Abrir menú principal

Herrera Vegas es una localidad del partido de Hipólito Yrigoyen, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Herrera Vegas
Localidad
Herrera Vegas ubicada en Provincia de Buenos Aires
Herrera Vegas
Herrera Vegas
Localización de Herrera Vegas en Provincia de Buenos Aires
Coordenadas 36°05′20″S 61°24′42″O / -36.0889, -61.4117Coordenadas: 36°05′20″S 61°24′42″O / -36.0889, -61.4117
Idioma oficial español
Entidad Localidad
 • País Bandera de Argentina Argentina
 • Provincia Bandera de Provincia de Buenos Aires Buenos Aires
 • Partido Hipólito Yrigoyen
Altitud  
 • Media 97 m s. n. m.
Población (2010)  
 • Total 115 hab.
Huso horario UTC -3
Código postal 6557
Prefijo telefónico 02314

Ubicación geográficaEditar

Herrera Vegas es la segunda localidad en importancia dentro del partido de Hipólito Yrigoyen. Se ubica a 40 kilómetros de su ciudad cabecera, en el camino del ex ferrocarril General Belgrano, y a menos de 1.000 metros de la Ruta Nacional 226, en el kilómetro 432. Las localidades más cercanas son María Lucila (16 kilómetros), Girondo (20 kilómetros), Hortensia (21 kilómetros) y San Carlos de Bolívar (33 kilómetros).

Reseña HistóricaEditar

La localidad nació el 1 de agosto de 1911, en correspondencia con la llegada del ferrocarril de trocha angosta, que unía la Estación Buenos Aires (Valentín Alsina) con Carhué, comunicando el lugar con la actual ciudad cabecera. No obstante, los antecedentes históricos se remontan a tiempos pre colombinos o de pre conquista, situando a étnicas de ascendencia mocovíes y querandíes que fueron incorporadas a la nación mapuche desde 1834, tras la ocupación de la confederación liderada por Calfucura, con sede en Salinas Grandes (La Pampa), hasta el límite del Río Salado Bonaerense.

Recién en 1872, después de la Batalla de San Carlos existen registros de propiedad, a partir del reparto y venta de tierras fiscales, siendo uno de los primeros adjudicatarios las familias Pereyra Iraola y Cánepa. De los primeros, a partir del casamiento de dos herederas con los hermanos médicos Rafael y Marcelino Herrera Vegas, se desprende el nombre del lugar, ya que donaron tierras para la estación de tren; y la familia Cánepa donó las tierras para las primeras viviendas situadas sobre la actual calle Ignacio Irastorza.

Finalmente se sugirió el apellido de los dos hermanos en la estación de tren, así como también al pueblo. No obstante este último se define a partir de la donación de tierras el 28 de diciembre de ese mismo año, de la mano de Atilio Cánepa y familia. Por ello, este último nombre ho tiene tanta importancia en la historia local.

Si bien la población no ha crecido en las últimas tres décadas, gradualmente ha sumado a la Escuela Primaria Nº 4 “Nuestra Señora de Luján” (creada el 2 de marzo de 1906), dos niveles educativos más, garantizando la obligatoriedad y el derecho a la educación hasta los 18 años. Funciona desde hace 30 años el jardín de Infantes Santa Cecilia en la ex estación de tren y la E.E.S.Nº 3 en edificio compartido con la E.P. Nº 4. Es así esta localidad un lugar de referencia para desarrollar las trayectorias formativas de niños, jóvenes y adultos que residen en un medio rural. Inclusive desde 2003 también los adultos pueden completar su bachiller, habiendo desde 2015 un programa de inclusión juvenil denominado “Fortalecimiento”.

Autoridades LocalesEditar

Se han desempeñado como delegados municipales de H. Vegas los vecinos Eduardo García (1976-1982), Roberto Manzano (1983-1995), Sergio Martìnez (1995-2008), Verónica Sánchez (2008 - 2015), Claudia Herrero Valtuille (2015), Miguel Ángel García (2015-2016). En la actualidad se desempeña como delegado el señor Joaquín Martín (2016-....).

Actividades EconómicasEditar

Tradicionalmente la actividad agrícola ganadera fue el motor económico del lugar, pero a la sazón de apenas 15 grandes explotaciones rurales, y menos de una decena de extensiones con hasta 200 hectáreas. Esta estructura de tendencia de la tierra no ha posibilitado el desarrollo de cooperativas agropecuarias o emprendimientos como sí tuvieron localidades vecina, como por ejemplo San Carlos de Bolívar y Henderson, cuya edad histórica es levemente mayor. El cierre del ferrocarril en 1997 y las inundaciones entre 1984 y 2002 afectaron sensiblemente la economía local, principalmente actividades satélites como comercios, oficios y Pymes. A.A su vez, la reestructuración agrícola de las últimas dos décadas afectó el número de empleados rurales y el arraigo, puntualmente por la tercerización de trabajos en algunos casos. Sin embargo, en la presente década varias actividades se impusieron a la tendencia regresiva en cuanto al trabajo, favoreciendo el empleo. Entre ellas se destaca la instalación del feed lot en la Estancia “Los Tambos”, " Don Pedro" y " El Tero" y la radicación de la empresa “Inversora Suipachense” (acopiadora y fábrica, con proceso de comercialización arvejas, maíz pisingallo, lentejas, lentejones y coriandro). En esta última empresa hay una proyección a fabricar harina de arveja y envasado selectivo de legumbres, ya que en la actualidad la producción con valor agregado que se está exportando a países como Estados Unidos y algunos de África y Asia

PoblaciónEditar

La población ha disminuido desde 1960 que alcanzó los 853 habitantes si se considera el área rural. En el Censo de Población, Hogares y Viviendas del INDEC en 2010, se registraron 120 habitantes en el pueblo y 130 en el resto de la zona rural, es decir, un total de 250 habitantes.

