Historia del Metro de Medellín

El Metro de Medellín es la denominación dada a una red de sistemas de transporte masivo que sirve directamente a los municipios de Bello, Envigado, Itagüí, La Estrella, Medellín y Sabaneta e indirectamente al resto de municipios del Valle de Aburra mediante rutas integradas de transporte público. Es operado por la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra (EMTVA) y sus dueños son, por partes iguales, el Municipio de Medellín y el Departamento de Antioquia.

La red cuenta con 2 líneas férreas de tren metropolitano, 5 líneas de teleféricos y una línea tranviaria tipo translohr, adicionalmente opera 2 líneas de autobuses de tránsito rápido y se construye en la actualidad una nueva línea de teleférico.

AntecedentesEditar

El Plan Director de MedellínEditar

Sección pública del corredor de transporte alrededor del río Medellín

El Plan Piloto de Medellín realizado por los arquitectos Josep Lluís Sert y Paul Lester Wiener nace a partir de la expedición de la Ley 88 de 1947 que por primera vez incluye la obligación de elaborar planes reguladores para direccionar y reorientar el desarrollo urbano de las ciudades. Este estudio realiza por primera vez una planificación física del territorio de alcance metropolitano que involucraba las obras de canalización del río Medellín, la infraestructura vial, el uso del suelo, la industria y las áreas residenciales.[1]

El plan piloto fue adoptado mediante el Decreto Municipal 683 de 1951, posteriormente, con base en las directrices de este, pero con algunas modificaciones, se expide el acuerdo 92 de 1959 como Plan Director de Medellín. A partir de la creación de la Oficina de Planeación Municipal en 1960 se establece como proyecto prioritario el denominado Espina Dorsal del Valle de Aburrá, incorporándose en el Plan Vial de 1970, el cual buscaba reservar en la zona del río, una franja de 60 metros a cada costado para los proyectos de canalización, el plan de vías, los puentes, la red de colectores de aguas grises y negras, la red de energía eléctrica, la red férrea nacional y una red de transporte masivo.[2]

Metropolitana del Aburrá S.A.Editar

El 8 de mayo de 1969 se constituye la Sociedad Promotora del Sistema de Transporte Masivo y Terminales de Transporte del Valle de Aburrá S.A., también llamada Metropolitana del Aburrá S.A., su objetivo era construir y explotar una o más terminales de transporte de pasajeros y establecer un sistema de transporte masivo para el Valle de Aburrá.[3]​ Para 1971 la firma Integral Ltda presento el documento Estudio de transporte en el área metropolitana del Valle de Aburrá que analizó la población, los estimativos de crecimiento, movimientos de pasajeros y flujos de población estableciendo una matriz origen destino de los desplazamientos.

Se realizó una clasificación de viajes de acuerdo a su motivación y a los focos de concentración de viajes en la región que establecieron las rutas para el eje troncal de un sistema de transporte masivo, con énfasis en una tipología férrea que utilizara la infraestructura existente y las rutas de alimentación para este, al igual que los equipos, capacidad de transporte, características del sistema motriz y un análisis preliminar de factibilidad técnica y económica.[4]

Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra (ETMVA)Editar

El Departamento de Antioquia y el Municipio de Medellín realizan en 1977 un estudio de anteproyecto para un sistema de transporte masivo con la asesoría de las firmas Francorail y Sofrerail denominado Anteproyecto de transporte masivo para el Valle de Aburrá, el cual planteaba un sistema férreo de conexión suburbana entre Bello e Itagüí, con la posibilidad de atender al centro de Medellín con una estación.[5]​ Posteriormente, la Oficina del Plan Metropolitano en conjunto con la Empresa de Desarrollo Urbano del Valle de Aburrá (EDUVA), fijan los criterios generales del sistema y publican el estudio Línea de transporte rápido masivo del Valle de Aburrá, planteando una línea de tren eléctrico desde el sector de Niquía en Bello hasta Itagüí, utilizando el espacio del corredor del paralelo al río Medellín reservado para el transporte masivo, de igual forma el documento enfatizó la creación de una empresa para su diseño e implementación.[5]

