Threskiornithinae

(Redirigido desde «Ibis»)

Los tresquiornitinos (Threskiornithinae) son una subfamilia de aves pelecaniformes de la familia Threskiornithidae,[1][2]​ conocidas popularmente como ibis, palabra proveniente del griego, que a su vez proviene del hîb del egipcio antiguo.

Symbol question.svg
 
Ibis
Ibis.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Pelecaniformes
Familia: Threskiornithidae
Subfamilia: Threskiornithinae
Poche, 1904
Géneros

Tienen el cuello largo y el pico curvado hacia abajo, y normalmente se alimentan en grupo, sondeando el barro para obtener la comida, normalmente crustáceos. La mayoría nidifica en árboles, a menudo con espátulas o garzas.

Según el folklore, el ibis es el último animal que se refugia antes de un huracán, y el primero en reaparecer después del paso de la tormenta. El ibis era objeto de veneración religiosa en el antiguo Egipto; particularmente asociado con el dios Dyehuty (Thot).

CaracterísticasEditar

Los ibis tienen una longitud de 50 a 110 cm, el ibis blanco pesa unos 1,3 kg. Es característico el pico largo, delgado y curvado. A menudo lo utiliza para hurgar en el suelo fangoso en busca de alimento, y en los habitantes de hábitats más áridos también lo introducen en las grietas de las rocas. Las alas anchas permiten un vuelo rápido y potente.[3]​.

 
Ibis verrucoso, es una especie de ibis negro propio de la India.
 
Ibis escarlata, es una especie de ibis escarlata propio de las costas del norte de Sudamérica y la costa sureste de Brasil.

Distribución y hábitatEditar

En todo el mundo, los ibis habitan en zonas tropicales, subtropicales y templadas-cálidas. Su hábitat típico son las orillas de los lagos o los ríos de corriente lenta, tanto en paisajes abiertos como en densas selvas tropicales. Sin embargo, algunas especies también viven en estepas y sabanas. Las poblaciones existentes del Ibis calvo incluso viven en semidesiertos rocosos; en esta especie, el apego al agua es menos pronunciado.[4]​.

ReproducciónEditar

La mayoría de los ibis prefieren anidar en los árboles. Las excepciones son el ibis ermitaño, que anida en acantilados, y el ibis sagrado (Threskiornis aethiopica), que construye sus nidos en el suelo. Los ibis negros (Pseudibis papillosa) pueden encontrarse en grupos de sólo 2 o 3 personas cuando anidan, mientras que los ibis sagrados pueden formar enormes colonias de cría de más de 10.000 individuos. Los ibis pueden compartir sus colonias con otras aves, como garzas y garcetas. Los ibis blancos ponen de 2 a 5 huevos durante la temporada de anidación. Los huevos tardan entre 21 y 23 días en incubarse. Las crías salen del cascarón en aproximadamente 28 a 35 días. Tanto el macho como la hembra se turnan en la vigilancia del nido hasta que los pollos son lo suficientemente grandes como para defenderse. Además, ambos padres ayudan a alimentar a los polluelos.

DietaEditar

Muchas especies se alimentan de insectos acuáticos, larvas de insectos, pequeños crustáceos y moluscos, y más raramente de pequeños peces y anfibios. En cambio, las pocas especies que viven lejos del agua, en zonas más secas, se alimentan de saltamontes, escarabajos, arañas y caracoles, y más raramente de lagartos, serpientes y ratones. Todos los ibis utilizan sus largos picos para buscar comida introduciéndolos en el barro y la tierra.[5]​.

Géneros y especiesEditar

La subfamilia Threskiornithinae incluye 26 especie en 12 géneros:[1]

En la culturaEditar

El ibis sagrado africano era un objeto de veneración religiosa en el antiguo Egipto, especialmente asociado a la deidad Djehuty o también llamada comúnmente en griego Thoth. Se le responsabiliza de la escritura, las matemáticas, la medición y el tiempo, así como de la luna y la magia.[6]​ En las obras de arte del Período Tardío del Antiguo Egipto, Thot se representa popularmente como un hombre con cabeza de ibis en el acto de escribir.[6]​ Sin embargo, la diversidad mitocondrial en las momias de ibis sagrados indica que los antiguos egipcios capturaban las aves de la naturaleza en lugar de criarlas. [7]

En la ciudad de Hermópolis, los ibis se criaban específicamente con fines de sacrificio y en las Galerías de los Ibis de Saqqara, los arqueólogos encontraron las momias de un millón y medio de ibis.[8]