Biografía de Francisco ManriqueEditar

Francisco Manrique: una eminencia como profesional y como político

El difundo vecino Francisco Manrique tenía una propiedad rural en Herrera Vegas donde actualmente vive su hija Teresa. Allí vivía en forma temporal, ya que residía en Buenos Aires y en determinadas circunstancias, fuera del país.

De profesión ingeniero civil cuyo título obtiene en Venezuela, con post grados realizados en EE.UU. y con carrera de oficial de marina de por medio, Francisco Manrique tenía una vasta experiencia en las áreas de Gerencia y Control de Proyectos y Obras de Ingeniería, aunque su retiro de las fuerzas lo llevo a incursionarse como Ministro de Acción Social de la Nación en la década del setenta y como docente en la década del ochenta particularmente. En la misma, tuvo fluido contacto con el Intendente Municipal de Hipólito Irigoyen Aitor Arambarri con vecinos de las comunidades de Henderson y Herrera Vegas, tal punto que en forma directa proporciono la concreción de obras fundamentales. Entre ellas se puede citar el barrio viejo de Herrera Vegas para satisfacer la demanda habitacional y el Colegio Nacional de Henderson.

Francisco Manrique falleció en la década del noventa en Buenos Aires, siendo designado su nombre a la única plaza del pueblo de Herrera Vegas.

Resumen de las actividades que realizó:

·        Multiproyectos Civiles, Electromecánicos, Petroleros e Industriales, (I.P.C.)

·        Gerencia de proyectos sociales

·        Ingeniero consultor

·        Organización y dirección de equipos de trabajos en proceso de calidad total

·        Dirección y desarrollo de unidades organizativas y programas gerenciales

·        Organización y coordinación de grupos de trabajo de las gestiones de gerencia, programación y control de proyectos

·        Coordinación de administración y control de contratos

·        Actividad docente en las áreas de gerencia, calidad total , control de proyectos y gestión de procura  

Experiencia docente.

·        1982 profesor-instructor en los centros de ingenieros a nivel nacional y en diversas empresas e instituciones privadas y gubernamentales (control de proyectos y obras de ingeniería, gerencia proyectos y calidad total)


La plaza del puebloEditar

Los propietarios del terreno, tanto los sucesores del señor Atilio Cánepa como autoridades inmediatas de la dirección de vialidad nacional, fueron quienes dieron su conformidad para que la comisión directiva tome posesión del terreno baldío y lo convirtiese en un espacio público. Fue así como surgió el proyecto de crear una plaza en el corazón del pueblo de Herrera Vegas, cumpliéndose ese sueño anhelado por muchos vecinos el 9 de julio de 1956.

Las actividades en pos de cumplir con el sueño anhelado por la comunidad, se inician el 16 de junio de 1954, en oportunidad de que la casa militar de la presidencia de la nación dono un busto del general don José de san Martin, el cual se envió por tren hasta la estación Herrera Vegas.

A partir de la donación del busto, se comenzaron con los trabajos de nivelación y emparejamiento del terreno los cuales fueron facilitados gratuitamente tractores equipados por las estancias “Los Tambos”, “La Rinconada” y “El Cardón”, y los distinguidos vecinos Don Antonio Marzano, Don Arnaldo Horacio Belén y Don Juan José Piñel, sumándose también máquinas niveladoras proporcionada por la estancia “San Luis” y la dirección de vialidad nacional.

Otros datos que acercó  un vecino que presenció aquellas épocas:

·        La mano de obra fue efectuada por los señores don José Palo, Antonio Marzano,  Juan Manuel Cánepa, Aquiles Luna y Marciano Alanís y varios vecinos que ofrecieron su colaboración, recalcando su extraordinaria voluntad al menor Raúl Manrique.

·        Toda la plaza fue alambrada con las donaciones de los siguientes vecinos: Alberto Girondo, los hermanos Belloquis, Francisco López, Armando y Heriberto Cánepa

·        Para construir los pedestales para colocar el busto y el mástil fueron donados los ladrillos por la estancia “La Rinconada”, y por los vecinos don Juan y José Piñel. Cal, cemento, porlan y arena fueron la estancia “Los Tambos”. El croquis y ejecución entre los pedestales y emplazamiento del busto y mástil lo terminó el señor Antonio Jacucci

·        El mástil fue donado por los señores José y Felipe Pato.

·        La bandera la donó la municipalidad de Pehuajó, dado a que a la fecha pertenecía a dicho partido

·        Las plantas que fueron colocadas fueron donadas por la estancia “San Carlos” de María Lucila, mientras que la tarea de remarcar los caminos en la plaza, poner las plantas y atención de las mismas estuvo a cargo del señor Ángel Ochoa.