La Asamblea Departamental de Antioquia y el Concejo de Medellín, mediante la ordenanza 42 del 30 de noviembre de 1977 y el Acuerdo 31 de 13 de diciembre de 1977, autorizan la creación de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá (ETMVA). Su objetivo era adelantar los estudios para el diseño, la construcción, la operación y la administraciónde de un sistema de transporte masivo. El 31 de mayo de 1979 se perfecciona la constitución de la ETMVA como empresa industrial y comercial del estado colombiano de responsabilidad limitada.[5]

El proyecto del Metro de MedellínEditar

Trazado inicial del Metro de Medellín
Imaginario estación Parque Berrío
Maqueta de la estación La Macarena
Imaginario Estación Cisneros

La primera acción de la ETMVA fue la apertura de un concurso de méritos para la elaboración de un estudio de factibilidad técnica y financiera, el cual se adjudica a la consultora británica Mott, Hay & Anderson International Limited y al banco Kleinwort Benson.[5]​ La selección de la tecnología para el corredor se hizo con base en una evaluación de sistemas donde se consideraron las siguientes alternativas: autobús a diésel o gasolina, autobús eléctrico o trolebús, tren rápido liviano y tren rápido pesado.

Dicha evaluación confronta las distintas alternativas con su capacidad de satisfacer una serie de criterios del nivel nacional y metropolitanos.[5][6]​ El informe Selección del sistema y su factibilidad técnica y económica realizado por la consultora fue entregado al Departamento Nacional de Planeación (DNP) en noviembre de 1979 y posteriormente actualizado en 1981.[6]

El diseño presentado al DNP del tren metropolitano de Medellín, por la ETMVA y las firmas consultoras, consistía en dos líneas principales, una longitudinal a lo largo del río Medellín entre la localidad de Machado en Bello y el municipio de Sabaneta, con una longitud de 26 km y una transversal de 3,6 km de longitud entre el parque de Berrío y el barrio La Floresta.

La línea longitudinal del proyecto, diseñada para un tren de superficie, aprovechaba la franja de terreno de 18 metros reservada por el municipio. La línea transversal planteaba un túnel de aproximadamente 900 metros, partiendo desde la estación Parque de Berrío, saliendo a superficie antes de la estación Cisneros, para luego conectarse mediante viaducto a una estación en el sector de la Plaza de Toros La Macarena, continuando su recorrido elevado sobre la quebrada La Hueso hacia el occidente.[6]

El gobierno nacional, mediante el DNP solicita la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para realizar la evaluación del proyecto presentado por la ETMVA, para esto se contó con la asesoría de dos grupos, uno francés conformado por Michel Bigey y Antoine Hunel y uno colombiano conformado por Gustavo Esguerra y Álvaro Pachón, ambos grupos elaboran sus estudios de forma independiente.[6]

El 3 de octubre de 1981 se presentan los estudios Informe evaluador del proyecto Tren Metropolitano de Medellín, del equipo colombiano, y Revisión de estudios del Metro del Valle de Aburra, del equipo francés.[6]​ Las conclusiones del análisis realizado por ambos grupos difieren mucho entre sí y se alejan de forma significativa del estudio inicial de la ETMVA, a raíz de esto, el DNP realiza la conciliación de las conclusiones presentadas por ambos estudios.[6]

El 17 de febrero de 1982 el DNP, en el documento CONPES 1.886, presenta observaciones al proyecto del Metro de Medellín a partir de las conclusiones presentadas en los informes de validación.[6]​ Se recomendó la construcción de una sola línea que atravesara la ciudad de norte a sur pasando por el centro y suprimiendo para la primera etapa las estaciones más extremas, ya que el diseño en forma de cruz podría tener problemas operativos que se presentarían en la estación terminal del Parque Berrío.

Se realizaron también observaciones con respecto a la medición del costo del material rodante, el costo de la energía eléctrica, los beneficios por la valorización del suelo y los beneficios por ahorro en movilidad.[6]​ Finalmente se concluye con la necesidad de profundizar en las observaciones y dudas del informe para que la ETMVA presentara nuevamente el proyecto ante el DNP a fin de continuar con el proceso.

