

En 1807 Manuel de Echevarría se inclinaba también por un origen vasco.[n 10]​ En 1920 Guillermo Rittwagen apuntaba a que el río Oja habría tomado su nombre de la localidad de Ojacastro, pudiendo ser La Rioja una corrupción de las voces vascas erri, ogi y ogia.[n 11]​ Constantino Garrán publicó en 1925 un artículo en el diario La Rioja en el que se posicionaba en el origen vascuence de los vocablos Rivogia o Rioxa.[11]

El investigador José Juan Bautista Merino Urrutia en sus trabajos sobre la toponimia riojana de etimología euskérica elaborados desde 1931 hasta 1978, estimó que procede de la raíz vasca oia que traduce como 'bosque', que por evolución originaría los términos ogga y posteriormente oja, para luego anteponer el prenombre latino rivum que significa 'río'.[24]

El gastrónomo guipuzcoano José María Busca Isusi apuntó a un posible origen en la unión de las voces erri y hotza, que se traducirían como 'país frío'[11]​ y que habría derivado en errioxa.

El lingüista Benito Izquierdo rechazó otras teorías y aportó una nueva que daba como origen la palabra vasca arrioxa, que se traduce como 'mucha piedra', sinónima de Glera, que es el nombre que antiguamente recibía el río Oja.[n 12][11]

Una teoría más actual, es la del investigador Eduardo Aznar Martinez, el cual en sus trabajos sobre el euskera hablado en La Rioja publicados en el año 2013 indica que el nombre procedería de la contracción del término latino río Rivum con Oja, nombre este último que vendría del término euskérico Oia que traduce como 'cama' y por extensión 'lecho' o 'lecho fluvial'. Lo cual entraría en concordancia con el significado del término Glera, cuyo significado es cascajo del lecho de un río, nombre dado también a este curso acuático. Por tanto nos encontramos ante una tautología, es decir, la repetición de la misma idea en dos idiomas diferentes.[25]​ Este topónimo, tendría diversos paralelos lingüísticos euskéricos que encontrariamos en la casa Ohié de Garraibie (Zuberoa) o Oya en la zona de Yesa (Navarra). [30]

Otras teoríasEditar

La teoría más fantástica es la que realiza José González de Tejada en su libro publicado en el año 1702 titulado Historia de Santo Domingo de la Calzada, el Abraham de La Rioja en el que explica que el nombre La Rioja derivaría del que supone tenía antes la región que era Ruconia, el cual dejeneraría en Rivoja. En realidad, las fuentes medievales visigóticas al hablarnos de las campañas realizadas por los reyes visigodos contra los rucones, más que contra los riojanos serían contra los habitantes del valle del Roncal.[24]

El investigador de la historia del lenguaje Enrique Cabrejas en un artículo publicado en el año 2017, señala que el nombre del topónimo Rioja lo dieron los celtíberos, en concreto los cario y vendría a significar en su lengua 'La Hija del Río'.[31]

Otras denominacionesEditar

Para nombrar zonas de La Rioja no bien precisadas o a toda ella, se usaron diferentes términos. Justiniano García Prado recoge las siguientes: Beronia, Ruconia, Cantabria, Celtiberia, Carpentania y Meltria, [11]​ así como Casimiro de Govantes recoge además la de Veled Assikia. [32]

  • Beronia: era como se conocía al territorio que ocupaba el pueblo prerromano de los berones, que habitó la mayor parte de La Rioja.
  • Ruconia o Ruconiae: durante un tiempo se pensó que el pueblo de los rucones mencionados en la historia goda correspondía a los hoy llamados riojanos, pero Miguel Cortés y López, en su Diccionario Histórico Geográfico de España, indica convencido que los Rucones se habrían ubicado en el Valle de Roncal.[23]
  • Celtiberia: parte del actual territorio riojano quedó dentro de la zona que los romanos denominaban Celtiberia.
  • Meltria: Sancho el Mayor organizó el reino de Pamplona en tenencias, poniendo en cada una de ellas a un hombre de confianza. Cerca de 1015 creó una llamada Meltria de la que se desconoce su ubicación exacta, pero se estima que se hallaría en la comarca Iregua-Leza.[33]
  • Veled Assikia: Nombre dado por los árabes a La Rioja, significa tierra de regadíos o tierra de acequias.[32]