Y llegado el día esperado, la inauguración de la plaza se desarrolló bajo el siguiente cronograma protocolar:

·        A las 8 horas, saludo al glorioso día de la Independencia Argentina con 21 bombas de estruendo quien se hizo cargo fue el cabo de policía don justo García

·        A las 9 hs. desfile desde la escuela N°. 17 (actual Primaria N° 4) hasta la plaza y concentración en la misma con la escuela local y María Lucila    

·        A las 9:30 horas, misa de campaña celebrada el cura párroco de Henderson R. P. Pablo Drenjancevic, quien bendijo la bandera nacional y su mástil, siendo madrina de la ceremonia doña Blanca Devota de Cánepa y el padrino el señor delegado don José Pato     

·        A las 10:15 horas, colocación de ofrendas florales en nombre del pueblo Herrera Vegas, al pie del monumento, por los soldados del cuerpo de granaderos a caballo “General San Martin”

·        A las 10:30 horas, los aviones del aeródromo provincial de la ciudad de San Carlos De Bolívar, arrojando desde el aire las ofrendas florales en la plaza.

También se dió cita en el lugar palabras alusivas por parte de autoridades locales y municipales.

La fiesta terminó con gran almuerzo en el “Festival club Herrera Vegas”- que por aquel entonces se situaba a menos de 50 metros de la plazoleta -, donde fueron donadas 5 vaquillonas y 7 lechones, además de una veintena de vecinos que se ofrecieron a colaborar en el encuentro, ya sea haciendo los asados y demás comidas como en la atención a la comunidad y a los invitados

Hasta finales de la década de 1970, esta plaza ha sido el eje de espectáculos como por ejemplo los corsos, que años más tarde dejaron de hacerse; siendo hoy su tradición más impronta los festejos del día del niño

En el año 1992, el Centro Mariano “Joao Luis Pozoboom” colocó una ermita entre el busto del Gral. San Martín y la vereda que linda con la calle I. Irastorza, donde muchos cristianos sueles concurrir por devoción.

Otra de las características peculiares de esta plaza es la gran cantidad de araucarias que posee, a pesar de ser tan pequeña es una de las pocas en la zona que tiene esta típica planta patagónica

Hace pocos años, el nombra original de la plaza (“Gral. Don José De San Martin”) fue reemplazado por el de “Francisco Manrique”- quien fuera décadas atrás ministro de acción social de la nación-, a deseo de familiares de éste y vecinos que creyeron más conveniente imponer un nombre más autóctono.

Información proporcionada por la vecina Paula Gómez quien rescató documentos  pertinentes sobre el tema  


Puesto de Vigilancia Herrera VegasEditar

Hasta 1972, en que el escribano Dr. Roberto Sambrizzi aprobó el boleto compra-venta de 10 hectáreas por parte de la municipalidad de Hipólito Yrigoyen, ni la delegación municipal ni el puesto de vigilancia pudieron ser construídos. Fue así como ese año se comienza la construcción del puesto de vigilancia en una de las esquinas de la primera cuadra de la calle Ignacio Irastorza, terminándose el año siguiente. Previo a esta construcción, el personal policial se hospedaba y tenía asiento en un local ubicado en el predio del ex ferrocarril “Grl. Belgrano”.

Anexo al edificio del puesto de vigilancia, se construyó una vivienda particular, donde habitualmente fue ocupada por el encargado de la sección policial y su familia.

En cuanto al interior del edificio, tiene una sala principal con escritorio, un baño y dos calabozos.

Para el uso del personal policial, se dispone de una camioneta doble cabina. Vehículo este se utiliza para recorrer una amplia jurisdicción, ya que la de Herrera Vegas ocupa casi la mitad del partido desde María Lucila hasta el límite con el partido de Carlos Casares (70.000 hectáreas aproximadamente).

La seguridad en esta área del partido se puede describir en tres aspectos totalmente diversos. Por un lado, la seguridad vial sobre la ruta nacional 226, de la cual generalmente se requiere el apoyo de la comisaría de Henderson; en segundo lugar, el patrullaje en las grandes estancias, cuyo tiempo suele ser mayor, dado a que son muy extensas sus respectivas superficies de cientos a miles de hectáreas y grandes las distancias; y en el tercer lugar, el control del pueblo, cuya mayor preocupación se concentra en los días de eventos (principalmente los bailes).

En cuanto a las demandas, la necesidad de contar con una camioneta en perfectas condiciones siempre ha estado presente, pudiendo decir que hoy ello es posible. También se ha trabajado arduamente en la adquisición de material y accesorios de comunicaciones necesarios para mantener comunicación entre el móvil y los cascos de las estancias de la jurisdicción, siendo esto hoy también gracias a la ayuda de propietarios rurales de la comunidad.

No de la misma forma que se mencionara en el párrafo anterior, la necesidad de contar con un lugar para hospedar un segundo efectivo policial ha sido un problema sin resolver. Debido a esta dificultad, no se ha podido incrementar el número dos o tres policías, lo cual a veces hace condicionar el trabajo diario. Ante este inconveniente, el honorable consejo deliberante de Hipólito Yrigoyen solicitó en agosto de 2003 al departamento policial de Pehuajó que se reacondicione el lugar para hacer factible el incremento del personal requerido

Los suboficiales que prestaron servicio en aquella nueva sección policial fueron suboficial principal Juan Viera; sargentos Martín y Arguello ambos en el mismo período suboficial Ariel Fallesen y hasta la actualidad, Sargento Sandro Viera (nieto del primer policía citado). Este último, responde actualmente en su vía comando, al titular de la comisaria de Henderson, subcomisario Alberto Oscar Barraza.