Para septiembre de 1982 la ETMVA, cumpliendo a las recomendaciones del CONPES 1.886 puso nuevamente a consideración del DNP la solicitud para contraer endeudamiento externo para la totalidad del costo del proyecto, incluyendo el componente nacional, así como la garantía de la nación para amparar dicho endeudamiento.[7]​ El DNP aprueba el endeudamiento por 656 280 000 USD en el CONPES 1957 del 13 de diciembre de 1982. En el mismo documento se establece la claridad que la modalidad de contratación del proyecto será del tipo llave en Mano y que el trazado final de las líneas serían resueltos con los diseños definitivos que serán parte integral del contrato.[7]

Licitación internacionalEditar

La junta de la ETMVA autoriza a su gerente para que realice trámites conducentes a la licitación y el posterior perfeccionamiento de un contrato llave en mano para el diseño, construcción, suministro y puesta en marcha del proyecto. En enero de 1983, mediante oficio, el DNP dio concepto positivo para gestionar la contratación de los empréstitos externos. El 17 de febrero, mediante la resolución ministerial No. 00455, se autoriza a la empresa gestionar la contratación de créditos externos y fija las condiciones que estos créditos deben llevar. Posteriormente otras resoluciones la complementaron y ampliaron su plazo de vigencia y modificaron las condiciones financieras de los intereses.

Créditos iniciales del Metro de Medellín
Prestamista Año Moneda Monto
Banco exterior de España 1984 USD 30 000 000
1984 ESP 37 828 871 000
Credit Suisse 1984 CHF 32 663 000
Dresdner Bank A.G. 1984 DEM 533 238 881
1984 DEM 130 000 000
Instituto de Crédito Oficial 1984 ESP 4 468 000 000
Kreditanstalt fur Wiederaufbau 1984 DEM 265 738 881
1984 DEM 180 282 250
1984 DEM 141 506 516
1984 DEM 130 000 000

En julio de 1983, cumplidos los requisitos de ley, se ordena la apertura de la Licitación Pública Internacional No. 001-83, cuyo objeto era el diseño detallado, construcción, suministro, transporte, nacionalización, entrega en funcionamiento y capacitación del personal para el metro de la ciudad de Medellín y el Valle de Aburrá.

En agosto la ETMVA inicia el estudio de las once propuestas presentadas, cuyos proponentes fueron: Consorcio Metro de Medellín (Belga); Consorcio Colombo-Brasilero; Consorcio Internacional Metro de Medellín (CIMM); Consorcio Grupo Francés S.G.T.E - Francorail; Consorcio Japonés - Americano; Grupo Mecolin; Consorcio Ansco; Consorcio España - República Democrática Alemana; Consorcio Grupo de Transporte Metropolitano (Canadiense): Consorcio Hispano - Alemán; Consorcio Hispano - Francés.

La ETMVA adjudica la licitación el 24 de noviembre de 1983, mediante resolución ID - 006, al Consorcio Hispano - Alemán por un valor total equivalente de 580 millones de dólares estadounidenses, la interventoría con las firmas Integral, Mejía Villegas y Electrowatt por 52 millones de dólares estadounidenses; totalizando 632 millones de dólares estadounidenses. La financiación de la obra se adjudicó al grupo conformado por: KfW (Kreditanstalt fur Wiederaufbau), Dresdner Bank A.G., Banco exterior de España, Gobierno Alemán y Gobierno Español.[8]​ Algunos de los consorcios no escogidos reclaman ante el presidente Belisario Betancur, por presuntas irregularidades en la adjudicación, por lo que a solicitud de este la Procuraduría General de la Nación abre investigación sobre la adjudicación del contrato.

ConstrucciónEditar

Inicio de la obraEditar

Trazado definitivo del Metro de Medellín
Imaginario de la estación Parque Berrío
Imaginario Carrera Bolívar

En enero de 1984 con base en el estudio Evaluación técnico económica de llegada al centro y variante Bolívar, realizado conjuntamente por la ETMVA y por consultores nacionales, se estableció el trazado, el cubrimiento y las características de construcción definitivas para el proyecto. Los cambios establecidos en las líneas buscaban atraer una mayor demanda, al aumentar el cubrimiento del servicio y garantizar una mayor eficiencia en la operación. Con el cambio en el trazado del sistema se aplazaron obras no prioritarias como algunos tramos de la canalización del río Medellín, el taller auxiliar en Itagüí, parte de los talleres en Bello, los edificios de parqueaderos y el terminal de buses interurbanos. Estas variaciones en las obras, a dólares de 1983, generaron un cambio en el valor total del proyecto de 636,1 millones a 643,5 millones de dólares estadounidenses.[8]

