Evangelización

(Redirigido desde «Evangelizar»)

Se conoce como evangelización el acto de predicar el evangelio de Jesús, es decir, de difundir el cristianismo. La evangelización es una función propia de los creyentes de Cristo[1]​ y del resto de confesiones cristianas. Esto, en ocasiones, se considera como un tipo de proselitismo.[2]

La palabra evangelista viene del griego koiné εὐαγγέλιον (euangelos, εὔ = "bueno, buena", ἀγγέλλω = noticia, mensaje), que significa aportador de buenas noticias, fundador de buenas nuevas. La expresión en supresión koiné para buenas noticias, ευάνγελιον (eu-angelion) es usado para referirse a los cuatro Evangelios en el Nuevo Testamento; así los Evangelistas son también los autores de los cuatro Evangelios, tradicionalmente conocidos como Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

Los Cuatro Evangelistas, por Jacob Jordaens.

El término a veces se asocia, erróneamente según los cristianos, con proselitismo. [3][4][5]

OrígenesEditar

La misión de la evangelización comenzó con Jesús mismo, y el cumplimiento de ésta fue su razón de ser en cuanto Cristo. Conforme a sus palabras, lo mismo que él había sido enviado por el Padre, él envía a sus discípulos y a toda la Iglesia, comprometiéndoles en el movimiento mismo de esa misión, para que continúe el ofrecimiento de la Buena Nueva en el corazón de los hombres y de cara a la edificación progresiva del Reino de Dios. La evangelización es llevada a cabo por la obediencia al mandato de Jesús a sus discípulos que aparece en el Nuevo Testamento:

"Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén."
Mateo 28:18-20. (Versión Reina Valera 1960).

MetodologíaEditar

La intención de la evangelización es dar a conocer la salvación, es decir, del sacrificio de Cristo para todas las personas e informar acerca de la venida del Reino de Dios. Esta misión concierne a toda la Iglesia y a cada uno de sus miembros.[6]

La evangelización planteada por las Escrituras empieza con el anuncio del kerigma: es la buena noticia de que Jesús vive, de que ha resucitado venciendo a la muerte. Jesús es el único hombre que, en toda la historia, ha realizado esta hazaña.[7]​ Con el anuncio del kerigma los apóstoles perseguían el objetivo de ofrecer la salvación, realizada por Jesús, alcanzada mediante la fe y la conversión, confirmada por el don del Espíritu Santo y vivida en la comunidad cristiana, a todos los hombres de buena voluntad. De esta forma buscaban que todos los hombres experimentaran la acción salvífica de Jesús.

El evangelismo puede tomar muchas formas, como predicación, distribución de biblia s o folletos, periódicos y revistas, por los medios de comunicación, testigo, evangelismo callejero. [8][9][10]

Iglesia católicaEditar

En la Iglesia católica la misión de evangelización pertenece a todos sus miembros, y de forma especial a la familia, como núcleo fundamental de evangelización.[11]​ Recientemente, se le da una gran importancia a la llamada Nueva Evangelización, como respuesta al rápido abandono del Catolicismo que sufre la Europa moderna. De hecho, este el tema principal de la encíclica Evangelii gaudium. En esta encíclica el Papa Francisco anima a la totalidad de la Iglesia a realizar el kerygma. Francisco se detiene en la importancia de la homilía, que «debe ser breve y evitar parecerse a una charla, o una clase»,[12]​ además debe ser preparada con cuidado, valorado y con su respectiva anticipación.[13]

EvangelicalismoEditar

Las Iglesias evangélicas se caracterizan por la evangelización a través de una experiencia personal de conversión.[14]​ La evangelización completa consiste en proclamar las buenas nuevas del Nuevo Testamento y acompañar al evangelizado hasta que llegue a ser miembro pleno de la comunidad evangélica.

En 1974, Billy Graham y el Comité de Lausana para la Evangelización Mundial organizaron el Primer Congreso Internacional sobre Evangelización Mundial en Lausana. [15]

ReferenciasEditar

  1. Exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi, Pablo VI
  2. «El sano proselitismo de la Iglesia católica». Archivado desde el original el 24 de septiembre de 2015. Consultado el 20 de febrero de 2015. 
  3. La Croix, Le pape François dénonce la confusion entre évangélisation et prosélytisme à l’approche du mois missionnaire extraordinaire, la-croix.com, Francia, 1 de agosto de 2019
  4. Jean-Paul Willaime et Flora Genoux, "Pour les évangéliques, l'idée reste qu'être croyant, cela doit se voir", lemonde.fr, Francia, 03 de febrero de 2012
  5. Loup Besmond de Senneville, Les protestants évangéliques revendiquent d’avoir le droit de dire leur foi, la-croix.com, Francia, 25 de enero de 2015
  6. El reto del Papa Bergoglio: la «nueva evangelización»
  7. Lc 24,7-10
  8. Roswith Gerloff, Afe Adogame, Klaus Hock, Christianity in Africa and the African Diaspora: The Appropriation of a Scattered Heritage, A&C Black, UK, 2011, p. 190
  9. George Thomas Kurian, James D. Smith III, The Encyclopedia of Christian Literature, Volume 2, Scarecrow Press, USA, 2010, p. 95
  10. Martin I. Klauber, Scott M. Manetsch, Erwin W. Lutzer, The Great Commission: Evangelicals and the History of World Missions, B&H Publishing Group, USA, 2008, p. 123
  11. Instrumentum Laboris, Ciudad del Vaticano, 2014
  12. Evangelii gaudium, párrafo 138.
  13. Evangelii gaudium, párrafo 145.
  14. Timothy J. Demy Ph.D., Paul R. Shockley Ph.D., Evangelical America: An Encyclopedia of Contemporary American Religious Culture, ABC-CLIO, USA, 2017, p. 466
  15. Mark A. Lamport, Encyclopedia of Christianity in the Global South, Volume 2, Rowman & Littlefield, USA, 2018, p. 451