El registro más viejo que se tiene, corresponde al año 1995, donde se cita al cabo Justo García como encargado de Puesto de Vigilancia en el predio del viejo ferrocarril, siendo reemplazado en 1995 cuando poseía el grado de Sargento,  Juan Viera que permaneció 21 años en la localidad hasta el anteúltimo grado que puede alcanzar un suboficial. De este respetado y solidario hombre que con sus 81 años vive en Henderson, aun se rescatan muchas historias y anécdotas de la vida de esta comunidad, como por ejemplo el tipo de controles efectuados en la zona del ferrocarril, la rutina del trabajo con arado caballos y el acopio de grandes toneladas de bolsas de cereal, como así también, la especificidad de las fiestas de campo en momentos que este convocaba mucha gente y marcaba simultáneamente proyectos de vida.

Datos extraídos de los aportes brindados por el Suboficial Principal Santillán, policía destinado en la comisaria Henderson con más años de permanencia continua en este lugar; y Julia Viera, nieta de Juan Viera y actual portera de la EGB Nro. 4.

Barrio viejoEditar

Se llegaron a construir 16 viviendas en las primeras manzanas de la localidad, tomando como punto de referencia la plaza. Su denominación (barrio “viejo”) fue incluida por la propia población desde 1989 para diferenciarlo del segundo barrio que se construyo en las manzanas que se encuentran ubicadas en el extremo opuesto a las primeras.

La historia del barrio se remonta hacia el año 1970, raíz de una demanda edilicia que venía en aumento. Si bien Herrera Vegas era pueblo, la mayoría de la población que era asistida por este vivía en proximidades a él, y en casa precarias, que en muchos casos no eran suyas, ya que eran jornales rurales.

Para una mejor calidad de vida de los habitantes del área rural aledaña a la estación de ferrocarril y al pueblo, que vivían en casas precarias o ranchos, y que también poseían muchos hijos o familiares a cargo, el entonces Delegado Municipal Serafín Alonso planteó en el año 1970 la demanda habitacional al Intendente Municipal Aitor Arambarri.

Tras evaluar la demanda puntual, ambos vieron oportuno solicitar ayuda al vecino Francisco Manrique, quien por aquellos años se desempeñaba como secretario de Bienestar Social de la Nación. Interesado por la idea proyecto de construir viviendas en el pueblo próximo a su establecimiento rural, agilizo los trámites elevando la solicitud a la gobernación, donde poco tiempo después es tomado en cuenta, hasta el punto tal que el mismo gobernador en persona (Brigadier Morages) visita la localidad.

Era la primera vez que un gobernador visitaba el pueblo. Lo hizo en helicóptero y al descender para recorrer el lugar, autoridades municipales y más de un centenar de personas lo recibieron, siendo así uno de los acontecimientos más importante de la historia local.

Posteriormente a la visita y aprobación del proyecto, la municipalidad de Hipólito Yrigoyen compra el terreno al Sr. Do porto, haciéndose cargo de la construcción del barrio el instituto de la vivienda. 

La empresa que inició la obra, debió ser reemplazada por otra que si termino las 16 viviendas, pero no alcanzó a satisfacer la demanda, dado a que poco después de una fuerte tormenta destruyo casi por completo los techos, lo cual determino también una prorroga en la fecha de entrega a los adjudicatarios.

Según se pudo saber por registros de los planos originales, la empresa que dejo inconclusa la obra, también fue la que realizo el entonces colegio nacional de la ciudad de Henderson, donde se precipito el mismo desenlace

En cuanto a los beneficiarios de las viviendas, se puede decir que casi todos los habitantes de H. vegas que poseían necesidades pudieron acceder a una propiedad. No así, para quienes temporalmente se encontraban residiendo o eran de la localidades vecinas.

Después de anotarse en la delegación municipal, se procedió a sortear a la totalidad de las familias, aunque tuvieron prioridad dentro de este habitantes de H. vegas.

Fue así como definitivamente así el año 1972 se habitaran las casas y se comenzó a pagarlas bajo un plan de cuotas accesibles, donde se incluían una cláusula que restringía la ampliación/ remodelación edilicia.

Sin inconvenientes en los primeros años, la población comenzó cumpliendo con la cuota asignada, pero tras períodos de devaluación monetaria y tras no ajustarse contractualmente la inflación al plan de cuotas, se dejo de pagar.

En el presente, la población residente del barrio viejo todavía sigue con un título de “cuidadores de propiedad”, esperando una pronta solución que le establezcan una pauta de pago clara y/o las asignación de un título de propiedad. Problemas este, que los distintos mandatarios lo han emprendido sin llegar a buen puerto.

Betty Bruno, una reconocida docente del puebloEditar

En el marco de Parlamento Juvenil Del Mercosur 2015, por iniciativa del bachillerato de adultos E.E.S. N°3, se decide hacer una consulta popular y posterior votación para designar el nombre de la actual calle de la escuela.

Dicha votación arrojo como resultado el nombramiento de la calle “BETTY BRUNO” (ex ruta nacional 226) docente de la E.P. N°4 durante muchos años.