Para junio de 1984 la Procuraduría General de la Nación se abstiene de abrir investigación disciplinaria contra la junta directiva de la ETMVA por el proceso de adjudicación. El 3 de julio la Controlaría General de la Nación presenta el documento Auto de conclusiones e informe final investigación fiscal. Licitación Pública Internacional Tren Metropolitano de Medellín.[8]​ Para ese mismo mes se confirma el contrato entre la ETMVA y el Consorcio Hispano - Alemán.

El DNP, mediante el oficio UIP-36-869-84, da concepto favorable y definitivo sobre la contratación de los créditos externos y en agosto de 1983 la Junta Monetaria avala la contratación de los créditos externos. En septiembre el Consejo de Ministros expide las resoluciones 180 y 181 autorizando la celebración de los empréstitos con el grupo de bancos, estas autorizaciones se expidieron sujetas al otorgamiento de contragarantías en favor de Colombia. Entre septiembre y noviembre se firman los contratos de financiación con el Kreditanstalt fur Wiederaufbau, el Dresdner Bank A.G., el Banco Español de Crédito, el Credit Suisse, el Banco Exterior de España y el Instituto de Crédito Oficial.

En febrero de 1984 La Contraloría General de la Nación aprueba los contratos de financiación y construcción, así como las contragarantías del departamento de Antioquia y el municipio de Medellín dadas a la nación. El 30 de abril de 1985 se da la orden al consorcio para dar inicio a los trabajos de construcción del metro.[9]

Parálisis de la obraEditar

Para 1987 ya se había realizado la canalización del río Medellín en el tramo norte del proyecto, se había comenzado con la construcción de los patio talleres en Bello, se dio inicio a la ampliación de la carrera Bolívar y los viaductos de la Línea A en el centro de la ciudad, con respecto a la fabricación de los equipos electromecánicos, estos se encontraban bastante adelantados en Alemania y España. El proyecto acumulaba para ese año un retraso de veintitrés meses con respecto al cronograma inicial y de acuerdo con el programa, se tenía presupuestado terminar el proyecto en mayo de 1990.[8]
Construcción Metro de Medellín en Calle San Juan
Construcción Estación Alpujarra del Metro de Medellín

Previo al inicio de contratos, los retrasos se dieron, principalmente, por el cambio en el trazado y el diseño (demora de tres meses), las investigaciones sobre el contrato realizadas por la Contraloría General de la República y la Procuraduría General de la Nación, sumado al proceso de legalización de los contratos (retardo de 12 meses).[8]​ Posterior al inicio del contrato, las mayores dilaciones se generaron por el trámite y aprobación de las solicitudes de importación debido al régimen aplicado en este aspecto, que limitaba la importación buscando la protección de la industria nacional.[8]

Adicionalmente en el valor de los contratos no se incluyeron totalmente los gastos financieros, ni los impuestos de nacionalización de bienes de capital, que aumentaron los aranceles del 9.5 % al 29.8 % del valor coste, seguro y flete a puerto de destino convenido (CIF por sus siglas en inglés) con la expedición de la ley 75 de 1986, generando un faltante de 110 millones de dólares estadounidenses.

Por la imposibilidad de la empresa de poder solventar este nuevo gasto, el gobierno nacional autorizó un crédito a la ETMVA por 120 millones de dólares estadounidenses,[9]​ ya que el monto total aprobado para el endeudamiento externo se basaba en un estimativo realizado antes de la adjudicación que no incluía este cambio en impuestos y que la banca externa no financiaba la totalidad de los costos de un proyecto.[8]

Los valores adicionales tuvieron que ser cubiertos con los recursos para gastos locales al no existir otras fuentes, generando un desfinanciamiento para los años posteriores, que se verían aún más impactado con la obligación de comenzar a pagar las amortizaciones de dos de los créditos.[8]​ Adicionalmente la revaluación de las monedas originales de los créditos frente al dólar y la devaluación del peso colombiano frente al mismo, le generaron un gran sobre costo al proyecto. El ajuste en diferencial cambiario era del 53 % de la participación del proyecto de acuerdo al Informe Financiero de 1990.[9]

