Abrir menú principal

Mainstream

conjunto de pensamientos, gustos o preferencias aceptados mayoritariamente en una sociedad

Mainstream o corriente/tendencia mayoritaria[1]​ (la traducción varía según el contexto, pudiéndose usar mayoritario, convencional, principal o dominante, entre otros) es pensamiento actual que está extendido.[2][3]​ Incluye toda la cultura popular y la cultura de masas, típicamente diseminada por los medios de comunicación de masas. Debe distinguirse de las subculturas y las contraculturas, y en el extremo opuesto hay seguidores de culto y teorías marginales.

Esta palabra a veces es usada en un sentido peyorativo por subculturas que ven a la cultura predominante como no solo exclusiva sino también artística y estéticamente inferior. En los Estados Unidos, a veces se hace referencia a las iglesias tradicionales protestantes como sinónimo de "corriente principal".[4][5]

Índice

En los mediosEditar

Las etiquetas "Medios mainstream o principales" o "medios masivos" generalmente se aplican a publicaciones impresas, como periódicos y revistas que contienen el mayor número de lectores entre el público, y a formatos de radio y canales de televisión que contienen la mayor audiencia de oyentes y espectadores respectivamente. Esto está en contraste con varios medios independientes, como periódicos de medios alternativos, revistas especializadas en diversas organizaciones y corporaciones, y varias fuentes electrónicas como podcasts y blogs (aunque ciertos blogs son más convencionales que otros dada su asociación con una fuente principal).[6]

En la cienciaEditar

La ciencia mainstream o convencional es la investigación científica en un campo de estudio establecido que no se aparta significativamente de las teorías ortodoxas. En la filosofía de la ciencia, la ciencia convencional es un área de esfuerzo científico que ha dejado el proceso de establecerse. Las nuevas áreas de esfuerzo científico que aún están en proceso de establecerse generalmente se denominan protosciencia o ciencia marginal.[7][8]​ Por sus prácticas estándar de aplicar buenos métodos científicos, la corriente principal se distingue de la pseudociencia como un problema de demarcación y los tipos específicos de investigación son desacreditados como ciencia basura, ciencia del culto a la carga, mala conducta científica, etc.

El término ciencia mainstream también ha sido utilizado en oposición a ciencia periférica. En este caso, se refiere a un circuito global de producción académica, publicaciones indexadas y el uso del inglés como lengua franca.[9]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. «mainstream, alternativas». Consultado el 14 de junio de 2017. 
  2. American Heritage Dictionary of the English Language, Fifth Edition (2011) (defining "prevailing" as "Generally current; widespread...").
  3. American Heritage Dictionary of the English Language, Fifth Edition (2011) (defining "mainstream" as "The prevailing current of thought, influence, or activity).
  4. Caldwell, John. "Faith in school: as mainstream churches continue to wrestle with homosexuality, some religious colleges are taking an increasingly welcoming attitude toward gay students", The Advocate Sept 2, 2003
  5. Baer, Hans A. "Black Mainstream Churches; Emancipatory or Accommodative Responses to Racism and Social Stratification in American Society?" Review of Religious Research Vol. 30, No. 2 (Dec., 1988), pp. 162-176
  6. Wallsten, K. (2007), Agenda Setting and the Blogosphere: An Analysis of the Relationship between Mainstream Media and Political Blogs. Review of Policy Research, 24: 567–587. doi: 10.1111/j.1541-1338.2007.00300.x
  7. Reflections on the reception of unconventional claims in science, newsletter Center for Frontier Sciences, Temple University (1990).
  8. Thomas Kuhn: Reflections on my critics. In: Imre Lakatos and A. Musgrave: Criticism and the growth of knowledge. Cambridge University Press, London (1974), pp. 231–278.
  9. Beigel, F. (2018). Las relaciones de poder en la ciencia mundial: Un anti-ranking para conocer la ciencia producida en la periferia. Nueva Sociedad, (274), 13-28.