El topónimo «La Rioja» en AméricaEditar

A raíz de la Conquista de América por el Imperio español, el nombre «La Rioja» fue utilizado para denominar diversos lugares en el llamado Nuevo Mundo, los cuales fueron poblados o nominados en su mayoría por riojanos de origen español.

En ArgentinaEditar

El 20 de mayo de 1591, el riojano Juan Ramírez de Velasco, por entonces gobernador del Tucumán, una amplia región que abarcaba todo el noroeste de la actual Argentina, fundó la ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja, al pie de las primeras estribaciones de la cordillera de los Andes. Con el tiempo, la ciudad fue conocida simplemente como La Rioja y dio nombre a un amplia región a su alrededor que fue adquiriendo creciente autonomía, hasta organizarse como Provincia de La Rioja en 1814 y ser una de las catorce provincias fundadoras de la Argentina.[34]

Otro riojano, Pedro del Castillo, fundó el 2 de marzo de 1561 la ciudad de Mendoza denominándola Ciudad de Mendoza del Nuevo Valle de La Rioja en un valle al que llamó Valle de La Rioja.[35]

En ChileEditar

En Chile existe un poblado llamado La Rioja situado cerca de Antofagasta, entre Baquedano y Deseada.[3]

En CubaEditar

En Cuba se denominó La Rioja a un pueblo y por extensión a un barrio ubicado en el municipio de Holguín, capital de la Provincia de Holguín.[36]

También en Cuba existe un río llamado Rioja que nace en el monte Iguaru y desemboca en El Salado, tributario a su vez del río Cauto que vierte sus aguas al golfo de Guacanayaba, al sur de la isla.[3]

En PerúEditar

En Perú el 22 de septiembre de 1772, Félix de la Rosa Reategui y Gaviria fundó la ciudad de Santo Toribio de la Nueva Rioja sobre caserío indígena de Uquihua, que adquirió con el paso del tiempo el nombre de Rioja, a veces identificada como Rioja Perú y también conocida como "la ciudad de los sombreros". En 1935, se creó la Provincia de Rioja, designándose a la ciudad de Rioja como su capital, e incluyendo como uno de sus distritos al Distrito de Rioja. [37]​ La ciudad peruana recibiría su nombre debido a la solicitud de uno de sus fundadores, el riojano don Juan José Martínez de Pinillos y Larios, nacido en Nestares.

El topónimo «Rioja» en AlmeríaEditar

En la provincia de Almería existe un pueblo llamado Rioja al término de Pechina. Cerca hay un topónimo también riojano denominado Baños de Alfaro. Asimismo también existe un cortijo con este nombre en Cuevas de Almazora. [3]

Según un estudio del historiador almeriense José A. Tapia, que cita íntegramente el investigador Merino Urrutia en uno de sus trabajos, el motivo por el cual el municipio de esta provincia lleva el nombre Rioja se debe a que en el momento de la conquista cristiana del Reino de Granada algunos topónimos locales en lengua árabe se sustituyen por otros en castellano como consecuencia de su difícil pronunciación para los nuevos pobladores. De esta manera, el propietario cristiano que se asienta en estas tierras a partir del año 1500 otorgaría el nombre actual al pueblo. Los documentos estudiados por Tapia más antiguos en los cuales se hace referencia a esta localidad proceden del siglo XVI, nombrándose a veces como Pago de Rioja. Así pues, en uno de ellos fechado en el año 1530 se cita a un tal «Francisco de Logroño en el pago de Rioja» que era maestro de la catedral de Almería y tenente de fincas en el pago. Sería este Francisco de Logroño o un familiar suyo quien nostálgico de su tierra de nacimiento, otorgara a la localidad el nombre de su región de procedencia. El cercano topónimo de Baños de Alfaro, también riojano, podría tener el mismo origen. [7]