Los retrasos, en conjunto con los problemas financieros que presentaba el proyecto, llevan al consorcio a paralizar las obras en octubre de 1989, aun cuando se había llegado a un acuerdo para reestructurar el proyecto en el denominado Acuerdo de Madrid en marzo de 1989,[9]​ debido a que la nación no avaló las garantías de los nuevos créditos necesarios para dar cumplimiento a lo estipulado en dicho acuerdo.

El gobierno nacional, en el marco de la descentralización del transporte urbano y buscando reglamentar garantías locales a sus aportes en los proyectos de transporte masivo, presenta un proyecto de ley ante el Congreso de la República. En diciembre de 1989 es aprobada la Ley de Metros (Ley 86 de 1989), permitiendo a las regiones el cobro de una sobre tasa a la gasolina y el aumento de la base gravable a las tarifas de los gravámenes de su competencia. Con base en esta ley el presidente de Colombia, representantes del Ministerio de Hacienda, del Ministerio de Obras Públicas, del DNP y de la ETMVA suscriben en diciembre de 1990 el Protocolo de Medellín y se fijan los compromisos entre la Nación y la región para dar cumplimiento a la Ley de Metros y reactivar el proyecto. En este mismo año la región comienza a realizar el recaudo del 10 % de la sobretasa a la gasolina en los municipios del Valle de Aburrá destinado a los compromisos con el gobierno nacional para el pago del metro.

Reanudación de las obrasEditar

En marzo de 1991 las partes generan el Acuerdo de Bogotá, sin embargo este no prospera. Lo que lleva a la ETMVA a declarar la caducidad administrativa del Contrato 49 en diciembre de 1991. En febrero del siguiente año las partes acuerdan la prórroga del proyecto en 36 meses, el pago anticipado de 50 millones de dólares estadounidenses y la intervención de unos amigables componedores para resolver las reclamaciones del consorcio, permitiendo que se revocara la declaración de caducidad en agosto de 1992 y reiniciar las obras en diciembre del mismo año. En total el metro estuvo paralizado durante 38 meses.

InauguraciónEditar

La primera prueba técnica del sistema se realiza el 8 de abril de 1994 en un trayecto de 11 km de la Línea A entre los talleres en Bello y la Estación Caribe. El 30 de noviembre de 1995 fue inaugurado por el presidente de la República Ernesto Samper Pizano, el alcalde de Medellín Sergio Naranjo Pérez, el gobernador de Antioquia Álvaro Uribe Vélez y el gerente de la ETMVA Alberto Valencia Ramírez, en un tramo de la Línea A, entre la estación Niquia y la estación Poblado. Posteriormente se habilita la Línea B el 28 de febrero de 1996 y finalmente entra en operación todo del sistema el 30 de septiembre de 1996.[1]

AmpliacionesEditar

La planeación de las ampliaciones se inicia formalmente con la expedición Plan de Ordenamiento Territorial del municipio de 1999, el cual establece como uno de sus objetivo "la implementación de un nuevo modelo de movilidad soportado en el metro y en un sistema complementario de mediana capacidad" y cuyas políticas estaban encaminadas a optimizar el potencial de utilización del metro, priorizar la infraestructura peatonal y articularla al sistema y desestimular el uso del vehículo particular. Adicionalmente el Plan de Ordenamiento Territorial definió algunos corredores de transporte masivo preliminares, estableciendo como prioritarios el corredor entre la estación Hospital y Manrique y el corredor entre la estación Industriales y Belén.[10]

En 1999 la ETMVA, en su Plan Estratégico Corporativo, inició los primeros estudios de viabilidad técnica y financiera para corredores de transporte de mediana capacidad integrados al sistema metro, incluyendo un estudio de origen destino que realizó directamente el Metro de Medellín. Con está información se construyó un documento preliminar denominado Metroplús, segunda fase del Metro de Medellín, que incluía los siguientes corredores de transporte masivo a desarrollarse: [11]