 
Calle "Betty Bruno"

Proyecto de DesarrolloEditar

En función de la necesidad de impulsar el trabajo y con ello, promover el desarrollo local de la comunidad, la Escuela de Educación Secundaria Nro. 3 de Herrera Vegas inició gradualmente una investigación y después una propuesta integral y sustentable. La misma partió de un FODA, y de aportes inter disciplinarios y con gran apoyo de sectores y actores del distrito y la región. Una de las acciones iniciadas se materializó en un proyecto de Parlamento Juvenil del MERCOSUR: PROYECTO DE PARLAMENTO JUVENIL DEL MERCOSUR: “FUENTE PROMOTORA DE EMPRENDIMIENTOS ECONÓMICOS PARA EL DESARROLLO LOCAL DE HERRERA VEGAS” VISTO que existe una necesidad e interés juvenil y también familiar en hogares de la localidad de Herrera Vegas en cuanto a la futura inserción laboral y la generación de empleo genuino y sustentable y ….

CONSIDERANDOS: • Que desde hace 5 años la Escuela de Educación Secundaria Nro. 3, antes denominada Anexo educativo 2030-2010 viene trabajando temáticas y proyectos vinculados al mundo del trabajo y el contexto de inserción local y regional. • Que se ha manifestado en las horas de trabajo preparatorio del proyecto de Parlamento Juvenil del MERCOSUR un marcado y constante interés de los jóvenes, al igual que sus familias en cuanto a la inserción laboral y la generación de emprendimientos económicos, más allá del empleo público. • Que los profesores y alumnos han trabajado desde 2009 en análisis FODA (diagnóstico de Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), destacando que el área de influencia y asiento de Herrera Vegas posee una gran cantidad de posibilidades que podrían ser estratégicas para el desarrollo local, y que exceden la fertilidad de los suelos y la extensión de propiedades rurales, tales como: agua apta para el consumo humano, red de gas natural del Gasoducto Neuba II, tendido eléctrico de la red troncal de Transba, vía de comunicación pavimentada con amplia conectividad a centros industriales y de consumo, energías alternativas a partir de proyectos eólicos o de recepción solar, recursos humanos y altos índices de seguridad. • Que las principales fuentes laborales se enmarcan en el ámbito agrícola-ganadero de grandes explotaciones rurales, y en menor medida en el empleo público, sin visualizarse correlatividad entre las potencialidades del lugar y las posibilidades de emprendimientos no tradicionales, a excepción de la empresa “Inversora Suipachense”. • Que en visita realizada en 2014, por parte de profesores y alumnos a la empresa Inversora Suipachense se pudo corroborar la viabilidad de estrategias productivas alternativas a las actividades agrícolas ganaderas, y que asimismo, promueven un alto porcentaje de empleabilidad entre jóvenes radicados en la localidad. • Que por registros intercensales, según Censos de INDEC de 1980, 1991, 2001, 2010, la zona rural donde se encuentran las tradicionales fuentes de empleo se ha detectado un descenso en el número de hogares y habitantes, ligado a la reestructuración productiva del sector agropecuario, a excepción de un establecimiento abocado parcialmente a un emprendimiento de feed lot, dándose así la pauta de un limitado acceso al futuro laboral juvenil. • Que en diagnóstico realizado, principalmente a cargo de docentes especialistas en Ciencias Económicas y que representan el perfil de la Modalidad Economía y Administración, expone que los mayores condicionantes u obstáculos a la generación de emprendimientos alternativos obedece a la carencia de promoción del lugar más allá de la localidad, siendo ello un impedimento para la radicación de inversiones con propuestas sustentables.

PROPUESTA DE ORDENANZA: Art. 1ro. Créase en el ámbito de la Dirección de Producción y Desarrollo Local de la Municipalidad de Hipólito Yrigoyen una página Web donde se exhiba las potencialidades de la localidad de Herrera Vegas y su área de influencia para promover inversiones sustentables y generadoras de empleo, tanto como un impulso a actividades satélites o derivadas. Art. 2do. Desígnese roles y obligaciones a un personal encargado de promover iniciativas de inversión empresarial; mantener vigente la página Web; realizar jornadas de capacitación, perfeccionamiento o vinculación socio-empresarial en la jurisdicción local, y en los ámbitos extra distritales que favorezcan la consecución de los objetivos anhelados, en el marco de un desarrollo local con principios de sustentabilidad de proyectos de vida de jóvenes que se inician en el mundo del trabajo. Art. 3ro. Desarróllese un marco de procedimientos básicos, asignación de funciones y determinación de etapas de trabajo inicial a partir del 1ro. de agosto del corriente año, en coincidencia con la fecha aniversario de la localidad de Herrera Vegas. Art. 4. De forma.

Eje Transversal: " La identidad y desarrollo local" Escuela de Educación Secundaria Nº3 ciclo lectivo: 2016Editar

Si bien la fecha de fundación de la localidad de Herrera Vegas se establece oficialmente el 1 de agosto de 1911, en función de la creación de la estación del entonces ferrocarril, cabe ampliar el análisis retrospectivo algunos años, décadas y por qué no siglos...

En el mismo sentido que la Historia amplia su contexto de análisis, la Geografía de Herrera Vegas no se limita a la traza de calles y las viviendas ubicadas en torno al cuadro de la ex estación del ferrocarril. Por ello, suele emplearse el término "comunidad", más que un pueblo...