NotasEditar

  1. Lo hizo en un discurso ante los miembros de la Real Sociedad Económica de La Rioja, una de las sociedades de amigos del país fundadas conforme a los ideales de la ilustración.
  2. Tomás Ramírez Pascual. Párroco de Santo Domingo de la Calzada entre 1981 y 1999. Escritor de «La Rioja. Origen y etimología. De cómo Santo Domingo de la Calzada trajo "rioja" a La Rioja»
  3. Además, todos los hombres de tierra de Logroño, o Nájera, o Rioja que pretenda pasar mercancías hacia Álava o de otra tierra cualquiera hacia Logroño, Nájera o Rioja, pasarán por Miranda y no por otros lugares. Si no, pierdan las mercancías. Y desde Logroño a Miranda no haya puente ni barca. Traducción recogida en el primer tomo de Historia de La Rioja, p. 40.
  4. De Campazar o Bureba, de la tierra de Nájera o Logroño, por el camino hasta Oca y Rioja y más abajo hasta llegar a parar al Ebro.
  5. Monje de San Millán de la Cogolla. Publicó en 1973 una selección de archivos del convento de entre los siglos XI y XIV en los que aparece la palabra Rioja.
  6. Fernando Albia de Castro nació en Logroño en 1572, siendo bautizado en la parroquia de Santiago. Vivió la mayor parte de su vida en Lisboa desempeñando el cargo de Veedor general de la Real Armada Ejército del Mar Océano de la gente de guerra y galeras del Reino de Portugal. Escribió varias obras hasta su muerte.
  7. Esta obra es especialmente relevante y destacada dentro de la historia riojana, pues se menciona mucho en momentos posteriores. Existe un párrafo de la misma muy citado en trabajos de historia, donde su autor, el fraile Anguiano, realiza una sucinta descripción de La Rioja, en la cual indica que limita con los reinos de Navarra y de Aragón, con las tierras de Burgos y de Soria y con las provincias de Álava y la Bureba, así como describe que se divide en Alta y en Baja y que sus habitantes se llaman riojanos y así son conocidos.
  8. De este autor poco se sabe. Incluso el historiador Felipe Abad León duda que este fuera su nombre de nacimiento y no de profesión. También pone en duda su fecha de nacimiento. Se conocen varias obras que escribió a partir del siglo XVII.
  9. Estas teorías aparecen respectivamente por autor en los siguientes libros y documentos: Diccionario geográfico-histórico de La Rioja o toda la provincia de Logroño y algunos pueblos de la de Burgos, Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar, diversos artículos publicados en el periódico La Rioja, Flora de La Rioja el cual fue escrito en el siglo XIX, pero publicado de forma póstuma en 1921, Historia de Valvanera, La Rioja como región geográfica, Los orígenes del Español y En torno a la lengua Vasca.
  10. Fray Manuel de Echevarría lo recogió en su Diccionario etimológico de voces provinciales de la Rioja, manuscrito que se conserva en la Biblioteca de la Diputación de Logroño. Permaneció inédito hasta que Cesáreo Goicoechea lo incluyó en su libro Vocabulario riojano.
  11. Guillermo Rittwagen lo indicó en una conferencia dada en la Real Sociedad Geográfica, el 19 de enero de 1920 y lo plasmó posteriormente en su libro Estudios sobre La Rioja, Madrid, Publicaciones de la Real Sociedad Geográfica, 1921.
  12. Benito Izquierdo realizó la obra manuscrita denominada Qué dice el vocablo Rioja de La Rioja. Este fue examinado y comentado en un artículo publicado por el periodista Manuel de las Rivas en el periódico en Nueva Rioja.