En el año 2000 se realizaron estudios de prefactibilidad de los corredores, estos estudios fueron presentados a la administración municipal y a los candidatos a la Alcaldía.[11]​ El Plan de Desarrollo de Medellín 2001–2003 Medellín Competitiva de la alcaldía de Luis Pérez Gutiérrez incluyó estos corredores, de los cuales se adelanto el proyecto de la calle 107.[12]​ La ETMVA, en cabeza del ingeniero Luis Ramón Pérez Carrillo, iniciaron el proceso de investigación con el cual se desarrolló la construcción del primer sistema de transporte masivo integrado de tipo teleférico en el mundo.[13]

Metrocable de Santo Domingo SavioEditar

Vista del Metrocable atravesando la Calle 107 en Medellín
Partiendo de estudios anteriores y del apoyo político al proyecto, la ETMVA contrata el modelamiento de la demanda del corredor con la firma mexicana Cal & Mayor, dando como resultado un potencial de 27.000 usuarios.[14]​ El 1 de agosto de 2002 se firma el Convenio Interadministrativo Nro. 108 Proyecto Metrocable - Corredor de transporte con sistema de cable (telecabinas) de la calle 107 entre la ETMVA y el municipio de Medellín, por medio del cual, se comprometieron a aportar los recursos para el desarrollo de la obra,[11]​ adicionalmente el convenio delegaba en la ETMVA la responsabilidad y planeación del proyecto.

La prefactibilidad del proyecto fue realizada por la EMTVA en conjunto con la Promotora de Proyectos. La etapa de factibilidad técnica, estudios y diseños, fue adelantada por el consorcio conformado por las firmas francesas Alpes Etudes y E.R.I.C., en conjunto con la firma colombiana Pablo Emilio Bocarejo Ingenieros Constructores.[15]​ La construcción fue adjudicada en febrero de 2003 a la Unión Temporal Telecabinas Medellín conformada por las firmas Pomagalski S.A., Conconcreto S.A. y Termotécnica Coindustrial S.A.[11]

El 11 de abril de 2003 se firma el acta de inicio del Metrocable de Santo Domingo que se establecería como la Línea K del Metro de Medellín. Luego de 16 meses de obra y pruebas del sistema, se inaugura el Metrocable el día 7 de agosto de 2004. El valor del proyecto fue de 23 millones de dólares estadounidenses, aportados en un 55 % por la Alcaldía de Medellín y 45 % por el Metro de Medellín.[16]

UbicaciónEditar

El recorrido del sistema atraviesa las comunas Popular y Santa Cruz al nororiente del municipio de Medellín, con una zona de influencia directa en los barrios Andalucía, Villa del Socorro, La Francia, Villa Niza, Granizal, Nuevo Horizonte, Popular 1, Popular 2 y Santo Domingo, e indirectamente en los barrios El Playón, La Frontera, La Isla, Santa Cruz, Moscú 1, Moscú 2, La Rosa,Villa Guadalupe, San Pablo, La Esperanza 2, El Compromiso, La Avanzada y Santo Domingo 2, un territorio equivalente a 158 hectáreas con más de 380.000 habitantes.[14]
Estación Santo Domingo Savio

Especificaciones técnicasEditar

La tecnología utilizada en el teleférico fue del tipo Gondola Monocable Desenganchable (MGD). Su recorrido es de 2.072 metros lineales y supera un desnivel de 399 metros de altura. La pendiente promedio del trazado es del 20% y la pendiente máxima es del 49%. Cuenta con 20 pilonas de sostenimiento con una altura variable entre los 33,5 metros y los 10,5 metros. Su capacidad máxima de diseño es de 3.000 pasajeros hora sentido, a una velocidad comercial de 18 kilómetros por hora, con una distancia de 60 metros y frecuencia de 12 segundos entre cabinas. El sistema cuenta en la actualidad con 93 cabinas de la línea Diamante hechas en aluminio con iluminación interna e intercomunicación, con una capacidad para 10 pasajeros (8 sentados y 2 de pie).[14]

EstacionesEditar

Cuenta con cuatro estaciones, dos de ellas con integración a otras líneas y todas elevadas. Sirve directamente a la comuna de Castilla con una estación, a la comuna de Santa Cruz con una estación y la comuna de Popular con dos estaciones. Inicia la estación Acevedo del Metro de Medellín donde se construyó un segundo nivel sobre la vía férrea y las plataformas de espera del metro, en este se encuentran la vía y garaje de telecabinas, los montajes electromecánicos y la estación motriz, adicionalmente se adecuaron zonas de espera para el acceso al cable y conexiones con la plataforma férrea. Su trazado continua por las estaciones intermedias de Andalucía y Popular, ubicadas en los barrios homónimos, para finalizar en la estación de retorno Santo Domingo Savio en el el barrio Santo Domingo Savio No. 1, de la comuna Popular.