El paisaje, que en el siglo XIX era más afín a un área inhóspita, sin árboles ni actividades agropecuarias y dominado por especies hoy ausentes en la región, también es una referencias testigo de los cambios del siglo XX, principalmente.

En este marco de análisis, los objetivos inmediatos al año en curso son las de ampliar, revisar y reconocer nuestra comunidad de Herrera Vegas e incluirla en las propuestas escolares desde un proyecto institucional y transversal llamado “La identidad y desarrollo local”.

Las expectativas como comunidad educativa desde un presente son las de promover el sentido de pertenencia, la convivencia, el respeto por las tradiciones, el cuidado del medio ambiente del lugar, el arraigo y valores que contribuyan al desarrollo local.

La pre historia de Herrera VegasEditar

Los primeros pobladores de la región, según estudios antropológicos y deducciones científicas, datan de hace no menos de 20.000 años, aunque ninguna fuente certifica que hayan podido ser sedentarios por las características inhóspitas del paisaje de entonces.

Existen discusiones e indefiniciones sobre quienes fueron los primeros pobladores que establecieron un territorio. Se atribuye descendencias o extensiones de comunidades Mocovíes y Querandíes, desde el Norte y Noreste, respectivamente. No obstante, en el siglo XIX el proceso llamado “Aucarinización” dominó la geografía del Oeste del río Salado, y más al Sureste, los Tehuelches. Ambas corrientes provenientes del Suroeste, tanto de la Patagonia andina de Chile y Argentina, como del sector extra-andino de Patagonia.

Por esta razón, la mayoría de los historiadores generalizan con el término “Pampas” a todas las tribus o poblaciones que hasta el siglo XIX dominaron esta región del territorio argentino. Corresponde a la cualidad geográfica de la región más que a la etnia, cultura o nombre de una comunidad, y por ello, también la denominación conjunta de “Confederación de tribus pampas”.

 

La “Araucanización" desde la guerra de la independencia nacionalEditar

En la Guerra de Independencia de Chile, denominada Guerra a Muerte (1819-1821), la comunidad de pueblos araucanos (también llamados por la generalidad geográfica de su región de los bosques de araucania) estuvo enfrentada. Unos fueron los Boroanos (o borogas), que lucharon en el bando “realista”, a cargo del cacique Curiqueo, pero otros lo hicieron del lado de los "patriotas“, llamados Mapuches. A partir de 1818 comenzaron a realizar incursiones al oriente de la cordillera de los Andes, llegando hasta la región Oeste de la provincia de Buenos Aires. Al Este de los Andes formaron una alianza de 6 caciques mayores: Caniullán, Melín, Alún, Gauyquil y Mariano Rondeau, además de Cañiuquir de linaje mixto, los Puehenches y Yanquetruz, de linaje Huiliche. Primero en Guaminí (1823) y después alcanzan 25 de Mayo, sobre el límite del Río Salado (frontera).

Al frente de los Mapuches, Calfucurá y su hermano mayor, Namuncurá se asentaron en Salinas Grandes (La Pampa). Venció a los boroganos en Epecuén (1834) y más al Sur, después lidió con el Cacique Catriel de linaje Tehuelche (radicado entre Olavarría y Azul), quien se sumó al Ejército nacional en la derrota de Calfucurá en la Batalla de San Carlos (S.C. de Bolívar, 1872).

Unitarios y FederalesEditar

Además de estar enfrentados entre sí los pueblos provenientes de la Patagonia Andina Norte desde la época de la Independencia, que incluía Chile, y éstos vincularse de distintas manera con los pueblos autóctonos, también estuvieron de lados distintos durante las mayores tensiones entre Unitarios y Federales (1820-1852).

Los boroganos intentaron buscar apoyo en el unitario Juan Lavalle, pero el federal Juan Manuel de Rosas les hizo un mejor trato. En 1834 rompieron relaciones con éste al no querer devolver ganado robado, y el Cacique Calfucurá lideró las lanzas Mapuches que los venció, poniéndose del lado Federal hasta 1852, que cae Rosas en la Batalla de Caseros. De ahí en más, Calfucurá lideró casi todas las tribus pampas hasta 1872, cuya frontera fue el Río Salado Bonaerense.

El cacique Coliqueo y los descendientes del cacique Rondeau, de origen borogano buscaron protección y se radicaron en Los Toldos (principal reserva en el Centro-Norte de la provincia de Buenos Aires) y 25 de mayo, respectivamente.

Batalla de San CarlosEditar

Entre 1852 y 1872, los enfrentamientos políticos entre Buenos Aires y las provincias del Litoral (Confederación Argentina), la Guerra del Paraguay y la fiebre amarilla ocuparon la atención del Gobierno central. No así en 1872, donde había interés en dominar efectivamente las tierras al Oeste del Río Salado para dedicarlas a la actividad agropecuaria y su exportación. Por ello, se retomaron las campañas militares al occidente o “Desierto”, siendo la Batalla San Carlos la más decisiva para correr los primeros 100 kilómetros de frontera…

 

Fortín Quemú - Quemú, cerca de Herrera VegasEditar

Entre 1872 y 1876 se creó el Fortín Quemú – Quemú, a 14 kilómetros de H. Vegas (cerca de la actual ex estación de María Lucila) para contener malones hasta definir la frontera denominada Zanja de Alsina (1877), entre Puán, Guaminí, Trenque Lauquen e Italó (Córdoba).