ReferenciasEditar

  1. Abad León, Felipe (1980). «IV Disertación para demostrar cual deba ser la extensión de La Rioja». La Rioja provincia y región de España. Ochoa. p. 63-84. ISBN 84-7359-088-0. 
  2. «La Rioja entre Navarra y Castilla - Javier García Turza - valleNajerilla.com». www.vallenajerilla.com. Consultado el 7 de agosto de 2017. 
  3. a b c d e Granado Hijelmo, Ignacio (1993). «2.2 El nombre de "La Rioja"». La Rioja como sistema. Tomo III. pp. 1702 y 1703. ISBN 84-8125-033-3. 
  4. Aznar Martinez, Eduardo. Tierras, Gentes Y Voces - El Legado Del Euskera Riojano. PAMIELA. ISBN 978-84-9172-006-5. 
  5. «Los olvidados. larioja.com». www.larioja.com. Consultado el 21 de agosto de 2017. 
  6. Abad León, Felipe (1980). La Rioja provincia y región de España. Ochoa. ISBN 84-7359-088-0. 
  7. a b Merino Urrutia, José Juan Bautista (1968). «Capítulo III. Comarcas y poblados de España y América que han tomado el nombre de Rioja». El Río Oja y su comarca. Publicaciones de la Excma. Diputación provincial de Logroño. pp. 308-310. 
  8. a b c d e Somalo, C (21 de abril de 2006). «Rioja: Tierra de riachuelos-- rivalia-rialia-riolia». larioja.com. Consultado el 14 de enero de 2008. 
  9. «Privilegio concediendo á Miranda de Ebro el fuero de Logroño, y otras franquezas.». Colección de privilegios, franquezas, exenciones y fueros, concedidos a varios pueblos y corporaciones de la Corona de Castilla. 1830. p. 57. 
  10. García Turza, Javier. «La Rioja entre Navarra y Castilla. Del mundo agrario al espacio urbano.». Consultado el 24 de febrero de 2009. 
  11. a b c d e f g García Prado, Justiniano (1983). «La Rioja. Región, provincia y Comunidad Autónoma.». Historia de La Rioja. Prehistoria - Protohistoria. Edad Antigua. Caja de Ahorros de La Rioja. pp. 40 a 44. ISBN 84-7231-901-6. 
  12. Abad León, Felipe (1980). «I El nombre y la realidad de La Rioja». La Rioja provincia y región de España. Ochoa. p. 15. ISBN 84-7359-088-0. 
  13. Ocampo, Florian d' (1553). Hispania vincit. Los 5 libros primeros de la Cronica general de Espana, que recopila ---. Guillermo de Millis. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  14. Ocampo, Florian d' (1553). Hispania vincit. Los 5 libros primeros de la Cronica general de Espana, que recopila ---. Guillermo de Millis. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  15. Descripcion de la Casa de San Meder. [s.n.] [ca. 1678]. Consultado el 22 de agosto de 2019. 
  16. Garibay y Zamalloa, Esteban (1571). Los XI libros d'el compendio historial de las chronicas y vniuersal historia de todos los reynos de España. por Christophoro Plantino...,a costa d'el autor. p. 318 de la numeración digital. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  17. Garibay y Zamalloa, Esteban (1571). Los XI libros d'el compendio historial de las chronicas y vniuersal historia de todos los reynos de España. por Christophoro Plantino...,a costa d'el autor. p. 318 de la numeración digital. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  18. «ALBIA DE CASTRO, FERNANDO, BIOGRAFÍA Y OBRAS. SIMÓN DÍAZ - Biblioteca Gonzalo de Berceo». www.vallenajerilla.com. Consultado el 25 de agosto de 2019. 
