Idioma catalán en Argentina

El catalán en Argentina existe desde el siglo XIX, cuando iniciaron las migraciones de mallorquines a la ciudad de San Pedro. Hoy en día, Argentina es el país no europeo con la mayor comunidad catalanoparlante del mundo, conformada por alrededor de 200.000 hablantes, el 0,45 % de la población argentina.[1]

HistoriaEditar

Cuando en el siglo XVIII se puso fin al monopolio del comercio con América por parte de Sevilla-Cádiz, los navegantes y comerciantes catalanes, mallorquines y valencianos ya podían ir a América sin necesidad de matricularse. La primera emigración fue poco importante. Entre 1765 y 1820, los emigrantes catalanes en Argentina solo eran 1.200. Aun así, hubo dos presidentes argentinos (del gobierno y del parlamento) nacidos en Cataluña: Juan Larrea y Domingo Matheu.[2]

Años después, los catalanes volvieron a emigrar a Argentina. En el año 1857 se creó la primera agrupación mutual catalana en Buenos Aires, el Montepío de Montserrat. En la actualidad todavía se trata de la principal institución de la comunidad catalana en Argentina. El Montepío cumplía una función social de gran importancia, a la cual hay que añadir la contribución al mantenimiento de la cultura catalana. El barrio donde está situado, Montserrat, toma su nombre de la virgen patrona de Cataluña.[3]

A principios del siglo XX se produjo la colonización de tierras argentinas por parte de valencianos, una empresa impulsada por el escritor Blasco Ibáñez. Se crearon dos villas, Cervantes y Nueva Valencia, en la provincia de Corrientes.[4]​ También hubo una colonia valenciana en San Juan, que ha mantenido la lengua y otras tradiciones como las fallas o la pelota.[5]

Además, la llegada de mallorquines empezó a volverse habitual. La emigración de Manacor a Argentina tuvo dos causas principales: la demografía y la economía. La población de la ciudad tuvo un rápido crecimiento, que provocaría un aumento de la demanda de viviendas. Con la emigración, Manacor se convirtió en el pueblo que más emigrantes tenía de toda la Isla de Mallorca, con una tasa del -42%.[6]

Fue tan fuerte la inmigración a Argentina que incluso la ciudad de Goyena la fundaron mallorquines de Sueño Servera el 2 de abril de 1902.[7]​ Desde su fundación, la población de Goyena fue formada por mallorquines. La ciudad de San Pedro también recibió muchos inmigrantes mallorquines, tanto así que ya en la primera mitad del siglo XX conformaban el 25% de la población de la ciudad.[8]

Los inmigrantes siguieron hablando catalán en San Pedro, lo que produjo la primera variación lingüística de la lengua catalana en tierras argentinas con la segunda generación. La influencia gastronómica mallorquina en San Pedro ha sido muy importante también. La ensaimada se ha convertido en un producto típico de San Pedro, tanto así que la ciudad ha sido declarada la Capital Nacional de la Ensaimada Argentina.[9]​ Actualmente cuenta con diferentes colectividades siendo una de las de mayor presencia la mallorquina. De aquí que la ciudad haya adoptado esta tradición como propia.

Mallorquín de San PedroEditar

Mallorquín de Argentina
Mallorquí de l'Argentina
Hablado en   Argentina
Región San Pedro
Hablantes Hablado hasta el s. XXI
Familia

Indoeuropeo
 Itálico
  Romance
   Romance occidental
    Occitano-romance
     Catalán

      Mallorquín de San Pedro
Escritura Alfabeto latino

El mallorquín de San Pedro es una variante del catalán que se habló en San Pedro, en Argentina, desde final del siglo XIX y durante el siglo XX, llevado por una colonia de gente proveniente de Manacor y Felanitx.[10]​ Si bien no todos los emigrantes mallorquines en Argentina se dirigieron a San Pedro, muchos sí que se trasladaron.[8]​ En el año 2014 algunos habitantes todavía conservaban la lengua.[11]

CaracterísticasEditar

Entre los rasgos fonéticos de los catalanoparlantes en San Pedro, el más importante es el de la aspiración vacilante de la letra "s" en posición final de sílaba o palabra, del mismo modo que lo hace el español rioplatense. Por ejemplo: “tu et donaràh conte que se mescla molt”, “Tomeu, vols menjà ventrehca de middia?”, “a ca nohtra”, “eh veïnats toth eren cahtellans”, “noltros dos, anàvem a ehcola”.[8]

También se utilizan muchos préstamos del español rioplatense, que han sido clasificados como establecidos (usados por toda la comunidad catalanohablante) y momentáneos (usados ocasionalmente). Algunos de los préstamos más comunes en el mallorquín de Argentina son: alquilar, assat ‘asado’, bolsa, camot ‘camote’, carpinter ‘carpintero’, cortar, cossetxa ‘cosecha’, cossetxar ‘cosechar’, criadero, departament ‘apartamento’, empezar, entonces, estableciment ‘establecimiento’, fetxa ‘fecha’, hasta, letxon ‘lechón’, limpiar, llimpiessa ‘limpieza’, mesita, mutxatxo ‘muchacho’, peça ‘pieza’, poll ‘pollo’, sequia ‘sequía’, sobrino, tomar, vez i volta ‘vuelta’.[8]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Project, Joshua. «Catalonian in Argentina» (en inglés). Consultado el 17 de agosto de 2020. 
  2. 20minutos (30 de junio de 2005). «1778-1820: L’emigració inicial catalana a Amèrica». Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  3. Luis Garzón, ed. (2015). «Catalanes en Argentina: La experiencia de la movilidad social a través de la migración en el siglo XX» (en castellà). 
  4. Levante-EMV, ed. (22 de marzo de 2009). «El año que Blasco descubrió Argentina». Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  5. Alberto Soldado (30 de agosto de 2010). Levante-EMV, ed. «El último rincón valenciano de Argentina». Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  6. Jose Antonio Bernad Suñer, ed. (2013). «De Mallorca a l’Argentina. L’emigració en el municipi de Manacor des de 1880 fins l’inici de la Gran Guerra.». 
  7. Yumpu.com. «L'emigració manacorina a la República Argentina durant el segle ...». Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  8. a b c d Philip D. Rasico (ed.). «La llengua dels mallorquins de San Pedro (Argentina)». 
  9. «La Ensaimada». Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  10. Brauli Montoya Abat, ed. (8 de noviembre de 2017). «La llengua dels mallorquins de San Pedro (Argentina)» (en castellà). Consultado el 9 de noviembre de 2020. 
  11. Ferriol, Rosa (15 de octubre de 2017). «Tras el rastro del mallorquín en San Pedro». Consultado el 9 de noviembre de 2020.