También "Martín Fierro" dejó su huellaEditar

En 1872, las campañas militares incluyeron forzadamente al gaucho, de tradición ganadera, pero no propietaria de tierras y que vivía al Este del Río Salado. Muchos eran mestizos y descendientes de tercera generación de criollos. José Hernández fue testigo al ir a una campaña y a su regreso escribió “Martín Fierro”, una obra literaria que retrató parte de lo sucedido en la frontera y los fortines. Su personaje ficticio lo inspiró en lugares que se calculan podrían ser entre el Fuerte San Carlos (Bolivar), el Fortín Quemú-Quemú (M. Lucila) o la posta militar de Pehuajó. Lo cierto es que por su servicio recibió en paga campos de estas zonas nombradas.

Después de las campañas y antes de fundarse Herrera VegasEditar

Tras las campañas, los militares y gauchos incorporados recibieron como parte de la paga vastas áreas de tierras ubicadas al Oeste del Río Salado. En su mayoría, por la incapacidad de producirlas y la necesidad de hacerse de dinero, fueron vendidas a grandes comerciantes de Buenos Aires. Entre éstos, la familia Pereyra Iraola compró tierras en la zona de Herrera Vegas, por entonces dependiente de Bolívar.

Hacia finales de siglo, las dos hijas mayores se casan con los hijos del médico Rafael Herrera Vegas, radicado en Argentina a partir de la proliferación de la fiebre amarilla.

Los hermanos Rafael y Marcelino H. Vegas, abogado y médico, respectivamente vivieron en Buenos Aires, pero administraron la estancia central en la zona de Herrera Vegas, llamándola “Las hermanas”.

En honor al aporte de los médicos venezolanos, la localidad Fuerte San Carlos llaman San Carlos de Bolívar a la ciudad, y también bautizan con el mismo nombre una de sus principales calles (hasta la fecha).

Rafael Herrera Vegas (hijo) llegó a ser ministro de economía de la NaciónEditar

Además de abogado, financista, empresario y político, en 1922 fue nombrado Ministro de Hacienda de la Nación por el presidente Marcelo T. de Alvear. Presentó un proyecto de ley para promover la producción industrial, con la elevación de un 25% de los aranceles aduaneros, aprobado pese a la resistencia de los legisladores de ideología liberal. A continuación presentó un segundo proyecto, el llamado Plan Herrera Vegas, que combinaba el ordenamiento presupuestario con la eliminación de las partidas extraordinarias y un impuesto sobre la renta de carácter progresivo; de aprobarse, habría sido el primer impuesto a las ganancias personales implantado en la Argentina. También incluía impuestos a las herencias, y también buscaba un cierto grado de redistribución en favor de las provincias más pobres por medio de la coparticipación federal del producto de estos impuestos.

El proyecto levantó oposición en las clases más acomodadas y en los empresarios; se crearon asociaciones y ligas especialmente para rechazar la reforma impositiva, que presionaron en privado y en público a los legisladores para su rechazo. El proyecto fue completamente modificado por los diputados que componían las comisiones que lo examinaron, introduciendo excepciones y bajando la tasa del aumento a los impuestos a la importación, y bajó considerablemente los gastos previstos en el presupuesto nacional, como paso previo a considerar innecesaria la reforma tributaria. En definitiva, el proyecto fue rechazado por el Congreso. En 1923, renunció a su cargo de ministro.

Otros acontecimientos importantes antes de 1911Editar

• Se crea la Escuela Primaria (actual E.P. N° 4 “Nuestra Señora de Luján) en 1906.

• Se construye el primer camino real, llamado por los lugareños “La rastrillada”, que une la actual localidad con H. Vegas (ex Ruta Nacional 226, que era sin asfalto).

• Se venden y lotean 6 propiedades rurales que totalizan el área de H. Vegas; entre ellas parte del actual inmueble de la familia Cánepa (que tiene como nombre el acceso principal).

• En 1904 hay registro de una primera proveeduría o también llamado ramos generales, aunque el edificio mitad rancho, mitad ladrillo (frente), después se destruyó con la instalación del cuadro de estación.

Particularidades de la creación de la estación y pueblo de H. VegasEditar

•La estación de ferrocarril inicialmente no se llamó Herrera Vegas, sino Venezuela; y tampoco se creó para el transporte de pasajeros, ya que su esencial objetivo era el traslado de la producción agropecuaria. Y con los años, cuando ya residían decenas de hogares, para pasajeros y carga de productos importados de Europa, como por ejemplo, ropa, perfumes y herramientas.

•El FF.CC. era de trocha angosta, y por lo tanto, fue más limitada su carga y a su vez su historia, ya que en 1977 se dejó sin efecto este tipo de líneas por su incapacidad de transporte y trasbordo al puerto.

•En 1911, tampoco había un trazado o calles de un pueblo, ya que era un caserío disperso y comercios ubicados en el cuadro de estación de FF.CC.

•La donación para el cuadro de estación correspondió a la familia H. Vegas, y la oriental, donde se ubican las viviendas (sobre calle Irastorza), obedecieron a una donación de Atilio Cánepa y familia, décadas después.