Metrocable de Nuevo OccidenteEditar

Gracias a la experiencia técnica y social obtenida en la construcción de la Línea K, la ETMVA lideró, en conjunto con la Alcaldía, la construcción de un nuevo cable aéreo para la zona centro occidental de la ciudad denominado Cable Nuevo Occidente. Esencialmente se buscó llevar un sistema de transporte masivo hacia el mayor suelo de expansión de la ciudad que determino el Plan de Ordenamiento Territorial en el año 1999 y dar una solución de movilidad para unas 8000 viviendas aproximadamente que se desarrollarían en la zona.

El 10 de octubre de 2006 inicia el segundo proyecto de extensión del metro, consistente en la construcción de una línea de transporte masivo de mediana capacidad, tipo teleférico, integrada directamente con el sistema metro en la Línea B. El valor del proyecto fue de 96.900 millones de pesos, aportados en un 73 % por la Alcaldía de Medellín y 27 % por el Metro de Medellín.[16]

La Línea J del es una línea de teleférico utilizada como sistema de transporte masivo, integrada de forma física y tarifaría con la estación San Javier de la Línea B del , cuyo recorrido atraviesa las comunas de San Javier y Robledo. Posee una longitud de 2,7 km, cuenta con 3 estaciones y 119 telecabinas. Su capacidad máxima es de 3.000 pasajeros hora sentido, con una frecuencia de 12 segundos entre telecabinas, una velocidad comercial de 18 km/h y un tiempo de recorrido de 12 minutos.[17]

Metrocable parque ArvíEditar

La Línea L del es es una línea de teleférico utilizada con fines turísticos, integrada de forma física con la estación Santo Domingo Savio de la Línea K, que atraviesa la comuna número 1 Popular y el corregimiento de Santa Elena. Posee una longitud de 4,6 km, cuenta con dos estaciones y 55 telecabinas. Su capacidad máxima es de 1 200 pasajeros hora sentido, con una frecuencia de 14 segundos entre telecabinas y una velocidad comercial de 18 km/h y un tiempo de recorrido de 15 minutos.[17]

Corredor Verde de AyacuchoEditar

La estación Bicentenario de la Línea T-A del Tranvía de Ayacucho conecta la estación de transferencia de metro de San Antonio con la Línea H de teleférico.

La Línea H es una línea de teleférico inaugurada el 17 de diciembre de 2016.[18]​ Está integrada de forma física y tarifaría con la estación Miraflores de la Línea T-A del Tranvía de Ayacucho, cuyo recorrido atraviesa las comunas números 9 Buenos Aires y 8 Villa Hermosa. Mide 1,4 km, cuenta con tres estaciones y 44 telecabinas. Su capacidad máxima es de 1 800 pasajeros hora sentido, con una frecuencia de 13 segundos entre telecabinas, una velocidad comercial de 18 km/h y un tiempo de recorrido de 5 minutos.[17]

La Línea M es una línea de teleférico utilizada como sistema de transporte masivo, integrada de forma física y tarifaría con la estación Oriente de la Línea T-A del Tranvía de Ayacucho, cuyo recorrido atraviesa las comunas números 9 Buenos Aires y 8 Villa Hermosa. Mide 1,05 km, cuenta con tres estaciones y 51 telecabinas. Su capacidad máxima es de 2 500 pasajeros hora sentido, con una frecuencia de nueve segundos entre telecabinas, una velocidad comercial de 18 km/h y un tiempo de recorrido de 4 minutos.[17]