Según la leyenda local de la zona de Birecik, el ibis calvo del norte fue una de las primeras aves que Noé soltó del Arca como símbolo de fertilidad,[9]​ y un persistente sentimiento religioso en Turquía ayudaron a que las colonias de ese país sobrevivieran mucho tiempo después de la desaparición de la especie en Europa.[10][11]

La mascota de la Universidad de Miami es un ibis blanco americano llamado Sebastián. El ibis fue elegido como mascota de la escuela por su legendaria valentía durante los huracanes. Según la leyenda, el ibis es el último miembro de la fauna que se refugia antes de que llegue un huracán y el priemro que reaparece una vez que la tormenta ha pasado.[12]

La revista de humor de la Universidad de Harvard, Harvard Lampoon, utiliza el ibis como símbolo. Una estatua de cobre de un ibis se exhibe de forma prominente en el tejado del Harvard Lampoon Building en el número 44 de Bow Street.

El cuento "El ibis escarlata" de James Hurst utiliza el pájaro rojo como presagio de la muerte de un personaje y como símbolo principal.

El ibis sagrado africano es el símbolo de la unidad de las fuerzas especiales israelíes conocida como Unidad 212 o Maglan (hebreo מגלן).

Según Josefo, Moisés utilizó el ibis para ayudarle a derrotar a los etíopes.[13]

El ibis blanco australiano se ha convertido en un foco de arte, cultura pop y memes desde que se adaptó rápidamente a la vida de las ciudades australianas en las últimas décadas, y se ha ganado los apodos populares de "pollo de cubo de n<basura" y "pavo de punta". [14]

ReferenciasEditar

  1. a b Clements, J. F., T. S. Schulenberg, M. J. Iliff, B.L. Sullivan, and C. L. Wood. 2010. The Clements checklist of birds of the world: Version 6.5. Cornell University Press. Downloadable from Cornell Lab of Ornithology
  2. Peterson, A. P. 2010. Birds of the World -- current valid scientific avian names. Consultado en enero de 2011.
  3. del Hoyo et al: HBW Volumen 1, Aspectos Morfológicos, pp. 473-475
  4. del Hoyo et al.: HBW vol. 1, Hábitat, pp. 475-476, ver bibliografía
  5. del Hoyo et al.: HBW Vol. 1, Food and Feeding, pp. 477-480
  6. a b Museo de Arte de Birmingham (2010). artsbma.org/pieces/ibis/ Museo de Arte de Birmingham : guía de la colección. Museo de Arte de Birmingham. p. 65. ISBN 978-1-904832-77-5. 
  7. Wasef, Sally; Subramanian, Sankar; O'Rorke, Richard; Huynen, Leon; El- Marghani, Samia; Curtis, Caitlin; Popinga, Alex; Holanda, Barbara; Ikram, Salima; Millar, Craig; Willerslev, Eske; Lambert, David (2019). «Mitogenómica en las momias del Ibis Sagrado arroja luz sobre las primeras prácticas egipcias». PLOS ONE 14 (11): e0223964. Bibcode:2019PLoSO..1423964W. PMC 6853290. PMID 31721774. doi:10.1371/journal.pone.0223964. 
  8. Fleming, Furgus; Alan Lothian (1997) The Way to Eternity: El mito egipcio. Amsterdam: Time-Life Books. pp. 66-67
  9. Shuker, Karl (2003). Cosimo, ed. Las bestias que se esconden del hombre: En busca de los lasts animales no descubiertos del mundo. pp. 166-168. ISBN 1-931044-64-3.  "Los sueños de un Geronticus emplumado"
  10. Beintema, Nienke. «Saving a charismatic bird». AEWA Secretariat. Archivado desde pdf el original el 1 de marzo de 2012. Consultado el 11 de diciembre de 2008. 
  11. «Los antiguos egipcios recogían aves de la naturaleza para sacrificarlas y momificarlas: Un estudio de ADN rechaza la idea de que los egipcios domesticaran al ibis sagrado para su uso ritual». ScienceDaily (en inglés). Consultado el 24 de enero de 2020. 
  12. Sebastian the Ibis. Deportes de huracanes
  13. José. Antigüedades de los judíos. 2.10.
  14. Contributor (20-10-31). «Secrets of the Ibis: The surprising real reason 'bin chickens' took Sydney by storm». The Sydney Sentinel (en inglés australiano). Consultado el 20-11-13. 

BibliografíaEditar

  • Josep del Hoyo et al.: Handbook of the Birds of the World. Band 1: Ostrich to Ducks. Lynx Edicions, 1992, ISBN 84-87334-10-5.

Enlaces externosEditar