Más de un siglo de historia…Editar

Más de 100 años de historia, de un pueblo que a la luz del ferrocarril y el desarrollo agropecuario radicó hasta 853 habitantes con su área de influencia rural hacia 1960, según registros. A este auge demográfico, sumó cerca de 20 comercios, dos emprendimientos industriales y hasta una fuente de provisión de combustible, con servicios de transporte que 50 años después no se pudieron recuperar.

Prácticamente, la segunda mitad de siglo de la historia local se vio opacada. Sequías (desde 1970), inundaciones (alternadas en los 70 ´ y prolongadas desde 1984), cierre del ramal ferroviario (1977), crisis económicas nacionales (desde los 70´ ) y reestructuración productiva (agricultura intensiva, principalmente ya hace dos décadas), se suman a un preexistente número de inmuebles rurales y pequeños y medianos productores rurales. Sin embargo, algunas alternativas o proyectos revirtieron parte de esta realidad con la pavimentación de la Ruta Nacional 226, la instalación de empresas, la creación de escuela secundaria, la construcción de un plan de viviendas y centro de salud, la multiplicación se servicios y otras iniciativas.

Cambios de JurisdicciónEditar

Otro de los cambios durante el primer siglo de vida fueron las dependencias distritales. Hasta la creación del Partido de Pehuajó en 1883, en su totalidad, estas tierras pertenecieron a Bolívar. Y antes eran tierras fiscales dependientes de la Gobernación de Buenos Aires, con ocupación semi-sedentaria de pueblos de distinta ascendencia indígena, unidos entre 1852 y 1872 en la llamada “Confederación de Tribus Pampas”. Entre 1883 y 1960, el lado oriental del pueblo dependía de Bolívar, y el occidental de Pehuajó, el cual incluía la localidad.

El 21 de enero de 1960, finalmente su jurisdicción pasa a tener asiento en el nuevo Partido de Hipólito Yrigoyen, con cabecera en la ciudad de Henderson.

 

Herrera Vegas en la actualidad...Editar

Acceso a Herrera Vegas por ruta nacional 226

 

Jardín de Infantes "Santa Cecilia", que actualmente funciona en la ex estación de tren

 

Destacamento policial, donde tiene sede la Patrulla Rural de una amplia zona del distrito

 

Plaza Grl. San Martín, un espacio histórico fundado hace 60 años, con la presencia de Granaderos

 

E.P. N° 4 y E.E.S.N° 3

 

Inversora Suipachense, la empresa más joven del lugar y con visión agroindustrial


Delegación MunicipalEditar

Elaboración propia de la recopilación de archivos históricos y catastrales, y del periódico Hendersonense “La Acción”.

Delegación municipal: de la misma manera que el puesto de vigilancia, la delegación municipal termina de ser construida en 1973, después de la municipalidad de Hipólito Yrigoyen compra las tierras para hacer las primeras manzanas del pueblo.

En la delegación municipal, también funciona un servicio telefónico de 7 a 20 horas (teléfono:426813), una biblioteca publica y una sala para el dictado de curso del centro de formación profesional Nro. 401 -con asiento en Henderson y con extensión en

H. Vegas, donde generalmente se realizan cursos de arte, costura y además trabajo de cueros y prendas. En el año 2003, por ejemplo, se dicto el curso de revisor y terminador de prendas de punto. Las restantes carreras/cursos se dictan en Henderson : reparador de muebles, plomero instalador, mecánico de banco, conservación de alimentos, cunicultor, inseminador artificial, peluquero estilista, aromáticas, ceramista, etc.

El personal municipal   de la delegación esta compuesto por el delegado (Sergio Martínez) un secretario (Pablo Caporales; reciente mente remplazado por Cristian Manrique), un empleado jornal (juan López, reciente mente separado del cargo), dos telefonistas administrativas (Amorina Gauna y Verónica Sánchez) y personal de los contratos trabajar, quienes están distribuidos en distintas instituciones de la localidad y en tareas competencia municipal. También depende del área municipal, pero con directas comunicaciones con su área en Henderson, una enfermera (Stella Maris Vicente), quien es la encargada del centro de salud local.

Colabora junto al personal de la delegación municipal Rubén Caporales, vecino de muchos años y con estrecha vinculación con la vida social de la comunidad.

En cuanto a las máquinas viales, las mismas vienen desde Henderson y acampan por períodos de días a semanas en Herrera Vegas, ya que no se dispone en la Delegación, y tampoco en la localidad, de herramientas suficientes para realizar un mantenimiento y arreglo de máquinas de este tipo

Primeros delegados municipales que tuvo Herrera Vegas con asiento en el nuevo partido de H. Yrigoyen. Sus gestiones de gobiernosEditar

Los delegados municipales de Herrera Vegas, a partir de que pasó a integrar esta localidad el nuevo partido de Hipólito Yrigoyen, fueron:

  • ·        José Pato fue el ultimo delegado municipal que dependió de Pehuajó, cuyo cargo cesa en 1960.  No se tiene registro anterior documentado en la delegación ni tampoco en la municipalidad (Henderson), dado a que los únicos documentos que existían se incineraron en la entonces cabecera de partido (Pehuajó, 1960).
  • ·        Esteban Ferrer (1960-1966).
  • ·        Serafín Alonso (1966-1972). Período del primer gobierno municipal de Aitor Arambarri.

Proyectos concretados:

Delimitación de parcelas destinadas al pueblo.

Construcción del barrio viejo.