Metrocable de PicachoEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

NotasEditar

  1. a b Metro de Medellín. «Historia». https://www.metrodemedellin.gov.co. Consultado el 25 de abril de 2016. 
  2. Guillermo García Castañeda y Raquel Pulgarín Silva (7 de abril de 2009). «Transformaciones socio espaciales generadas por el Metro de Medellín en el Valle de Aburrá». p. 9. Consultado el 25 de abril de 2016. 
  3. José María Bravo Betancur (18 de enero de 2008). «Empresa de Transporte para el Valle de Aburrá». http://www.elmundo.com. Consultado el 25 de abril de 2016. 
  4. José María Bravo Betancur (22 de julio de 2011). «Metropolitana del Aburrá S.A.». http://www.elmundo.com. Consultado el 25 de abril de 2016. 
  5. a b c d e Metro de Medellín (15 de marzo de 2011). «Pasado, presente y futuro de la Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburrá Ltda.». https://www.institutodeestudiosurbanos.info. pp. 4, 5, 6 y 7. Consultado el 25 de abril de 2016. 
  6. a b c d e f g h Departamento Nacional de Planeación (12 de abril de 1982). «Documento DNP 1.886 - Proyecto tren metropolitano de Medellín». https://www.dnp.gov.co. Consultado el 26 de abril de 2016. 
  7. a b Departamento Nacional de Planeación (13 de diciembre de 1982). «Documento DNP 1.957 - Proyecto Tren Metropolitano de Medellín». https://www.dnp.gov.co. Consultado el 26 de abril de 2016. 
  8. a b c d e f g h Departamento Nacional de Planeación (29 de julio de 1987). «Documento DNP 2.331 - Situación actual y perspectivas del proyecto Tren Metropolitano de Medellín». https://www.dnp.gov.co. Consultado el 27 de abril de 2016. 
  9. a b c d Departamento Nacional de Planeacion (16 de febrero de 1993). «Documento DNP 2.640 - Garantía de la nación a créditos para el Metro de Medellín». https://www.dnp.gov.co. Consultado el 4 de mayo de 2016. 
  10. Concejo de Medellín. «Plan de Ordenamiento Territorial para el Municipio de Medellín». http://www.concejodemedellin.gov.co. Consultado el 14 de septiembre de 2014. 
  11. a b c d Gonzalez, Juan Alvaro. Tejido social de los metrocables. p. 24. Consultado el 14 de septiembre de 2017. 
  12. Alcaldía de Medellín. «Plan de Desarrollo de Medellín 2001–2003 Medellín Competitiva». http://www.esap.edu.co/. Consultado el 1 de febrero de 2017. 
  13. Peréz Carrillo, Luis (2007). «Sistemas de transporte por cable aéreo en Colombia». Revista metro - Edicion 1. Consultado el 18 de septiembre de 2017. 
  14. a b c Lara, Yefer (2011). «Metro Cable de Medellín un servicio público de transporte ambientalmente sostenible y socialmente incluyente». Tecnogestión: Una Mirada Al Ambiente, 8 (1). Consultado el 22 de abril de 2019. 
  15. «Adjudican obras del Metrocable». El Tiempo. 11 de febrero de 2002. Consultado el 23 de abril de 2019. 
  16. a b «Innovación, la apuesta por la movilidad sostenible». Revista metro - Edición 3. 2011-2012. Consultado el 1 de febrero de 2017. 
  17. a b c d Metro de Medellín (2019). «Datos del sistema». https://www.metrodemedellin.gov.co. Consultado el 23 de abril de 2019. 
  18. Radio, Caracol (17 de diciembre de 2016). «¡A volar!, hoy se inaugura el cuarto metrocable de Medellín». Caracol Radio. Consultado el 2 de enero de 2019. 

BibliografíaEditar

  • Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra Limitada (2014). Las claves de la defensa. Dirección de Comunicaciones Metro de Medellín. ISBN 978-958-57134-1-3. 
  • Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra Limitada (2014). Guardianes de lo público. Dirección de Comunicaciones Metro de Medellín. ISBN 978-958-57134-2-0. 
  • Empresa de Transporte Masivo del Valle de Aburra Limitada (2015). Revista Nuestro Tranvía. Dirección de Comunicaciones Metro de Medellín. ISBN 978-958-57134-3-7. 

Enlaces externosEditar