  19. Alvia de Castro, Fernando (1633). Memorial y discurso político por la... ciudad de Logroño para que tenga efecto la merced que el Rey Don Ioan Segundo le hizo año de 1444. por Lorenço Craesbeeck... p. 35 de la versión digital. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  20. Alvia de Castro, Fernando (1633). Memorial y discurso político por la... ciudad de Logroño para que tenga efecto la merced que el Rey Don Ioan Segundo le hizo año de 1444. por Lorenço Craesbeeck... p. 35 de la versión digital. Consultado el 18 de agosto de 2019. 
  21. Abad León, Felipe (1980). «II La provincia de La Rioja según Fray Mateo de Anguiano». La Rioja provincia y región de España. Ochoa. pp. 17-36. ISBN 84-7359-088-0. 
  22. Anguiano, Mateo (1701). Compendio historial de la provincia de la Rioja, de sus santos y milagrosos santuarios. p. 285. Consultado el 26 de agosto de 2019. 
  23. a b Govantes, Ángel Casimiro de (1846). «Sección II. Comprende La Rioja o Toda la Provincia de Logroño y algunos pueblos de la de Burgos. RIOJA (LA)». En Real Academia de la Historia. Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar (1846 edición). Madrid: Imprenta de los Sres. Viuda de Jordan e Hijos. p. 151. ISBN 84-505-3985-4. 
  24. a b c Granado Hijelmo, Ignacio (1993). «2.2.1 Origen y etimología». La Rioja como sistema. Tomo III. pp. 1700 y 1701. ISBN 84-8125-033-3. 
  25. a b Aznar Martinez, Eduardo (2013). EL EUSKERA EN LA RIOJA. PRIMEROS TESTIMONIOS. Pamiela. ISBN 9788476816684. 
  26. a b c García Turza, Claudio (2004). «El códice emilianense 31 de la Real Academia de la Historia. Presentación de algunas de las voces de interés para el estudio lingüístico del latín medieval y del iberorromance primitivo.». En Universidad de La Rioja. Aemilianense 1: Págs 155 a 162 (61 a 68 del pdf). ISSN 1698-7497. 
  27. González Blanco, Antonino (1986). Diccionario de toponimia actual de La Rioja. Murcia: IER-Universidad de Murcia. pp. 618 págs. 
  28. Merino Urrutia (1958). «El vascuence en La Rioja y Burgos». Revista Berceo (46). ISSN 0210-8550. Pág 90 (la 2 en el pdf).. 
  29. Anguiano, Mateo de (1704). Compendio historial de la provincia de La Rioja, de sus santos y milagrosos santuarios. por Antonio Gonçalez de Reyes. p. 170. Consultado el 19 de agosto de 2019. 
  30. Aznar Martínez, Eduardo (2017). «IV.Corpus básico de toponimia euskérica en La Rioja». Tierras, gentes y voces. El legado del euskera riojano. Pamiela. p. 269-270. ISBN 978-84-9172-006-5. Archivado desde el original el 7 de enero de 2018. 
  31. «¿Por qué se llama La Rioja?». Rioja2.com. 14 de junio de 2017. Consultado el 17 de agosto de 2019. 
  32. a b Casimiro de Govantes, Ángel (1.ª edición: 1846, edición actual 1996). «Logroño». En Diario La Rioja. Diccionario geográfico histórico de La Rioja. p. 115. ISBN 84-920695-2-X. 
  33. Ildefonso Rodríguez de Lama. La tenencia de Meltria en el siglo XI. 
  34. «Reseña histórica» (PHP). Gobierno de La Rioja. s/f. Consultado el 17 de febrero de 2009. 
  35. «Pedro Ruiz del Castillo - Riojanos Ilustres». www.valvanera.com. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  36. «El Municipio de Holguín». Consultado el 24 de febrero de 2009. 
  37. «Reseña histórica de la fundación de la ciudad de Rioja, Perú, Alto Mayo». Rioja Perú. Archivado desde el original el 11 de febrero de 2009. Consultado el 17 de febrero de 2009. 

BibliografíaEditar